"La autoestima se destruye en el momento en que nos quedamos pensando en lo que hicimos mal"

Los días 23 y 24 de abril, Verónica de Andrés y Florencia Andrés se presentarán en Rivadavia y en la ciudad de Mendoza.

Recorren el mundo presentando sus conferencias, son referentes en temas de Autoestima y Motivación y su libro “Confianza Total” es considerado un fenómeno editorial.

Madre e hija, eso son Verónica de Andrés y Florencia Andrés. También son una dupla especializada en crecimiento personal y motivación. Con más de 60.000 libros vendidos en los más diversos países, y seminarios dictados en inglés, español y francés. “Primero fue una película, después un libro y ahora estas conferencias teatrales. Debutamos hace 4 años en el Maipo, a partir de ahí comenzamos a recorrer el país”, contaron en MDZ Radio.

“Trabajar madre e hija es un privilegio. Uno de los conceptos para hacer realidad nuestros sueños, siempre lo digo, es: Juntate con gente que sea tan buena como vos o mejor que vos. Ella es mejor que yo”, dijo Verónica, mamá de Florencia Andrés.

-¿Cómo influye en nosotros la gente?

-Florencia: Siempre hablamos de la importancia de rodearte de personas que te eleven, que te hagan sentir bien. De hecho, en la conferencia decimos: “Atención, con las 5 personas con las que pasás más tiempo, porque terminás pareciéndote mucho a ellos”.

No siempre podemos elegir con quién rodearnos, en el trabajo, por ejemplo. Pero sí podemos elegir con quién hablar ciertas cosas, hay que saber elegir a quién le contamos nuestros sueños. Sabiendo que cuando nosotros empezamos a tener un proyecto, a soñar con él, es momento de protegerlo, especialmente de la negatividad de los demás.

-¿Cómo empezaron con el trabajo de la motivación?

-Verónica: Hace más de 25 años que trabajo en el campo de aprendizaje efectivo motivación. No es tanto lo que hago de autoayuda, como se entiende acá, sí quien lee el libro encuentra herramientas. Pero se nutre de aprendizaje efectivo: coaching, motivación y neurociencias.

Yo empecé recorriendo el mundo con temas relacionados a la autoestima, en eso me especialicé. Me dediqué a estudiar cuál era el factor más importante que podía hacer que un chico aprendiera mejor, más allá de tener una buena instrucción o no. Un desarrollo de habilidades. Para eso, la palabra clave era la autoestima, que es la confianza que no se puede fingir.

El entorno influye en la autoestima, pero la idea es recuperar ese poder que le damos a nuestro entorno. Una de las maneras de recuperarlo es prestar muchísima atención a nuestros pensamientos y a las cosas que nos decimos, si tuviéramos la menor idea del impacto que tienen las palabras, dichas para adentro o dichas para afuera, seríamos mucho más consciente de la historia que le vamos contando al mundo sobre nuestra propia persona.

-¿Cómo hacemos para querernos más?

-Florencia: Puede empezar con la decisión de que más allá de las circunstancias, yo decido empezar a quererme, a respetarme y a que mi vida no tiene por qué terminar como la tengo hoy. Y a la vez es un proceso diario, nosotros decimos que la motivación es como la ducha, todos los días necesito hacer cosas para mantener mi nivel de motivación alto.

-Verónica: Los argentinos tenemos algo de melancólicos, la prueba está en los tangos. Y no está mal, así somos. Pero también tenemos cosas que podemos mejorar, se puede cambiar hasta el último día de tu vida, porque tenemos un cerebro que es plástico, neuroplásticos. En el momento que yo decido hacer un cambio o crear un cambio, por ejemplo, decido que por hoy y solo por hoy, no voy a derribarme con pensamientos negativos a mi mismo y repito eso durante 30 días, empiezo a crear un nuevo camino en nuestro cerebro, un nuevo camino neuronal que empieza a hacer que yo empiece a cambiar. Tiene que ver con una decisión y con una práctica.

-¿Qué es el coaching?

-Florencia: Una disciplina que ayuda a las personas a conectarse con un sueño, con una meta y a preguntarse dónde estoy hoy, por ejemplo, en mis finanzas o en las relaciones personales, en lo que sea, y dónde quiero estar dentro de 6 meses, un año o 10 años. El coaching lo que hace es darte herramientas para transitar ese camino desde donde estás hacia donde querés estar.

-Verónica: Muchas empresas modernas utilizan el coaching porque da resultados, y los da en el mediano plazo. Les enseñamos a las personas a trabajar con objetivos. El objetivo no es el de la empresa, el empleado debe tener objetivos personales. Por ejemplo, la gente no se da cuenta que a veces es necesario ponerse metas y objetivos en áreas como, por ejemplo, recreación y tiempo libre. Porque si la vida pasa toda por el trabajo, viene el desgaste.

-Florencia: La gente se queja de falta de dinero, de suerte, de tiempo. Todos caemos en lo mismo en algún punto: "Me encantaría hacer tal cosa, pero no tengo plata". En el momento en que tenemos una creencia limitante, que uno dice: “No tengo suerte”. Eso en el momento en que vos te lo creés, cobra vida y se hace realidad, a veces, incluso parece inmodificable. Lo bueno es que así como me lo puedo creer, lo puedo cuestionar, ponerle un signo de pregunta y decir: ¿Y si tengo tiempo? ¿Y si encuentro los recursos?

-Verónica: La insatisfacción muchas veces es un momento de quiebre, fantástico para hacer un cambio: "Estoy harto de tal cosa, a veces, harto de mi". Y vos decidís conscientemente que querés practicar un hábito nuevo, sea cual fuere, aprender a ponerme metas, estar atento a mi conversación exterior, a lo que me digo, a las palabras que uso, claro, vas a perder espontaneidad, hasta que la práctica se convierta en un hábito. Es como cuando aprendiste a manejar, al principio tenías que prestar mucha atención, hasta que te olvidás y manejás por instinto.

En esto, al principio te va a sacar del piloto automático en el que normalmente estamos, que muchas veces hace que tengamos pensamientos catastróficos, negativos, denigrantes. Te va a sacar de ahí y te devuelve la libertad, porque cuando actúa en piloto automático no es libre, está reactivo, entonces las circunstancias te determinan. Pero cuando vos parás la máquina y decís: “Un momento, ¿cómo quiero pensar?”, ahí uno crea las circunstancias, estas no lo determinan a uno.

-¿Cómo se le enseña a las personas a poner objetivos?

-Florencia:Cuando le enseñamos a las personas a ponerse objetivos, hay que hacerlo desde la flexibilidad. Anotar con detalles lo que queremos y al lado, ponerle palabras mágicas: O algo mejor. Esas palabras, determinan el espacio para permitir que la vida me sorprenda. A veces yo puedo hacer los mejores planes y no se cumplió como quería, pero si no me pongo rígido y me abro, a veces, la vida me sorprende.

-¿Y qué pasa con el miedo?

-Verónica: Solo dos miedos son innatos, biológicos: el miedo a los ruidos y a las caídas. Todos los demás miedos, son aprehendidos. Por lo tanto, pueden desaprehenderse. El miedo también nos puede advertir de un peligro real y eso es sano, pero muchas veces el miedo está alentado por mi cabeza, por el pensamiento catastrófico, la anticipación negativa de un futuro que no existe y ese miedo es muy negativo, es el que nos detiene y hace que muchas veces, ni siquiera lo intentemos.

-¿Cómo levantamos nuestra autoestima?

-Verónica: Una fácil es antes de irse a dormir, pensar 5 cosas que hice bien hoy. Revisar el día, por ejemplo: cociné algo rico, llegué a horario al trabajo. La autoestima se destruye en el momento en que uno se queda pensando en todo lo que hicimos mal.








Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 11:54
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 11:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes