Alejandro Katz

"En una manifestación de contenido abstracto el único sector que puede participar es la clase media"

Licenciado en Lengua y Literatura. Crítico, ensayista, traductor y editor, colaboró en suplementos y revistas culturales, principalmente en la Argentina, México, España y Colombia. Dirigió durante quince años el Fondo de Cultura Económica de la Argentina.

Luego de la marcha por la muerte del fiscal Alberto Nisman, MDZ Radio consultó a analistas para dejar en superficie algunas conclusiones sobre el hecho político que marcó al país.

Uno de los consultados fue el ensayista y editor, profesor de la Universidad de Buenos Aires, Alejandro Katz, quien dialogó con Marcelo Arce y Juan Carlos Albornoz en el programa "Uno nunca sabe" (de 7 a 11) por el 105.5. 

Este fue el diálogo:

ALEJANDRO KATZ

¿Qué análisis preliminar hace de este medio millón de personas que salieron a manifestarse?

- Necesitamos más tiempo para un análisis más sofisticado, pero lo que primero podríamos decir es que la ciudadanía, parte de ella, expresó ante el poder la voluntad de establecer un límite. Sin duda, para muchos de los que participaron de las marcha, tenían la voluntad de un homenaje a Nisman, pero no creo que esa fuese la voluntad más extendida. Creo que la mayoría de la gente tenía poco conocimiento sobre la vida y los hechos del fiscal. Esta supuesta discusión entre poderes a la ciudadanía la irrita un poco. Porque si bien es cierto que los poderes tienen obligaciones distintas, también hay un Estado y el Estado es uno y tiene responsabilidades ante la ciudadanía. Las mismas, no se están cumpliendo debidamente. Yo diría que hay preocupación porque la muerte sea parte de la escena política, algo que no ocurría en Argentina desde la dictadura, que hay irritación por el desdén con el que algunos tratan la muerte de otros y eso parece muy poco empático. Cuando habla de desdén me viene a la cabeza cómo trató el Gobierno lo sucedido por aquellos días. A la gente que estuvo presente ayer no le gusta que si hay un fiscal muerto el Poder Ejecutivo o el Ministerio Público no declare un día de duelo o de bandera a media asta, cosas que hacen por otras figuras públicas, como por ejemplo, por Chávez. Pero tampoco le gusta que cuando empieza a decidir expresar esto en la calle digan que están siendo manipulados por intereses distintos a los de ellos, algo muy despreciativo: Todos los ciudadanos son víctimas de los intereses de los grupos mediáticos o de un sector del poder judicial despreciativo. A la gente esto lo irrita mucho, porque tiene ideas políticas imprecisas, pero sentimientos políticos y emociones bastante claros e identificables.

¿Usted vislumbra que el gobierno va a cambiar esta mirada o la va a mantener?

- Creo que el Gobierno es incapaz de la empatía, puede hablar de los otros y de lo que los otros padecen, cuando eso es funcional a los intereses del grupo gobernante, pero no es capaz de entender a los otros para adecuar sus actos a las necesidades ajenas.Es un Gobierno que en situaciones muy dramáticas, como Cromañón, Once, las inundaciones en La Plata, es incapaz de expresar una palabra de preocupación, afecto y solidaridad porque con los muertos ajenos no tiene vínculo emocional, con el sufrimiento ajeno tampoco. Los muertos como Kirchner y el sufrimiento de los próximos, sí, pero no es un vínculo emocional sino instrumental. Cuando Cristina fue a las inundaciones de La Plata, porque seguramente sus asesores se lo dijeron, fue con una vestimenta que era añadida ofensa a la angustia, no entiende qué es lo que le pasa a la gente con la que se relaciona. Entonces no creo que haya capacidad de escucha. Creo además, creo que hay una tendencia a radicalizarse y enterrarse, porque es un gobierno que se está yendo que no estaba preparado para irse. Recién cuando murió Néstor apareció la posibilidad de irse, pero ocurrió como una posibilidad. Recién ahora están reconociendo que se van a ir.

Es una marcha de clase media. ¿Por qué los sectores populares no se movilizaron ayer?

- Sí. Yo entiendo que los sectores populares están muy marginalizados, no son sectores de obreros industriales que viven en modestos barrios pero con la infraestructura y las necesidades básicas garantizadas. No son esos, están apartados de la educación, del trabajo formal, de la infraestructura pública y por tanto, las condiciones de acceso a la información están muy deterioradas y en una manifestación de contenido abstracto, como la de ayer, el único sector de la población que puede participar es la clase media. Los sectores populares no están atentos a los problemas simbólicos vinculados a la calidad de las instituciones, con la impunidad eventual de la muerte de un fiscal (la impunidad es lo cotidiano de sectores que sufren violencia policial, ambiental, de los narcos, ricos, policías y funcionarios. Las sufren y la ejercen en un sistema de seguridad paralelo al de la justicia).  Lo que yo vi de la marcha es que coloca a la Justicia con una alta responsabilidad republicana: La gente salió a avalar a los fiscales y no sé si la Justicia hoy satisface plenamente esa inquietud del sector de la ciudadanía. Yo creo que en esta expresión se corre el riesgo de mitificar a uno de los poderes del Estado que no merece eso, ningún poder lo merece, sino que exige ser interpelado críticamente, pero en el caso de la Justicia sin ninguna duda. 

La ciudadanía tiene que hacer pie en un poder para cuestionar a otro y no sentir que está metida en una degradación institucional que afecta todos los poderes del Estado, porque eso sería muy angustiante.  Pero sin duda la Justicia está tan deteriorada como los otros poderes, sería necio de nuestra parte no verlo de ese modo. No hablo de que todos los jueces sean corruptos, sino de la calidad y el funcionamiento: Los plazos son larguísimos, los mecanismos son arcaicos, la composición de los miembros no refleja en absoluto la composición de la sociedad y sus intereses, la distancia que ven en la ciudadanía una distancia que es muy dañina. Sin duda la Justicia, el Ejecutivo y el Legislativo merecen una revisión completa, están funcionando muy mal y esa es sin duda la principal razón del deterioro del funcionamiento de la sociedad.

Opiniones (3)
20 de agosto de 2017 | 00:33
4
ERROR
20 de agosto de 2017 | 00:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es interesante la opinión, ya que analiza la situación en función de una parcialidad definida y no de un todo. Ese todo, antes podría existir pero ahora es una utopía ya que los argentinos están fragmentados en estratos mínimos, que cada uno mira por sus intereses sectoriales y la mayoría si es que existe, no es la que satisface este gobierno, sino de la cual se nutre económicamente, que es la productiva (trabajadores). Es obvio que este gobierno se nutre de minorías selectivas (improductivas) a las cuales ceba con subsidios y sub ocupación encubierta de distintas formas y en definitiva tiene su voto político comprado en función de ese vínculo monetario.- Entonces, saber o interesarse qué le pasa o pasó a un funcionario del poder judicial, los tiene sin cuidado ya que ellos están ajenos y exentos de esa necesidad.- Describe con claridad y naturalidad los sentires de un gobierno que antes de serlo, ya era de una sensibilidad nula en función de los intereses que sean propios o ajenos, que bien describe con sentimientos funcionales y no, sensibles.-
    3
  2. POR FIN UN INTELECTUAL QUE NO SE PONE RABIOSO A FAVOR O EN CONTRA. FELICITACIONES. NO CONOCIA A ESTE HOMBRE.
    2
  3. Es jocoso leerlo. Resulta que el Gobierno está equivocado pero "...Sin duda la Justicia, el Ejecutivo y el Legislativo merecen una revisión completa, están funcionando muy mal y esa es sin duda la principal razón del deterioro del funcionamiento de la sociedad". ¿Quién propuso modificar la Constitución? ¿Quién propuso modificar el Poder Judicial? ¿Los que marcharon ayer o el Gobierno? Para ser intelectual, muy flojito.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial