Nicolás García Mayor - Diseñador Eco Industrial

Diseño industrial con sello solidario

Es argentino, vivió en el exterior durante varios años y volvió al país para poner sus ideas al servicio del mundo. Con sus trabajos sorprendió a la ONU y al papa Francisco.

Nicolás García Mayor es diseñador eco industrial. Sorprendió a la ONU con el desarrollo de un habitáculo de emergencia para resguardar y atender a víctimas, fue nombrado uno de los 10 jóvenes destacados del mundo y tuvo un encuentro con el Papa.

Entrevistado por MDZ Radio, contó su experiencias, sus expectativas y cómo trabaja combinando diseño y solidaridad:

- ¿Siempre estuvo marcado el interés social en tus ideas?

- Sí, eso uno creo que lo va sacando de su familia. De chico, traté de ser solidario y estar lo más que se pueda cerca de la gente que sufre. Eso no se aprende en la escuela ni en la Universidad, se desarrolla de la familia o de la sociedad donde uno vive.

  Yo creo uno puede hacer un trabajo profesional, tocando el corazón de la gente o mejorando la calidad de vida de otros. 

El diseño se ha concentrado en el desarrollo de un producto para el mercado, para invadir a veces mercados que ni siquiera existen y generar contaminación o productos superfluos que, tal vez, en el mejor de los casos, terminen en un museo o en el alarde de un diseñador. Yo creo uno puede hacer un trabajo profesional, tocando el corazón de la gente o mejorando la calidad de vida de otros. En cualquier profesión se puede hacer eso.

- Además, tenés un espíritu viajero. La vida te ha hecho vivir en distintas partes del mundo.

Sí, la profesión me incentiva a conocer distintas culturas y modos de vida, soy inquieto y es una de las principales armas en el diseño: conocer y tener inquietudes permanentes, eso te lleva a re descubrir las cosas cotidianas. Siempre me ha gustado viajar y lo hago desde que me recibió. Me fui a vivir un tiempo a Barcelona, después fui a más de 35 países. Lo fundamental de eso, es generar relaciones con personas de todo el mundo, eso alimenta mi profesión y mi espíritu.

- ¿Vos cobrás un sueldo, vivís de eso o cómo te mantenés?

- Esta misma pregunta se la hacen a Juan Carr (risas). Yo tengo un estudio de diseño, que lo armé cuando volví de Europa, se llama AREstudio, empecé de cero: me iba muy bien en España, pero volví con una notebook en las rodillas y arranqué con muchas ganas, pero en una ciudad, la mía (Bahía Blanca) donde el diseño industrial ni se nombraba. Traté de a poco de evangelizar y armar una linda empresa, donde también tenemos un taller donde fabricamos cosas y hoy en día hacemos trabajos a todo el mundo: China, Dubai, Australia, etc.

Justo ayer nos llamaron de una consultora mundial muy importante, que seleccionó a 10 estudios de todo el mundo, para reunirnos en Berlín en dos meses con 70 empresas líderes (Audi, Mercedes Benz, Google) y nos seleccionaron como consultores a nivel de diseño industrial.

De eso vivo, eso me permite viajar e invertir para seguir creciendo y formar lindos equipos de profesionales.

- ¿Qué trabajo tuyo considerás, que ha tenido más utilidad?

Hay varios. Hay uno que no hice como diseñador, sino que iba a dar clases de apoyo en un lugar donde se daba una copa de leche para niños carenciados. Yo tenía 20 años. De repente, me di cuenta que más que eso los chicos necesitaban alimentación, así que gestioné un comedor. Yo vivía en un hospital abandonado de un cliente al que le hacía trabajos, así que conseguí contactos con gente de otros hospitales mediante el dueño del nosocomio abandonado que me permitía vivir ahí. Gestionamos planes de nutrición y hoy tenemos la fundación Ar.org y estamos trabajando contra la desnutrición, en distintas ciudades: La Plata, Misiones, Bahía Blanca, Salta.

- Entre tus proyectos, tenés un refugio móvil para desastres naturales.

Ese fue el más conocido, es mi tesis. Lo presenté en Naciones Unidas y también se lo presenté al Papa Francisco en Roma. Seguimos con eso, estamos armando una fábrica, mi idea es fabricarlo en Argentina. Hace un año que estamos haciendo los pasos previos para que eso se haga realidad.

Es una caja de 80 centímetros de ancho (cerrado), donde se despliegan alas laterales y se genera un espacio para 10 personas, elevado del piso. Cuando está cerrado ocupa poco, se puede enviar por camión, avión y hasta una camioneta y por dentro, tiene todo lo necesario para asistir a alguien evacuado: alimentos, depósito de agua, medicamentos. Este producto tiene todo junto en un mismo lugar, porque en la mayoría de los casos, hoy llega toda esa ayuda, por separado, se hacina a la gente en distintos refugios improvisados.

- Uno desde la paz en la que vive, no se imagina cuál útil puede ser esto para una zona en conflicto.

Es tremendo. Hoy lamentablemente hay más de 52 millones de refugiados en el mundo, sólo en Siria hay 12,2 millones de refugiados y desplazados internos. Son miles y miles de personas que tienen que dejar su hogar por una catástrofe natural o por conflictos bélicos. Esto se trata de contribuir a una hermandad entre naciones, para que entre países nos ayudemos y se cuide a la salud.

Amo Argentina.  Yo no saco la bandera sólo cuando hay un mundial, estoy agradecido de estudiar en una escuela primaria, secundaria y en una Universidad.


- En lo personal, te volviste de Europa y quedarte en Argentina. ¿Por qué elegiste volver al país?

Amo Argentina. Mi empresa se llama AREstudio, por Argentina. Yo no saco la bandera sólo cuando hay un mundial, estoy agradecido de estudiar en una escuela primaria, secundaria y en una Universidad. Vengo de una familia de abajo y le debo a la sociedad lo que soy. Yo intenté vivir afuera, pero yo necesito por una cuestión psicológica estar cerca de mi familia y amigos y tengo la necesidad de ayudar y de aportar alguna solución a las situaciones que vive mi país. Yo siento que somos hermanos, lo siento con mucha gente de otras partes del mundo, pero sobre todo con los argentinos.

Ahora estamos haciendo otro comedor en Bahía Blanca para más de 160 chicos, son cosas que no tienen explicación. Son formas de ver la vida.

Los argentinos somos solidarios y trabajamos muchos y queremos el bien común, se demuestra en la unión para ayudar al prójimo. Tenemos grandes posibilidades de estar cada vez más integrados y colaborar con otros.

Opiniones (0)
23 de octubre de 2017 | 20:08
1
ERROR
23 de octubre de 2017 | 20:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017