Roberto Valencia

Monseñor Romero: el nuevo mártir beato de Latinoamérica

El periodista e historiador salvadoreño Roberto Valencia explica quién fue este sacerdote y por qué el papa Francisco lo enalteció para su veneración.

Un balazo de un francotirador en el centro del pecho cuando daba misa en una humilde capilla de El Salvador llevó a monseñor Arnulfo Romero a convertirse en un emblema de lucha por la equidad y la defensa de los más débiles.

Después de casi 35 años de su muerte, el papa Francisco firmó ayer el decreto que reconoce a Romero como mártir de la fe y la Iglesia Católica comenzó el proceso para beatificarlo en una misa que se realizará en mayo en San Salvador.

El periodista e historiador salvadoreño Roberto Valencia, autor del libro “Hablan de monseñor Romero”, compartió con los oyentes de MDZ Radio un poco de la historia del mártir y su implicancia en el contexto político-social de Latinoamérica

- ¿Cómo fue la época en la que vivió monseñor Romero?

- Ahora se cumplen 100 años desde que nació, y fue asesinado el 24 de marzo de 1980. Esos eran años de mucha tensión política... muchos historiadores consideran que su asesinato es el inicio de la guerra civil salvadoreña, que dejó más de 75.000 muertes. Terminó en 1992 con acuerdos de paz que Naciones Unidas ponen como las “joyas de la corona” de su gestión.

Monseñor Romero tenía un perfil muy conservador y al asumir como arzobispo hace un giro radical en defensa de los pobres.

Monseñor Romero nace en ese contexto y es una historia de vida peculiar. Fue cura, luego obispo y siempre con un perfil muy conservador. Cuando es nombrado arzobispo, responsable de toda la diócesis del país de El Salvador hace un giro radical en su filosofía de vida y se vuelve defensor a ultranza de los derechos humanos y de los pobres. Su arzobispado dura poco más de tres años y muere de un balazo en el pecho que le dan cuando cuando oficiaba misa en una pequeña capilla que está en un un hospital de enfermos terminales de cáncer que todavía existe.

- ¿Quién lo asesina, quién lo manda a hacerlo y quién se beneficia de su asesinato?

- Una verdad judicial no existe, porque en El Salvador, cuando se firmaron los acuerdos de paz se promulgó una ley de amnistía como en muchos países latinoamericanos. No ha habido juicio con culpables pero la ONU creó una Comisión de la Verdad que investigó los casos más llamativos que se habían cometido y, obviamente, el caso de monseñor Romero se estudió y se llegó a conclusiones no vinculantes, pero conclusiones al fin.

El autor intelectual del asesinato de Romero fue el mayor Roberto d'Aubuisson, fundador del partido de la derecha.

El autor intelectual fue el mayor Roberto d'Aubuisson, fundador del partido de derecha que gobernó durante 20 años y que sigue siendo la segunda fuerza política del país.

Ese hecho hace que la figura de monseñor Romero sea hoy, 35 años después de su muerte, una figura que genera bastante división en la sociedad salvadoreña.

- ¿Estaba ceca de los movimientos de Izquierda o más bien predicaba por la paz sin mirar con simpatía para ninguno de los dos lados?

- El hecho de que este martes la Iglesia Católica consumara la beatificación -solo falta la misa que se hará en mayo- es la mayor evidencia de que no era un político. Los críticos lo van a seguir diciendo, pero él no estuvo ni siquiera orgánicamente de acuerdo con la teología de la liberación y siguió la doctrina social de la Iglesia. Yo soy ateo, pero ensalzo la figura de este gran humanista que fue monseñor Romero.

Yo soy ateo, pero ensalzo la figura de este gran humanista que fue monseñor Romero. 

- ¿Hay sectores de ultraderecha y ultraizquierda que tratan de ensuciar la historia de Romero?

- Monseñor Romero fue muy crítico en sus homilías. Era muy meticuloso y dejó un diario que él grababa con su voz. Hay mucha evidencia de que él criticó con dureza a los grupos de izquierda que se armaban para la guerrilla y también fue muy crítico con la oligarquía.

Los grupos radicales de izquierda estaban criticando abiertamente a monseñor Romero meses antes de su muerte, y fue una figura que generó crispaciones en ambos lados. Lo que a él lo movía era la defensa de quienes son víctimas de uno y otro lado. En un conflicto civil como el salvadoreño fue el Estado el que causó mayor número de víctimas. Aclaro que no quiero poner en la balanza como igual el daño que hicieron los insurgentes.

- Hay distintos caminos para llegar a la canonización... en este caso no es por milagros...

- No, es una beatificación. El papa Francisco firmó el decreto que lo reconoce como “mártir de la fe”. Luego vendrá el momento de ver si se lo canoniza o no, que es cuando se requieren los milagros. La ceremonia de mayo -todavía no se sabe el día- va a ser para alguien a quien ya se le pueden pedir milagros pero no va a tener la categoría de “santo”, que es quien tiene un día en su honor y pueden hacerse iglesias en su nombre en todo el mundo.

Opiniones (2)
18 de diciembre de 2017 | 01:21
3
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 01:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Una deuda: Monseñor angalelli, y ctos mas q cumplieron spre con la doctrina de jesus: una oreja en el Evangelio y la otra en el pueblo. ..!!!!,
    2
  2. Romero fue un ejemplo. No soy religioso, pero me alegra que el Vaticano lo reconozca; era una deuda con latinoamérica.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho