Roberto Macho

"Los empleados mantenemos hoy el sistema de salud"

Docente. Subsecretario Gremial de ATE Mendoza.

Roberto Macho es el Subsecretario Gremial del Sindicato de Trabajores del Estado (ATE), filial Mendoza, el segundo después de la dirigente Raquel Blas y nuevo referente de la lucha sindical en salud. Es docente y pertenece al area de Mantenimiento del Hospital Lencinas. ATE agremia en nuestra provincia el 80% del personal no profesional de la Salud en Mendoza: enfermeros, técnicos, empleados de mantenimiento y administrativos. Denuncian que el gobierno está en falta al no declarar la conciliación obligatoria frente a los conflictos en salud, y que han intimado al gobernador Jaque por carta documento para sentarse a negociar.

-¿Qué te llevó a la militancia gremial?
- Mi familia se ha dedicado a la salud y a la educación, mi madre trabaja hace 30 años de celadora en una escuela pero desde su familia siempre estuvieron relacionados con la salud, fueron los que empezaron con la construcción de la Villa del Parque y del propio Hospital Lencinas a principios del Siglo 20. También la militancia social viene de ahí porque tengo muchos parientes que tuvieron que exilarse en los años 70. Es una familia numerosa y tradicional y vivíamos todos juntos en un conventillo. Yo empezé haciendo trabajo comunitario, en la Iglesia y en el P7 que fue el campamento de refugiados por el terremoto de 1985 en la zona de Villa Hipódromo. Sigo viviendo en la Villa del Parque en Godoy Cruz.

-¿Cuál es tu ámbito de trabajo, más allá de la licencia gremial?
-En el 2001 entré a trabajar en el estado en el área de Mantenimiento y producción del Hospital Lencinas y empezé en ATE. La historia sindical del hospital fue muy buena en los años 80 cuando era grande la participación gremial, pero con el tiempo se dejó de practicar ésta actividad y la defensa de los trabajadores. Entonces nos planteamos cómo volver a hacer algo y nos agrupamos y de 2 afiliados pasamos a tener el 97% de afiliados que es un fenómeno que se está dando en todos los hospitales. En 8 meses nosotros hemos tenido unas 800 afiliaciones.

-¿La mayor participación se da por la gravedad de la situación social?
-Hay necesidad de recibir una respuesta en conjunto, porque en la salud tenemos el concepto de trabajar en equipo. Lo lamentable es que muchos compañeros han subido a cargos directivos de los hospitales, y el problema es en el momento de las decisiones como es el caso de los descuentos por los días no trabajados de paro. De todas maneras yo insisto siempre en que se tiene que abrir un ámbito paritario, donde tienen que estar todos los gremios: Atsa, todos.

-¿Porqué no se ha pedido la conciliación obligatoria?
-Cuando un área esencial, por ejemplo la salud, se manifiesta con medidas de fuerza el gobierno automáticamente declara la conciliación obligatoria. Es una falta de ésta gestión,  porque  ellos mismos reconocen que tienen 600 cirugías paradas.

-¿Cómo sigue el reclamo?
-Estamos nuevamente con medidas de fuerza desde el jueves próximo por 72 horas y hemos intimado al gobernador Jaque por carta documento, a dictar todos los actos pertinentes para que este conflicto termine.

-¿Cuándo se reparten en tres gremios, dentro de la salud?
-En el 2007 AMPROS consigue su personería gremial, anteriormente los médicos estaban nucleados en ATE.

¿Cuál es el reclamo por el que buscan la reapertura de las paritarias?
-Nosotros recibimos 21,57% de aumento del básico en el básico, que iban desde 380 a 600 pesos, y se le sumaba el 10% de incremento. El problema es que en la misma liquidación se eliminaron dos ítems de adicionales por paritarias anteriores, que implicaban de 20 a 380 pesos por ende el aumento en el bolsillo nunca lo recibimos. No es sólo un reclamo concreto, sino que además es un derecho adquirido que no nos reconocieron a los trabajadores y lo tenemos firmado.

-El gobierno dice que no quiere abrir paritarias porque no puede dar más aumento salarial.
-Nunca se abrieron las paritarias del 2008, “libres y democráticas” que había prometido el gobernador Jaque en su discurso de campaña, porque las últimas fueron mesas negociadoras de salario y donde se cerraron las paritarias del 2007. Los anteriores aumentos fueron por decreto, porque no había negociación por paritarias. Nosotros hemos sufrido las paritarias desde el 2004 porque nunca hemos podido plantear el tema de nuestras condiciones laborales. En los hospitales tenés un enfermero que trabaja por tres, un médico que está 24 horas y vos decís “yo quiero que operen a mi hijo” pero el profesional ha estado 48 horas trabajando. Por eso en el 2006 los neurocirujanos estaban con nosotros, en nuestra provincia dos ya se retiraron con 700 pesos de jubilación. Las paritarias están mal entendidas, porque implican sentarse a dialogar y hablar de nuestras condiciones laborales y de nuestro salario. Pedimos que el 21,57%  llegue en nuestro bolsillo, porque sólo está en el básico pero no es real.

-¿Qué piden si vuelven a sentarse con el Gobierno a negociar otra vez?
-Queremos recuperar nuestro salario después de la crisis del 2001 y la agraria, donde se  paralizaron. No se puede creer que estemos cobrando este sueldo. Hay enfermeros que tienen guardias de 72 horas, que se tienen que tomar 24 y en vez de descansar hacen siguen de guardia en clínicas. A veces no reciben la comida o cuando se tienen que tomar un parte de enfermo, hay que mover todo el organigrama. Es caótico. Tenés un centro de salud con el techo sostenido por un pilar de madera para que no se caiga. En El Retamo, en Lavalle, tuvimos que ir con camiones con agua para la población cuando se estaba hablando de un gasoducto.

-¿Ya tienen la confirmación respecto de los descuentos por los días de paro?
-Oficialmente no nos llegado nada, sólo por los medios de comunicación. Lo lamentable es que antes de hacer descuentos se tendrían que preguntar quién está manteniendo el sistema de salud. En este momento no es ni la clase dirigente, ni el ministro o los subsecretarios sino los empleados. Los trabajadores tenemos áreas sanitarias sin coordinadores o servicios, como en el caso del Lagomaggiore, donde no hay jefes, sólo médicos y enfermeros. Es un caos. Hay residentes haciendo las veces de médicos. El personal de la salud ha sufrido siempre mucho. El enfermero que sale de trabajar del estado y se va al ámbito privado y después a tomar la presión a domicilio, por más que tengo un descuento va a seguir en la medida de protesta porque cree que es justo. La lucha final la vamos a continuar, que es la reivindicación de la salud pública. Ya circula en los medios que hay propuestas de privatizar la atención sanitaria, que les van a dar a los indigentes una tarjeta para ir a los hospitales. Ya hubo hace años la experiencia de la tarjetita del RUS (Registro único de la salud). Queremos que no haya más gente haciendo colas enormes en los hospitales públicos para hacerse atender, tres o cuatro meses para recibir turno para una cirugía.

-¿Qué destino ven a las infructuosas propuestas de reforma en salud presentadas por el gobierno?
-La Ley de Emergencia sanitaria propone sacar todos los fondos de salud de las rentas generales. Pero también quitar la estabilidad del grado de carrera alcanzado por cada uno de los empleados de la salud, además implicaba que te podían sacar, por ejemplo, del Hospital Notti y mandarte a trabajar a Malargue y si no lo hacías era “falta de colaboración” y podían hacerte un sumario o cesantearte. Por eso fue tan rechazada entre otras muchas cosas más. Después hubo muchas maniobras para llevar este proyecto adelante y se habló de una “reestructuración”, en la que se podían modificar los horarios y los salarios para solventar las necesidades de cada institución. La otra parte es examinar todos los contratos y prestaciones que hay en el sistema sanitario y renovarlos, o no. Esto se contradice con una ley que aprobó la Legislatura en enero del 2007 que dice que en el estado no puede haber contratados, o en "negro", sino que hay que pasarlos a planta.
Como no salió ninguna de las dos, le propusimos al Ministro Saracco sentarnos a discutir una política salarial en serio. De muy buena fe le dimos toda la información sobre las condiciones en que se encuentran los contratos en la provincia, pero no hizo nada. Hoy hay médicos “golondrina”, como los docentes, para poder juntar un salario. Este ministerio tendría que haber entrado con una política en salud. Deberían concentrarse los profesionales en los puestos, y no chantarse una Ley de emergencia, caótica, después intentar una reestructuración peor aún y terminar con un conflicto que está superando los 18 días.

Opiniones (3)
18 de agosto de 2017 | 09:49
4
ERROR
18 de agosto de 2017 | 09:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es una verguenza, que se pisotee con tanta desfachatez,nuestra dignidad, haciendonos creer que no tenemos derecho ni siquiera a reclamar un salario justo, como el de tantos politicos, que se pasan toda su funcion de paseo, como lo hacen tantos politicos,.No me comparo con nadie,tenga el oficio que tenga solo les pido justicia y reconocimiento, de nuestro trabajo que tambien es tan digno como el de los muchos choferes profecionales, nosotros tambien lo somos pero profecionales de la salud, donde dia a dia dejamos el alma.
    3
  2. Los empleados de la administración publica estan trabajando en pésimas condiciones de infraestructura. Recibiendo agresiones de todo tipo. Los funcionarios de turno creen ser los dueños de los efectores o señores feudales con impunidad para violar permanentemente las leyes laborales. GRACIAS ATE, porque con su lucha y la convicción que en este momento tiene la gente esperamos recuperar la dignidad.
    2
  3. Los empleados mantenemos el sistema, porque con muy escaso recurso hacemos el día a día y eso la gente no losabe. Además todo los que estamos en la administración pública de un Hospital permanentemente nos estamos capacitando, pagando de nuestro bolsillo y el gobierno no te da una moneda no te reconoce es una verguenza. Roberto Macho te felicito.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial