Julio César Cleto Cobos

"Me gustan más los cargos ejecutivos"

El vicepresidente de la Nación recibió a MDZ en su despacho.

Julio César Cleto Cobos, el vicepresidente de la Nación, tiene dos hogares que se parecen: uno en la Sexta Sección de Mendoza, donde, de lunes a viernes, viven sus hijas y otro, camino a Ezeiza, en un barrio de casas discretas, donde, de lunes viernes, vive con su mujer.

Julio César Cleto Cobos, el vicepresidente de la Nación, tiene además dos despachos que no se parecen en nada: uno –ampuloso, enorme como un departamento de tres ambientes, intimidante, frío, lujoso– en la Casa Rosada, donde puede disponer, si así lo quiere, del mismísimo escritorio y el mismísimo baño de Evita. Es un despacho, el de la Rosada, en cuyo balcón han escrito parte de sus páginas Perón, Eva, Galtieri, Maradona, Madonna y personajes por el estilo.

Allí Cobos va de vez en cuando, porque no le gusta. Va cuando Cristina viaja y, la tómbola constitucional dispone que se convierta en presidente, por unos días, de todos los argentinos.

El otro despacho es el habitual, el diario, en el Congreso de la Nación: es pequeño y cálido y en él todo tiene dimensión humana, como corresponde. En ese despacho –luego de mármoles, puertas giratorias, huellas dactilares, secretarias, esculturas de caballos, caras conocidas y desconocidas– Cobos, bajo un retrato de José de San Martín, recibe a MDZ con afable disposición, que no ha de cambiar ni siquiera en el momento de las preguntas más molestas. 


Romper el hielo


- Alguna gente en Mendoza dice “Cobos no hace nada por los mendocinos”.

- Lo que pasa es que yo soy el vicepresidente de todos los argentinos. Y, si bien estoy directamente involucrado en los problemas de Mendoza, debo pensar en mi provincia como parte de mi país. Otros, me dicen que pienso sólo en Mendoza y tampoco es así. Yo me ocupo de que proyectos y obras como el ferrocarril, cuya licitación se va a abrir en julio, o Comahue-Cuyo beneficien a Mendoza y a muchas otras provincias argentinas también…

- Comahue-Cuyo fue anunciado por Jaque como propia el 1 de Mayo…

- Los mendocinos saben muy bien que hace años que trabajamos en ese proyecto, desde mi primer día de gestión como gobernador. La verdad es que yo gestioné Comahue-Cuyo cuando era gobernador, por eso lo anuncio y si Jaque también lo hace es bueno. Lo importante es que se avance. Es importante para Mendoza y para el país. Algo semejante pasa con el Observatorio Pierre Augier, aunque la comuna de Malargüe puso su esfuerzo, yo vengo militando esta iniciativa desde que era ministro en Mendoza, hace muchos años ya.

- ¿Se arrepiente de haber dicho que el gobierno de Cristina cometió errores en su negociación con el campo?

- Por supuesto que no. Además, el gobierno nacional ha admitido que los cometió, redefiniendo algunos aspectos que incluso le llegaron a costar la cabeza a un ministro. Nosotros formamos parte de un gobierno de justicialista y radicales. Y es lógico que haya diferencias entre unos y otros. Y yo digo: hay errores del gobierno, pero también de las entidades rurales. 

- ¿Fue un error también la editorial de La Nación en la que le dieron durísimo?

- Hablé con la gente de La Nación y me escucharon y entendieron. Al final, me pidieron hacer una nota para que yo aclarara todo lo que fuese necesario. No estoy en nada de acuerdo con esa editorial, ni con esos modos de plantear asuntos a nivel institucional.

- ¿Se acuerda que se cumplen seis meses de su gestión?

- No me olvido. El que se tiene que acordar que se cumplieron los seis meses es Jaque…


Gajes de su oficio


- ¿Le gusta su trabajo?

- No voy a mentirle: me gustan más los cargos ejecutivos. De cualquier manera, todo aporta y esta es una experiencia. Además, ya tengo lo aprendido luego de ser cuatro años gobernador de los mendocinos, aunque por ahí se pide del vicepresidente cosas que no están previstas ni siquiera en la Constitución.

- ¿Y en qué consiste su trabajo?

- Yo convoco las reuniones en las que se define los temas más importantes de la labor parlamentaria. Hay cosas muy buenas que se hacen aquí y no son conocidas, como la labor de las comisiones. Muchas cosas llegan ya pulidas por el intenso trabajo que se hace en la previa. Además, recibo a embajadores, intendentes, gobernadores y derivo para que se ejecuten todas las inquietudes que a mí llegan.

- Los mendocinos se preguntan qué hace Julio Cobos por ellos, ¿qué les responde?

- Ya se lo dije. Lo que Cobos hace por los mendocinos lo tiene que hacer por todas las provincias sino sería algo discriminatorio hacia quien nos votó. Obviamente uno es conocedor de cada una de las problemáticas de Mendoza entonces en eso estamos: tratando de atender a los intendentes y facilitar resolver sus inquietudes, como así también trabajando en proyectos que ya están en marcha. No tengo las atribuciones de un Poder Ejecutivo pero sí puedo encauzar ciertas cuestiones.

- Hay intendentes y gobernadores que destacan que usted los escucha, pero dicen que después la presidenta a usted no le da bolilla… ¿Es así?

- No es tan así. Algunas cosas se consiguen. Uno escucha y trata de derivar, como es el caso de Tierra del Fuego, donde hay problemas. De allí en más, existen límites y es el Ejecutivo el que resuelve. De otra manera, estaría interfiriendo el trabajo del otro poder.

- ¿Qué relación laboral mantiene con la presidenta?

- Primero, me ubico. Trato de no llamarla todo el tiempo ni de pedirle rendición de cuentas. Cuando he recibido un llamado o una opinión suya, la he escuchado y he aportado con algunas sugerencias ante determinados temas.

- ¿Por qué salió a manifestar que el gobierno había cometido errores?

- Creo que debo mantener la coherencia. Por eso, dije que no me arrepiento ni me desdigo. Lo que yo pienso es que cuando un conflicto se extiende en el tiempo, a lo mejor el error es de ambas partes y siempre el Estado tiene la responsabilidad mayor nos guste o no. Si la parte que reclama es ilegítima, entonces el Estado tiene que intentar hacer comprender que el reclamo no puede persistir con fundamento. En ese sentido, hemos realizado un documento consensuado con todas las fuerzas políticas, en especial con el radicalismo, y allí se establecen las diferencias, que ayudan y aportan.

- En el fondo, ¿está diciendo que los radicales del gobierno se prestan más al diálogo que los justicialistas del gobierno?

- El radicalismo ha tratado siempre de dialogar. Ahora, convengamos en que el gobierno ha tomado medidas reparadoras lo cual significa que ha reconocido el inconveniente, tanto de explicación como de medida. Se prestó atención en los resultados y a partir de ellos se reconoció que había cosas por cambiar y mejorar.

- ¿Está en contacto con las entidades del campo?

- Sí, hemos hablado con el afán de encontrar la solución.


Desconcertado


- Estando en su puesto tiene que enfrentarse a afrentas como la editorial de La Nación uno de los diarios más importantes del país. 

- La verdad es que no entendí qué pasó, pero me pareció injusto, porque he sido coherente con lo que digo. De ahí en más, se puede opinar. Hay algo que es claro: yo soy el vicepresidente y esta es la verdad. No vi nada contradictorio en mí y no me explico por qué, los demás medios no lo interpretaron así. Sólo fue La Nación. Yo no sé cómo surgen las editoriales de los diarios.

- Después le hicieron una nota en la que usted aclara que es normal que se esperen algunas deserciones en la Concertación y se dio el caso de Vilches…

- Hoy hablé con él y la verdad le dije que me dolió, porque nadie le está pidiendo u obligando a que se afilie. Hay muchos dirigentes del radicalismo de distintos sectores, la cuestión es generar el espacio para la participación y el diálogo. A Cobos lo expulsaron; ya no debería tratarse de mí. ¿Por qué no permitir la participación y el diálogo para reconstruir el radicalismo? Yo no persigo un cargo partidario. Quiero ser facilitador para encontrar un común denominador en el radicalismo nacional y provincial para que, bajo un juego de reglas claras y transparentes, definamos el futuro. Sin embargo, bueno, esta no es la predisposición que tiene el radicalismo nacional, ni allá (en Mendoza) la intervención. Estoy predispuesto a colaborar, por eso realmente me dolió lo de Vilches, porque es un gran colaborador mío, una persona de confianza a la cual valoro, pero, bueno, tiene todo el derecho del mundo de hacer lo que hizo. A todos nos duele la situación del radicalismo. Hemos intentado todo y la respuesta es negativa. Cuando decidan abrir las puertas iremos a participar, mientras tanto, generemos el espacio, que eleve la bandera del radicalismo y la participación.

- El radicalismo venía destruido. Al principio, estas batallas internas sirvieron para fortalecerlo, para propiciar la movilización de grupos en pugna, pero, a esta altura, esta lucha tan feroz ¿qué le está provocando al partido?
 
-Creo que las autoridades nacionales tendrían que haberse predispuesto para escuchar, abrirse a todos los sectores, recobrar la credibilidad que se pedía y mostrar un partido plural y amplio. Estas luchas internas cuando la gente tiene tantos problemas no ayudan en nada. 
 
- ¿Cuál es para usted el futuro de la Concertación?
 
- Por ahora, es a prueba de fuego. Lo otro se verá más adelante. Cuando asumí la gobernación convoqué a gente de todos los sectores. No estoy hablando de cosas nuevas. Si hubiera pensado con la mentalidad del poder partidario hubiera pensado otra estrategia. Yo me dediqué a la gestión. En momentos conflictivos es cuando más necesitamos del apoyo de todos para salir adelante. Hemos tenido casos, como el de Alfonsín, al que no se lo acompañó. Si uno deja de lado mezquindades y piensa en el bien general, suena criterioso.


Punto muerto


- ¿Cómo ve desde Buenos Aires a su provincia, luego de seis meses de Jaque en la gestión?
 
- Yo la veo desde acá y también desde allá, donde tengo a mis hijos. No quiero opinar mucho porque yo sé que es la opinión de un gobernador no es la de un ciudadano común. Me parece que había muchas expectativas en el pueblo de Mendoza y que no están siendo satisfechas. Todavía tiene la posibilidad de cumplir con lo que prometió por más que algunos plazos ya estén vencidos. Hay que salir a hablar y explicar a los mendocinos y a su vez, respetar la esperanza de la gente de la provincia.
 
- ¿No le parece que la política sigue dando malos ejemplos?
 
- Cuando hay una sociedad que ha satisfecho algunas pequeñas demandas, aparecen otras nuevas. Entonces en este momento estamos en medio de un conflicto que preocupa a los argentinos en general y a los mendocinos en particular. No queda entre el campo y el gobierno sino que afecta a la sociedad en la escasez productos y en la suba de precios. Con prudencia en los reclamos y confianza en el gobierno pido la comprensión necesaria hasta que esto vuelva a encauzarse y el país vuelva a la realidad que se merece, que creo que no es esta.
 
-No me contesta la pregunta…
 
- Yo sé que es la dirigencia política quien tiene que resolver estos problemas nacionales y de la provincia y estamos poniendo todo el esfuerzo para que así sea. Pero también uno tiene el límite de su función. Yo puedo aconsejar, colaborar, pero no entrometerme. Lo malo es que la gente pierda la confianza en la dirigencia política porque saben que necesitan de ella, responsable de administrar. Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance.

- Pero, ¿es exagerado exigir un plan de gobierno a nuestros representantes?

- Claro que no. Los gobernantes deben tomar decisiones. No se puede estar en punto muerto. Si no hay iniciativas y si no se toman decisiones, no se puede tener a la gente consustanciada. Y si una cosa no resulta, siempre hay que tener a mano una alternativa. Antes de asumir, yo escribí de puño y letra la propuesta para gobernar Mendoza. Teníamos diagnóstico y alternativas. Sabíamos, incluso, que la cuestión judicial era la más espinosa de enfrentar y asumimos ese compromiso. Sabíamos que si les dábamos a los jueces todo lo que pedían, se nos venían encima maestros, médicos, empleados públicos… Nosotros definimos ejes y salimos a gobernar tomando decisiones.

- ¿Haría un spot como el que Jaque hizo de la seguridad?
 
- No, claro que no. Primero, porque padecí el tema de la inseguridad y sé que es imposible garantizar algo, ya que hay muchas variables en juego. Lo que sí se puede garantizar es la acción, el hacer. Es un tema muy difícil, en el que no sólo hay que hacer política policial y penitenciaria, de leyes o de justicia… Hay también cuestiones sociales y de educación importantes.

- ¿Y a usted cómo le fue?

Yo siempre lo reconocí: me fui conforme con las acciones pero no con los resultados.
 
- ¿Participó activamente en la campaña de César Biffi?
 
- Yo siempre dije que había que ponerle más carga afectiva y emotividad. La gente quería esperanza y estaban las condiciones dadas para que así fuera. La verdad es que sigo insistiendo en que César Biffi era un buen candidato…
 
- ¿Y por qué perdieron?
 
- Hubo mucha confusión en la gente. Amigos míos me decían “tenemos que votar la
Lista 2”. Yo les decía ‘¡No, ¿cómo la 2?!’. Ahí me di cuenta de que muchos estaban confundidos. El exceso de boletas no sirvió y sumado a eso, en algo fallamos nosotros, está claro.

- ¿Y qué aprendió con la derrota?

- Aprendí que lo mejor es la claridad: una sola lista y un discurso claro con la gente.


Las peras del olmo


- ¿Qué hay sobre el escritorio de un vicepresidente?
 
- De todo. Reclamos, papeles a la firma con proyectos de declaración, leyes, notas, pedidos sociales. Acá está la nota de Mondino. Acá un pedido de ex combatientes para que flamee una bandera argentina en Las Malvinas. De todo, siempre.
 
- ¿Dónde vive?

 
- En Ezeiza, en el kilómetro 26. Barrio Uno se llama; era de la Fuerza Aérea. La casa debe tener más de 50 años. Es cómoda, tiene tres habitaciones. Allí vivo con mi señora.
 
- ¿Cómo es su  rutina de trabajo?
 
- Trabajo horario corrido, distinto al horario de Mendoza. Cuando termino y cuando puedo, paso por el gimnasio, pero ya no puedo correr como antes.

-¿Está en contacto con los mendocinos que se trajo?

- Estamos en contacto. Por ahí los jueves nos juntamos a cenar, luego del último día de trabajo. Y a veces viajo mucho a otras provincias, donde me llaman.

- ¿Es de recorrer el Congreso?
 
- Sí. Hago lo mismo que hacía en Mendoza, en la Casa de Gobierno.

- ¿Y ha cambiado desde entonces, su idea del poder?
 
- Y… se ha ido complicando. Siempre digo que me honra ocupar la vicepresidencia y el hecho de haber sido gobernador de los mendocinos. Cuando estaba en la Universidad Tecnológica, sin embargo, todo era más llevadero e incluso era más fácil generar cosas, aún en época de crisis.

- Ya concluyendo, me queda la impresión de que este lugar no es el que Julio Cobos pretendía para estos cuatro años…
 
-Yo asumí sabiendo que podía aportar y ser útil. Obviamente si me dieran a elegir entre un cargo del Ejecutivo y uno del Legislativo, me inclinaría por el Ejecutivo... No obstante eso, hay que darle ejecutividad a la función. Estoy trabajando estrechamente en la reforma de la ley de educación superior.
 
- ¿Vio la película ‘La lista de Schindler’?

- No, ¿de qué se trata?

- Cuenta la historia de un empresario alemán que salvó a muchos judíos de ser llevados a campos de concentración...

- Ahá…

- Si hubiese podido “salvar” a más mendocinos de los que vinieron a trabajar con usted, ¿lo hubiese hecho?
 
- En la medida en que el perfil hubiera estado dado, lo hubiera hecho. La gente que vino conmigo es buena en lo que hace y por eso la elegí. Me sobran los ejemplos y llegan aquí con la experiencia de haber gestionado.
 
- ¿Cómo visualiza la trascendencia histórica del cargo que ocupa?
 
- No, no pienso en eso… Hay que ubicarse muy bien en el lugar que uno tiene. No tener ministerio a cargo limita. Ser el eventual reemplazo de la presidenta ayuda, está bien, pero ahí no es mucho lo que en unos días se puede hacer. No hay que… no hay que pedirle peras al olmo.

 

 

Producción: Andrea Calderón.

Opiniones (10)
21 de octubre de 2017 | 19:26
11
ERROR
21 de octubre de 2017 | 19:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Che,se dice "el editorial de La Nación",no "la editorial", ¿o es una imprenta?
    10
  2. QUE PASO!!??? NOS VAMOS SACANDO LAS CARETAS !!!! Cómo era ???periodismo independiente!!!!???? Una nueva forma de Informar!!!!???? Dónde quedo la agudeza periodística???? La busqueda de la verdad??? !!!! LA OBJETIVIDAD e IMPARCIALIDAD!!!???Ha eso solo lo usan con el GOBERNADOR JAQUE. Con el vice NO por que les pasa $$$$ !!!!! Verdad !!!! POR FAVOR Realmente son unos Hipócritas y Patéticos!!!!! DAN LASTIMA!!!!
    9
  3. Muchachos disimulen un poco el amor por cleto da verguenza la nota tiene raon dante, con respecto a la casa en la que vive en Bs As. ese hogar modesto que Ud. dicen es del ejercito y vive alli gratis, les falto informar eso, y si era una nota para mostranos lasvirtudes del ex gobernador se olvidaron de enumerar ademas que bajo el indice de desocupacion de sus seguidores becandolos a todos en el congreso por que no le peguntan cuantos se llevo
    8
  4. DIBUJADO PINTADO, FRAGIL DE MEMORIA, PALIDO COMO TU COLOR PARTIDARIO PERDON DE QUE PARTIDO SOS???? TRAIDOR A LA UCR TE ACORDAS COBOS DE TU GESTION.... HACE MEMORIA CARADURA LA GENTE NO ESTABA BIEN. LO LLEBASTE AL POBRE BIFFI AL FIN DE SU CARRERA Y HOY LO QUISITE METER A UNA CONCERTACION CON FORAMACION DE PARTIDO POLITICO QUE EL UNICO AFILIADO SOS VOS POR QUE YA NO TE SIGUEN.... COMO DICE TU AMIGO CORNEJO ESTAS PINTADO AL OLIO LASTIMA YA NO TE TIENE EL PUEBLO DE MENDOZA HACETE UN FAVOR NO VUELVAS ACA NADIE TE ESPERA TITERE DE K. TE
    7
  5. me parece q el periodista y el diario son demasiados benevolentes con el ex gobernador. Comparto ampliamente lo q dice Dante
    6
  6. Que puede decir y hacer un traidor como ese por la Patria. Le tendría que dar verguenza por lo que hizo con el Radicalismo
    5
  7. sos un titere de los K, estas sentado al pedo no mas ahi vos jajaj.....
    4
  8. El mismo lo dice, al final de la nota: "No hay que pedirle peras al olmo"... Entre Celso y Cleto... la verdad... no hacemos uno bueno.
    3
  9. PERDÓN MUCHACHOS, SOY UN LECTOR ASIDUO DE MDZ., PERO ME PARECE QUE UNA NOTA DEBE ESTA CARACTERÍSTICA DEBE SER MÁS AGUDA. RECUERDAN QUE COBOS DIJO QUE DÉLÍA ERA SU LÍMITE? NO ERA PARA PREGUNTARLE QUE PIENSA DEL ROL DE VOCERO PRESIDENCIAL QUE TIENE EL EX-PIQUETERO? Y DE DEVIDO Y SUS LICITACIONES? Y DE MORENO Y SUS INDICES DE INFLACIÓN? SI COBOS ES PACATO, LOS PERIODISTAS DE MDZ., NO PUEDEN SERLO. PARA DESCRIBIR EL DESPACHO O LA CASA LLAMENLÓ A RIAL
    2
  10. Cuanto tiempo mas necesitas para darte cuenta que no vas a hacer nada en 4 años al lado de los KK
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México