Víctor Bittar
"En Mendoza habría unos 3.000 infectados con HIV"
Para el profesional, además "hay una feminización de la enfermedad".

Víctor Bittar es el jefe del Programa Provincial de sida desde hace 12 años y profesor de la Univesidad Nacional de Cuyo. El profesional asegura que “hace 10 años el pico de enfermos estaba entre los 40 y 44 años, hoy se ha corrido de 30 a 34”. Y agrega: “en los últimos años hubo una feminización de la enfermedad”.

 

- ¿Cuál es la forma de transmisión más difundida en Mendoza?

 

- Principalmente, transmisión durante relaciones entre heterosexuales.  Hace unos cinco años la mayor proporción la tenían los homosexuales, pero eso ha ido cambiando. Actualmente hay más hombres enfermos que mujeres. Pero a su vez, en los últimos años esa relación se ha ido emparejando cada vez más.

En los últimos dos años en Mendoza la relación es la siguiente: por cada dos hombres enfermos hay una mujer con el virus. Mientras que, en Argentina, la relación es de tres a uno. Cuando uno hace las proyecciones de este tipo, arrastra todas las cifras desde que se inició el plan. En los últimos años hubo una feminización de la enfermedad y han cambiado los grupos etarios.

 

- ¿Cómo?

 

- Hace 10 años el pico de enfermos estaba entre los 40 y 44 años, hoy se ha corrido de 30 a 34 años. Es decir, cada vez son personas más jóvenes las que tiene la infección. Actualmente hay 574 personas con sida en Mendoza, pero recordemos que hay que sumar más de 700 infectados. A estas personas se les ha hecho el estudio, ha dado positivo, pero no han tenido una enfermedad marcadora, como neumonía, encefalitis o gastroenteritis. Hay un listado de 26 enfermedades de ese tipo. Esto permite concretar una aproximación a la cantidad de personas que pueden haber sido contagiadas y que no lo saben.

 

- ¿Cuántas personas enfermas o infectadas con el virus se calcula que hay en la provincia?

 

- Más del 50% de las personas que están infectadas no lo saben. Por lo tanto en Mendoza, sobre 1.300 enfermos, se calcula que habría unos 3.000 también con el virus. En total se calcula que en la Argentina hay 57.000 diagnosticados entre enfermos e infectados. Por ello en realidad  habría, contando a quienes no se han hecho el estudio, 130.000 personas con el virus.

 

- ¿Los gastos del enfermo los cubre el Estado?

 

- El programa cubre el 100% de los gastos en medicamentos y análisis. Hoy un estudio de cuenta viral, para saber la cantidad de virus en el organismo, cuesta $300 y se debe hacer 3 o 4 veces al año. Mendoza es pionera en estudios de este tipo, porque se compró un citómetro con presupuesto del programa, cuyos fondos los aporta Juegos y Casinos. El citómetro sirve para medir los niveles de defensa del organismo. Costó 120.000 dólares y con él no sólo trabajamos en Mendoza, sino que de toda la región de Cuyo nos envían muestras mensuales para analizar.

 

- ¿Cómo manejan el presupuesto?

 

- Tenemos un presupuesto anual de $900.000, otorgado por las partidas del Instituto de Juegos y Casinos. Así cada vez que una persona juega a la quiniela o a las maquinitas, un porcentaje del dinero va a los programas provinciales de salud.

 

- ¿Les alcanza?

 

- Hasta ahora sí. Habrá que esperar a diciembre y ver... Por ahora nos manejamos bien.

 

 

La información

- ¿Cuántos especialistas hay en Mendoza?

- Hay cerca de 16 médicos especialistas repartidos en los principales hospitales de la provincia y en los departamentos. Pero profesionales especialistas de todas las áreas hay unos 27, entre bioquímicos, trabajadores sociales y farmacéuticos a cargo de la entrega de medicamentos específicos.

 

- ¿Cómo se puede acceder al estudio de HIV?

 

- Cualquier persona que se atiende en los hospitales y centros de salud, que cuentan con laboratorios como es el caso de los 22 hospitales de la provincia, tienen la posibilidad de hacerse el estudio en forma gratuita. En el centro Emilio Coni hay una dependencia exclusiva para eso y allí entre 20 y 22 jóvenes se hacen estudios cada día.

 

- ¿Debe hacerse con consentimiento previo?

 

- Siempre debe hacerse con previo consentimiento del paciente, incluyendo las embarazadas. Es obligatorio que el médico lo ofrezca, pero no que la persona acepte que se lo hagan. Por la ley 23798 del año 1990, el estudio de HIV no se puede pedir de manera compulsiva, ni se puede obligar a nadie a que se lo haga. 

 

- ¿La sociedad mendocina está informada sobre el sida?

 

- Sí,  está informada pero no siempre traslada la información con la que cuenta a los actos, a su vida cotidiana.

 

- ¿Cómo habiendo tanto material y formas de evitarlo sigue ocurriendo?

 

- Es porque aún hay una brecha entre lo que se sabe y lo que se hace. En Mendoza, del total de los enfermos el 67% lo ha adquirido por vía sexual. No vamos a hablar tanto del tema de jeringas y agujas, lo tenemos que hacer, pero también hay un Plan de Prevención de Adicciones que se encarga de eso. Hablamos más de los peligros de la transmisión sexual. Estamos trabajando mucho en el plan de prevención vertical, de madre embarazada a hijo. Y hemos logrado que se reduzca bastante el porcentaje. De cerca de 22 mujeres con el virus, sólo un chico nació con la enfermedad.

 

- ¿Cómo se informa al público?

 

- Con folletos y permanentemente hacemos talleres, tenemos trabajo con organizaciones no gubernamentales que trabajan con sida en Mendoza y a través de las cuales se reparten preservativos y folletos en recitales y partidos de fútbol. Cuando hacemos campañas siempre aumenta la cantidad de jóvenes que se acercan a preguntar al  centro Emilio Coni. Pero lo que es interesante es la cantidad de consultas que se hacen a través del número 0800 3333 444.

 

- ¿En Mendoza, cuántas son las consultas a esa línea?

 

- Mendoza junto con Santa Fe ocupa el cuarto lugar con el 3% de las llamadas hechas en los últimos 6 meses. Quien llama sólo debe dar, si quiere, información sobre su sexo, edad y lugar de residencia, no la dirección, sino provincia y departamento. Las consultas más frecuentes son sobre términos propios de la enfermedad, sobre situaciones en los que el preservativo se rompió o se cobró por hacer el análisis.

 

- ¿No es tarde para que las escuelas públicas empiecen a dar educación sexual?

 

- Y si, lo ideal hubiera sido que esto se hiciera desde antes, pero uno debe ser realista y la realidad nos dice que recién ahora se va hacer. De todas formas nosotros desde hace años hacemos talleres y obras de teatro en las escuelas. Hace tiempo se habla de sida en las escuelas, pero que se agregue a la currícula implica que se traten otros temas. El primer ámbito debería ser la familia, pero convengamos, a fuerza de la realidad, que no todas las familias están en condiciones de transmitir una sana educación sexual. Muchos adultos no tienen claro, ni para ellos mismos qué es una sana sexualidad. Hay una gran cantidad de niños que no encuentran en su familia el ámbito apropiado para hablar de sexualidad.

 

- ¿Por qué?

 

- Por diversos motivos, en esto también me incluyo. Hay veces que no tengo tiempo, llego tarde del trabajo o estoy ocupado con trabajo. ¿Cuántos temas uno a veces no tiene tiempo de charlar con los hijos?

 

- ¿Cuáles son los desafíos para el futuro?

 

- Seríamos más felices si la gente supiera mucho más de esto. A pesar de todo lo que se habla, de todo lo que se conoce, un anhelo es trabajar más en prevención y no en tratamiento. Que el día de mañana haya cada vez menos infectados.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
23 de Noviembre de 2014|06:37
1
ERROR
23 de Noviembre de 2014|06:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"