Chaqueño Palavecino

"El productor chico es el más perjudicado"

El folclorista habla de los problemas actuales del país.

No es común por estos días que un artista llegue a Mendoza para presentar su show y tenga que agregar una nueva función. Es más, no es habitual que suceda en el interior del país. Pero de El Chaqueño Palavecino se puede esperar esto y mucho más.

Sin dudas, el cantante salteño es todo un fenómeno. Pero esto no es nuevo, ya que se viene sucediendo desde hace más de diez años en cualquier rincón del país donde se presente. Multitudes lo disfrutan a la hora que sea y como sea. Y esta vez, la ciudad de Mendoza reconfirmó esta situación.

Lo que es verdad es que si bien el público es fervoroso con su artista, desde arriba del escenario hay una entrega constante, auténtica y sentida. Entonces, la comunión es fantástica, para disfrutar.

Oscar Esperanza Palavecino nació el 18 de diciembre de 1959, en el paraje salteño Rancho El Ñato cerca de las márgenes del Río Pilcomayo, departamento de Rivadavia, en el Chaco-salteño, parte del Chaco Boreal. Por ser de esa zona de Salta es que recibe su apodo de "Chaqueño".

"Rancho El Ñato"

Fue camionero y chofer de ómnibus hasta que el canto pudo más y empezó a recorrer escenarios. Así, de poco y con mucho esfuerzo, se fue convirtiendo en uno de los máximos referentes del canto popular argentino. Dentro de sus periplos habituales, Mendoza siempre apareció. Así, a fuerza de chacareras y kilómetros fue ganando corazones cuyanos.

Esta noche y mañana estará cantando en el Auditorio Angel Bustelo –para esta noche no hay más localidades- y antes de esas presentaciones habló con MDZ sobre varios temas, entre los que se destacan su conocido problema con un auto importado y la actual problemática del campo.

-Estaba viendo su agenda de actuaciones y no hay diferencias entre la temporada de verano y la de invierno…
-Por suerte, yo tengo actuaciones todos los fines de semana. Si hay algo de lo que no me puedo quejar es que me falten presentaciones. En el verano están los festivales pero en el invierno aparecen los teatros, los salones y hay que ir… La verdad es que laburo mucho.

-¿Y cómo tomó este suceso de agregar una función en Mendoza?
-La pura verdad es que me pone muy feliz. Mendoza tiene un público selecto y que esa gente compre todas las entradas para una función y me obligue a agregar una más es algo muy lindo. Siempre he dicho que el mendocino es un público con muchas ganas, que valora el trabajo del artista, que es conservador de su propio folclore como es la tonada pero que también disfruta de la zamba y la chacarera.

-Imagino que esas situaciones deben alegrar el corazón del artista…
-Totalmente. Acá me tratan muy bien. Te voy a contar algo: el miércoles por la noche estuve cantando en la Fiesta de la Ganadería de General Alvear y decidimos quedarnos en un lugar encantador durante todo el jueves. Cuando la gente del lugar vio que estábamos ahí al mediodía, empezaron a traer lechón, vino, frutas, verduras para las ensaladas y ahí nomás se armó un almuerzo casi familiar. Nos quedamos un rato largo con toda esta gente, muy amistosa hasta que me fui a dormir la siesta.

-Pero supongo que este tipo de situaciones deben ocurrir a menudo…
-La situación siempre está pero depende mucho si tengo ganas o no de aceptar. Pero cuando estas cosas me pasan en Mendoza me encantan porque no se que tiene esta tierra… si serán las ciruelas, las uvas, el vino o las mujeres, pero hay un montón de cosas que me atrapan de manera especial. Hablando en serio creo que el mendocino es un ser muy especial, muy sencillo, humilde, como uno espera siempre que sea la gente.

-Y es precisamente esa gente sencilla y humilde la que compra sus discos.
-Lo tomo como un enorme esfuerzo que hacen por este cantor popular. Mis discos los compra la gente trabajadora, sencilla, la que disfruta del canto popular. Además, es casi la misma gente que aparece como público en mis presentaciones.

-Hablando de eso, ¿cómo será la presentación de esta noche y mañana?
-Muy simple, con una escenografía sencilla, sin videos ni nada. La verdad es que siempre pido que haya buenas luces y buen sonido y nosotros desde arriba del escenario ponemos las mejores ganas de cantar. Entonces, ahora escucharán las canciones que aparecen en “Chaco escondido” y después habrá para todos los gustos.

-La última vez que lo entrevisté fue en el Festival de la Tonada y justo estaba en el momento álgido sobre los autos diplomáticos. Usted mismo me pidió que un tiempo más adelante volviésemos a hablar de este tema. ¿Qué pasó entonces?
-La verdad es que de este tema ya no se acuerda nadie y me viene muy bien que vos me lo vuelvas a preguntar. Un juez me dijo que por este tema no necesito ni abogado y estoy esperando que salga la resolución judicial –que es muy probable que sea durante la semana que viene- así puedo circular con el Hummer. Lo cierto es que no tengo muchas ganas de andarlo y creo que lo voy a vender porque en este momento es un vehículo inútil para mí. Aunque muchos no lo crean yo lo usaba para ir al lugar de donde soy, al medio del monte, y para poder ayudar a un montón de gente que necesita, que no tiene medios ni plata ni nada. El Hummer es un vehículo de fuerza, al que cargo un carro y puedo transportarme de la mejor manera. Nunca me verán en Mendoza con este auto porque me sangrarían los bolsillos movilizarlo.

-¿Se sintió estafado?
-Yo fui a comprarlo de buena fe, a una agencia y mirá con lo que me encontré. Por eso tomé la decisión de salir por todos los medios a hablar de esto, porque no tengo nada que esconder. Lógicamente, siempre hay gente que puede pensar de otra manera y está bien… Pero la verdad es que fui como cualquier hijo de vecino a comprar una camioneta y me metí en un lío enorme. Pagué todos lo impuestos y me comí un garrón.

-¿Y cómo sigue el caso por ahora?
-Por lo que se, hay cinco personas allegadas a la Cancillería que son las que deberían estar presas por este delito, porque fueron los responsables.

-¿Qué pasa cuando ve el Hummer ahí, guardado?
-Está al cuete en la casa… Yo no quiero andarla porque no vaya a ser cosa que termine preso por andar en un auto con problemas. Espero que en algún momento salgan estas resoluciones para destrabar la situación porque me he gastado unos treinta mil pesos nada más que en abogado y presentación de papeles y yo quiero que alguien se haga cargo de esa plata.

-Usted conoce mucho el campo argentino, por sus viajes y sus presentaciones en todos los festivales del país. ¿Cuál es la opinión que tiene sobre el conflicto entre el campo y el gobierno?
-Primero que nada: yo no soy un tipo de campo, soy de monte. Y segundo, como buen argentino lo único que espero es que se solucione el problema.  Acá hay que ser respetuoso y cada parte tendrá que ceder y escuchar así lo que mandan deben estar bien informados y los hombres del campo deben discutir lo que es justo. Yo, como ciudadano, veo que la solución está pura y exclusivamente en el diálogo entre las partes porque para ser justo la mayoría de los argentinos no sabe bien de qué se tratan las retenciones y esos otros problemas que se han generado.

-¿Y quién cree que pierde más en todo este problema?
-El productor chico, el hombre de campo, el que trabaja la tierra es el más perjudicado, porque el Gobierno va por el productor grande.

"Una copla en mi voz"

Nueva función

Debido a la gran demanda de entradas, El Chaqueño Palavecino agregó una nueva función para el día sábado. La misma se llevará a cabo en el Auditorio Angel Bustelo y será a las 22. Las entradas se podrán conseguir en la bolétería del Auditorio o en las sucursales de Tarjeta Nevada.

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 13:09
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 13:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho