Luis Pedernera

"Los adultos: jueces y verdugos de los jóvenes"

Pedagogo uruguayo, experto en violencia juvenil.

Luis Pedernera es pedagogo, miembro honorario de la Comisión de Seguimiento del cumplimiento de la Convención Internacional sobre los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes del Uruguay. Preside el Ielsur, un prestigioso instituto dedicado a la defensa y promoción de los Derechos Humanos en el vecino país.

Su tema, por lo tanto, es la violencia. Los que la ejercen tienen asistencia y derechoa  la defensa. Pero fundamentalmente, quienes la sufren. Allí, Pedernera ha sumado esfuerzos durante años para mejorar los mecanismos jurídicos y para forzar a los gobiernos a cumplir con la normativa internacional.

Una anécdota de una conferencia suya en Mendoza pinta de cuerpo entero su buena llegada a sectores docentes de toda Sudamérica. En 2005 se realizó en el auditorio Angel Bustelo un encuentro latinoamericano denominado "Misión Educar", con más de 3.000 participantes de todo el continente. Pedernera cautivó de tal manera a la audiencia que los dos libros que recomendó durante su conferencia se agotaron en la feria del libro que se realizaba en otra sala. Y por lo menos dos conferencistas que le siguieron, le pidieron que mencionara los suyos, para ver si corrían con la misma suerte.

Lo cierto es que el uruguayo posee una vasta experiencia en materia de casos de violencia, ya sea que esta se produjera en el seno de la familia, en las escuelas o en la calle.

Esa experiencia es la que le pedimos que vuelque en la búsqueda de respuestas a una problemática que cada vez tiene más espacio en la opinión pública.

- Violencia hay en todo el mundo, pero especialmente se hace sentir en muchos paìses de Latinoamérica en las escuelas. ¿A qué adjudica esta situación?

- La pregunta no es sencilla, ya que inciden muchos factores que hacen que esa violencia sea mas visible. Pero yo comparto la opinión de Ignacio Lekowicz sobre que estas instituciones se "desfondaron" y, a pesar de esto, siguen funcionando como si todo estuviera igual. Es decir que instituciones que fueron creadas para generar una subjetividad que nos uniera bajo un mismo estado (lo que Lekowicz denomina el estado - nacion configurado sobre fines del siglo XIX y comienzos   del XX). 

Esa escuela se conformó para recibir y atender determinado tipo de niño, un niño limpio, atento, disciplinado, bien comido, bien dormido. Hoy ese niño ya no esta en el aula, llega mal comido, mal dormido, sucio, es desantento, pero la institución sigue funcionando como si nada hubiera cambiado y educa desde lo que este pensador denomina la logica del galpon, una estructura  sin contenido subjetivante, sobre todo que logre transmitir una  idea del otro, del diferente.

Yo creo también, que hoy transmitimos la idea más liberal e  individuliasta de los derechos, que genera sujetos omnipotentes en tanto su idea del derecho se reafirma en la máxima "mis derechos terminan donde empieza el derecho del otro" y no se logra transmitir una noción de los derechos como algo que nos liga a los otros como proyecto.

- ¿Ud. lo que pone en cuestión es entonces esa forma de relacionarse estipulada por la frase mencionada, que sin embargo se ha hecho carne en nuestras sociedades?

- Un maestro peruano llamado Alejandro Cussianovich dice que prefiere susutituir la máxima anterior por esta otro "mis derechos  culminan cuando empiezo hacer respetalbe el derecho del otro". Ésta, ya no es la versión liberal individualista de los derechos. Por ella estoy ligado en la satisifacción de los derechos de los  otros, me implico y creo que esta felíz expresión debería ser un  norte en el campo educativo. No se trata de enseñar a repetir como  loros los derechos del niño cada 20 de noviembre, sino de transmitir lo que implican como proyecto de nuevas relaciones, los derechos humanos. 

- La violencia pasa en la escuela o recién la vemos en la escuela, pero se viene produciendo desde otros ámbitos más idealizados,  como la familia, por ejemplo...

Muchas veces hay que mirar con sospecha estos fenómenos para no caer en el argumento fácil, cuando estos fenómenos se sobredimensionan desde una cultura de medios masivos, que apunta al espectáculo de la violencia y no la una reflexión sobre ella.

Creo, si no me equivoco,  que la violencia a la que la sociedad argentina asiste en estos días es a la de prolblemas interpersonales que terminan en fenómenos de agresión física. Pero  si profundizamos un poco en el concepto de violencia trabajado por Galtung, un estudioso de la violencia, ella nos dice es la diferencia entre la potencialidad y lo que ocurre realmente.  Entonces sería violencia que mueran de hambre niños cuando tenemos   medios para que ello no ocurra, o mueran de enfermedades curables personas cuando esas enfermedades pueden ser curadas por  medicamentos. O sistemas educativos que impiden  y niegan expresarse a sus alumnos cuando ello es un derecho reconocido por los textos de derechos humanos.

Si embargo esta violencia no tiene un claro agresor, identificable al que se le pueda atribuir responsabilidad. La agresión física sí tiene un agresor y una víctima y es más fácil reaccionar sobre ella.

- ¿Cuál es el caso de América latina, como lo encuadraría?

- América Latina es el continente más joven del mundo y sin embargo  los menores de 18 años son quienes más sufren las condiciones de pobreza, y discriminación. Entonces,  reducir el tema a episodios que se conectan en determinadas coyunturas es reducir el margen del problema a los niños y los  adolescentes, que es lo que cíclicamente ocurre.

En todo caso,  yo me preguntaria ¿por qué no ocurren de manera más seguida y en mayores proporciones estos hechos en un continente que trata muy mal y violentamente a los más jóvenes.

- El ministro argentino de educación tuvo una frase interesante para referirse a esta nueva aparición de casos de violencia juvenil. Dijo  algo así como que "los adultos cada vez buscamos ser más jóvenes y por eso no cumplimos el rol de adultos para con nuestros hijos.  ¿Está de acuerdo con esa posición? 

No del todo, creo -y aquí vuelvo a Lekowicz- que el mercado ha cambiado la lógica de relaciones sociales, hoy quiero ser mas joven, pero tambien y lo mas grave trabo relacion con los otros como si fuera  a una góndola de supermercado y adquiero un producto para    satisfacer determinada necesidad, una vez producido esto desaparece el vínculo con el objeto.

Asi es como trazamos las relaciones que nos ligan a las personas en estas sociedades    capitalistas, en función de un beneficio. Pero volviendo a la idea del ministro yo no quiero tampoco padres que reafirmen vínculos de dominación y sometimiento de los niños. Los padres deben orientar y promover el crecimiento de los niños, pero no desde una idea autoritaria de ejercicio de poder,  o desde una infantil en donde me convierto en adolescente. 

Las nuevas relaciones  que nos indican  entre otros el saber que los niños tienene derechos y ya no son un objeto sobre el que los adultos disponiamos a piacere, deben cuestionar  el rol filial  en busca  de relaciones más humanas y siempre desde el lugar que se ocupa, padre - madres -hijo - hija.

- Desde algunos sectores de la sociedad se critica a quienes analizan en profuncidad el problema porque sostienen que, como el caso de la segurridad, se quieren soluciones "ya".  ¿Es posible avanzar enb soluciones rápidamente? 

- Un amigo decía: quieren la "solucionática  de la problemática". Sin dudas, si vemos que esto toca profundamente los vínculos en los que hemos crecido y formado generaciones y generaciones, y que atañe a cuestiones muy profundas, la solución no es posible de un día para
el otro. Hay que saber que los conflictos son parte de nuestra vida y que debemos aprender a enfrentarlos en su complejidad, que muchos se resuelven y que algunos no, y cuando esto último ocurre debemos aprender a convivir con ellos de la mejor forma.

- ¿Puede tenerse un diagnóstico más o menos claro del  problema para  así enfrentarlo, o estamos condenados a las diversas  interpretaciones  ideológicas, pero a la falta de acción en la materia?

- Yo creo que diagnósticos abundan y con seriedad meridiana. Recientemente se ha dado a conocer un estudio sobre violencia  encargado por el Secretario General de las Naciones Unidas al experto Paulo Sergio Pinherio. Este estudio indicó que uno de los lugares donde los niños viven mayor violencia es la familia. Esto debería convocarnos a reflexionar sobre el tema.

En este sentido, el ejercicio de las relaciones de padres e hijos recogidos en nuestros códigos difíciles son un indicador de ello.  Recientemente , en mi pais, Uruguay, se ratificó una ley que prohíbe el castigo  físico como  forma  de corrección hacia los niños. Es llamativo que se tengan que elaborar leyes que expliciten que la corrección moderada de la que habla nuestra legislación era el terreno fértil para diferentes formas de violencia hacia los niños y por ello hay que prohibirlos.

- ¿Cuáles cree que deben ser las acciones adecuadas por  parte de  las familias, del Estado o de todos en todo caso? 

Linda Pollock , una historiadora de la infancia en su libro Los niños olvidados, describe que la infancia se encuentra en la situación en que está porque los adultos no ha modificado las    formas de tratar a sus hijos y reproducimos una forma de dominación y sometimiento, que en su libro rastrea  desde el año 1500. Allí emergen algunas líneas para hacer desde el Estado y también desde la familia, en cuanto a la crianza y la educacion de los hijos.

- ¿Si escuchara un poco más la voz de los jóvenes el diagnóstico mediático de "violencia juvenil" cambiaría? 

- Seguro, aquí hemos sido los adultos siempre jueces y verdugos, los menores de 18 años nunca han opinado, porque nuestras sociedades no les dejan el lugar que los adultos  le han quitado.Por ello el artículo 12 de la Convención de los Derechos del Niño se convierte en eje de las nuevas relaciones del mundo con la  infancia, en tanto establece el derecho a expresarse en losasuntos que los afectan a los niños, niñasas y adolescentes.

En tanto no les restituyamos su lugar y levanten su voz,  poca cosa nueva podra acontecer. La ciudadania de la infancia tiene que acontecer antes de los 18 años y tenemos que trabajar todos para que ello no quede reducido -como ha sido hasta ahora- a un momento mágico que ocurre cuando tengo capacidad para votar. 

Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 06:00
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 06:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.