Alfredo Cornejo

"A Biffi lo puse yo, eso está claro"

"No voy a estar toda mi vida en política, estoy pensando en retirarme".

“A César lo puse yo, eso está claro”, afirma el ministro de Seguridad Alfredo Cornejo. Y con esa frase se catapulta como el tipo más influyente dentro del mundo Cobos, capaz de decidir el nombre del candidato a gobernador, César Biffi. Aunque no se pudo dar todos los gustos: “Me hubiese gustado que como vicegobernadora fuera Marita (Perceval), pero ella se parece mucho a mí”.

A partir de ese instante, Cornejo fija posiciones: “Ellos son políticamente correctos”. Dentro de ese concepto encasilla a Biffi y a Enrique Thomas, los integrantes de la fórmula de la Concertación que buscará suceder en la provincia a Julio Cobos. También usa esa adjetivación para pararse en la otra vereda; en la de las artimañas políticas y las operaciones que se concretan detrás de bambalinas. La rosca.

En su rol de ministro, anuncia que antes de noviembre tendrá listos los resultados de una encuesta de victimización en Mendoza. Se trata de la herramienta más importante para planificar una política criminal.

- ¿Y no le hubiese gustado poder aprovechar ese informe en diciembre, como gobernador?
- (Risas, unos segundos de silencio, y respuesta) Me hubiese gustado. Por lo general no me arrepiento de mis decisiones. En este caso estoy convencido de que César era el mejor candidato. Es más políticamente correcto que yo, polariza menos y en una sociedad mendocina que es tan pacata, esas cosas gustan. Creo que se ha mantenido al margen de la conflictividad política y eso le juega a favor. Claro que me hubiese gustado ser gobernador, pero esta ha sido una decisión sabia.

- Hay jugadores de fútbol que antes de un mundial dicen “este es mí mundial”. ¿Ésta era su elección?
- Yo tengo en claro que ésta pudo haber sido mi única oportunidad para aspirar a ese cargo. No sé si habrá otra. Pero por importante que haya sido ese proyecto, uno no puede abandonar todo sólo por eso. Tengo 45 años y estoy más bien pensando en cómo hacer para retirarme tranquilo. No voy a estar toda mi vida en la política. Prefiero encarar emprendimientos privados en que pueda demostrarme a mí mismo otras cosas. Tampoco me gustaría llegar a una edad en la que haga el ridículo de Menem. Me pareció patético. Aparte, me iría por respeto a la ciudadanía que demanda de renovación.

- ¿Pero entonces usted se "sacó" de la lista para ponerlo a Biffi?
- Síííí!!! Eso está claro.

- ¿Influyó el desgaste de ser una de las cabezas visibles del armado de la Concertación?
- Yo creo que sí. Sobre todo porque al principio no se entendía bien esto de la desestructuración de los partidos tradicionales. En Argentina los dos partidos tradicionales no quieren reconocer lo que en cualquier país normal reconocerían sus dirigentes. Cada vez estábamos peor y seguíamos teniendo los mismos partidos y los mismos nombres. Por eso, decirle a la gente que el partido en que militó toda la vida no vale tres guita provocó desgaste.

Ser o no ser... intendente

“Si formábamos una fórmula con Marita (Perceval), no íbamos a llegar a ningún lado. Somos muy parecidos los dos. Y le tengo mucha simpatía a ella. Además, tengo ganas de salir un poco de la escena y no estar siempre tan en foco”.

- Entonces el Ministerio de Seguridad no es un lugar correcto.
- Estoy esperando que termine este mandato.

- ¿Eso significa que no va a ser intendente de Godoy Cruz?
- Eso se va a definir lunes o martes. Todavía quedan algunas cosas por arreglar. Si no soy yo, puede ser alguno de los nombres que están sonando (Tadeo García Zalazar o Daniel Vilches). En la hipótesis de ser candidato, no voy a hacer campaña. El gobierno no resistiría que como funcionario renuncie para irse a hacer campaña.

- ¿Y cómo sería?
- Sólo digo que en caso de ser candidato tendría todas esas dificultades. Una campaña muy sui generis. Publicidad clásica: estar en las fotos con las figuras del gobernador y del presidente. En el caso de Godoy Cruz sería cartelería y folletería, pero no con el contacto cotidiano como cuando me postulé para diputado nacional.

- ¿Pero se da cuenta de que ser ministro de Seguridad puede jugar en contra? Basta un homicidio para que le pidan la renuncia.
- Eso es así. El “talón de Aquiles” del Estado es Seguridad. Después Salud y Educación.

- ¿No se arrepiente de haber vuelto al Ministerio?
- No. En las reuniones que tuvimos con vecinos de Guaymallén hubo gente que reconoció que soy un dirigente político con vocación de servicio. Y eso nunca lo ví escrito en ningún medio. Todo saben que acá nadie viene a sacar rédito. Además, cuando le acepté el cargo de vuelta a Julio (Cobos), después de que me insistiera mucho tiempo, le dije: “Mirá, este es un tema que no tiene soluciones mágicas”. Todos los saben, pero todos lo demandan. En la actualidad, después del gobernador, un ministro de Seguridad es la persona más conocida.

- ¿Acaso Cobos no sabía a lo que lo exponía?. ¿O pensó que era el único con la espalda política para soportar varios homicidios?
- Sí, yo creo que Julio depositó mucha confianza en mí y lo demuestra al decir que quiere que vaya con él a la Nación. Me considera parte de su equipo; no una parte cualquiera, sino una parte importante para su liderazgo y para su gestión.

- Y si es por vocación de servicio, ¿prefiere ser intendente, irse a la Nación o seguir siendo ministro de Seguridad?
- Por vocación se puede hacer cualquier cosa. Por ejemplo, se podría administrar bien el municipio.

- ¿Por?. ¿Biffi lo tiene mal administrado?
- No, pero se lo puede administrar mejor.

Seguridad

“En el tema seguridad, más que personas que estén mucho tiempo en un cargo, hay que mantener políticas de Estado. Creo en el tiempo que queda, si mejoramos el sistema de comunicaciones y los dejamos a punto, si se sigue equipando a Policía Científica y se incorporan policías al ritmo de estos meses, y además se articulan acciones con otras instituciones del Estado, se pueden ver los primeros resultados. Por supuesto que no vamos a poder tener el sistema de seguridad de hace veinte o treinta años”.

- ¿Cómo puede ser que el mapa del delito sea igual que hace cuatro años? ¿No se hizo nada?
- Hasta ahora ha sido imposible atacar el tema en la raíz. Esto se ataca con la escuela, porque la sociabilización de la familia ha fallado. Hay escuelas en que las directoras son un desastre y las escuelas son un desastre. Hay otras en que las directoras son un lujo, y tienen la escuela de punta en blanco. Y son estas últimas las que permiten hacer un trabajo más integral. Creímos que la doble escolaridad era imprescindible y por eso trabajamos para que implementara en las zonas más vulnerables según el mapa del delito. Sabemos que es una tarea que nos llevará muchos años. A pesar de eso, en estos lugares tenemos problemas de vandalismo porque no hay respeto ni reconocimiento por el espacio público.

- Pero el mapa sigue siendo el mismo.
- Porque tenemos una tarea con los municipios; sobre todo, el seguimiento de las familias que reciben asistencia social. El trabajo de los municipios sirve para conocer el origen del problema y no para botonear la zona. No sé por qué hay gente que cree que nosotros no tenemos un mapa del delito. Lo tenemos ajustado al lugar exacto de las denuncias. Es igual al que hacen ustedes, pero con todas las denuncias, que no siempre son hechos que se puedan comprobar.

- ¿Desde abril, cuántas veces se reunió con Emma Cunietti (Dirección General de Escuelas) y Sergio Pinto (Ministerio de Desarrollo Social?
- Hemos articulado programas, como por ejemplo, la distribución de la asistencia social en los municipios. Esa es una tarea descentralizada y las asignaciones de las prioridades están a cargo de los municipios. Hay carencias aún, porque si la policía detiene a un ladrón, detrás tiene que haber asistencia del Estado también para su familia. De lo contrario los hijos dejan la escuela o su mujer se prostituye para mantener a la familia.

- ¿Por qué todo eso no se hace más rápido?
- Porque no es fácil. Lo importante es que Cobos nunca le escapó al tema de la seguridad. Y si bien eso fue todo un acierto, nos han agarrado de boludos, tanto los otros gobiernos provinciales como el sistema de seguridad en su conjunto. Las cifras no dicen que él problema sea gravísimo, pero sí importante. Tenemos un promedio de 4,9 homicidios cada 100 mil habitantes, y la Nación tiene 5,8. Los datos no son como para estar en todos los medios nacionales o en los de Chile.

- Pero Cobos colaboró con esa imagen de crisis total  trayendo a Gendarmería.
- Sí, ese fue un error. Se generó una imagen de una ciudad ‘invivible’. Claro que una víctima justifica todo y deja de lado las estadísticas, pero en el análisis macro nuestra realidad no es diferente a la de otras provincias. Además, todos creíamos que la evolución de los indicadores sociales y productivos iban a bajar los casos de robos y hurtos. Eso no pasó y a varios se nos quemaron los libros.

- Si se analiza su línea de pensamiento, no coincide con discurso ‘mano dura’ que a veces muestra en público ni con las críticas a la Justicia. ¿Son declaraciones mediáticas?
- Yo pienso de esta manera: este un problema que hay que atacarlo de una manera integral. Y sobre la Justicia... una sola vez hice una crítica. Y me equivoqué. Hoy por hoy, tenemos una excelente relación con el Poder Judicial. Intercambiamos información y trabajamos juntos como se debe.

De marchitas y otros argentinos

- Si le preguntan de qué partido es, ¿qué contesta?
- Soy un radical que cree en ese sistema de ideas del radicalismo, como los conceptos de republicanismo y derechos humamos, pero no encuentro eso en la formalidad del partido. Admiro la valentía de Alfonsín para juzgar a la Junta Militar como el gesto que tuvo Kirchner de sacar el cuadro de Videla de la ESMA, aunque el contexto era diferente y el poder militar estaba debilitado. Como mensaje, transmitió mucho.

- ¿Pero como radical no molesta que le canten la marcha peronista en todos los actos?
- No me molesta la identidad del peronismo, porque ha hecho cosas importantes por país, como los avances sociales y laborales. Nunca fui un antiperonista visceral.

- ¿La Concertación es peronismo más otros argentinos, como dijo Cristina?
- (Esquiva la pregunta y arma una respuesta políticamente correcta) Ella fue autocrítica también con su partido, sobre todo por las conductas de los años ‘70 y ‘90. Nadie puede desconocer que en el Senado de la Nación siempre estuvo en contra de Menem. Nosotros también hicimos la autocrítica por el gobierno de De La Rúa y el fracaso de la esperanza nacional.

Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 10:12
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 10:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes