18 Cuerdas

"No recibimos ningún apoyo de Cultura"

Único trío mendocino nominado en los Premios Gardel 2008.

Hoy, tres generaciones de guitarristas oriundos de la zona Este representarán a Mendoza en la décima entrega de los Premios Gardel 2008, que verá su noche de gala, en el legendario Teatro Gran Rex de la capital porteña.

Se trata de la formación musical independiente "18 Cuerdas”, integrada por Raúl Vega en guitarra, Oscar Domínguez en guitarrón y voz, y Martín Castro en guitarra y guitarrón.

Con una trayectoria de más de 25 años y tres discos grabados -“Volumen I” (1984) y “El amigo que hoy necesito” (1987) y el último de sus trabajos, “Tangos en perspectiva”- sus integrantes se convirtieron, casi sin querer, en los únicos artistas de la provincia que están nominados para los premios que galardonan a la música argentina. 

En esta entrevista, el trío -en el que Martín toma la posta a la hora de dialogar- recuerda cuáles fueron “las causas y azares” que los llevaron a obtener la terna a “Mejor Álbum Nuevo Artista de Tango” y cuáles son los sonidos que esperan ser tañidos en el futuro de la formación.

 
- ¿Cómo se les ocurrió presentarse?

- Martín: Nos presentamos por una cuestión administrativa y económica, cuando declaramos en el disco en SADAIC pagamos una cierta suma de dinero y la recaudación vuelve por CAPIF, que es el ente que organiza los premios. Podíamos participar de los premios con una pequeña suma más. Hicimos todos los papeles y los envío Pablo Salcedo, nuestro productor. No sabíamos que habíamos entrado en la preselección, después nos enteramos.

- Cuando hicieron la gestión, ¿tenían como objetivo conseguir el premio?

- Martín: Nosotros queríamos estar pero nunca pensamos que era tan fácil, lo difícil era pasar la preselección. Anotarnos nos resolvía un problema, el disco tenía que tener los papeles en regla para que el dinero vuelva al grupo y quedara registrado como un disco profesional. Cuando algunos colegas nos comentaron que estábamos nominados, recién nos enteramos que iba a votar gente de Mendoza y que también votaban productores discográficos, ingenieros de sonido y músicos. En un ensayo de Markama, un compañero me felicitó porque habíamos quedado nominados. Yo no entendía nada, no habíamos seguido el proceso y esperábamos una confirmación oficial de CAPIF pero lo que hizo, fue subir a la página, después del 15 de febrero, las ternas.

- Desde la salida del disco, todo se dio casi precipitadamente…

- Martín: No teníamos mucha información, sí sabíamos que era una preselección. Lo que nos interesaba era legalizar el disco porque somos independientes y no queríamos que se trabara el pago a la hora de cobrar algún derecho. De hecho, cuando supimos que íbamos  a estar en Los Gardel quisimos presentar el disco como algo hecho de forma independiente.

- ¿Qué características musicales creen que tiene su material discográfico para ser elegido?

- Martín: La idea es que la esencia esté con la menor cantidad de elementos posibles. Nosotros tratamos de hacer un disco que creara ambientes, intentamos –tipo lo que hacía Pink Floyd- meter en una película al que lo escucha, aunque sea por tres minutos, no sólo con las guitarras sino también con ambientaciones (puertas, pasos, diálogos). También buscamos recuperar un poco el trabajo en estudio porque eso le da otro color al disco. Nos sentíamos seguros que lo que presentábamos era totalmente demostrable en vivo y que era novedoso. No grabamos Piazzolla, por ejemplo, porque todo el mundo lo graba. La idea era darle otro enfoque al tango y que se notara que somos tres guitarristas que tocamos totalmente distintos (algo que también destacó Santaolalla). El peligro era quizá, ir a cantar tango a Buenos Aires porque quedaron fuera de la terna grupos muy importantes, a nivel formación y artístico, como el Quinteto Ventarrón.



"Gotas de lluvia" (vals) - 18 Cuerdas en vivo.

- ¿Cómo se grabó?

- Martín: Tocamos todos juntos, como las orquestas de antes, no usamos pistas. Después elegimos las piezas que más nos gustaban. Lo que se escucha en el disco es producto de la preproducción, del ajuste del grupo, de muchísimas horas de ensayo.

- ¿Cuánto tiempo les tomó concretar la idea de grabar el disco?

- Raúl: Aproximadamente dos años desde que surgió la idea del disco.
Martín: desde que yo entré al grupo había que grabar un material. Cuando surge la posibilidad de grabarlo, ya teníamos una preproducción de un año. Después Oscar trajo los temas que iba a cantar y desde ahí nos tomamos el tiempo de pensar cómo queríamos que suene cada una de las canciones.
Raúl: tampoco queríamos caer en los mismos temas. Con Oscar llevamos 26 años tocando (la antigua formación estaba formada por Roberto Merletti) y cuando se sumó Martín, en 2003, no nos costó funcionar como trío porque coincidimos en la forma de tocar, en los gustos y en las ideas. Si bien llevamos ese tiempo tocando, no somos tan conocidos a nivel provincial porque siempre hemos tratado de hacer otra música y llevar otra propuesta a los escenarios y a veces hemos chocado. Cuando grabamos el disco la idea era la misma, no hacer temas muy tocados.
Martín: desde el principio nos planteamos que el disco tenía que ser de primera, que entrara por los ojos, que tuviera un diseño acorde, que los contenidos detallaran todo el proceso: cómo lo habíamos hecho, cuál era la historia de cada canción, qué instrumentos toca cada uno, etc.

- ¿Cómo recibe el público mendocino su propuesta tanguera?

- Raúl: gran parte de la culpa es de quien contrata a los artistas y de algunos medios de difusión. Aunque hemos participado de grandes festivales, como el de Tonada y "Rivadavia le canta al país", no nos conocen y nos ignoran. Lo peor es que a los artistas mendocinos se les quiere pagar con entradas, algo que me parece denigrante. Con esta nominación espero que tengamos más llegada en Mendoza.
Martín: la aceptación de la gente es buenísima pero nadie quiere correr el riesgo de subir un grupo instrumental a un escenario. Este año participamos del Americanto y la respuesta fue impresionante. Es un mal que sufren muchos artistas, le pasó a  Tilín Orozco y a Miles de Años, los invitan a tocar acá y no llevan más de 100 personas. Hay muchísimas propuestas de chicos jóvenes que tocan muy bien, que están trabajando muy bien artísticamente pero que no pueden crecer.
Raúl: en la publicidad televisiva de un gran festival siempre nombran a los artistas reconocidos primero y después a los “artistas locales”, la gente que va, no sabe con quién se va a encontrar.

- ¿Contaron con algún apoyo del ámbito privado o público para poder viajar?

- Martín: No hemos contado con ningún apoyo. Todo lo que se hizo fue gracias a gente del medio y a nuestra producción. No contamos con el apoyo de Cultura de la provincia, en ningún momento nadie se dio por enterado y no es la primera vez que pasa.

- Estar nominados en los Premios Gardel es la decantación de su camino como músicos independientes, ¿qué significa para ustedes?

- Martín: el hecho de que lo gane alguien de aquí va a ser la puerta para los músicos que vienen detrás también se posicionen, un mendocino trae a otro y así sucesivamente. La presencia es mínima porque en este momento no hay seis o siete exponentes que estén imponiendo el "sello Mendoza" en Buenos Aires. Cada uno llega por su lado y a nadie de la parte cultural de Mendoza se le cruza por la cabeza posicionar a sus artistas, así como lo hizo la gente de San Luis o Córdoba. Los funcionarios están en otra cosa pero están equivocados.

- ¿La identidad de una formación cambia con el paso del tiempo?

- Raúl: A medida que vamos creciendo, vamos cambiando pero la idea es mantener nuestro sello que cuando la gente escuche un disco, sepa que es el trío 18 cuerdas. Queremos trazar un camino y mantenerlo pero desde ahí plantearnos nuevas metas.

- ¿Qué metas tienen previstas para el 2008?

- Martín: Independientemente de lo que pueda suceder con este, tenemos pensado grabar otro disco que será folclórico. El proyecto es bastante ambicioso, se llama “Documento folclórico argentino”. Grabaremos cuatro o cinco discos con músicos invitados de cada región. Aunque ya tenemos algunas fechas es muy duro el trabajo del guitarrista porque no hay un circuito para tocar. El ejemplo claro es que en la fiesta de la vendimia se le hizo un homenaje a Tito Francia y no tocó ningún guitarrista mendocino, por eso es necesario comenzar a tocar y producir para afuera.
Opiniones (2)
19 de agosto de 2017 | 10:51
3
ERROR
19 de agosto de 2017 | 10:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es una lástima que en Mendoza no sepamos valorar el arte. El trabajo de los chicos es muy interesante y les deseo muchisima suerte para esta noche!!!!!
    2
  2. 18 cuerdas, es una magnífica formación. Tengo solo el gusto de conocer a Martín Castro, quién cada vez que actúa, ya sea como integrante de sus distintas agrupaciones, como música sesionista de algún artista, deja con la baca abierta a más de uno. Es realmente una locura, que cultura no apoye a éste trío, en ésto que puede significar, el crecimiento a nivel cultural y musical, de la prov. de mendoza. Basta de arrodillarse por un gobierno que no apoya artistas, y que gasta fortunas y fortunas en Fiestas como la vendimia. 18 cuerdas hoy es el protagonista, mañana , puede ser otro conjunto.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial