Marcelo Goyeneche

"Una población insegura es más fácil de ser disciplinada"

Documentalista. Director de "SMO, el batallón olvidado".

Cada  tanto una oleada retro: ya sea para las cuestiones política so de la vida cotidiana, para la música o para fundar respuestas a problemas sociales.

Pero bailar lentos no tiene la misma incidencia en la sociedad que volver a prácticas que, si bien nacieron con un concepto principista, terminaron por convertirse en una práctica que en muchos casos caminaban al borde de la ilegalidad aunque respondieran al mandato de una ley.

Cuando decimos esto último estamos hablando del servicio militar: de arranque, no más, a principios del siglo pasado, se convirtió en una práctica que dejó muertos y heridos físicos y mentales.

Hace unos día una de esas oleadas de las que hablamos en el primer párrafo sopló con fuerza, aunque se extinguió por su propia inconsistencia. Fue cuando el hartazgo por la violencia delictual llevó a grupos de gente a plantear la posibilidad del retorno del servicio militar como respuesta a esa situación.

Fue entonces que contamos en MDZ algo bastante desconocido: unos 200 conscriptos desaparecieron haciendo la colimba y muchos murieron bajo la práctica del "submarino". Lo supimos al recoger declaraciones de un joven documentalista que se "salvó" de hacer el servicio (hasta el concepto de"salvarse" da una dimensión de la alegría que implicaba no tener que hacerlo) y que investigó cómo sufrió la dictadura un grupo de conscriptos tucumanos, aun desde antes de que el gobierno cívico- militar cuajara.

Descubrió historias impactantes y eso le permitió meterse a fondo en el tema. Tanto, que su trabajo sirvió para que la propia Justicia se despertara e investigara hechos que habían permanecido impunes.

Ese documentalista se llama Marcelo Goyeneche y es el autor de "SMO, e batallón olvidado". Leyó aquella nota en MDZ y tomamos contacto gracias a las redes sociales. Surgió la idea de esta charla que ahora compartimos:

- Me sorprendió el dato que encontré en tus palabras en torno a la desaparición y muerte de conscriptos en la Argentina. Es una información que desconocía, a pesar de los años de trabajo periodístico. Y que inclusive es un dato muy difícil de encontrar con precisión, una información olvidada. ¿Cómo llegaste a ella?

- Cuando comencé la investigación para el documental di con el libro del Capitán del Ejercito José Luis D'Andrea  Mohr ‘’El escuadrón perdido’’ en él se constata que 129 soldados fueron secuestrados y desaparecidos mientras prestaban el servicio militar entre 1975 y 1983. En este libro cada uno de estos casos es reconstruido a partir de un minucioso trabajo de investigación: dónde prestaban el servicio, cuándo y cómo fueron secuestrados, dónde fueron vistos, quiénes estaban a cargo del comando en el momento de la desaparición. Y lo que es aún más escalofriante, cuál fue la respuesta dada a los familiares de cada conscripto por las distintas fuerzas armadas. Con los años fueron apareciendo nuevos casos que en su momento no habían sido denunciados por sus familiares, por temor en la mayoría de los casos y algunos otros por haber creído el discurso oficial de que sus hijos habían sido desertores. Por ejemplo en Tucumán en el año 1975 familias enteras fueron asesinadas con lo cual no había nadie que pudiera hacer una denuncia. Calculamos que la cifra de soldados conscriptos detenidos desaparecidos asciende a 200 aproximadamente.  Lo más perverso de esta historia es la forma en que los secuestraban: les daban el día libre, esperaban a que salgan del cuartel para luego en la calle secuestrarlos y volverlos a ingresar al regimiento o cuartel donde estaban asignados allí torturarlos y asesinarlos.  

- Tengo entendido que el documental sirvió para que la Justicia se despertara y usara esa información en los juicios contra los militares de la dictadura. ¿Fue así?

- Es una de las mayores satisfacciones que me ha dado este trabajo: primero el testimonio del ex conscripto Domingo Jerez en la causa ‘’Jefatura de Policía’’ de Tucumán en el año 2010 donde declaro frente a Bussi y ratifico lo que había dicho en la película: como Antonio Domingo Bussi torturaba y asesinaba con sus propias manos a los detenidos. Y luego el abogado Pablo LLonto que  presento el documental como prueba en la causa ‘’Campo de Mayo’’. Es que estos testimonios son fundamentales para comprender lo que sucedió en aquellos años, los ex conscriptos fueron testigos directos de lo que sucedía en los cuarteles y tienen todavía mucho más para contar. 

-  ¿Qué casos son los que más te conmovieron?

-   Sin dudas el relato de vida de Jerez es el que más me conmovió. Domingo Jerez se animó a contar datos valiosísimos sobre el terrorismo de Estado y el funcionamiento de los centro clandestinos de detención como el caso de ‘’Caspinchango’’ un centro de detención rural en la selva Tucumana donde no hubo sobrevivientes, también tuvo el coraje y la valentía de contar las torturas a las que eran sometidos los conscriptos. Digo coraje y valentía porque sigue viviendo en Tucumán y fue varias veces amenazado. 

-  Es muy común una afirmación que usás en tu trabajo y que repite mucha gente que hizo el SMO en la época de los militares: “Acá hubo una guerra”. Te cuento que me sorprendió que eso lo repitiera el propio Julio Cobos, inocentemente y sin ser una persona premilitar cuando le preguntaron por su paso por la colimba en el libro “Cuidado con Cobos”, que es una entrevista que le realizaron dos periodistas mendocinos. ¿Sirvió como un lavado de cerebro para mucha gente? 

- Me cuesta creer que Cobos o cualquier otra persona pueda decir o repetir a esta altura de forma inocente semejante barbaridad. No hay inocencia, hay complicidad por ignorancia o convicción. ‘’Acá hubo una guerra’’ es otra de las tantas frases hechas que se han repetido a lo largo de nuestra historia y que tanto daño han hecho. Acá hubo terrorismo de estado, asesinato sistemático de personas desde el estado, con complicidad civil, así es como se construyen los procesos genocidas en las sociedades y así fue como se construyo en Argentina para terminar de imponer un modelo económico que comenzó en 1955 y hasta el día de hoy la clase trabajadora sigue padeciendo. 

- La historia de tu documental empieza en un gobierno civil. ¿Qué grado de bolilla pensás que le dio la civilidad a lo que pasaba en los cuarteles con los conscriptos, hasta que mataron a Omar Carrasco en Zapala y se empezó a mirar el asunto con otros ojos?

- Primó siempre la mentirosa afirmación de que el servicio militar era un lugar corrector de conductas desviadas que amoldaba hombres de bien  se pueden ver las películas de la época como ‘’La colimba no es la guerra’’ o ‘’Canuto cañete’’ donde la colimba es pura diversión camaradería y los militares son todos muy buenos y comprensivos hasta se terminan haciendo amigos de los soldados. Por lo tanto la colimba no se cuestiona. También hay que decirlo: fue la salvación para muchas familias pobres donde un plato menos para comer en la casa era un regalo del cielo y la única oportunidad para muchos jóvenes de ‘’salir al mundo’’ conocer otro lugar que no fuera su pueblo o el lugar donde vivían. Carrasco con su muerte saco a la luz casi 100 años de una historia perversa como la del S.M.O. Con su muerte cerró las puertas de la colimba esperemos que para siempre, no hay que olvidarse de Omar Carrasco, los jóvenes tienen que saber que paso con él.

- Cuando releo la nota que escribí en MDZ y en la que incluí tus opiniones sobre la colimba, veo que los lectores están en una pelea feroz entre sí en torno a la presunta bondad de que vuelva la colimba. ¿Qué repercusiones has recibido con tu documental?

- Podemos decir que las aguas están divididas como lo están los lectores. La idea del documental no es caerle bien a nadie sino poder en conjunto reflexionar sobre estos pasajes de nuestra historia pero por sobretodo es tratar de tener tolerancia y escuchar al otro. Tratar de entender los mecanismos culturales

que hacen que hoy después de más de 30 años todavía haya personas que siguen reivindicando la tortura y el terrorismo de estado. También tengo la sensación que hay muchos que no quieren saber nada con que los ex conscriptos y sus historias así como sus reclamos salgan a la luz. Pronto se cumplirán 30 años de la guerra de Malvinas, para mí en lo personal, Malvinas son los ex combatientes y nada más, esos chicos que haciendo el S.M.O.  fueron a dar la vida por la decisión de un grupo de delirantes asesinos que se querían perpetuar en el poder. Muchos de ellos hoy todavía están tratando de ser reconocidos, hace más de tres años están acampando en la Plaza de Mayo, han sido reprimidos salvajemente y nunca han sido siquiera recibidos, escuchados. ¿Todo por no querer pagar una pensión de veteranos de guerra? Nos llenamos la boca hablando de Malvinas, pero a los que pusieron el cuerpo los ninguneamos sistemáticamente. No creo que pagar estas pensiónes a los veteranos de guerra salga más que la cantidad de dinero que se le da a Cirigliano para subsidiar TBA. Nosotros ponemos la plata y también ponemos los muertos. 

- ¿Tuviste oportunidad de proyectarlo en Tucumán? ¿Cómo te fue?

- El documental fue exhibido el año pasado en el Festival de Cine de Tucumán yo no estuve pero me contaron algunos ex conscriptos que fueron que se armo un interesante debate a la salida entre ellos y sus distintas posturas. Ojalá se den cuenta la importancia que tiene el relato oral de ellos como protagonistas olvidados por la historia oficial y lo importante que seria que todos se animen a declarar si vieron cosas vinculadas al terrorismo de Estado. 

- ¿Vos hiciste la colimba? ¿Qué opinión te quedó?

- ¡Me salvé! Número bajo 086 …que alegría, como olvidarlo.

- Bueno, ¡yo también! Número alto: 919. ¿Qué te dicen tus familiares al respecto, los que sí la hicieron?

- Recuerdo discusiones entre mis viejos, mi papá a favor de la colimba y mi vieja totalmente en contra.  Mi viejo repetía el viejo discurso que la colimba era un corrector de caracteres rebeldes. Cuando le dije que me había salvado me dijo: "Te hubiera venido bien a vos".     

-  ¿Se puede decir que hubo una “época buena” para el Servicio Militar Obligatorio?

-  El servicio militar fue desde sus comienzos  una institución de la tortura,  de la obediencia debida, de la humillación del ser humano. No hay épocas más benévolas, tal vez con el tiempo algunas cosas se puedan

remembrar con gracia, pero decime ¿que gracia y qué sentido tienen aplaudir cardos hasta sangrarte las manos, bañarte con agua fría en pleno invierno o ingerir comida en estado de descomposición? Alguien me puede decir que a través de estos actos se puede conseguir algo productivo para el hombre y la sociedad. Estas serian las cosas más livianas, te cuento algunos de los más terribles y que vienen desde los comienzos de la colimba: la práctica del ‘’zambullón’’ o  ‘’submarino’’ que consistía en hacer pasar por debajo de la quilla de un barco a los soldados atados de pies y manos, la mayoría morían ahogados.  El 23 de mayo de 1902, el diputado por Corrientes José Robert alude en el Congreso a los malos tratos aplicados a los conscriptos del batallón 12 de infantería. Dice que habían sido vejados y ultrajados, abofeteados, ‘’con la boca destrozada a puñetazos’’, algunos de ellos con los brazos dislocados o fracturados a consecuencia de golpes de Máuser. En pocos meses acusa, habían muerto 26 de una dotación de 300.         

- ¿Cómo te cae el planteo de algunos sectores que, frente a la inseguridad, creen que hay que encerrar a todos los “pibes chorros” en un cuartel y que pase… lo que tenga que pasar?

- Una población insegura es más fácil de ser disciplinada, además no protesta por el despliegue de medios represivos, los reclama. Este es el gran negocio de la inseguridad donde los ricos siempre ganan y los que pierden siempre son los pobres, el resto es un show mediático.

Opiniones (9)
13 de diciembre de 2017 | 20:56
10
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...Siendo que el SMO fue suspendido por un asesinato, (de los miles y miles que hubo), haya gente partidaria del SMO Señores, 191 colimbas secuestrados y desaparecidos, que los hicieron pasar por "desertores" lamentablemente ese tipo de info no le interesa a los medios y es asi que nos encontramos con personas que "quieren" el SMO personas que ignoran por las cosas que pasamos los colimbas y si alguien conociendo por lo que pasamos avala el SMO entiendo que es apologia del delito. Ricardo Righi.
    9
  2. ....no creo que podamos tener por ahora, pero evidentemente falta un dato importante y es que pasaba con los que luego fueron desaparecidos, yo tengo 50 años, un tío desaparecido y un hermano militar, todos sabemos que hubo muertos de los dos lados y por qué solo hablamos de los de un lado. En algun momento habrá que ver quien mató a militares y sus familias, de qué modo fueron asesinados, y recién entonses estaremos llendo hacia un equilibrio. Yo creo en la justicia y esta debe ver u oir las dos campanas. También creo que los beneficios del servicio militar eran importantes pero hay que mirar sin prejuicios y con mayor visión. Quizá pensar en un servicio creado a partir de conseptos democráticos y con derechos humanos podría ser una ayuda para enseñar buenos principios ciudadanos.
    8
  3. q Conte se había salvado.... pero pensaba que era por otra causa
    7
  4. Reitero, la colimba fue mucho más que el medio vaso vacío que mira el editorialista y el entrevistado. Fue aprender un oficio, salud dental y médica, etc.. La entrevista tendenciosa de 2 personas que no lo vivieron parece de señoras gordas opinando de física cuántica. No tienen idea. La colimba -CON REFORMAS- es una buena solución ahora y siempre. Claro los prejuiciosos y los intencionados no hay argumento que les valga sobre todo los de clase alta o media alta como los el periodista y entrevistado.
    6
  5. Y alo dije en los colimbas no se divierten, el SMO no vuelve, ni los militares lo quieren, en los años 60, 70 y hasta los 80 y mediados el presupuesto de defensa era del 4,5 % del PBI, en los 80 estaba en el 2,9, hoy es el 0,8 y con suerte llegara al 1,2%, no dan los números para alojar al triple de soldadso de los que hay hoy, la defensa hoy en dia es tecnologica, se habla del combatiente sistema integrado de armas, de sistemas UAV Y C4I, y uds. siguen con el colimba de la epoca de palito ortega, cambio el mundo y hoy los SMO en el mundo van para atras. Piensenlo, la defensa no rsuelve temas de seguridad, son 2 cosas diferentes
    5
  6. ADEMÁS DE LO QUE ESCRIBE, Y CON LO CUAL NO ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO, LE RECUERDO QUE UN PUEBLO IGNORANTE Y DE BAJO NIVEL DE EDUCACIÓN ES MAS FÁCIL DE GOBERNAR Y TORNA MAS FÁCIL LOS ACTOS CORRUPTOS. A CUALQUIER GOBIERNO LE CONVIENE UN PUEBLO SUMISO, IGNORANTE, POBRE...SINO, VEAN LA POBLACIÓN CLIENTELAR DE LOS KK...
    4
  7. soy clase 54, me tocó la guerra contra los guerrilleros, y estar en la cordillera el 23 de diciembre listo para entrar en combate contra los chilenos, no soy promilico, simplemente cumplí con mi deber de ciudadano e hice la colimba y acudí después cuando me movilizaron, si a vos te parece que eso no es una guerra, avisame que lo que pensás que es, plis
    3
  8. ...Don CONTE: sigue Ud., con la misma....NADA MAS IMPORTANTE, GRAVE y ACTUAL hay en la problemática Argentina o de Mendoza que seguir insistiendo con esto???? nada esta construyendo o aportando la insistencia en este tema de la "colimba" vieja, que ya no existe ni existirá obviamente, en solucionar los graves problemas del PUEBLO...piénselo. quizás así no pierda tanto el tiempo.
    2
  9. Otro que se quiere destacar y ganar unos mangos tocando de oido. Millones pasamos por la colimba y bién orgullos que nos sentimos por haberla echo. Hacete una encuesta entre los que la hicieron y veras que sorpresa te llevas.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho