Marcelo Parrilli

"Rico no puede estar en ningún gobierno democrático"

Abogado defensor de Derechos Humanos.

En los últimos 30 años, su carrera como abogado ha estado ligada a acontecimientos que han marcado a los argentinos. Desde su labor en el CELS, durante y después de la dictadura militar, hasta el juicio que llevó a la barra brava de Boca -y a su recordado líder, José Barrita, alias “El Abuelo”– a prisión por la muerte del hincha Walter Vallejo. Y, en los últimos tiempos, en la causa Cromañón, como abogado de familiares de las víctimas del incendio del boliche de Once.

Algo así como una historia del derecho, encarnada en una persona, con el trasfondo de un país en el su violencia iba mutando: desde los desaparecidos por el terrorismo de estado a los jóvenes asfixiados por la negligencia del estado democrático.

Se trata de Marcelo Parrilli -53 años-, abogado defensor de derechos humanos, que logró el procesamiento de varios ex funcionarios del proceso, entre ellos, Videla, Massera, Bignone, Suárez Mason, Camps, Seineldín y la detención, por primera vez, de Viola. Entre otras causas, también obtuvo la detención del médico torturador Bergez.

Entre los diversos casos de desaparecidos que patrocina, todavía sigue insistiendo para seguir investigando el secuestro de la joven sueca Dagmar Hagelin. Más allá de la búsqueda por esclarecer los crímenes cometidos durante el  proceso, también ha patrocinado a familiares de víctimas por la violencia en el fútbol.

Parrilli estuvo en Mendoza para entrevistarse con Pablo Salinas, coordinador de Derechos Humanos del gobierno, con la intención de interiorizarse en la causa del subsecretario de Seguridad Carlos Rico, por su participación en la represión militar, y que ya tiene repercusión nacional. Al mismo tiempo, confirmarle al gobierno de Celso Jaque la solicitud del CELS respecto de que ningún funcionario de la dictadura, pueda cumplir labores en democracia.

- ¿Cuáles son las razones de su visita a Mendoza?

- Las razones son fundamentalmente tomar contacto con las organizaciones de derechos humanos de la provincia, que nos han transmitido su preocupación por la designación de Carlos Rico; entrevistarnos también con Pablo Salinas y seguir desarrollando a nivel nacional una campaña de denuncia del hecho de que Rico esté como funcionario en el área de seguridad y ver que esto se plantee en el ámbito internacional, si es necesario. El Estado argentino, además, ha contraído una serie de obligaciones que es la de investigar las violaciones a los DDHH, detectar a los responsables y sancionarlos penalmente, pero además excluirlos de cargos públicos.

- En esta visita ¿Están recolectando nueva información para aportar a la causa?

- No tenemos ninguna duda de que lo que ya hay es suficiente como para que Rico no sea funcionario. En este sentido, he escuchado a algunos funcionarios decir “Bueno, vamos a ver qué hacemos con Rico, de acuerdo a lo que diga la justicia”. Acá no se trata de un problema de justicia, hay un grado de confusión. Independientemente de lo que diga la justicia, la participación política de Rico en el sistema de terrorismo de estado está probada, por lo que debe merecer una respuesta política. Rico no puede ser funcionario de ningún gobierno democrático. No es una cuestión que tenemos que analizar con el código penal en la mano. Hitler también puede decir que murió sin ser imputado por una violación a los DDHH, pero todos sabemos que era un genocida y creo que Jaque nunca nombraría a Hitler en un puesto.

- ¿Por qué cree que se vuelven a traer funcionarios de la dictadura para disminuir la inseguridad?

- Si la idea es que van a producir resultados positivos, estos han sido negativos siempre. El caso más claro es el de Aldo Rico como ministro de seguridad de Ruckauf, estuvo 4 meses, y como el delito no disminuyó se tuvo que ir. De la misma manera que, en la década del ‘70, la dictadura con la doctrina de la seguridad nacional metió métodos de terrorismo de estado, ahora la derecha trata de utilizar el problema real de la seguridad individual un programa represivo y reconstruir de alguna manera ese aparato que quedó muy deteriorada por toda la lucha democrática. No ha habido ningún tipo de disminución del delito con las políticas de mano dura. Para lo único que han servido es para reprimir manifestaciones de protesta. Parece que los delitos importantes como narcotráfico, grandes bandas, explotación del juego, piratas del asfalto, existen porque tienen una pata muy grande apoyada en el aparato de seguridad del estado.

- ¿Cómo fue la creación del CELS en pleno gobierno militar?

- El CELS fue un desprendimiento de la Asamblea Permanente por los DDHH., que deciden formar otro organismo con otras características a principios de 1979. La idea era, en el marco de la dictadura, poder tratar de avanzar en causas judiciales donde hubiera pruebas para demostrar la responsabilidad de los militares. De ese planteo inicial, que era selectivo, la necesidad de intervenir judicialmente en todas las presentaciones hizo que termináramos tomando todo lo que se presentaba: causas por desapariciones, presos políticos, tribunales de guerra. Recuerdo que, en el año ’80, presentamos un habeas corpus por 350 detenidos y quedó en el juzgado de Pedro Carlos Narváez que lo rechazó en una semana y nos sancionó a todos los abogados. Hoy, Narváez es fiscal ante el más alto tribunal penal del país, que es la cámara de casación penal, y por sus manos van a pasar necesariamente juicios por violaciones a los DDHH.

- ¿Todavía quedan muchos funcionarios judiciales nombrados en la dictadura?

- Quedan unos cuantos, pero por sus edades están en lugares de rango elevado dentro del poder judicial o en ministerios públicos. Narváez, por ejemplo, rechazó miles de habeas corpus, sabiendo por supuesto que los informes de los hábeas corpus eran absolutamente falsos. El sistema de desaparición forzada de personas se componía de un grupo de tareas que secuestraba y de un juez que sabiendo que usted había sido secuestrado, rechazaba la presentación como si usted estuviera paseando en Europa. Los jueces cerraban el círculo de impunidad, no tengo ninguna duda de que tenían responsabilidades penales, no sólo políticas. Un juez sabe que, en una situación de normalidad, le puede tocar un hábeas corpus en 15 o 20 años, pero si todos los días le tocan 50 o 60 presentaciones y que todos denuncian la desaparición y secuestro de personas en situaciones muy parecidas, es decir, durante la noche o cuando se iba a trabajar, grupos que decían pertenecer a las fuerzas armadas pero que no se identificaban, se da cuenta que efectivamente hay un problema, y que los informes que le manda el Ejecutivo son falsos. Si con todo eso, rechaza las presentaciones, entonces deja de ser un tonto para ser un cómplice.

- Por esta tarea también fue detenido…

- El 28 de febrero del 81 fui detenido cuando fue allanado el CELS a partir de una presentación que hicimos en Ginebra. El embajador Martínez en las Naciones Unidas le pasa el informe a –Albano- Harguindeguy y el CELS es allanado en horas de la tarde. Fuimos detenidos varios de sus miembros. Estuvimos unos 15 días, hasta que la repercusión internacional fue muy grande. Fue justo también en el cambio de gobierno de Carter a Reagan. Este último había sido criticado porque se pensaba que iba a abandonar la política de derechos humanos de la anterior administración. El gobierno de Reagan no quería, por lo menos de entrada, que se tuviera esa impresión. El CELS tenía muchos vínculos con organizaciones de Estados Unidos, por lo que fue un escándalo importante y eso presionó mucho para que fuéramos liberados. El delito del que nos acusaban era de espionaje, porque decían que teníamos listas de personal militar. Y era cierto, porque teníamos la lista de los torturadores en los campos de concentración. Era una situación media esquizofrénica, porque nos acusaban de tener esas listas que ellos mismos negaban.

- Su trabajo como abogado también está ligado a la violencia en los estadios de fútbol ¿Qué coincidencias pudo encontrar a partir del caso de Walter Vallejos –hincha de Ríver asesinado por la barra brava de Boca-?

- Encontré un paralelismo entre las llamadas barras bravas y la dirigencia política y sindical argentina. Creo que las barras son una suerte de grupo de tareas al servicio de dirigentes políticos y sindicales. Tenemos muchos ejemplos notorios: Chacarita con Barrionuevo, Nueva Chicago con Lorenzo Miguel, Independiente hoy por hoy con Moyano. Son grupos que pueden ser utilizados en las internas de los partidos o de los sindicatos. Son grupos baratos, con un aparato que a veces no es tan pequeño y para todo servicio.

- También es abogado de familiares de víctimas de Cromañón ¿Cómo observa judicial y socialmente este hecho tan trágico?

- Yo siempre digo que los muertos de Cromañón son los muertos del progresismo y de la centroizquierda, porque mueren en un local administrado por Emir Chabán que es un empresario progresista en un gobierno de centroizquierda como el de Ibarra, pero que implementaban una materia de control la misma política de un empresario de derecha. Ahora, precisamente esto ha hecho que los familiares, con muy pocas excepciones, no han logrado ser apoyados por el grueso de las organizaciones de derechos humanos y por la dirigencia tradicional que se identifica con el progresismo en Argentina. Creo que el juicio va a ser este año, pero no se sabe ni cuándo ni dónde se va a hacer.       

Opiniones (20)
20 de septiembre de 2017 | 21:35
21
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 21:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Rico y cualquier persona no condenada por delitoalguno puede y debe estar en un gobierno democrático. No permitírselo, sin que esté condenado, es propio de autoritarios y los autoritarios puede ser de derecha, centro o izquierda. Júzguenlo primero, condenénlo después y entonces sí estaremos de acuerdo.
    20
  2. Es terrible Mendoza, bah, no Mendoza, algunos mendocinos, qué fachos que son en su gran mayoría!, aflojen un poco con la estupidez.
    19
  3. Me parece bien que denuncie los violentos del futbol,que participe en la causa de Cromañon,y que endefinitiva se preocupe de tantas otras cosas. Lo que no he visto que hable algo sobre los terroristas que de hecho existieron ,muchos de ellos los famosos Montoneros,con lo cual si Ud. dice que hay casos que no hace falta juzgar o tener el codigo penal en la mano, me parece que deberiamos aplicar el mismo concepto que Ud.pretende aplicar al Sr. RICO. En sintesis no podriamos tener la presidente que tenemos o el presidente que tuvimos.Pero esto supone comprometerse mucho,mejor ir a lo facil
    18
  4. quien sos para hablar de ignorancia! ignorante es este "defensor de los dd hh", que se limita a defender los derechos de los guerrilleros y asesions de los 70... donde estan los derechos de los militares (y civiles) que fueron asesinados o secuestrados?? una lástima que le sigan dando microfono a cualquier zurdito...
    17
  5. 2 ignorantes. Nada más
    16
  6. Si Rico no puede estar en ningún gobierno democrático, vos tampoco Parrili, los dos pertenecen a un pasado que la gran mayoria de los argentinos no quiere volver a vivir.Viví el presente mirando hacia el futuro (algo que para ustedes no existe) y dejá de defender delincuentes.
    15
  7. y que lo pongan a la Parrilla. Este es uno de los que defiende los derechos humanos de los violadores, asesinos, guerrilleros, tirabombas, ladrones. Es un cara rota.
    14
  8. los policias retirados como Rico y sus amigos ya fracasaron, ¿para que vuelven? Los abogados como este señor tambien han fracasado, pero siguen en el poder, como Salinas y los otros, Gracias a los dirigentes que tenemos.
    13
  9. Indigna la arrogancia de los que hablan en nombre de los "mendocinos" o "argentinos" y dando su punto de vista individual pero metiendo a todos en la misma bolsa. Esta arrogancia tiene como padre del desprecio por los otros y como madre a la ignorancia porque no se puede desconocer que no todos vamos a compartir los conceptos del autor de una nota; se puede coincidir en algunos temas y en otros disentir, en ocasiones anteriores y en otros temas he disentido con foristas que hoy día apoyo. Lamentablemente se confunde al defensor de los DDHH con los abogados "sacapresos" de delincuentes comunes, que son situaciones completamente diferentes; se hace una alegre similitud porque no se conoce a fondo la diferencia entre uno y otro. Es cierto el enojo que causa en la gente cuando un delincuente es liberado por un abogado "sacapresos" señalando tecnicismos legales o nulidades pero ello no tiene nada que ver con los DDHH. De última, al abogado "sacapresos" le pagan para eso y él solo aprovecha los errores que el Poder Judicial comete en los procesos judiciales, conozco casos de expedientes que son antologías de nulidades donde el "sacapresos" actúa y el verdadero culpable de la liberación es el magistrado judicial que no hizo los deberes adecuadamente, pero ello no debe ser confundido con los DD HH, sería en definitiva un derecho a una defensa justa. Los DDHH tienen otra escencia, que muy bien ha resumido Paracelso: Represión no es Seguridad. Yo creo que el comienza a relegar libertades y derechos para obtener seguridad, lo mas probable es que se quede sin ninguna. Lamentablemente hay muchos mendocinos que solo ven en blanco y negro pero la realidad es de tonos grises. Los miopes de la realidad me hartan.
    12
  10. Victor, gracias. Ese "lugar", si, es el miedo, por una parte. Recomiendo, en ese sentido, leer el epílogo de la edición 2005 de "Los cuatro peronismos" de Horowicz. Por otra parte, también existen otros lugares, como digo "inconfesables" para lo que recomiendo un clásico: "Vigilar y castigar" de Foucault, o "Las cárceles de la miseria" de Löic Wacquant. El actual Ministro de la Suprema Corte, Eugenio Zaffaroni, tiene una teoría de las "agencias" descripta en numerosos tratados y artículos. Recomiendo bibliografía y remito a otros autores, porque plantear aquí cuáles son esos lugares desde donde se estimula y hasta se lucra con el delito, sería un suicidio. Foucault ya está muerto y los otros son más reconocidos, tienen más poder y más información que yo.
    11
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'