César Andino

"Después del accidente mi vida cambió"

Vocalista de Cabezones, productor de bandas.

Una de las voces más melodiosas a la vez que oscuras del rock nacional, está de visita nuevamente en nuestra provincia después de una larga ausencia. El último recital de Cabezones, banda que lidera, había sido en el teatro Selectro hace más de dos años y la relación con los seguidores locales se había fortalecido significativamente.

Sin embargo, César Andino todavía está recuperándose del accidente de auto que sufriera junto al bajista de Catupecu Machu, Gabriel Ruíz Díaz, y posteriormente de las múltiples operaciones necesarias para que pudiera volver a andar por el camino del rock.

En ese trajín pleno de emociones fuertes del 2007, tres integrantes de la banda santafesina deciden separarse para quedar solamente César y el baterista, Alejandro Collados. Pero ese no será el fin, ya que si algo le faltaba a Cabezones era pisar el templo de rock, Obras Sanitarias y, de paso, editar un disco en vivo.

Indudablemente, la recuperación física de César ha ido de la mano de la musical – o viceversa -. De esta manera, MDZ se enteró de la estancia de Andino en los estudios de Fader Records, donde por estos días ha terminado de producir el disco de Alunar.

Y, al mismo tiempo, de recibir una pequeña ayudita de sus amigos mendocinos para su primer proyecto individual sencillamente titulado “Solo”, del que próximamente podrá verse y escucharse “Si pudiera”, el corte de difusión que recoge los ecos más íntimos de César Andino en el último año.

Y, para los seguidores del power dark alternativo, avisamos: Esta noche, en Cacano, podrán renovar ese amor filial que existe entre Mendoza y César, y de paso echarle un ojo a los nuevos integrantes de Cabezones.
   
- Esta es la primera vez que venís a nuestra provincia, después de mucho tiempo. Se ha forjado una relación bastante particular entre Cabezones y Mendoza…

- Sí, afortunadamente, después que Leandro (Apud) entró a la banda, Mendoza se hizo más familiar, hicimos muchos amigos y el público también empezó a crecer. Ahora estoy produciendo a Alunar. Además, el toque de este sábado (en Cacano) me trae mucha satisfacción.

- ¿Puede decirse que existe un antes y un después?

- Es un momento difícil, por la salud sobre todo, pero ahora las cosas las disfruto mucho más que antes, disfruto descansar y pasar días diferentes. Es un antes y un después, que realmente fue muy duro y darme cuenta que la vida había cambiado completamente.

- Pero ya en el Hospital Fernández comenzaste la recuperación también a partir de la música, a medida que pudiste comenzar a moverte… 

- En el Fernández realmente me empecé a alimentar el espíritu, ahí me puse a componer sobre todo, no podía moverme en esas circunstancias. Empezaron a aparecer cosas nuevas que formarán el disco solista. Empecé a afinar los temas y ver cómo los iba a grabar.

- ¿Puede escucharse algún cambio en la música a partir de estas circunstancias?

- La gente que ha escuchado esto último no encuentra un gran cambio en la música entre lo que venía siendo Cabezones y lo que es ahora. Si bien la lírica es diferente, porque es autorreferencial, pero Cabezones siempre fue autorreferencial. Y el rock sigue siendo fuerte, con mucha melodía.

- Hablando de esta nueva etapa ¿Cuándo encontramos a “Solo” en las bateas?

- Entre marzo y abril está saliendo el disco. La semana que viene ya entregamos el corte de difusión que se titula “Si pudiera”, con piano y orquestación, algo bastante diferente a lo que estábamos haciendo. Son 13 temas y voy a grabar una versión de “Vencedores vencidos”, de los Redondos, con los Chancho Va. La versión está buenísima, le hemos agregado más guitarras. El Canario (Leandro Vilariño, guitarra y voz del power trío local) me dijo una vez que la música es para compartirla con amigos y, por eso, tanta generosidad la vamos a poner en el disco.  

- Venías haciendo muchas cosas antes del accidente, tenés una productora e incluso hasta das clínicas de voz…

- Antes tenía un estilo de vida más extremo, el accidente me hizo bajar un par de cambios. Ahora estoy más concentrado en estos proyectos. Sigo estudiando canto, hago clínicas y cursos porque me siento bien compartiendo las cosas que me gustan. Muchos chicos me escribían para ver si podían cantar de tal manera, pero no hay una escuela definida. Lo que yo propongo es investigar la propia voz como medio de comunicación, que uno exprese lo que tiene que decir de la mejor manera. Esta es una de las cosas que más me atraen. Con la productora (Arte Dark) estamos editando una banda que se llama Cirse, con una chica que canta rock de una manera muy poderosa, lo que no es usual encontrar en las vocalistas argentinas. Y la verdad ese un proyecto que quiero que trascienda.

- Cabezones ha cambiado su formación ¿cuándo se viene el sucesor de “Jardín de extremidad” y qué le han aportado los nuevos integrantes a la banda?

- A medida que fuimos grabando el disco solista, fuimos probando gente. Ahora nos vamos a poner a componer. La verdad es que Leonardo, Pablo y Matías son muy buenos músicos, tocan muy prolijo, tienen un sonido diferente a los chicos que estaban antes, pero también es más power. La idea era continuar con lo que la gente nos había dado. Nos costó muchísimo llegar, hacer un Obras, las giras por Latinoamérica, por eso decidimos continuar con Alejandro (Collados, baterista y también productor de “Solo”). Estos chicos le dan una frescura y unas ganas de trabajar que ya se habían perdido.

- ¿Había como una necesidad de salir a tocar?

- No, la verdad es que los chicos que se fueron –Leandro Aput, Esteban Serniotti y Gustavo Martínez- dejaron la banda 3 meses antes del Pepsi Music, pero todo salió en ese momento. No se por qué dijeron eso en la prensa. Cada uno necesitaba seguir su camino, pero la decisión ya estaba tomada en Semana Santa. Y fue duro porque, por sobre todo, eran amigos con los que había estado desde hacía 20 años.

- ¿Qué te motivó a producir una banda como Alunar?

- Porque tengo deseos de que las bandas del interior triunfen en Buenos Aires. Creo que las bandas del interior son muy diferentes a las porteñas. Alunar es una banda joven, tienen muchas ganas de triunfar y se merecen oportunidades. Son personas muy buenas y se rompen el lomo para dar buenos conciertos. El disco lo terminamos hoy, acá en Mendoza, pero todavía tenemos que terminar de grabar en mi estudio de Buenos Aires. Facundo me contactó vía mail, cuando nos conocimos yo estaba en ese momento con los Catupecu Machu, tocábamos esa noche en el Roxy. Lo acompañé a comprar unos equipos y pegamos buena onda. Estoy muy contento y la verdad fue una decisión buenísima producirlos.

- Vos pertenecés a una generación de bandas del interior que consideraban muy necesario trasladarse a Buenos Aires ¿Considerás que eso sigue siendo vital en la actualidad?

- Para mi sí sigue siendo necesario. Ahora con la inmediatez del Chat es mucho más fácil. Ahora ponés un video en You Tube y lo puede ver un chico de otro país. A mi me mandan mails chicos y me piden que los escuche en “Pure Volume”, pero yo les pido que me pongan en un disco lo que ellos quieren que yo escuche. En ese momento, nosotros decidimos irnos y no estuvimos tan equivocados. Por eso cuando me preguntan cuál es el camino a seguir, yo digo que primero es grabar un buen disco, y eso se logra teniendo una banda consolidada a nivel amistad, pero también a nivel metas.

- Este sábado, te volvés a reencontrar con la gente de Mendoza, en el Cacano ¿Te han contado cuan cerca vas a estar de los seguidores?


- La idea es apuntar a que se presenten los temas nuevos del disco solista y, por supuesto, tocaremos temas de Cabezones. Hace dos meses que no tocamos después de la gira y después de las vacaciones. Pero lo bueno de tocar en lugares así es que podemos estar relajados y pasarla bien. Es como ir a pelar, casi cantando a capella. Y está bueno para empezar a difundir “Solo”.

 

Videos de Cabezones

 

 

Opiniones (1)
22 de agosto de 2017 | 01:05
2
ERROR
22 de agosto de 2017 | 01:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. espectacular!!!!!!!1
    1
En Imágenes