“La vida de ella es mi vida”

Esta es una entrevista a Yolanda Pulecio de Betancourt, madre de Ingrid, realizada por la periodista argentina Natalia Lazzarini y publicada ayer en el diario Día a Día de Córdoba, que autorizó su reproducción.

 

Selva colombiana, octubre de 2007, lluvia. Desde un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, una mujer de 45 años escribe unas líneas a su madre porque ya no concibe “la idea de volverme a separar de ti”. Es Ingrid Betancourt, una de las rehenes detenidas por la guerrilla colombiana quizá más conocidas a nivel mundial. 

 

“Mi mamita adorada y divina de mi alma: Esta selva es muy tupida, difícilmente entran los rayos del sol. Pero es desierta en afecto, por eso tu voz es mi cordón umbilical con la vida”.

 

Bogotá, enero de 2008, pleno sol. A días del fracaso de la liberación de los tres rehenes presos por las Farc, una mujer dialoga con este diario porque siente que es mejor cuanto más se conozca el caso del secuestro de su hija. Es Yolanda Pulecio de Betancourt, quien a través de su perseverancia ha liderado la reivindicación de los familiares de las personas que están presas por la guerrilla. Se quiebra a menudo, pero luego recurre al medio que le permite conservar la entereza: su fe y amor incondicional por su hija.

 

–¿Cómo mantuvo la fe en casi seis años de espera en los que las partes radicalizan más sus posiciones?

–La fe en Dios es lo que me ayuda, eso me ha ayudado a sostenerme un poquito. Yo no pierdo la esperanza en ningún momento. Pienso que puede pasar algo, que Dios nos ayude, que haga que la liberen por otro lado que no sea con (Álvaro) Uribe (actual presidente de Colombia). Igual, estoy preparada para la liberación. Por eso estoy aquí en Colombia; de otra manera, con este Gobierno, me hubiera ido ya. 

 

–¿Qué es lo que mantiene a su hija aún esperanzada?

–El amor por sus hijos aunque a ratos ha perdido la fe. Ella sabe que la vida de ella es mi vida. Ella tiene mucha fe en Dios como yo la tengo. Confiamos en él, porque qué más puedo hacer yo.

 

“Estoy mamita cansada de sufrir. Estos casi seis años de cautiverio me han demostrado que no soy tan resistente como yo creía. He tratado de escaparme en varias oportunidades pero ya me doy por vencid”a.

 

–Leerla en esa carta en la que se declara cansada, ¿qué le hace pensar ahora?

–Ella es una mujer muy valiosa, muy bella y la espero con los brazos abiertos. No sueño sino en eso. Sueño despierta y dormida con ella. No hay un ‘ratico’ en que no esté comunicada con ella. Confío en que esos pensamientos le llegan.

 

–¿Por qué considera que el caso de Ingrid repercutió tanto en la opinión pública?

–Creo que es por la historia de amistad con Clara y desde luego, con lo de Emmanuel que nació en cautiverio.

 

–¿Piensa que la tienen a Ingrid como botín de guerra y por eso tardan en liberarla?

–No. Todos son botín de guerra. Hay gente que llevan 10 años.

 

“Todos los días abro los ojos a las 4 y me preparo para estar bien despierta y oír la cantera de las 5. Es mi ilusión diaria, oír tu voz”.

 

–¿Qué rol cumple la radio como medio de comunicación entre ustedes?

–Yo sigo mandando todas las mañanas mensajes a Ingrid tratando de demostrarle que tengo fuerzas aunque a veces me cuesta. Esta mañana, cuando le mandé el mensaje, me tembló la voz porque lloré. Y yo no quería porque no me gusta que ella me oiga llorando pero es que hay veces que no aguanto. Yo creo que he llorado tanto, y ella también. Todos. Los niños y su hermana han sufrido mucho también. Ha sido demasiado duro para toda la familia.

 

–¿A qué están jugando las Farc?

–Lo único que sé es que iban a liberar a los rehenes y el Gobierno de Uribe les mandó operativos militares todavía peores. Así lo nieguen, todos los que estuvieron allí vieron pasar aviones bombardeando.

 

–¿Qué piensa del Gobierno colombiano?

–Yo no confío para nada en este Gobierno que es monstruoso. La prueba de la falta de humanidad es lo que sacaron sobre el hijo de Clara. Estoy aterrada con lo que pasó con el niño, con lo que inventaron. Ellos tendrían que haber hecho el ADN antes con tiempo para que no sea un golpe tan terrible para la mamá de Clara.

 

–¿Cree que las Farc desistieron por las operaciones militares?

–Estábamos seguros de que iba a ser posible la liberación pero los operativos militares del Gobierno impidieron que entregaran a los retenidos. A través de un comunicado, las Farc aseguran que los operativos militares fueron tan fuertes el 31 que incluso mataron al hermano de uno de sus comandantes. Es una cosa muy horrible esto que me está tocando vivir.

 

–¿Se siente sola en la lucha por la liberación de Ingrid?

–En este país, todos los familiares nos sentimos solos. La única esperanza que hemos tenido es el apoyo de América Latina. El apoyo de la presidenta de Argentina, de su esposo, y del pueblo francés.

 

–¿Cuándo ha sido la vez que ha sentido más cerca la liberación de Ingrid?

–Esta vez. Era una de las veces que la sentí más cercana.

 

“En Colombia todavía tenemos que pensar de dónde venimos, quienes somos y qué queremos. Yo aspiro a que tengamos esa sed de grandeza que hace surgir a los pueblos de la nada hacia el sol”.

 

 

 

Opiniones (0)
24 de octubre de 2017 | 03:41
1
ERROR
24 de octubre de 2017 | 03:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Elecciones legislativas 2017
    23 de Octubre de 2017
    Elecciones legislativas 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017