Louie Escobar

"El cine argentino está pegando más fuerte que antes"

Fotógrafo e iluminador en Hollywood.

 

Ha trabajado con Martin Scorsese y Oliver Stone. Es amigo de Quentin Tarantino, Sean Penn y Tom Cruise. Hace de la luz una herramienta expresiva y su iluminación en los sets de filmación crea un espacio donde todo puede ser posible. Es mendocino, es talentoso y trabaja en Hollywood.

Louie Escobar -"Allá Luis sonaba a nombre de mujer y me lo cambié", confiesa- nació en Godoy Cruz y emigró con sus padres a California cuando tenía siete años. Entusiasta, cuenta que siempre le gustó la fotografía "porque mi viejo era un gran aficionado, era miembro del Club de Fotografía de Mendoza. Trabajé como fotógrafo durante varios años hasta que me cansé de la fotografía estática y me interesé más en el cine, en todo lo que incumbe a sistemas de iluminación. Y empecé a trabajar en películas, siempre con la meta de ser director de fotografía. De hacer una gran película".

A pesar de que vuelve a Mendoza todos los años en el mes de diciembre, en esta ocasión lo hizo con el propósito específico de filmar un video clip para la banda de black metal Dementia, junto a la fotógrafa mendocina Salomé García. Y de acercarse a uno de sus grandes sueños: "Me interesa promocionar el cine en Cuyo. Antes se filmaban muchas películas. No sé qué pasó pero estoy seguro de que se pueden hacer cantidad de cosas. Falla la infraestructura, por eso quiero montar un estudio con equipos. Y atraer para que vengan a filmar acá otra vez, como vinieron a filmar Siete años en el Tibet. Yo nací en Mendoza y quiero hacerlo acá", afirma con convicción.

- ¿El amor por la fotografía te viene sólo de tu papá?

- No. Estudié en Hollywood en una escuela que estaba a una cuadra de Kodak y enfrente del estudio de Francis Ford Coppola. La impronta era muy fuerte. Ahora soy director de fotografía de comerciales para la televisión. Siempre vuelvo a Argentina, y gracias a Gonzalo Pagés y a otros amigos, pude empezar a filmar acá. Ya he hecho cuatro comerciales aquí. El año pasado hice una publicidad para Hawaian Tropic acá en Mendoza. Filmamos en los Altos Limpios y en Cacheuta. Y sigo tratando de trabajar acá. Mi sueño es filmar un largo en Argentina que me ayudaría en Estados Unidos, donde es muy difícil llegar a filmar un largometraje. El tema del dinero que se maneja allá para hacer una película es tan grosso que para un flaco que nunca ha filmado un largo es inverosímil. Por eso, yo quiero filmarlo acá, un lugar que conozco, y luego mostrarle el trabajo a mis amigos. He trabajado con Quentin Tarantino, Sean Penn, Tom Cruise, como productor, pero nunca les he pedido nada. Quiero tener todo listo antes de llegar a ellos y pedirle ayuda.

- ¿Cómo se pasa de la fotografía al cine?

- El primer paso para el aprendizaje de alguien que quiere ser director es hacer un video clip. Hay que armar el concepto, buscar las locaciones, hacer el casting. Lo mismo que se hace en una película grande pero a menor escala. Además la música ayuda muchísimo para la edición. Salomé ha creado el concepto y yo la estoy ayudando, junto a la gente del estudio Pagés-Terranova, a seguir todos los pasos hasta la postproducción, que vamos a hacer en Buenos Aires.

- ¿En cuánto tiempo se filma un video de este tipo?

- Normalmente en dos o tres jornadas. Nosotros vamos a hacerlo en dos jornadas y gracias a Roberto Belinaud, podremos hacerlo en el Parque Gral. San Martín sin problemas. Eso me hace muy feliz, porque el Parque es el lugar donde yo jugaba cuando era chico, donde al lado de la Calesita tomaba clases de pintura, y filmar ahora ahí es muy fuerte. Para mí es sinónimo de lugar sano.

- ¿Cómo ves que se está llevando adelante y promocionando el cine argentino?

- El cine argentino, el cine latino en general, está pegando un poco más fuerte que antes. Al cine argentino todavía le cuesta un poco penetrar en los mercados de Estados Unidos. Pero gracias a películas como Nueve reinas, sale a flote. Allá se están dando cuenta de que el cine argentino cuenta buenas historias. El problema son los costos. Acá no se maneja tanta plata como en Estados Unidos o en México. Lo bueno del cine argentino son las historias y los guionistas. Y los directores, claro. Pero la corrupción, la burocracia y los intereses políticos se interponen, frenan, la producción de películas. Eso es lo que me he dado cuenta desde afuera. Espero que todo esto cambie.

- En lo técnico, ¿cuál es el principal defecto que ves en nuestras películas?

- La iluminación me gustaría que fuera más profesional. Me doy cuenta de que como acá no hay tantos equipos la gente se la tiene que rebuscar como puede. Eso no quiere decir que igual, se pueda pulir ese rebusque, hacerlo más pulido. Lo único que necesitan acá es un poco más de guía, salirse de los libros de la escuela y aplicar más técnica, más práctica. Yo gracias a las pelis que he hecho en Hollywood sigo aprendiendo para poder hacer cosas más grossas. Allá no hay límite, no hay techo. Eso me ha ayudado a mí a hacer algo más básico. Ahora me encanta poder hacer las cosas con alambre, como se dice, porque desde los 19 años que agarro el teléfono y tengo un súper equipo a mis órdenes. Ahora sí, tengo que hacer algo con mis manos. Eso me da ganas de hacer más cosas aquí.

- ¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir un director de fotografía?

- Tener imaginación y una iluminación precisa, que es lo más importante. Yo siempre he tenido el enfoque para la fotografía, pero lograr iluminación y climax es lo más difícil que tiene la dirección de fotografía.

- Has trabajado en películas como El aviador, Magnolia, Kill Bill. ¿Cuál fue tu trabajo específico en ellas?

- En ese nivel, lo que hacemos es lo que llaman grips, o sea, iluminación grossa que abarca todo lo que es andamios, todo lo que cuelga, preparamos todo para el equipo que se llama primera unidad. Somos los héroes que nadie ve. Nosotros podemos estar iluminando tres meses para que ellos lleguen y filmen una sola toma. Hacemos las luces en general. Yo me dedico a lo que sería la ingeniería pesada de esas filmaciones. Por ejemplo este año con la película de las Torres Gemelas de Oliver Stone, armamos un sistemas de andamios y pasarelas para colgar luces. Ese fue un trabajo de tres meses. En mi escuela de iluminación yo he llegado a lo que sería top, no queda nada más arriba. Por eso, ahora quiero ser director de fotografía. Y hago mis comerciales y mis producciones.

- ¿Cómo es el diálogo entre el director de la película y el director de fotografía?

- El director es el arquitecto de la película y le transmite sus ideas al director de fotografía. Y éste debe transmitir esas ideas a cuatro departamentos distintos. Toda esa información se prepara en mapas, cálculos, medidas que prepara un ingeniero. Yo sigo ese papel y sigo los datos y concreto esas ideas.

- ¿Y qué lugar tiene el trabajo creativo?

- Lo hace el director de fotografía con nosotros. Hacemos varias pruebas. No es muy democrático porque el director de fotografía es quien me contrata a mí y aunque sea estúpida la idea, debo seguirlo. A veces lo que él dice, no resulta y debemos salir a pilotearlo en el momento. A diferencia de lo que pasa en el cine argentino, nosotros llevamos enormes camiones, repletos de todos los materiales que puedas imaginar, para cambiar cosas en el momento. Como se mueve tanta plata, tenemos que estar siempre listos para hacer cualquier cosas y hacer cambios.

- ¿Cuál es la película soñada, la que te gustaría hacer como director de fotografía?

- Me gustaría hacer algo dramático porque ahí sí se puede manejar la luz. En una comedia la luz siempre es muy frontal, muy espectáculo, pero si hacés algo dramático, como Pan y chocolate, por ejemplo, donde la iluminación es muy suave, muy sutil, expresiva. Eso es lo que me gustaría hacer.

- ¿Qué directores de fotografía admirás?

- Me gusta el trabajo de Robert Richardson. Tuve la chance de trabajar con él dos veces, en El aviador y Kill Bill. Me gustan los trabajos de John Tolt que fue maestro mío. Los dos ganaron dos veces un Oscar.

- ¿Con qué director te has sentido más cómodo?

- Trabajar con Martin Scorsese fue lo máximo. También con Oliver Stone. No soy de esas personas que persiguen a la gente famosa. Pero trabajar con esos dos grossos fue impresionante.

- ¿Con qué director te gustaría trabajar?

- Con Ridley Scott. Siempre fue uno de mis favoritos, porque su estética y su visión del arte hace que un director de fotografía se convierta en un chef, que se pone a mezclar ingredientes copados. Me gusta mucho Ang Lee. Justo ahora está trabajando con quien fue el director de fotografía de Amores perros. Quiero pegarla con una película así.

 

 

Opiniones (15)
25 de noviembre de 2017 | 07:23
16
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. me encanto conocerte , mas escucharte , y ahora te leo , que bueno!!! te felicito por todo lo que haces y el amor que desborda por tu cuerpo al hacerlo.... beso drande koki
    15
  2. y Buenoooo. Se que cada día que pasa te sentís más parte de algo al lo que ya pertenecés pero que segurametne has ido descubriendo en el trancurso de los viajes. Somos así una mezcla rara de Eruditos y brutitos. Orgullosos y pedantes, que criticamos todo, absolutamente todo y después queremos ser todos amigos del yanki o del ponja o del alemán. Somos medios güevones. Somos gente buena pero Fáciles de engrupir y poco convencidos de nuestro talento. Detractores de nuestra tonada a tal punto que queremos camuflarla con el triste resultado de terminar embarrando el poco glamour que ésta pueda tener. Louie Welcome to Mendoza. Y buenoooo es lo que hay..... Decí que tenemos eso vinazos. ¿a la nota la voy a leer ahora?
    14
  3. Vamos para adelante con Hic Situs Est! Saludos gente
    13
  4. Basta con ver lo que Louie Escobar hace con la foto fija para darse cuenta, que de seguro estamos ante un próximo gran director de Fotografía argentino celebrado por el cine internacional. Si alguién cree que exagero visite cualquiera de sus maravillosos set en http://flickr.com/photos/anoxlou/
    12
  5. MI PEQUEÑO GRAN PRIMO, ME ALEGRO QUE LA GENTE RECONOZCA EL TRABAJO QUE ESTAS REALIZANDO EN TU CARRERA, POR ABRIRTE CAMINO EN ESE AMBITO TAN DIFICIL, PERO HOLYWOOD LU TE QUEDA CHICO...... ADELANTE PRIMITO DESDE ESPAÑA
    11
  6. Es necesario que Mendoza cuente con gente que a su laburo le ponga tanta pasión y sentimientos como lo hace Louis. Y doy fe de sus ganas tan viscerales de volver. Bienvenido
    10
  7. Excelente nota y espectacular estilo de vida. Louie ha llegado a donde se lo ha propuesto y estoy segura que va a ser mucho más de lo que se puede imaginar. De fotografías espectaculares arma una especia de show para nosotros.. y tan solo, como dice él, con imaginación e iluminación, y claro, alambre..
    9
  8. Es un placer tener estos talentos dando vueltas por el mundo, acá en Mendoza también hay buenos cerebros haciendo mundo en el cine y la música, seria bueno armar algo de una ves. A ponerse las pilas %u2026
    8
  9. Louie es un gran tipo. Tengo la suerte de tenerlo entre mi grupo de amigos. Además tuve la fortuna de poder trabajar con el en un comercial en Neuquén para La Bodega del Fin de Mundo. Es sencillo, trabajador proactivo, creativo y sensible. Por todo esto, luis merece todo lo que tiene y mucho mas.
    7
  10. La verdad que Louie o Luis es un gran tipo. Tengo la suerte de tenerlo de amigo y ademas haber trabajado junto filmando un comercial en Neuquén de la Bodega Del Fin Del Mundo. Es simple, sencillo, trabajador proactivo, creativo y un excelentísima persona. Por todo esto, merece todo lo que tiene y mucho mas.
    6
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia