Eduardo Duhalde, ex presidente

"En este país empieza a escucharse la palabra hambre"

De paso por Mendoza, un repaso político de la Argentina y duras críticas a los Kirchner.

Los hombres públicos que han ido y vuelto del infierno y que han sido parte de él, como Eduardo Duhalde (68), viven la política desde una perspectiva distinta a los demás. Gestos y palabras serenos, aunque fuertes, contrastan con el escenario pleno de chirridos de la política actual. Y componen la imagen de este ex presidente que vuelve del exilio interno de siete años y medio para intentar el regreso a la Presidencia de la Nación... ¿O simplemente a desalojar a los Kirchner del poder? ¿O ambas cosas?

La partida no es fácil. Ni siquiera haberse puesto el traje de jefe de bomberos cuando el país ya estaba en el abismo lo puso a salvo de la visión crítica -casi amarga- que los argentinos tenemos de todo. Duhalde le hizo un gran servicio a su país al aceptar conducir un gobierno de emergencia y de corte parlamentario, con la ayuda inclusive de la UCR (Alfonsín le dio dos ministros). Mal o bien, con aciertos y errores, logró pacificar una Argentina que estuvo a un tris de cualquier cosa. Sin embargo, en cualquier sondeo su imagen negativa supera largamente a la positiva. Se lo suele identificar con las mañas de la vieja política, la “rosca” interna de los partidos y con la trenza permanente de los barones del Conurbano. Todo ello, abstrayéndose de los largos enfrentamientos a Carlos Menem primero y a los Kirchner después, que le produjeron daño seguro, más las críticas frecuentes que suele recibir desde diferentes puntos del arco político, con razón o sin ella.

Duhalde arrastra consigo aquellas dos muertes de 2002, las de Kosteki y Santillán, que por un momento reinstalaron en la Argentina el miedo a la guerra civil y la disolución. Pero no fueron las primeras que le pasaron cerca. Antes, entre 1974 y 1976, la violencia política de entonces mató a tres concejales cuando él tuvo que asumir la intendencia de Lomas de Zamora. La Triple AAA, aquella banda ilegal armada por el entonces ministro de Bienestar Social del gobierno peronista, José López Rega (el “Brujo”), se “cargaba” especialmente a los militantes de la izquierda justicialista. Duhalde, claro, no estaba en esa parte del espectro ideológico. Pero era el intendente de Lomas, donde hubo una masacre en la que murieron dos concejales. Tiempo después, el gobernador bonaerense Vitorio Calabró, un sindicalista metalúrgico de la derecha peronista y enemigo de la “Tendencia”, prácticamente lo salvó de una muerte segura.

Dueño de frases célebres de la política (“el que depositó dólares, recibirá dólares” ó “la Argentina está condenada al éxito”), ahora es más cuidadoso y "edita" cada una de sus palabras. Duhalde no es santo de la devoción de muchos. Pero se ha puesto a tejer un largo hilván en el Peronismo Federal y desde allí aspira a derrotar a los Kichner. Es, en todo caso, un constructor. Carrió lo detesta, el peronismo lo respeta o le teme, los Kirchner lo odian. Y muchos radicales lo admiran en secreto. Lo entrevistamos durante algunos minutos en su paso por Mendoza, donde lanzó su Movimiento Productivo Argentino. A su lado estaba el vicegobernador Cristian Racconto, absorbiendo experiencias de esta verdadera “biblioteca” de la política argentina.

-¿Qué fue de aquel peronismo de 1973, y de las transiciones que le tocó vivir en el Justicialismo hasta ahora?

-Fueron años de mucha violencia política. Muy fuertes... yo asumí como intendente de Lomas de Zamora en una situación muy difícil... Me salvé porque Dios quiso que me salve. Estaba condenado por las Tres AAA.

-¿Por qué?-

-Por una nimiedad... Después de la muerte de Perón estaba muy enojado con la dirección de una revista oficial del peronismo que se llamaba Las Bases. Y les mandé una carta muy dura contra López Rega. No recibí ninguna respuesta entonces… Después, los intendentes del conurbano firmaron una solicitada, como suele suceder ahora, a favor de Isabel. La colocaban por encima de Perón... El asunto es que pusieron mi firma también. Era el aniversario de La Plata, se corría el Dardo Rocha y fui a visitarlo al gobernador Calabró... Cuando me vio me preguntó “qué hacés acᔠy le dije “vine a acompañarte al Tedéum”. Mandó un auto a mi casa a sacar a mi familia... y efectivamente esa noche la Triple A me fue a buscar. Calabró ya sabía y me salvó. Quería que me escondiese en el campo... ¡Pero yo era el intendente! Hice un acta en una escribanía denunciando todo y mandé una copia al Ministerio de Bienestar Social... No iban a joder mucho... los estaba acusando del intento de matarme... Fue una época tremenda... A mí me asesinaron tres concejales... la Triple A ¿eh? Después los dinamitaron... (*)

-De aquel PJ al actual... ¿Cómo vive usted “este” peronismo?

-Este peronismo, el que gobierna, es aquel que entronizó a Héctor Cámpora y lo llevó a la categoría de héroe... porque lo manejaban... Gobernó sólo dos meses y las organizaciones armadas que habían luchado contra la dictadura y que no entendieron que un gobierno democrático y constitucional no las necesitaba, en verdad lo manejaron. Nosotros, los peronistas, le reconocemos a Cámpora su fidelidad a Perón... Nada más... Él fue funcional a esas organizaciones. No era aquel el pensamiento de Perón, que era un hombre del orden. Y el que gobierna hoy es un peronismo setentista que habla de un progresismo falso y que en vez de tener un pensamiento estratégico para resolver qué hacemos con el país, tienen uno retrógado. Para ellos lo principal está vinculado al terrorismo de Estado y a sus víctimas. Es un tema importante, pero de la Justicia. No debería serlo de un gobierno que debe ocuparse de las violaciones a los Derechos Humanos que sufre la gente hoy. Yo entiendo la lucha de los DDHH. Me “reventaron” el estudio cuando defendíamos a los muchachos que estaban desaparecidos... En esa época pedíamos con razón “aparición con vida”. Claro que para el gobierno es más económico ocuparse de ese tipo de problema, de lo simbólico, que de la Argentina real... Este es un país que creció ocho años consecutivos pero donde hay más mortalidad infantil, incluso en la Capital Federal. Hace días, el pobre Macri no sabía cómo explicar esto en Radio 10. Ningún país, socialista o capitalista, abandona de semejante forma a su niñez y adolescencia. No es cuestión de ideología. Por eso crece de manera tremenda la inseguridad. Pero como el gobierno no quiere ver el problema, no lo puede solucionar...

-¿Cómo le va con la construcción del Peronismo Federal?

-No fui yo quien inició los movimientos, sino cuatro ex gobernadores que -creo- deben conducir el movimiento: Lole (Reutemann); (Ramón) Puerta, (Juan Carlos) Romero y Adolfo Rodríguez Saá. Ellos no son candidatos, deben conducir. No es bueno que lo hagamos quienes somos candidatos. Este es un espacio nuevo en el que todos debemos sentirnos cómodos. Tiene que haber concordia entre nosotros... yo, que busco acuerdos con los otros partidos políticos, debo predicarlo...  Creo que nuestra mejor estrategia es definir al candidato en una competencia abierta y obligatoria, como la que tenemos el 14 de agosto del año que viene. Cuantos más candidatos tengamos, mejor... no quiero que nadie se ofenda... pero hay quienes no lo entienden. Incluso muchos de sus colegas creen que es malo. Pero insisto en que cuantos más, mejor. Antes de la definición hay que cerrar un acuerdo político de participación objetiva en el próximo gobierno, con ministros, con cuadros... Gente con tanta experiencia como Adolfo, como Romero, no pueden ser egoístas y no aportar a un gobierno de salvación nacional.

-¿Cómo imagina el escenario electoral del año próximo? ¿Hay una segunda vuelta con los Kirchner y el Peronismo Federal o el Acuerdo Cívico?

-La política da sorpresas... pero objetivamente, ni Kirchner ni su esposa pueden pensar hoy en llegar a la segunda vuelta... mucho menos en ganar... Conozco mucho mi provincia y las provincias grandes. Creo que los Kirchner podrían ganar en Tucumán. Pero nada más. Pierden en todas las otras.

-¿Qué dicen los intendentes de su provincia?

-Están enojados. Los obligan a ponerse de rodillas... eso no le gusta a nadie... ya hay algunas rebeldías... En Buenos Aires no estamos acostumbrados a los liderazgos extorsivos, sino a la construcción, a los acuerdos.

-En el Peronismo Federal conviven muchos... los que creen que Macri es el hombre, los que apuestan por usted... los de Felipe Solá, los que piensan que De Narváez debe insistir con su planteo legal... los que ven en Das Neves una opción y que se le debe derrotar a Kirchner en la interna... ¿Qué piensa de todo esto?

-Todos los que estamos en este espacio estamos dispuestos a decidirlo en conjunto, en diciembre. Pero la verdad es que la chance de darle la interna a Kirchner es sólo del 10 %. Para que ello ocurra el gobierno debería hacer muchos cambios aun legislativos que garanticen una elección transparente, y no los veo muy dispuestos.

-¿Cómo se encolumnan tantos “egos” en el PF? Duhalde, Macri, Solá... De Narváez…

-No se trata de encolumnar, sino de dirimir las candidaturas con el compromiso previo de participar de manera protagónica en el próximo gobierno.

-Usted está en contacto permanente con fuerzas de la producción... empresarios... gente del campo… ¿qué le dicen, cuando recorre el país?

-Lo novedoso es que en cada actividad en la que hay subsidios tienen que dejar el 15 %...

-¿Cómo los celulares, hay que poner el “15” adelante para que funcione?

-Sí... (risas). La semana pasada estuve con los harineros en Santa Fe y la noticia era esa. Lo mismo con los transportistas, los “feed lots”... Esta gente que gobierna tiene una obsesión por el dinero que no registra antecedentes...

-¿Y usted qué les dice a quienes se quejan de esto?

-Que hagan las denuncias. Pero la mayoría no se anima. Le tienen miedo al gobierno. Este es un gobierno que ha logrado infundir ese sentimiento. La gente ya no quiere ni los subsidios... pero tampoco hacer las denuncias. Incluso acá... hay empresarios que me han dicho “te voy a mandar a alguien de la empresa... pero yo no... tenemos miedo...” Este gobierno ha puesto todas las estructuras administrativas del Estado en función de las elecciones del año que viene. Incluso la AFIP, la Anses la SIDE... Esto es algo que no se ha visto jamás en la Argentina. Es escandaloso.

-¿Cómo analiza el fenómeno de la inflación de dos dígitos en un país que crece a tasas altas?

-Estamos como en el ‘97, cuatro años antes del crack, cuando ya se advertía lo que iba a pasar. Contamos dólares... inyectamos plata en el mercado...Esto es una convertibilidad fáctica que nos va a llevar a una espiral inflacionaria. El gobierno no lo advierte porque se cree sus propios relatos y piensa que los humildes están bien. En mi provincia, por primera vez en años y años la gente me dice “dígale a Chiche que en tal o cual barrio tenemos hambre”. Esa es la palabra que se empieza a escuchar en la Argentina: ‘hambre’.

-¿Hambre?

-Sí. Es absolutamente incomprensible en un país que crece a nuestras tasas. Y este es el abandono al que el gobierno somete a grandes franjas desprotegidas. Insisto con el problema de la niñez y la adolescencia y su repercusión en la inseguridad.

-¿Qué planes tiene para la seguridad/inseguridad en la Argentina?

-Estamos reuniendo, en este primer mes de análisis, a todos los especialistas posibles en materia de prevención de inseguridad. Lo coordina el rabino Sergio Bergman. El mes que viene haremos lo mismo con la represión del delito. Son los dos enfoques que se deben abordar. De allí saldrá un plan. No quiero que sea “mi” plan, sino un conjunto de políticas de Estado que deben ser consensuadas por todos los partidos políticos. Mi idea particular es que debe ser aprobada la emergencia en materia de seguridad ciudadana. No podemos permitir que un chico de 10, 12, 13, ó 16 años cometa delitos a repetición y siga saliendo en libertad. Lo primero que debemos hacer es proteger a ese chico. Pero a la vez debemos cuidar a la sociedad del accionar de ese menor que afectado por las drogas puede golpear, lastimar o matar a una persona. Creo que hay que usar para eso a las instalaciones ociosas que le quedaron a las Fuerzas Armadas, donde tenían a los conscriptos...

-¿Piensa en esa especie de ‘servicio social’ que ha propuesto el vicepresidente Cobos en algún momento?

-No se qué piensa Cobos. Es posible que me vea con él en la primera semana de setiembre. Hemos quedado en eso para seguir hablando de políticas de Estado. Es hora de que los partidos acuerden. Hemos invitado a todos, incluso al oficialismo, que se ha negado a participar. ¿Por qué? Si estamos rodeados de países “moncloístas”: Lula ha seguido las políticas de Cardoso. En Chile, el presidente no tiene mucho espacio para salirse del círculo virtuoso de cuatro ex presidentes exitosos de centro izquierda. ¿Cuántas cosas diferentes van a hacer? Lo mismo en Uruguay... Mujica no tiene una gran preparación pero sí un excepcional sentido común para resolver aspectos de la vida...

-¿Usted realmente tiene ganas de ser presidente?

-Yo tengo un compromiso moral de trabajar para eso. A veces dicen “Duhalde arma para otro” Y la verdad es que ese error ya lo cometí. Yo voy a trabajar para mí. Cualquier otro que quiera ser presidente y participar de este espacio, tendrá que ganarme la interna. No estoy “entusiasmado” porque no tengo adicción por el poder. Pero sí tengo el compromiso con la patria. No sólo porque lo elegí a Kirchner... si no porque en un país en el que en diez o doce años podríamos superar los problemas de pobreza, salud y educación... estamos dando vueltas con un gobierno retrógado.

-Habrá algún kirchnerista rescatable para el próximo gobierno, en caso de que sea el peronismo opositor...

-Seguro... como los hay dirigentes aptos en todos los partidos. Aquí el gran tema es si podemos hacer un gobierno patriótico. El día anterior a asumir en 2002, cuando Alfonsín me cercó y me advirtió de que ya no me podía escapar, le pregunté si me iban a apoyar. “Qué necesita, doctor...” me dijo. Y le contesté que íbamos a hacer un gobierno parlamentario porque la Corte Suprema la teníamos absolutamente en contra y que lo necesario eran dos ministros radicales con anclaje en el Parlamento. Me pidió un rato y así fue que llegaron al gobierno Jorge Vanosi y Horacio Jaunarena. Les hablé y les expliqué que necesitábamos de ellos para hacer un gobierno patriótico. Horacio me dijo “ya voy para allá”. A Vanosi, cuando lo llamé, estaba bajando las valijas en Pinamar... Y claro, era 31 de diciembre... Se quedaba hasta el 15 con su familia en la playa. Inmediatamente pegó la vuelta y se sumó al gobierno. Con esto quiero decir que gente con vocación patriótica hay en todos los sectores, en las empresas, en los gremios, en las instituciones... Esa es la cuenta que hay que hacer.

-Bueno... ha “cosechado” un vicegobernador... No es poco...

-“Cosechado” no es la palabra. Él (N del a: por Cristian Racconto) se ha sumado y lo hemos recibido con gusto. Es de las personas jóvenes que nos hacen falta porque hay que trabajar mucho, también aquí en Mendoza.

-¿A usted le va mejor en el interior que en la provincia de Buenos Aires?

-No. Hacía diez años que no recorría mi provincia... mi última elección fue la que le gané al doctor Alfonsín en 2001 con el 46 % al 14 %... y realmente ahora me conmovió la reacción de la gente. Estuve mucho tiempo sin actuar en política, sumado a la enorme campaña de desprestigio montada por el gobierno y con la que me ha hecho mucho daño. Por suerte se va reparando porque en el tiempo lo que surge es la verdad. Me va bien en mi provincia...

-¿Por qué siempre son tan difíciles las relaciones en el peronismo?

-(...) A ver... yo no me peleé con Menem razones de cartel. Yo consideraba que él estaba cometiendo un error enorme en materia económica, con un libreto neoliberal que para él nos iba a colocar en el primer mundo. Como hombre de provincia productiva me daba cuenta de que nos íbamos al tacho, porque las luces amarillas comenzaban a encenderse. Él no lo advertía... Una vez en una reunión de gabinete de 1997, la primera, a la que fui a plantear lo que pensaba, le dije el ministro de Salud... “Mire doctor... si usted tiene un enfermo de cáncer... le aplica quimioterapia y logra la remisión total de la enfermedad... ¿le sigue dando el tratamiento?” Enseguida se dieron cuenta de cuál era el punto. “Presidente... es el mismo caso... Argentina ya está curada de la hiperinflación... ningún empresario puede ser competitivo si paga el 20 % de intereses en dólares...” Y no hubo manera de que lo entendiese. Salí de allí diciendo que había que cambiar el modelo y empezaron las divergencias con Menem, con quien me unía una gran relación personal. Después comenzó a formarse la Alianza, que iba en el mismo sentido económico que Menem. Decían que había que mantener la convertibilidad por 30 años... Una ridiculez que no tenía ningún sentido... Con Kirchner, lo que ya es insoportable es esta forma extorsiva de ejercer el poder. Yo me peleo por convicciones. En la época del doctor Menem se estaba saqueando a los empresarios y a los trabajadores de mi provincia, que es productiva. No podía estar de acuerdo con eso. Aquello llegó después de una larga dictadura que a sangre y fuego instaló un modelo que protegía a la usura, la especulación financiera y a los sectores rentísticos, perjudicando directamente a la producción de mi provincia, entre otras. Las mías son convicciones, pero de vida. No son cuestiones del momento. Yo estoy convencido de que nuestro país es el más rico y el de mayor diversidad y potencialidad de Sudamérica. Y a veces allí mismo está nuestro problema. No desarrollamos nuestra inteligencia porque tenemos la ‘vaca atada’, como les pasa a los países ricos o a los petroleros...

-Este es un país que podría dar de comer al mundo pero usted habló de ‘hambre’. Y hay pobreza de hasta el 30 %...

-Ello es producto de la plusvalía que la naturaleza le ha dado a este país... y de la minusvalía dirigencial... La pobreza total de los dirigentes… Mire... Ustedes tienen vecinos de ejemplo. Yo sé que hay enconos con San Luis porque les han pasado por encima con las ventajas que les dieron a las provincias promocionadas. Pero no es sólo eso...

-Mendoza no soportaría el modelo institucional que tiene San Luis...

-Pero más allá del modelo, que es cierto lo que usted dice... Cuando yo empecé con esto del ministerio de la Producción, Adolfo Rodríguez Saá venía y me hablaba de las pymes, de las pequeñas empresas... me invitaba a las exposiciones. Ellos tienen una especial atención por el desarrollo productivo. No lo he visto en otras provincias.



(*) (Nota del autor: Duhalde se refiere a la Masacre de Pasco, ocurrida el 21 de marzo de 1975. Fue el antecedente directo del Terrorismo de Estado en la Argentina. Bandas parapoliciales de la Triple AAA secuestraron a nueve militantes de la JP, los fusilaron en Lomas y dinamitaron sus cuerpos en un baldío de José Mármol. Uno de los muertos era concejal. Otro murió después, y uno más fue víctima del golpe de 1976.

Opiniones (13)
16 de diciembre de 2017 | 23:34
14
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 23:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y hablo del forista que en vez de ir al comite rompe aquí ...Tuviste un gran lapsus se te olvidó ...Alfonsin yéndose antes de terminar su periodo presidencial y el helicóptero de De la rua .Es decir , si vas a repartir fruta que noi te agarre la amnesia colectiva bolu !!!!jajajaja
    13
  2. Pero de poder.
    12
  3. COMO SER ¿QUIEN MATÓ A CABEZAS? ¿QUIEN DERROCÓ A DE LA RUA? ¿QUIEN CONTROLA EL NARCOTRÁFICO EN BUENOS AIRES Y EN TODO EL PAÍS? ¿QUIEN FUE EL VICE PRESIDENTE DE MENEM? ¿QUIEN SE SACABA FOTOS CON LOS K?? OTRO GORILA MÁS DE ESTA MAFIA PERONCHA QUE HABLA DE HAMBRE CUANDO ÉL CON TODOS SUS SECUACES HAN DESTRUIDO EL PAÍS BASTA YA, NUNCA MAS UN PERONCHO AL GOBIERNO, RACONTO SOS DE LO PEOR QUE HAY
    11
  4. Calláte caradura!
    10
  5. HACE MUCHO TIEMPO QUE SE ESCUCHA EN ESTE PAIS. PARECE QUE DUHALDE ES SORDO (Y CIEGO). DE QUINTA...
    9
  6. ..sos un caradura. Has contribuido historicamente a la miseria de este pais, ya sea material o intelectual. Te tendrias que haber retirado, pidiendo perdon por todo lo que has hecho. Y el sr racontto, es otro miserable
    8
  7. EL QUE SUCEDA AL MATRIMONIO, VA HALLAR UN TERRENO MINADO, PRIMERO POR EL DESGOBIERNO DE LOS KIRCHNER Y SEGUNDO POR LA TRAMPAS QUE LE VA A DEJAR EL PSICÓPATA DE NESTOR, PARA EL QUE PRIMERO ESTÁ LA PLATA Y EL PODER Y DESPUES EL PAÍS.. ES DECIR SE VA A NECESITAR UN HOMBRE INTELIGENTE Y SENSATO QUE SEPA COORDINAR POLITICAS DE ESTADO CON EL MAYOR CONSENSO POSIBLE. DUHALDE ES UNA OPCION.
    7
  8. cuando empiece a escucharse la palabra caradura veremos que tanto resuena su nombre.
    6
  9. GENTE COMO DUHALDE HACE QUE SIENTA HORROR!!!
    5
  10. Es tan grande su caradurismo como su cabeza, basta de tomar a la gente por estúpida, pero tengo que reconocer y darle la razón cuando dijo que toda la dirigencia argentina era una dirigencia de mierda, y él es un fiel exponente. Por favor no censuren la palabrita porque fue la que utilizó él.
    4
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho