Miguel Marino

"El caso del chico colombiano se puede resolver"

Jefe del laboratorio de ADN en Mendoza, que depende de la UNCuyo.

“La televisión es, antes que nada, un gran negocio”. La afirmación no pertenece a un sociólogo ni a un investigador de medios de comunicación. Es la forma que encuentra Miguel Marino (31), bioquímico y jefe del laboratorio de ADN de Mendoza, para separar su actividad de lo que a diario se reproduce, ficción mediante, en una larga lista de series norteamericanas sobre investigaciones forenses y resolución de casos policiales.

“No he visto muchos programas de investigación como CSI o esas cosas. Pero lo que está claro es que es imposible resolver un caso forense en uno o dos días como hacen ellos, que van y buscan las muestras y las analizan en cuestión de horas. Es imposible porque los tiempos no dan y porque las técnicas vigentes no aceptan otro tipo de aplicaciones.

Esta nota ya había sido publicada por MDZ, pero fue reflotada y actualizada con preguntas vinculadas con el caso del chico colombiano a quien someterán a un examen de ADN para confirmar si se trata o no de Emmanuel, el hijo de Clara Rojas, la candidata a vicepresidenta de Colombia secuestrada por las FARC y cuyos rescates se frustraron esta semana.

- Si no se puede tener el ADN de la madre ni del padre, ¿se puede cotejar?

- Se puede, siempre y cuando se tenga el de la abuela materna. En ese caso hay que sacar un ADN mitocondrial, que sólo se utiliza en casos especiales y que sirve para determinar la línea materna. Por eso, con el ADN de la abuela alcanza para saber si es hijo de la mujer secuestrada.

- Entonces no es un examen común y corriente

- Es muy específico y se utliza cuando las muestras están muy degradadas o son muestras de pelo o huesos de donde no es posible obtener mucho ADN. Es la última opción que se tiene en cuenta, porque si bien no es tan informativo como un examen normal, sirve para despejar las dudas que se plantean, como en este caso.

- ¿Tan diferente es tu trabajo a lo que se ve por la tele?

- Técnicamente el resultado que nosotros podemos obtener es similar a lo que se ve por televisión. Por ejemplo: encontrar material biológico en lugares que son impensados. Un pelo, que puede llegar a tener una cantidad ínfima de ADN, puede dar un buen resultado si se trata de una muestra bien tomada.

- ¿Y cuántas veces te preguntaron si lo tuyo se parece a lo de esas series?

- Un millón de veces... pasa que cuando salieron estos programas, lo que más intrigaba a la gente era saber si eran reales. Hay mucho de ficción, pero la idea de nuestro trabajo, en definitiva, es esa.

- ¿La gente que trabaja en el laboratorio tiene vínculos con quienes están a cargo de las investigaciones?

- No, y por un lado eso es muy bueno, porque nos llegan muy pocos datos de una causa. Viene el pedido para sacar el resultado de tal muestra para que la comparemos con la de tal sospechoso. Y acá, salvo casos resonantes, donde nos enteramos de los apellidos por los medios, no sabemos a quién pertenece esa muestra. Sabemos poco de la causa y eso nos hace estar poco contaminados con la opinión. Por eso el resultado es muy objetivo.
De todos modos, a veces, la falta de datos nos perjudica, porque tenemos que andar preguntando de dónde fueron levatandas las muestras para entender por qué llegaron en esas condiciones.

- ¿Alguna vez fueron convocados para ir a una escena del crimen?

- No, no. No lo necesitamos porque nuestro trabajo es sólo técnico. Damos charlas con los integrantes de la Policía Científica para que tengan todas las herramientas y todas las condiciones para saber cómo trabajar y cómo recoger muestras óptimas.

- ¿Pero nunca te sentiste tentado?

- Suele pasar que nos llaman para que les demos consejos sobre cómo tomar una muestra. El avance que ha existido en tecnología para identificación humana permite encontrar ADN en lugares donde hace cinco o diez años parecía imposible, como en un mordiscón de manzana. Y si el sospechoso comió una manzana y la dejó ahí, puede ser que encontremos material biológico. O si bebió de una botella o de un vaso. Tratamos de recomendar que ellos tomen todas las muestras posibles y después evaluamos si sirven o no. En principio, de todo lo que uno toca o está en contacto con algún material biológico, se puede llegar a rescatar un perfil genético que sirva en una causa.

- ¿Qué sentís cuando, en un caso conocido, el análisis de ADN cobra un protagonismo importante?

- Yo soy de la idea de tratar de resolver todos los casos. Cuando nos enteramos que se resolvió gracias a nosotros, es una satisfacción, porque el objetivo del laboratorio es colaborar con el proceso judicial.

- Hubo casos en los que el cotejo de ADN fue fundamental...

- Es que el hecho de lograr que coincida el ADN con el del sospechoso, como en una violación, que es un delito perverso que se comprueba en gran porcentaje por este análisis, se siente la satisfacción de saber uno colaboró para que esa persona vaya a la cárcel. Lo más difícil es cuando no coincide o no tenemos con quién comparar. Eso significa que alguien anda suelto por ahí.

- ¿Con eso van generando un banco genético?

- Sólo generamos un informe si tenemos una evidencia sin sospechoso. Ese perfil genético va al Poder Judicial y nos quedamos con una copia. Y si viene la muestra de un sospechoso en esa causa, lo cotejamos.

- ¿Pero no hacen comparaciones por iniciativa propia?

- No se puede porque no hay legislación. Cada uno de los comparativos tiene que venir con una autorización y un pedido judicial. Lo ideal es que a nivel nacional se haga una base de datos criminales, como en Estados Unidos, donde en un sistema se ingresan todos los perfiles de condenados, sospechosos, y cuando ingresa un reincidente, ya se tiene de dónde comparar y se puede tipificar una evidencia. Eso sería lo ideal, y debe ser una decisión política. Para eso debe haber una ley que regule esa base de datos y los laboratorios que ingresen esos datos.

- ¿Te resulta raro que cierta terminología técnica se haya convertido en palabras de uso cotidiano?

- Sucede que en los últimos años, en televisión, se han hechos programas que tocaron muchas veces temas de estudio de paternidad. Cuando yo empecé a estudiar era algo específico y muy usado en el Poder Judicial. En los últimos cuatro años se produjo un “bum” para bien, porque eso permitió resolver causas que antes no se resolvían. Ahora, a nivel social es super común escuchar hablar de estudios de ADN. Y es bueno, porque reforzó el derecho a la identidad.

- Hablando de eso, ¿hubo un antes y un después a partir del banco genético para identificar a hijos de desaparecidos y cadáveres en fosas comunes?

- Creo que significó un proceso muy importante. Y obviamente hacer un banco de datos fue una decisión política que se tomó en un momento justo. Además, permitió el avance de la ciencia en ese sentido.

Opiniones (1)
17 de octubre de 2017 | 12:31
2
ERROR
17 de octubre de 2017 | 12:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estaremos iniciando en breve un estudio del ADN en la fibrosis quística. Esta enfermedad ,que tiene alterado el cromosoma 7 y produce un severo compromiso pulmonar -digestivo ,presenta un gran número de posibles alteraciones en el mismo cromosoma ( mutaciones). El programa de Fibrosis Quística que dirijo , junto con la Dra. Luz Navarta comenzará a estudiar muy pronto 29 de esas mutaciones por técnicas de estudios ADN , lo que nos permitirá en aclarar muchos casos dudosos . El dignóstico de la enfermedad se hace generalmente pormedio del "test del sudor" , pero hay resultados dudosos donde la técnica antedicha nos permitirá certificarlos . Estaremos así a la altura de los mejores centros de estudio de esta enfermedad , en el país. Las técnicas descriptas en la nota y la que describo denotan pasos muy importantes en la Provincia hacia la medicina moderna. Dr. Eduardo R. Lentini Jefe de Servicio de Neumonología y F.Qu istica. Hospital Notti- Mendoza
    1
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes