Lic. Eduardo Sosa

"Oikos jamás aceptará un subsidio del Gobierno"

Presidente de Oikos Red Ambiental.

Eduardo Sosa, presidente de la Organización No Gubernamental Oikos Red Ambeintal, se convirtió en los últimos años en un referente en materia de medio ambiente.

Su prestigio llegó al punto de que el gobernador electo Celso Jaque, junto a Cristian Racconto, lo visitaran en su oficina de la calle 9 de Julio y le ofrecieran hacerse cargo de la Secretaría de Ambiente. Sin embargo, el ecologista rechazó el ofrecimiento por sentir que no pertenece al mundo político y por considerar que se pueden hacer cosas desde el tercer sector

En los últimos años, Sosa encabezo con su organización una cruzada para proteger uno de los paisajes que alberga más especies en Mendoza: Laguna Llancanelo. En esa lucha logró vencer al gobierno provincial y a Repsol YPF.

Al mismo tiempo realizó denuncias por lucrar con sitios protegidos del cerro Aconcagua, volviéndose a  enfrentar con el gobierno de Cobos.

Desde su oficina de la calle 9 de Julio, Sosa estudia, junto a sus colaboradores, cómo mejorar la situación ambiental de la provincia, realizando un trabajo arduo por el que ha tenido que renunciar a trabajar con grandes empresas, ya que éstas desisten de contratar a un especialista en ambiente con el perfil que posee el fundador de Oikos.

- ¿Qué es Oikos Red Ambiental?

- Hay un speech que sería ONG que se dedica a promover la participación ciudadana, el libre acceso de la información y la solución de conflictos en la provincia de Mendoza pero esa es la cuestión discursiva pero supongo que Oikos significa muchas cosas para los que estamos acá, en mi caso particular es la forma de vida que elegí y mi lugar en el mundo.

- ¿En qué se diferencia del resto del las organizaciones ambientales?

- Nos diferenciamos en cuanto a la temática nuestro trabajo tiene un aspecto más institucional y no nos dedicamos a temáticas concretas como la defensa de la flora y de la fauna nativa, la educación ambiental o el reciclaje. Nuestros temas son transversales, por ejemplo si tocamos el tema de los residuos desde Oikos lo que debemos hacer es promover la participación del ciudadano, que tenga suficiente información acerca de los daños que producen los residuos y promover la resolución de conflictos con respecto a la aparición de basurales y generar nuevas estrategias de solución.

- Hay ONG’s que reciben subsidios del gobierno, ¿es el caso de Oikos?

- Nosotros hemos decidido no recibir dinero de parte del estado provincial o municipal, quizá otras organizaciones lo pueden hacer, en algunos casos es legítimo porque el Estado debería apoyar a ciertas ONG’s que hacen la tarea mejor que el propio Estado. En nuestro caso como somos una organización dedicada a hacer monitoreos de políticas públicas no sería ético pedirle plata a quienes estamos controlando.
El Estado provincial tienen unidades de control en el cual los controlados les pagan a los controladores que son las famosas Unidades de Gestión Ambiental, entonces hay una compatibilidad funcional y ética desde nuestra perspectiva. Oikos recibe dinero de sus socios, somos activos buscando dinero a través de organismos internacionales y ahora estamos lanzando una campaña de recolección de dinero.

- ¿Pero nunca les ofrecieron un subsidio o algo similar?

- No, porque creo que quedó claro que Oikos no iba a aceptar un subsidio, en algún momento si se deslizó alguna frase que diera el pie nosotros fuimos contundentes con nuestra idea de no aceptarlo. Siempre en las conversaciones surge la frase de “muchachos cómo podemos solucionar esto rápidamente” y ahí te tiran la pelota a tu cancha y ese es el dilema ético que no debería existir. Cuando pasa eso uno tiene que tener las cosas claras.

- Desde la fundación de Oikos, allá por el año 2000, comenzaron a tratar el tema de la explotación de Llancanelo. ¿Fue muy difícil enfrentarse a un gigante como Repsol?

- Por un lado sí y por el otro no. El “no” se refiere a que la constitución y todo el marco normativo de Mendoza es muy bueno que permiten que una ONG como Oikos pudiera llegar a intervenir en un conflicto en igualdad de condiciones para imponer restricciones a la importación. Por otro lado, sí fue difícil porque en el camino del conflicto uno recibe ataques de muchos sectores que ven amenazados sus intereses personales. Una etapa muy difícil fue hacerle entender a muchos que nos habían apoyado en el reclamo con la justicia, una vez que ganamos todas las demandas fue muy difícil que algunos comprendieran que la solución del conflicto no terminaba allí sino que a partir de ese momento se iniciaban las verdaderas soluciones que fue cuando les ofrecimos al gobierno y a la empresa de qué forma se iba a explotar el Llancanelo.

- ¿Porqué decís que fue tan difícil?

- Eso también fue muy difícil porque se percibió que Oikos estaba cambiando de postura y no fue así. Hoy por hoy creo que los resultados nos apoyan, se está creando una reserva ampliada, que reconoce los derechos de los puesteros, que mejora la protección del área, que aleja la posibilidad de que Repsol explote el petróleo dentro del área protegida y que se aleje de las áreas sensibles y la empresa mantiene las expectativas de explotación. Diría que es casi la solución perfecta, se protege el ecosistema y la empresa puede seguir desarrollando su actividad.

- Recién decías que la solución fue “casi perfecta”, ¿a qué te referís con eso?

- Yo creo que lo que faltaría un compromiso de la empresa en apoyar decididamente la conservación en la región, no solamente haciendo bien las cosas como es su obligación sino haciendo un verdadero aporte al desarrollo local de Malargüe y de la provincia. Además nunca son perfectas estas soluciones porque siempre hay que estar monitoreando que ninguno de los parámetros se caiga.

- Con el camino al Aconcagua se volvieron a enfrentar al gobierno, ¿cómo marcha esa denuncia?

- Nosotros como parte de toda la estrategia el año pasado hicimos una denuncia en la Fiscalía de Estado, eso generó un expediente que terminó en julio con la decisión del fiscal de mandar a la justicia penal el expediente y resolvió ordenar al ministerio de Gobierno la realización de sumarios a todos los involucrados que incluye a Morandini, Morgani, Leopoldo León y a otros de otros ministerios y a promover acciones de amparo para proteger el ecosistema. Eso habla de que la fiscalía que ha tenido una actitud de apoyo permanente a la gestión gubernamental vio que el caso era muy contundente y se vio obligada a hacer esto. Por otro lado, la denuncia en el Banco de Desarrollo va prosperando, supongo que en febrero o marzo habrá novedades. Nosotros además la semana pasada fuimos a la Justicia a solicitar que ordene el gobierno a restringir el acceso de visitantes a la zona de Horcones porque el camino fue habilitado sin tener en cuenta condiciones de seguridad y de atención a los turistas que van ahí.

- Por lo visto te sentís cómodo con el rol de David enfrentado a Goliat…

- Yo la cambiaría por muchos “David” que serían los ciudadanos que todos juntos formamos un Goliat, yo estoy muy convencido del poder ciudadano lo que pasa es que todavía no estamos tan movilizados por los temas ambientales. Yo diría que cada vez hay más “David” que en algún momento formarán algo más grande que “Goliat”.

- En el último tiempo una de las polémicas ambientales en Mendoza fue el tema de la minería. ¿Cuál es tu posición?, ¿se debe prohibir la actividad, permitir a medias o darle vía libre?

- Reconozco que es un tema muy delicado, me imagino al gobierno que está entrando cómo va a hacer para resolver este tema. La posición de Oikos ha sido clara, en el contexto actual de la situación no es posible tener una minería metalífera a gran escala y estas condiciones que no se están dando son institucionales pero también morales. Necesitamos un gran cambio de actitud, necesitamos controles efectivos, independientes para tener una política minera en serio. De todos modos, a nivel personal, siento cada vez más fuerte la idea de que la minería metalífera a gran escala no es la respuesta para crecer aquí en Mendoza por un sinnúmero de razones más allá de las ambientales y que pasan por factores económicos, sociales porque la minería metalífera a gran escala le cambia, justamente por su escala cambia los patrones de vida de una comunidad. Las ecuaciones económicas no afirman que la minería va a reemplazar las regalías petrolíferas en el futuro, necesitaríamos mucho más minería que San Juan, La Rioja y Chile junto para reunir el valor de regalías y por una cuestión de dignidad, porque la extracción de recursos naturales también pasa por la dignidad de una nación que no se hace valer que permite que se lleven todo a cambio de nada. Lo que no implica que no pueda haber una política minera y Mendoza tiene una pequeña y mediana minería se puede impulsar, controlar y desarrollar sin afectar las formas de vida de las comunidades y a la vez proveer trabajo y desarrollo a la región.

- El año pasado formaste parte de un grupo que le exigió al gobierno nacional una nueva política ambiental, ¿qué pensás de la política de Kirchner con respecto a este tema?

- La política ambiental ha tenido más que de política que de ambiental. Los fondos y la voluntad del gobierno nacional han estado puestos en el saneamiento del Riachuelo como estrategia para atraer votos. A mi criterio se han olvidado de muchos otros temas que también son urgentes.

- ¿Y con respecto al plan ambiental de la provincia?

- El plan y el informe ambiental creo que han sido preocupaciones genuinas del gobierno provincial pero que han sido reacciones espasmódicas frente a los hechos que se le vinieron encima. El informe ambiental fue un esfuerzo bastante grande de Oikos porque el gobierno no quería hacerlo, primero quería hacer el plan y nosotros decíamos que si vamos a realizar un plan se necesita tener información.

- Con la asunción de Jaque, ¿te ofrecieron formar parte del equipo de ambiente?

- Yo tengo el compromiso por el ambiente, lo que sí puedo decir es que no voy a ser el secretario de Ambiente de la provincia. El gobernador y el vice se acercaron a la oficina y me hicieron el ofrecimiento, yo les agradecí que hayan pensado en mí pero les di razones de índole personal e institucional por los cuáles no aceptaba el cargo. Este rechazo no es un rechazo ni a la política, ni al sistema político ni una huida de la responsabilidad, es que siento que Oikos necesita de mí y siento de que la sociedad civil sí se puede cambiar la realidad y por otro lado un proyecto personal de vida que pasa por objetivos personales que no podría cumplir desde la función pública. Admito que puede ser un desafío interesante y muy hermoso ser un Secretario y tener la posibilidad de cambiar la historia ambiental de Mendoza desde la función público pero no es mi mundo, no es mi sector.

- Una vez que rechazaste el cargo, ¿te pidieron entonces colaborar de alguna manera con el equipo que se hará cargo de ambiente en el gobierno?

-No se me pidió que fuera aliado del gobierno, Oikos le reafirmó lo mismo que le dijo al gobernador Cobos en su momento que nosotros no somos una organización que toma medidas intempestivas sino que cada paso que hemos dado o cada vez que hemos accedido a la justicia ha sido con un aviso previo y bastante anticipado y hemos agotado las instancias administrativas y políticas antes de tomar esa decisión drástica de ir a la Justicia. Internamente sabemos que la Justicia no es la solución final, por eso me preocupa este estado de conflictividad permanente y esta judicialización de todo y lo decimos desde la experiencia de tener todos los casos que hemos llevado los hemos ganado y eso nos lleva a pensar que la Justicia recién es el comienzo de una solución, lo que nos permite sentarnos con las partes y llegar a acuerdos beneficiosos para los afectados. Lo que sí le dijimos que siempre vamos a estar ahí acompañando la buena gestión ambiental y en aquellos puntos donde tengamos diferencias las vamos a hacer sentir, a lo cual el gobernador electo se mostró totalmente de acuerdo.
Yo creo que este gobierno tiene la oportunidad de sumar a todas las organizaciones de la sociedad civil en todos los problemas porque son más eficientes en la gestión y trabajamos a corazón

- ¿Qué se necesita para mejorar la situación ambiental de la provincia?

- Aprovechando la visita del señor gobernador electo le entregamos un documento que fue realizado por miembros de Oikos y otros especialistas que se llama “Plataforma Ambiental”. Ese documento tiene 100 medidas ambientales en 18 temas claves que van desde la minería, el agua, la salud, la responsabilidad empresaria, los derechos humanos, etc. No pretende ser un programa de gobierno sino que nos encantaría que el próximo secretario de ambiente las leyera con atención y viera que son medidas concretas, posibles de hacer, no hace falta aumentar el presupuesto ni el personal. Sólo se necesita voluntad política y de un gobierno que piense lo ambiental como una estrategia de desarrollo, porque siempre se lo ve como un obstáculo y en realidad es una estrategia y es un valor adicional que puede tener un desarrollo para atraer inversiones y gente.

- ¿Cuáles son los problemas a los que se debería enfocar el gobierno de Celso Jaque en cuanto a materia de medio ambiente?

-En general hay tres temas que desde Oikos que venimos encuestando y que siempre están a la cabeza: uno es el agua, en todo el territorio ya sea la calidad o cantidad de agua; después están los residuos, están los peligrosos que tiene tratamiento específicos y los residuos urbanos, que son los basurales a cielo abierto, clandestinos. Después, hay otros temas como el arbolado público y el tema de la inequidad territorial como base de toda conflictividad ambiental, esto de que todo está concentrado en el norte, de que en un 3% del territorio esté la mayor parte de la población y el otro 97% está a la buena de Dios. Todas esas inequidades son hechos claves que determinan la conflictividad local, si los principales conflictos no se dieron aquí en la Ciudad sino en Alvear, San Rafael, San Carlos, está diciendo además de la cuestión ambiental que hay una sensación de soledad de desamparo por parte de los gobiernos centrales y eso creo que, Jaque como hombre del sur lo tiene que entender y tiene que hacer algo para equiparar las cosas.
Opiniones (5)
20 de octubre de 2017 | 14:29
6
ERROR
20 de octubre de 2017 | 14:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. hay que buscar bien a alguien para el cargo de ambiente, que nos defienda de las mineras y petroleras, y de quienes nos ensucian cada dia, una lastima que lo haya rechazado
    5
  2. Lei la nota y me pareció que es una buena oportunidad para que dejemos de PREOCUPARNOS en los problemas que nos afectan y nos OCUPEMOS de ellos y le demos una SOLUCIÒN. Atentamente Alonso Carlos
    4
  3. Me gustaria saber su opinion respecto a las obras que se quieren realizar en Rio Grande.
    3
  4. creo que es un buen ejemplo de que desde nosotros, los de a pie, se pueden hacer buenas cosas.
    2
  5. Resulta que ahora entrevistado y entrevistador tienen un parecido clarkenista impresionante. Muy buena la nota, al que la haya hecho de los dos, bien ahí.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México