Carlos Aranda

"Ni Ciurca, ni Cazabán ni Jaque, me manejan el ministerio"

El ministro de Seguridad aborda varios temas, en momentos de tensión interna y escándalos policiales.

El Ministerio de Seguridad es un polvorín a tiempo completo. El abogado Carlos Aranda, que heredó un sillón marcado por el particular sentido de conducción de Carlos Ciurca, es el que pone la cara ante los mendocinos por cada problema de la seguridad pública, en momentos en que hay policías sospechados de armar causas, internas, problemas en el Instituto de Seguridad, y el escándalo del uso de los helicópteros policiales. ¿Tiene un plan de seguridad el gobierno? ¿Cuál es? ¿Cómo trabaja este Ministerio que está en el ojo de la tormenta desde que a Celso Jaque se le ocurrió utilizar el área para ganar las elecciones, prometiendo bajar el delito un  30 %? ¿Qué piensan los policías? ¿Cómo trabajan desde afuera los “antirreformistas” buscando las debilidades del sistema? Estas y otras preguntas son las que abordamos con el ministro Aranda, en su despacho de la calle Salta, en Godoy Cruz. Lo acompañó en el reportaje el Jefe de Gabinete de seguridad, Eduardo Bauzá, una especie de “catalizador” de Aranda, como lo fue en su momento de Carlos Ciurca. El ministro no toma absolutamente ninguna decisión sin consultarle. “Se involucra en los temas al máximo… puede exponerlos mejor que un comisario general… es la discusión, el consejo, el abrazo, la parte humana de este trabajo” dice Aranda en referencia a su colaborador.

En el peor momento del Ministerio de Seguridad desde que Carlos Ciurca cambió ese sillón por el de Desarrollo Social, Aranda dice que la Reforma Policial dejó asuntos pendientes, y da una definición potente que lo coloca más del lado de la milicia, que de la política. “Ninguna Política de Estado en Seguridad puede hacerse sin la Policía”. Y dice que en cada caso de irregularidades o corrupción, aunque hay que investigarlos a fondo, “hay que garantizar el debido proceso, y la inocencia de las personas hasta que se demuestra lo contrario”. Lo que sigue es un resumen de la charla con Aranda, un reformista crítico de la reforma, que puede sentarse a “matear” y hablar de problemas en común con la “viaje policía” que Alejandro Cazabán, hoy Secretario General de la Gobernación, corrió de la fuerza allá por 1999.

-¿Qué opinión tiene de la Reforma policial del ‘99, y de su destino?

-Mi opinión, diez años después, es que merece la revisión de algunos aspectos. Destaco la creación de la Comisión Bicameral, de seguridad, del Ministerio de Seguridad, de la intervención de civiles en la administración de la policía… Estas son creaciones de la ley 6721, que puso en marcha este sistema, como la Inspección General de Seguridad, el Instituto Universitario de Seguridad Pública, el Consejo Asesor de Seguridad, los foros vecinales y departamentales. Pongo en valor la creación del sistema de seguridad pública. No obstante, creo que hubo cuestiones que no se cumplieron a tiempo, como la puesta en funcionamiento del Consejo de Seguridad Pública, que se produjo 10 años después de la sanción de la ley. Y el Instituto Universitario fue funcionando de a poco, con cuestiones incluso que no se resolvieron. La Reforma debería de haber tenido un seguimiento gobierno tras gobierno, para ir advirtiendo sobre todo lo que no se cumplía.

-La Bicameral de Seguridad debería haberlo hecho…

-Sí, las distintas bicamerales que hubo. Pero no sucedió. La política de Estado no tuvo que continuidad. No hay que escribir tanto la política de Estado, si no las cuestiones concretas. Cuando uno se sienta acá e interactúa con los intendentes, tiene que darles la misma atención sea de Capital, Junín, o Las Heras, y del partido político que sean. Tienen problemáticas diferentes que hay que atender. Es decir, cuando hay un problema en la Policía de Las Heras, de Rivadavia, o de San Martín, o de donde sea, el responsable siempre es el mismo: el ministro. Y quien tiene el problema, a los ojos de la comunidad, es toda la policía.

-¿No piensa que la ISG debería ser autárquica, tener más poder de resolución, por ejemplo en los casos de sanciones, que las termina resolviendo el Ministerio? Lo que dice la Inspección ni siquiera es vinculante. ¿Cuál es su utilidad, entonces?

-La inspección está en período de transformación y va a ser autárquica. Hay una ley que así lo prevé. Queremos que en 2011 incluso pidan y gestionen su propio presupuesto. Sí creo que la Inspección podría ser el órgano de contralor y tomar decisiones siempre y cuando se garanticen las etapas del debido proceso, y habría que repensar quién termina definiendo una sanción disciplinaria. Es verdad que nosotros a veces aplicamos sanciones que difieren de lo que sugiere la Inspección.  Habría que garantizar que los sancionados, o los que no lo están; tengan la instancia de apelación de lo que dice la IGS. Todo esto hay que repensarlo. A ver… la subsecretaria de Trabajo puede hacer un acuerdo o sancionar a alguien. Y el que está disconforme, puede recurrir a la Justicia. Esa persona no va a reclamar al Ministerio de Gobierno. Tal vez habría que hacer algo similar, pero con procesos especiales en ciertos casos, porque hablamos de gente que pasa a disponibilidad, o está suspendida… o en “pasiva…” No cobra lo que tiene que cobrar, y en definitiva es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

"Hay que garantizar que los policías sancionados tengan el debido proceso, y que puedan apelar las decisiones de una IGS autárquica"


Eduardo Bauzá: El ministro firmó una resolución importante para que los policías que trabajan en la IGS no puedan ser trasladados. Son, en definitiva, la división de asuntos internos de la policía. Antes podían ser trasladados y eso los condicionaba para investigar a la propia policía…

-¿Qué deuda tiene la Reforma? ¿Los comisarios son reformistas…. cómo se sienten ellos con la Reforma?

-En ese aspecto, la Reforma no miró hacia el futuro, contempló sólo la situación de ese momento, que era difícil… con policías haciendo paro… Admiro la manera en que la política logró confluir en la Reforma en Seguridad. Era una coyuntura difícil y había que estar ahí. Pero hay policías que la apoyan con hechos concretos. Tenemos más de cien licenciados en seguridad pública, policías que ya habían rendido con la ley de vieja policía, más de sesenta materias. Nadie les dijo “te equiparamos el título”, y tuvieron que meterse en la carrera para ser comisarios generales. Diría que casi todos los comisarios generales son hoy técnicos o licenciados en seguridad pública. Eso, es aceptar la Reforma.

-Bueno… no tenían mucho remedio… ¿verdad?

-No es así, porque aquella resolución fue prorrogada una y otra vez, y el último plazo opera el año que viene. Todos los jefes de hoy, en la realidad han asumido la Reforma, porque han aceptado pasar la capacitación que les proponía la Reforma. Muchos otros, la resistieron. La policía es muy subordinada. Dice “sí señor” y va para adelante. Cuando uno se sienta a hablar con ellos, descubre que tienen su opinión, que quieren colaborar para que esto esté mejor. Cuando digo que la Reforma no miró hacia delante, hablo por ejemplo de los suboficiales. La Reforma los hizo desaparecer, no los tuvo en cuenta. Ni los nombra. En ese momento teníamos miles de suboficiales que fueron olvidados, que estuvieron ocho o diez años sin ascender. Por eso tomamos la decisión de otorgarles ascensos y darles oportunidades. El otro tema pendiente de la Reforma es sustancial, y marca el futuro de la policía. Sacamos tres escalafones intermedios: subayudante, subinspector, y comisario mayor. Pero no se modificaron los tiempos de la carrera policial. Hoy tenemos comisarios generales con 22 años de servicio y a los que les faltan aún ocho años de carrera antes del retiro. Y en lo operativo, nos encontramos con gente muy joven y sin experiencia, que ya tiene poder de mando en su jerarquía.

-¿Qué experiencia debería tener un comisario general ideal, y qué edad?

-Debería tener alrededor de 40 ó 43 años. Hoy la Reforma les permite retirarse con 20 años de servicio… Un comisario general no debería pasar más de tres años antes de retirarse, para volcar toda su experiencia en el mando.

-Esta gente que se retira, el famoso comisario jubilado que va a tomar mate a la comisaría… ¿no sirve de ninguna forma a la seguridad pública, con la experiencia que adquirió?

-Nosotros los incorporamos. Le doy un ejemplo concreto. Pedro Jiménez, un comisario retirado. Junto a distintos policías, fueron sacando chicos carenciados de los barrios, de la calle. Empezamos con cincuenta-cien chicos, los “mini policías”. Ahora es un programa social de 2.500 chicos, que hemos institucionalizado, y ha sido propuesto por un comisario. Además, hemos convocado a otros seis comisarios generales retirados para que apliquen sus conocimientos en distintas áreas, como seguridad bancaria o Relaciones con la Comunidad.

-Hay policías del área de Inteligencia, y de una comisaría, implicados en “armar causas”, o plantar testigos falsos. Usted viene del área de Inteligencia de la Policía. ¿Qué mirada tiene sobre este problema?

-La gente que está imputada no es de Inteligencia, sí hay algunos involucrados, y de hecho tuve que contestar oficios ya como ministro, por esos casos. Los que habrían armado todo son de la Comisaría 11 de Luján. Obviamente, lo lamentamos, y hay que investigar todo lo que sucedió. Y en cuanto a Inteligencia en sí, hay mucho de “historia” detrás de la relación con el resto de la fuerza. Tiene que ver incluso con que Asuntos Internos, que investiga a policías, estaba dentro de Inteligencia. Por eso muchas veces se producen internas…

-Especialmente con Investigaciones…

-Sí… pero hay mucha gente de Investigaciones que acepta trabajar y colabora con Inteligencia. La separación de Asuntos Internos de Inteligencia fue un principio de acierto. Lo segundo fue darle una impronta de Inteligencia Criminal al área, y coordinar el trabajo con Investigaciones, justamente con “el que no te quiere”. Es un sector de la policía que trabaja de manera anónima… Fue un tiempo de “bajarles línea” en cuanto a la manera de trabajar. Y empecé a sacar a la policía sin armas y sin credenciales a la calle… A hacer inteligencia criminal. A ver… el verdadero hombre de Inteligencia, si se lo llevaran preso en su tarea, no debe darse a conocer sino en la comisaría, cuando pide hablar con un jefe, o con alguien. No debe exponerse ante cualquiera. Ahora, por ejemplo, el jefe de Inteligencia es nacido y criado en Investigaciones. Así vamos logrando avances. El jefe de Narcocriminalidad, como los fiscales, creen en Inteligencia y apoyan en ellos su trabajo.

-¿Por qué se fue el abogado Gianni Venier de Inteligencia Criminal?

-En principio, debería responderlo él mismo. Creo que nunca se terminó de sentir parte del equipo. No digo que haya que salir a comer juntos, pero debe haber, como decimos en el derecho comercial, un “afecto societatis”. Cuando Carlos Ciurca fue formando los equipos, armó una generosa mesa, pero no todos pudieron asumir el ritmo de trabajo, o relacionarse con los policías. Creo que Gianni no se terminó de integrar…

-¿Cómo es la relación con los referentes de Amuppol, con el Círculo Policial, o con gente que esté referenciada como “la vieja policía” pero que mantiene ascendencia sobre la tropa?

-La gente de las mutuales y asociaciones tiene sus seguidores y sus reconocimientos. Habría que preguntarles a las personas que se reflejan en ellos, por qué lo hacen. Mi relación con ellos es de respeto. Plantean sus preocupaciones, o se arriman para contarte qué escuchan ellos de los reclamos de los policías. Nunca tuvieron conmigo una actitud de apriete, o sindicalista. La relación es de diálogo, de respeto, de llamarnos por teléfono… Es buena.

-En las discusiones, en los corrilos, en los medios, o en los foros de los diarios, aparecen seguido Omar Alcalde, Roque Rivero, o aun Adolfo Sinescalchi, ex D2. Pareciera que tienen cierto ascendiente sobre muchos policías aun de alto rango, críticos de la Reforma… es como si hubiera una policía dentro de otra… La pregunta concreta es… ¿Usted siente que maneja a la policía, o lo hacen los comisarios? ¿Quién maneja a la policía?

-El jefe natural de la milicia, por mandato constitucional, es el gobernador, que delega ese poder en el ministro, quien a su vez forma un equipo. Yo tomo todas las decisiones. Y no lo hago sin consultar a Juan Carlos Caleri, el director general de la policía, o a Eduardo Bauzá, el jefe de Gabinete. Somos un equipo de 24 horas. Todo el día, todos los días. Con muchos comisarios generales y comisarios inspectores tengo una buena relación, de desayunar una vez por semana fuera del ámbito laboral, para conversar sobre sensaciones y necesidades. Para nosotros, el liderazgo del comisario es importante. Tiene que ser conocido en la comunidad, conversar con el vecino, conducir, sancionar, embellecer la comisaría, organizar operativos, tomar decisiones… Esto es una convicción, y un poder que tengo que delegar.

-¿Los comisarios están convencidos de eso?

-Muchos, sí. No todos tienen la formación para conducir pero todos tienen poder de mando. Ahí es donde intervengo para que ese mando se transforme en conducción. Convencer, conseguir, estar al lado. Creo que hemos logrado que ellos entiendan nuestro rol, interpreten lo que queremos, y hacerse a la vez respetar en la fuerza. No hay política de Estado que se pueda aplicar en materia de seguridad, dejando de lado a la Policía. Y habría que ver si en aquellas primeras políticas de Estado, no se dejó de lado a la Policía. Si la Policía actúa, y el camino más fácil para mí es firmar una pasiva o un pase a disponibilidad, sin analizar un caso en profundidad, es no estar al lado del policía que trabaja conmigo, aunque me traten de corporativista…

-¿Quién lo trata de corporativo? ¿El resto del gabinete?

-Los de afuera… u otros que han estado aquí y no han hecho las cosas de esta manera. Nosotros buscamos revindicar a la policía. Es una institución que dentro de poco cumple 200 años. Y si vamos a una reunión, por ejemplo, no permitimos que los vecinos insulten a los policías. Ponemos la cara nosotros. De esto se trata… La policía está formada por hombres de bien desde hace dos siglos. Hay que respetar y cuidar a la Policía.

-¿Cuál es el plan de seguridad?

-No se puede pretender que la Policía o el Ministerio de Seguridad tengan “un plan”. El plan debe ser del gobierno, multidisciplinario, e interministerial, donde deben tomar parte no sólo seguridad sino también la Dirección de Escuelas, Gobierno, Producción, Desarrollo Social, Ambiente, Deportes, Salud, los actores privados… Desde 2006 venimos diciendo esto y el gobernador Celso Jaque lo puso en marcha. Yo me llevo muy bien con el Acuerdo Social por la Seguridad de los mendocinos. En lo policial, tenemos metodologías de trabajo, revindicamos al policía, intentamos que gane ese respeto y sea valorado en su comunidad.

-¿Funciona el Acuerdo Social, o es sólo la foto?

-Sí, funciona. Y seguimos sumando sectores y firmando acuerdos. Ahora ingresó Godoy Cruz Antonio Tomba. Esto es involucrar a cada actor en lo que a él le toca. Se han involucrado hoteleros, hostels, estacioneros, clubes, empresas, medios… Muchísima gente…

-¿Y eso se ha reflejado en una baja en la estadística delictiva?

-Yo creo que sí. Igual, somos respetuosos de que esta estadística la maneje el Poder Judicial. Pero la media general, si bien hubo picos estacionales, es de tendencia a la baja. De todos modos, la letra fría de la estadística no puede ser exhibida ante una víctima, es una falta de respeto. A esa persona, la estadística no le importa. Los números sólo sirven para determinados ámbitos de discusión. La gente tiene que quedarse tranquila en que usamos las estadísticas para después trabajar en la calle, en prevención.

-El último director del Instituto de Seguridad Pública se fue acusado de vender títulos… hay renuncias en marcha… ¿le preocupa el funcionamiento del Instituto?

-Al frente hay una persona muy capaz, el doctor Leonardo Comparatore. Estamos, sí, revisando planes de la parte académica, organizativos… creo que vamos por buen camino…

-La pregunta es a propósito de la plantilla docente. ¿No hay allí muchos policías que no están comprometidos con la Reforma Policial?

-Lo que veo es que la mayoría de los policías que dan clase ahí son licenciados o técnicos. Han pasado por la Reforma. Sí hay temas que discutir… Yo he hablado con Alberto Montbrún, o Martín Appiolazza, que son personas cercanas a Gabriel Conte, todos defensores de la Reforma, por poner nombres detrás de los conceptos… y he escuchado al ex ministro Leopoldo Orquín decir que la Reforma Policial quedó en la nada… Pero pregunto… ¿Qué hicieron los órganos creados para seguir adelante con la Reforma? Además, en cuanto a capacitación policial, no hay que tener órganos rígidos. La policía tiene que estar al tanto de todas las innovaciones delictivas para poder anticiparlas, o reprimirlas. Los policías tienen que tener capacitación actualizada y permanente. Yo pregunto ¿Para qué vamos a enseñar geografía si los chicos no conocen las calles de Mendoza? Veamos cómo se forma un auxiliar. Hoy podemos enseñar cartografía digital sobre las calles y los barrios, para el conocimiento del policía. Y la verdad es que 10 meses no alcanzan. Nosotros tenemos que hacer que el auxiliar que recibimos, en los tiempos previstos se convierta en técnico o licenciado en seguridad pública. Los incentivamos además con puntajes en acondicionamiento físico, prácticas de tiro, defensa personal... Los mantenemos incentivados con la capacitación continua, en coincidencia con la instrucción universitaria. Además, creo en la especialización de la policía. Debemos tener especialidades. Hoy ya no sirve tener un “policía general”. Pero bueno, hay gente que no está de acuerdo y estamos dispuestos a debatirlo.

"La capacitación policial no puede ser rígida. Los policías tienen que estar a la altura de las innovaciones, y adquirir siempre nuevos conocimientos"

-¿Hay personal de Inteligencia trabajando en las redes sociales, como Facebook o Twitter?

-Cuando yo llegué a Inteligencia, por las limitaciones y prohibiciones en el Estado para ingresar a sitios como Facebook, no lo hacíamos. Pero sí hay gente mirando incluso los diarios, para ver las ofertas de compra-venta que puedan significar una pista de artículos robados. Así hemos detectado, por ejemplo, a una persona que se dedicaba a estafar vendiendo el mismo auto varias veces. Estas son las cosas anónimas que nunca se saben, porque la preparación de un delito no es delito. Hay casos que no llegan ni a la denuncia.

-En el caso del “fan tour” del helicóptero… ¿no deberían poner a todo el mundo en disponibilidad, e investigarlos a todos? La imagen que da la Policía con esto, es pésima.

-Es entendible que haya gente que entienda e interprete que hay que hacer eso. Tiene que ver con el orden, como cuando un chico en la casa se porta mal, y se va a dormir castigado. Pero como responsable, como funcionario de un área, tengo que garantizar los debidos procesos. Aun ante la prueba más contundente, las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Y esto lo digo no sólo como ministro, sino además como abogado, especialista del derecho. Ante los hechos incluso probados, hay que verificar cuán graves son, y de qué magnitud estamos hablando; para ver qué sanción corresponde… Incluso, desde lo humano, uno puede expresar un montón de cosas… a uno le dan ganas de decir… “pero qué pelotudos…”, en el caso de que sean ciertos algunos hechos que se denuncian.

-Bueno… pero parece que ahí tenían montada una Pyme…

-En el Ministerio de Seguridad hay muchos temas a resolver todos los días. El del helicóptero es un tema más, de los muchos que tenemos en el Ministerio. Los temas sencillos, tienen resoluciones sencillas. Los complejos, más largas y arduas. Porque incluso tienen que ver con las consecuencias posibles de las decisiones que uno tome. No es lo mismo apercibir a alguien, que echarlo. Entonces, hay que ser muy cuidadoso y responsable en la administración de estos casos. Le doy un ejemplo concreto y real. Si yo hubiese echado a los policías denunciados por abuso en el caso de Maipú, donde había una denuncia penal, no “pedidos de informe”, se hubiese cometido una injusticia mayúscula.

-Son casos distintos…-

-¡No! Una menor había dicho “me violó un policía”. Imagínese que yo hubiese intervenido la comisaría y pasado a todo el mundo a disponibilidad, o hubiese echado a uno, dos, cuatro o diez policías. ¿Quién se hace cargo de eso? Mire… por la misma gente, por la comunidad de Mendoza, y porque no se deben cometer injusticias, cuando uno está sentado en este sillón tiene que apaciguarse, y resolver con cuidado y con todos los elementos a mano. Aun si yo mismo tengo sospechas de si algo ocurre, o si no ocurre. En este cargo, no puedo permitir que me lleguen las presiones de la política, de la misma comunidad, o de los medios. Hay que resolver los temas con cuidado-

Eduardo Bauzá: –Estamos hablando de un piloto subcomisario, con más de mil horas de vuelo, en las que la provincia hizo un esfuerzo importante. Es posible que haya cometido una falla ética en aquel viaje a Potrerillos, porque estaba patrullando, al igual que el día en que encontró el avión caído del Aeroclub. No generó gastos extra, no dejó de atender una situación de seguridad por ese vuelo, pero sí es probable que haya cometido una falta ética… Yo pregunto… ¿A ese tipo, que tiene muchísima experiencia, lo tenemos que matar?

-¿Pero ganaba dinero con esos viajes? ¿Y la “escuelita”?-

-No. Si fuese así, sería yo quien diría que hay que separarlo de la fuerza… Lo mismo si se comprueba lo de la “escuelita”-

-El episodio del helicóptero da imagen de desmanejo. Y además, en el mundillo político se dice que tanto Carlos Ciurca como el Secretario General de la Gobernación, Alejandro Cazabán, meten “la cuchara” en el Ministerio. ¿Cómo se lleva con esto?

-Me da risa cuando se dice que hay otros ministros que mandan en el Ministerio. Coyunturalmente, es imposible manejar Seguridad sin estar aquí. Hay que estar 24 horas sobre el sillón… Esto implica radio policial, celular, reuniones, decisiones, tiempo, y más tiempo. Es imposible conducirlo sin estar en el volante. Así como hablan de Ciurca, o de Cazabán, podrían hablar del gobernador, porque nos “baja línea”. ¡Es nuestro jefe! Nos llaman para darnos fuerzas, para estar al día, pero ellos no saben si estoy en una reunión en un barrio, o en un homicidio. Sí debatimos a veces la política general, porque hay que debatirla. Pero el que pone la cara soy yo, el que definitiva está aquí, en el Ministerio. La verdad es que tengo mucha libertad en las acciones, y nunca, ni Cazabán, ni Ciurca, ni el Gobernador Jaque, me han manejado la dirección del Ministerio. Le doy un ejemplo. Hay cambios en la policía en esos días. Para mí sería muy fácil decir “Chiqui,  a quién pongo; Carlos, a quién pongo; Celso, a quién pongo”, porque podría ser un títere, y eso me redituaría mucho más, o porque me convendría en lo político o en lo económico, o en lo que sea. Sí me considero parte de un equipo. Carlos Ciurca tuvo la grandeza de incluirme en su mesa, y hacerme conocer todos los aspectos del Ministerio. Eso permitió una continuidad, que se notó incluso cuando tuve que ir a defender el presupuesto del área. Y no estaban ni el Chiqui ni Ciurca al lado mío. Igual, pareciera que hay gente que no entiende que hay Ministerios que pueden trabajar en equipo. Debemos trabajar juntos, ir juntos a las reuniones… abordar los temas de seguridad en forma conjunta.

-¿Qué están haciendo en la lucha contra el narcotráfico?

-Combatimos y apuntamos a la cabeza de las organizaciones, para desbaratarlas. Aprovechamos mucho la información de la calle, y de los barrios. Fortalecimos Narcocriminalidad, que trabaja mucho con AFIP, aeroportuarios, policías federales. Y la sensación se nota en un dato de “mercado”. No hay faso en la calle, cuesta más conseguirlo, y es más caro. Hace unos meses, un kilo de marihuana que en el NEA o Paraguay costaba 50 pesos, puesto en Mendoza costaba 1.000, y exportado a Chile, mil dólares. Ahora, el kilo de marihuana cuesta entre 1.600 y 1.800 pesos en Mendoza. Les cuesta mucho más traerla. Hace unas semanas, hubo un golpe importante en el NEA con 500 o 600 kilos que venían a Mendoza, una parte aquí, y el resto para llevar a Chile. Estábamos tras esa pista. Nuestra preocupación es que no se instale el “paco”, que se investigue a las personas que uno ve que se enriquecen de la noche a la mañana, y los negocios que se montan alrededor del tráfico de drogas.

"Nunca, ni Ciurca, ni Cazabán, Ni Jaque, me manejaron la dirección del ministerio".


-¿Cuánto más debería ganar un policía?

-El doble, por lo menos. Tampoco el gobernador, un maestro, o un trabajador de la salud deberían ganar lo que están ganando, aunque se han hecho esfuerzos por mejorarles el sueldo.

-¿Qué cosa cree que es lo más importante que está haciendo por la seguridad de los mendocinos?

-…(piensa) Revindicar a la policía con la comunidad, y que ellos entiendan que me voy a poner al frente de la fuerza y a trabajar con ellos. Es decir, buscamos reconstruir la separación, ese divorcio tan fuerte, entre la policía y la gente.

Opiniones (16)
22 de agosto de 2017 | 11:59
17
ERROR
22 de agosto de 2017 | 11:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ME DA FASTIDIO QUE SEA TAN MENTIROSO,EL NO APOYA A LOS POLICIAS Y NO SABE CUAL ES BUENO O MALO O CUAL APROVECHA LA OPORTUNIDAD POLITICA, EN LOS LEGAJOS Y ESTADISTICAS SALE CUAL ES BUENO Y LOS QUE QUIEREN HACER ALGO POR LA POLICIA,NO LO DEJAN O LOS MANDAN A LA CONCHINCHINA PORQUE HAN ESTADO ANTERIORMENTE CON EL OTRO GOBIERNO,PERO SON BUENOS EN TODO LADOS,JAQUE SABE DE ESO.ES UNA PENA PORQUE LOS QUE SE FUERON A MEXICO NO LOS APOYARON EN NADA Y ESOS SI VAN A TRAER EXPERIENCIA MENOS UNA QUE POR FALTA DE OTRA LA PUSIERON A ELLA y muchas cosas mas
    16
  2. Mejor quedarse callado y que piensen que es estúpido y no empezar a hablar y que no quede la menor duda.Le falto decir que usted tampoco lo maneja.
    15
  3. Muchos que vienen al ministerio no se comprometen con la Policía están en la política o ven de afuera la cosa, tambien pasa con algunos policías que estan todo el día con la politica. Aunque algunos que se comprometen que estan con la tropa, Orquín, Pesce, el Pampa, Venier, Migliosi, la Bacha. Ninguno de los zurdos del chiqui Cazaban
    14
  4. Como vas a decir tamaña barbaridad. No te has enterado que el gobernador es el Jefe de policía de Mendoza y vos solo un mediocre, inepto y mal colaborador de él. Estás poniendo en tela de juicio su idoneidad para ejercer el cargo de Gobernador. No le eches mas tierra encima que ya bastante mala imágen tiene. Mato al PJ junto a Cazabán. e parece poco. Deja de hablar y si tenés criterio renuncia y dejale el lugar a alguién que tenga experiencia, coraje , actitud y aptitud para ejercer el ministerio que hoy parece vacante. además porque no propones que loo hagan desaparecer porque es un monstruo enorme que no sirve para nada más que dilñapidar el dinero de los mendocinos. Andate pero antes disculpate ante el gobernador aunque sea por compromiso ya que parece que no lo respetas como la mayoría de los que integran su gestión. Jorge
    13
  5. Señor Aranda por favor le pido como mendocina cierre la boca y no hable. sus palabras le echan más lodo y desprestigio al gobernador que bastante tiene ya sin que Ud le agregue nada. Como va a decir que NI JAQUE le dice lo que tiene que hacer. Sabemos que el Gobernador JAQUE en el Jefe de policía pero esta dibujado y gobierna Cazaban pero no lo diga porque le hace daño a la provincial. el gobierno ya se va pero los mendocinos, que ya hemos quedado ante el país como estúpidos que no sabemos elegir a nuestros gobernantes, debemos ser prudentes y no agregarle más desprestigio al gobernador. Sea prudente y váyase o haga lo que pueda pero en silencio. Hablando es más peligroso que un elefante en un bazar.Quédese tranquilo que seguramente no le van a pedir la renuncia ni lo van a reemplazar por gente capaz porque esta desentonaría en el gabinete de Jaque. Respetuosamente Noelia
    12
  6. Saben que Mendieta el perro de Inodoro Pereyra, esa creación del inigualable Negro Fontanarrosa, era un amigo de Inodoro, que iba pa lobizón, pero en medio de una luna llena, lo sorprendió un eclipse, y quedo como perro que habla. Ni la reforma fue culminada, gracias a Dios, y la contrarreforma tampoco tuvo el impulso que debió tener. Esto es malo, por que el recurso humano empeñado, no tiene horizonte, su carrera es incierta, no tiene directivas claras en materia institucional, es permanentemente hostigado, le dicen que actúen pero cuando lo hacen los retan o los procesan, son como perros guardianes con dentadura postiza. Ante este panorama, hombres y mujeres policías en realidad han visto que la veta esta en ser políticos, entonces piensan como políticos, se visten como políticos, se besan como los políticos, y en consecuencia han perdido su esencia, su naturaleza y su profesionalidad. Mientras tantos los funcionarios políticos, juegan a ser policías, van a los procedimientos, dan conferencias de prensa, hablan sobre cuestiones que deben mantenerse en reserva, por una cuestión meramente profesional. Yo no se como todavía un fiscal no los procesa y los mete en cana, dada la injerencia que tienen en cuestiones para la que no están habilitados legalmente. La conducción política esta errática, no sabe que hacer con el desborde que tiene la seguridad, esa inseguridad política para el manejo del tema, es trasmitida a los Politicospolicias, y así es como estamos. La falta de una conducción, hace que cada uno haga lo que le parece mejor, o hacen la plancha esperando que llegue el día de jubilarse, mientras tanto los chorros, se han entronizado en la ciudad y en el campo como únicos dueño de vidas y patrimonio de la gente decente de este pueblo que esta harto. Una de las claras señales del fracaso de esta política errática en materia de seguridad, es ver a la gendarmería dirigiendo el transito o paseando por nuestras calles, dando la sensación de ciudad tomada. Señor Aranda, no interesa quien maneja el Ministerio, por favor, realmente pedimos que alguien lo maneje%u2026%u2026..
    11
  7. Al menos sepa que la responsabvilñidad del señor gobernador nunca se delega totalmente y me parece una burrada su declaración como que Jaque no le maneja el ministerio. al menos por respeto debería omitir ese tipo de apreciaciones porque el jefe de la Policía es el Gobernador y no Ud. De máxima es ud un cadete o auxiliar del gobernador en el Ministerio de seguridad. Veo que no sabe ni como debe expresarse ni que decir de lo que hay que hacer en el Ministerio razón suficiente para sugerirle, por el bien de los mendocinos, que haga un paso al costado de inmediato y que el señor gobernador designe a alguien capacitado para esa función tan delicada y que hace no solo a la seguridad sino a la imágen del gobierno. Ya nos mencionan hasta en la ONU. N o le parece razón más que suficiente para alejarse. Ud debe tomar la decision indeclinable y no esperar que se lo pidan porque este gobierno se caractriza por no tomar decisiones. Hágalo señor aranda y quedará en paz con su conciencia.- Jorge
    10
  8. Estimado ministro, cuando uno en la función publica necesita afiermar con esa fuerza " ni ciurca,ni cazabán ni jaque me manejan el ministerio" se cumple una de las leyes, que es " que a ud. le manejan el ministerio" le puedo citar de esos ejemplos a lo largo de la historia. Afirmar una negación es fortalecerla. Un consejo hágalo no lo diga, pues al decirlo ud les da entidad y queda en cuarto lugar.
    9
  9. CON TODO RESPETO, ME PARECE QUE USTED TAMPOCO LO MANEJA PORQUE LA SEGURIDAD ESTÁ A LA DERIVA. ENTONCES, DEDUZCO QUE EL MINISTERIO ESTÁ FUNCIONANDO EN PILOTO AUTOMÁTICO. jorgeiglesiasmo@gmail.com
    8
  10. En parte tenés razón, puede ser que ni Jaque (murciélago) ni Ciurca (perinola) te manejen. Oero es muy poco probable que Cazaban te deje hacer sin cagarte a pedos. O no.
    7
En Imágenes