Gaspar Gómez

"Después de tantos años de buscarla, te llega la oportunidad"

El director mendocino habla de la película "Road July", que se comenzará a filmar pronto.

El movimiento cinematográfico mendocino es intenso. Desde hace unos años, son muchos los realizadores que están llevando a cabo una tarea colonizadora, pedagógica, casi docente se podría decir.

Y desde luego que todo ese esfuerzo se iba a terminar plasmando en algo bueno, concreto.
Así, cuando llegó la feliz noticia de que la productora Oeste Films había logrado acceder a un crédito del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, los abrazos se multiplicaron y empezaron a crecer las responsabilidades.

Desde luego que el que soporta todo sobre sus espaldas es Gaspar Gómez, el director de la película, dueño de la cabeza adonde nació esa historia.

Gaspar nació en Mendoza en 1973. Estudió realización cinematográfica en la Escuela Regional Cuyo de Cine y Video, donde actualmente es docente en la cátedra de Dirección. Desde 1999 se dedica también a la publicidad.  Su primer largometraje fue “Crudos”, realizado en 1999, con las actuaciones de Bachi Buttini, Natasha Driban, Pablo Serafín e Iñaki Rojas, sobre la inescrupulosa manipulación de los medios en el mundo actual.

Ahora, está al frente de “Road July, la película que se filmará integramente en nuestra provincia, en locaciones como el Valle de Uco, la Ruta 40 (en un tramo de tierra, por la zona de Agua del Toro) y en San Rafael.

El proyecto de “Road July”está planeado con un costo $2.300.000 y recibió casi un millón de parte del INCAA.

La historia es sencilla, simple: July tiene 9 años, ha perdido a su madre y no sabe que Santiago, un hombre desordenado e inconstante, es su papá.  Seis meses después de lo ocurrido, Santiago se ve forzado a llevarla a la casa de su abuela. A lo largo de 240 kms. lograrán conectarse por primera vez como padre e hija”.

Así, Gaspar Gómez se sentó a hablar con MDZ.
-Son muchas las voces que indican que esta es la primera película mendocina en la era industrial que recibe un crédito del INCAA…
-Eso es lo que tenemos entendido. Las otras películas que se hicieron en Mendoza fueron por ayudas ajenas o producciones independientes (como hice mi primera película “Crudos”). Pero estuvimos haciendo una investigación y nos dimos cuenta que las últimas películas que se hicieron con un crédito del Instituto nos tenemos que remitir a la época de Film Andes.

-¿Cuánto tiempo pasó desde el momento en nació la idea hasta que salió el crédito?
-Empecé con el guión en noviembre del 2007. No es tanto tiempo el que pasó… Te diría que los tiempos que hemos venido llevando son casi ideales porque todo proyecto tiene un desarrollo que hay que chequear, las historias se decantan y hay que reescribir… Es como que hay una evolución lógica.

-¿La historia siempre se basó en este viaje?
-Si. Y te cuento como nace. Tenía un cuentito escrito en un papel que no daba más de dos párrafos. Cuando hice la capacitación con Jorge Maestro –en el marco de IDITS, que fue un concurso donde ganó este proyecto- le conté la historia y él me dijo que ahí estaba la película. “No creo que de para tanto” le dije. “Hay un viaje, una historia de familia, un vínculo por descubrir… ¿qué más querés? Tenés todo” me dijo. Y tenía razón. Todo nació de esa semilla.

-¿Y porqué el viaje?
-Ni me acuerdo como surgió el viaje… Pero me gustaba la idea de esto de ir en el asiento de atrás, viviendo en otro mundo. Fijate lo que pasa cuando viajás con un chico o más, en un auto: ellos se cuelgan de cosas que uno no mira. Y eso es lo que me interesaba mostrar.

-Pero además, hay varias historias adentro de la película.
-Tiene muchos sustratos. A mí me gusta definirla como un viaje a la paternidad en 3CV. Ese es el tema principal. Pero está la historia de él, de ella, un cambio de paisajes, alejarse de los vínculos.

-Además, un Citröen 3CV te marca un ritmo propio…
-Te marca un ritmo, una forma de ser de los personajes, porque el tipo es un fanático de Citröen. Eso es interesante.

-Hablemos de los actores.
-Francisco (Carrasco) es chileno, pero hace muchos años que trabaja y vive en Mendoza. Cuando empecé a escribir pensé mucho en quien podía hacer el personaje. Yo lo había visto a Pancho en “Los compadritos”, que dirigió Walter Neira, y sabía que quería hacer algo con él. Cuando nació esta historia, inmediatamente apareció su nombre. Y a Federica Cafferata la conozco desde que era un bebé, porque filmé con ella un comercial y, como su mamá es actriz (Soledad Bermejo). Hay una relación importante y siempre la tuvimos presentes. Hice un pequeño casting pero después de ver otras chicas, me quedé con Fede.

-¿Y cómo llegan Rita Cortese y Ana María Picchio?
-Querían dos actrices muy fuertes para hacer dos personajes de similares características dentro de la historia. Rita hace de la madre de él y la Picchio será la abuela de la nena y son muy importantes dentro de la película. Ese era el sueño ideal y se terminó cumpliendo. Primero me comuniqué con Ana, le mandamos el libro y nos llamó para decirnos “quiero estar”. Y con Rita pasó algo similar. Se prendió sin problemas.

-¿Cuándo empiezan a filmar?
-El 12 de abril.

-¿Y se termina?
-Son seis semanas de filmación.

-¿Y la fecha de estreno?
-Supongo que para agosto vamos a estar terminando y ahí charlaremos con el distribuidor. De ahí surgirá la fecha y supongo que será para fin de año.

-¿Cuánta gente involucra la filmación?
-Unas treinta personas por jornada, entre técnicos, choferes, actores, extras…

-¿Por qué “Road July”, así, en inglés?
-Lo pensamos mucho. Este fue el nombre del borrador. Era una road movie con July… Fue quedando, y cuando lo inscribimos en el Registro de la Propiedad Intelectual, también quedó. Hace muy poco, tuvimos una reunión donde nos preguntamos si era el nombre ideal para la película. Y nos gustó a todos. Está en inglés pero es un nombre pegadizo. Seguramente habrá algún subtítulo en castellano pero nada más.

-¿Cómo llegaron al crédito?
-Una vez que quedás habilitado por Gleyser (Gaspar y su equipo quedó en el segundo lugar del  Concurso Federal de Desarrollo de Proyectos y Largometrajes “Raymundo Gleyser” 2008, que convocó el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales de la Argentina - Incaa-) tenés la posibilidad que el INCAA analice tu propuesta. Así, ellos eligen a quién le dan el crédito. Y quedamos nosotros.

-¿El contar con una parte importante de la plata para la producción te genera otro tipo de responsabilidad?
-Y si, porque son fondos del Estado. Hay que cumplimentar con varias cosas para no tener un problema en puerta. Pero después de tantos años de buscarla, te llega la oportunidad. Desde luego que sentís la responsabilidad de hacerla muy bien. Ya no hay excusas: tenés la plata, los actores que querés. Ahora somos nosotros.

-¿Tenés apoyo del gobierno provincial?
-Estamos en eso. Hay muy buena onda con varios municipios pero no hay nada cerrado.

-¿Porqué hay tanto revuelo con el tema que una película se haga en Mendoza?, ¿no hay actividad cinematográfica en el interior del país?
-No hay nada. Lo primero que se está empezando a hacer son estos concursos Gleyser alentando a los productores del interior. Pero mientras tanto, todos los productores son de Buenos Aires. No es fácil sumar antecedentes de trabajo para que en el INCAA te aprueben un crédito. Ahora, con estos concursos se puede llegar.

-Estás abriendo la puerta…
-Ojalá que así sea. Hay muchos proyectos pero les falta fuerza para llegar. Capaz que de esta manera empiecen a animarse más.

Opiniones (1)
19 de octubre de 2017 | 00:50
2
ERROR
19 de octubre de 2017 | 00:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Bien por los que hacen cine en Mendoza. Tuve la oportunidad de trabajar en Crudos, y sé el esfuerzo que eso significó. Me alegra saber que las ganas siguen estando para ir más allá. Ojalá siga todo bien.
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes