Rubén Contreras

El extraño mundo de la castración química

Psiquiatra e integrante del comité asesor del gobierno en el tema.

Uno de los delitos más aberrantes que hay es aquel de índole sexual. Y es que uno puede entender que un tipo –o una mina– te afane la billetera, el auto, el plasma o la tierra de tus ancestros. Uno puede entender que alguien se afane la bóveda de un banco, la recaudación de un taxista o que evada impuestos o pague en negro a sus empleados.

Ahora bien, difícil resulta ser razonable cuando el delincuente quita la vida a una persona o la ultraja sexualmente. Esto hasta los mismos presos lo saben y de aquí que los “violines” –como se llama en la jerga a los delincuentes sexuales– no sean especialmente respetados en las cárceles.

Ahora bien, resulta que Mendoza está en boca de todo el mundo porque el gobierno, junto a un comité científico, le dio vía a un decreto –polémico– para habilitar la castración química destinada a delincuentes sexuales. Uno de los integrantes del referido comité científico es Rubén Contreras, psiquiatra. Con él, ahondaremos en este tema, que, por cierto, seguirá dando mucho que hablar.


- Empecemos por el final, porque hay una confusión muy grande: en síntesis, ¿de qué se trata todo este asunto?

- Es un proceso complejo, no se trata simplemente de inhibir farmacológicamente a alguien. Acá lo importante es transmitir que el delincuente sexual no es un psicópata, sino que está rodeado de un montón de situaciones que lo han llevado a cometer ese delito, como por ejemplo abusos sufridos por él mismo y situaciones de inseguridad y baja estima que suelen caracterizarlos. El que ataca sexualmente no lo hace para satisfacer un goce sexual, sino para expresar su violencia.

- Y el proyecto lo que hace es prácticamente obligarlo a someterse a un tratamiento de castración…

- Cuando una persona cae presa, accede a la progresividad de la pena. O sea: a los beneficios luego de dos tercios de condena cumplida, si tiene buena conducta. Con este decreto, el individuo no podrá acceder a beneficios si no se somete al tratamiento.

- O sea que no le va a quedar otra que someterse…

- Si opta, sí, pero no se trata solamente de lo farmacológico, el tratamiento comienza cuando ingresa a la cárcel. Esto no es un beneficio –como algunos creen– sino una condición más para acceder al beneficio. En los medios está apareciendo lo de la castración, pero se trata de un abordaje interdisciplinario para el criminal, con impronta en lo social, lo inclusivo, farmacológico, lo psicológico y lo psiquiátrico.

- El seguimiento de la situación social es importante, pero jamás lo trabajan debidamente desde el Estado.

- En la historia de los delincuentes sexuales hay una integración de lo social en sus conductas que resulta definitoria de sus acciones. Está claro que ellos no integran sus acciones adecuadamente con las pautas sociales. Por eso, digo que en todo esto la castración es un tema más dentro de un proceso terapéutico.

- Van a tener que cambiar la ley Ley Nacional 24.660 y su correspondiente provincial, porque según ellas también los delincuentes sexuales tienen derecho a obtener beneficios si tienen buen concepto.

- Ahora habrá un cambio: van a poder a poder acceder a la progresividad de la pena, a los beneficios, siempre que estén dentro de un tratamiento. La medida es optativa, se pueden acceder o no. Ahora, además de portarse bien, tendrán que seguir un tratamiento. Aparte, si es drogadicto o alcohólico esto se suma a su tratamiento. En síntesis, esto es una condición, no un beneficio y no facilita la salida, sino que la condiciona aún más.

- ¿Cuándo empezarían a tomar las pastillas o a inyectarse los inhibidores?

- Cuando comiencen a hacer salidas domiciliarias, luego de cumplir con los dos tercios de sus condenas y con el tratamiento previo aprobado. Antes de esto, hay todo un proceso, un diagnóstico inicial y todo un tratamiento desde que ingresa a la institución. Se los abordará desde lo penitenciario y desde lo específico de cada caso. Hablamos tal vez de entre 4 y 8 años dentro de un tratamiento específico antes de llegar a la medicación.

- ¿Quiénes no ingresarían aunque lo quieran?

- Los intratables, los psicópatas. Y tampoco los inimputables, los sicóticos, que están alojados en un neurosiquiátrico y no en cárcel.

- ¿Qué supone el tratamiento desde lo farmacológico?

- Se trata de suministrar psicofármacos, bloqueadores hormonales u hormonas femeninas, según lo que cada caso requiera.

- ¿Son pastillas o inyecciones?

- Son pastillas o inyecciones, que pueden actuar a nivel de los neurotransmisores o pueden ser bloqueadores hormonales o directamente actuar en los testículos.

- ¿Es verdad que luego de tres semanas sin medicación el organismo vuelve a cero, como si nada hubiese pasado?

- Técnicamente sí, porque las hormonas se recuperan. Si el individuo pasa entre 15 y 21 días sin medicación, vuelve a cero.

- Y si ya está en libertad, con su pena cumplida, ¿puede dejar el tratamiento? 

- Si quiere, no la toma más, pero el asunto es que tanto él como su familia y su barrio tomen conciencia. Seguir el tratamiento o no corre por su cuenta. Lo importante es que el individuo reconozca cómo es. Normalmente, se trata de gente impulsiva, agresiva, machista, quizás con rasgos sádicos respecto del sexo femenino o impotentes e inseguros. En todos los casos, el objetivo no es la satisfacción orgásmica. Este no es el eje, sino, por ejemplo, la liberación de la violencia.

- Si está medicado y su libido se encuentra disminuida, ¿no se corre el riesgo de que en lugar de violar a la víctima desee matarla?

- El tratamiento integral busca que el agresor se frene antes de cometer el delito. La violación más frecuente es la impulsiva, es como una descarga, casi siempre neurológica. Son personas que tienen dificultades en el temporal izquierdo y el frontal y que manifiestan la impulsividad. La intención es que, directamente, no cometan el delito.

- Ya tienen interesados…

- Efectivamente, hay once personas interesadas. Seguramente habrá abogados que presentarán a sus clientes y habrá que evaluar los tratamientos en cada caso. Estos tratamientos serán llevados a cabo por profesionales del Ministerio de Salud, porque la faceta más importante comenzará cuando estas personas ya estén en libertad.

- Usted integra un comité de profesionales, ¿quiénes son las otras personas que han trabajado esta singular idea?

- En las reuniones con los ministerios de Gobierno y de Salud estuvieron también Hugo Lupiañez –psicólogo y criminólogo–, Marilyn Fontemacchi –jueza penal de menores–, Alberto Rodríguez ¬sexólogo–, Enrique Reynals –endocrinólogo–, María Patricia Gorra –directora del neuropsiquiátrico El Sauce–, los abogados David Mangiapicco y María Eugenia Fernández y Horacio Mirón, de la Dirección de Promoción del Liberado.

- ¿A todos ellos les ha parecido bien este asunto?

- Sí, claro que sí.

 

Opiniones (11)
18 de octubre de 2017 | 03:25
12
ERROR
18 de octubre de 2017 | 03:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente tu comentario. Pienso exactamente igual que vos. Pense que era el unico, pero veo que aun hay gente con huevos e inteligencia. Gracias por decirlo tan abiertamente.
    11
  2. Dr. Ud es un hombre serio, deje su partidismo de lado y hable con sensatez. Lo único que hacemos con esto, es tranquilizar a un montón de idiotas burócratas, para alegrar a otro montón de perversos incurables. Dr. bájase del barco que se unde...y la mierda flota, y mancha!!
    10
  3. Te digo yo lo que haría: le planto un tiro si soy la madre de esos chicos. Te digo lo que haría si fuera legisladora: presentaría un proyecto de reforma del código penal en el que cambiaría la pena por violación. Les pediría perpetua. Sí, me dirán muchos, entonces cómo separás asesinato de violación en cuanto a pena a purgar? bueno, para mi entender, una persona violada es una persona que ya perdió también uno de sus derechos fundamentales. No el de la vida, que es el primero, pero qué clase de vida puede llevar después de semejante ultraje? Muchísimas gracias por aportar este caso. Es hiper esclarecedor.
    9
  4. Es un Lirismo increible, que haria este Dr. con este caso? Una publicacion de prensa ...... Fue condenado a la pena de 10 años de prisión un hombre que había abusado sexualmente en tres ocasiones de su hija menor de edad. Una de ellas fue en la Colonia Penal de Gustavo André cuando la chica fue a visitarlo, ya que estaba arrestado allí. El veredicto fue leído el lunes en el aula de debate de la Segunda Cámara del Crimen, donde se hizo el juicio abreviado a puertas cerradas por tratarse de una instancia privada. La identidad del condenado no se revela porque sería identificatorio de la menor. La causa llegó a juicio bajo la imputación de abuso sexual gravemente ultrajante agravado en concurso real con coacción. También se lo acusó de corrupción de menores agravada. El tribunal estuvo presidido por Roberto Yanzón e integrado por los ministros Roberto Uliarte y José Valerio. La fiscalía de cámara estuvo a cargo de Adelmo Argüello y como defensor se desempeñó Rubén Raúl Castro. Las tres causas se instruyeron en la Oficina Fiscal Nº4, de Godoy Cruz. Uno de los hechos por los cuales fue condenado ocurrió el 26 de agosto de 2006. Ese día el hombre salió de su casa junto a sus hijas de 12 y 8 años y un varoncito de 11. Fueron hasta un basural que se encuentra al este de la calle Eva Perón de Godoy Cruz. Mientras los más pequeños buscaban cartones, el hombre comenzó a tocar a su hija mayor por todo el cuerpo, especialmente los senos y la vagina. Luego le sacó el pantalón y la ropa interior introduciéndole los dedos en el órgano genital de la chica. Esta le pidió que no lo hiciera. Lejos de hacerle caso, y previo bajarse él también los pantalones y el calzoncillo, sentó a la menor sobre una roca, se puso arriba de ella y colocó su miembro en los genitales de la niña. Ella le dijo que le dolía mucho pero igual insistió hasta eyacular. La segunda causa es de fecha 18 de octubre de 2006. En este caso el escenario es una vivienda de La Primavera, en Guaymallén, donde el acusado le bajó los pantalones a su hija y seguidamente la penetró. En la tercera causa quedó probado que mientras se hallaba cumpliendo condena en la Colonia Penal de Gustavo André, Lavalle, y en oportunidad de ser visitado por sus tres hijos, abusó sexualmente otra vez de la hija mayor.
    8
  5. Hola, sí, esos son algunos. El otro que me saltó a la vista es "iniNputable". Había , pero en este momento no tengo tiempo de señalar uno por uno. Disculpame. Saludos.
    7
  6. Con todo respeto, creo que el Sr Psiquiatra, ve este tema como funcionario de Gobiero, y no como profesional de la medicina. Yo pienso que sus colegas no deben pensar como el. Aca en los unicos que hay que pensar, son en las victimas de estas aberraciones. No existe ningun plan especial, ninguna novedad que el gobierno y sus asesores inventen o descubran para la contencion y solucion de los verdaderos perjudicados.
    6
  7. no sirve para nada si al final no la toma más, para eso no gastemos mas guita y que siga como está si al final es lo mismo pero con más gastos. y hacerle un tratamiento de efectos permanentes es demasiado anticonstitucional se entiende. yo si fuese médico y me piden que realice estos tratamientos, ni por todo el oro del mundo xq ya se sabe como termina esto, el médico en cana por hacer de Menguele con autorización del estado y el estado haciéndose el boludo como nuestro gobernador.
    5
  8. Estimada: gracias por el aviso, releí la nota y faltaba una "s" y vi dos guiones replicados Te agradeceré que me indiques los errores que no observo, de modo que los corrija. Muchas gracias. U. N.
    4
  9. Así que va a depender de la buena voluntad del imputado que al cumplir su condena quiera seguir el tratamiento? Ah, perdón, lo van a controlar familiares y vecinos del barrio. No me hagan ca-gar de la risa. No da ni para armar debate con esta payasada. Y, Naranjo, todo bien, pero tu nota está llena de errores de tipeo.
    3
  10. Me extraña sobremanera que un profesional en psiquiatría no haga mención al altísimo porcentaje de reincidentes entre los delincuentes sexuales. Al inicio de la entrevista pareciera que los delincuentes sexuales tienen "justificación", a partir de determinadas cirscunstancias en su formación social. Su análisis traslada el centro de importancia desde la víctima (muchas veces niños y niñas) a los delincuentes, como si estos sujetos fuesen víctimas de algo. Las víctimas son los cientos de mujeres y niños abusados. De ellos hay que ocuparse a partir de una reforma del Código Penal. Los violadores y abusadores deben purgar cadenas perpetuas. Sin atenuantes ni 2/3 ni ninguna otra picardía jurídica que permita que vuelvan a salir y sigan destruyendo la vida de inocentes. Esto es uno de los problemas de las posiciones humanistas. Darles otra oportunidad es darles otra oportunidad para que sigan violando. Es preferible que, si estando preso por un crimen aberrante que YA COMETIÓ, se cura, siga preso, por las dudas ante el riesgo de que salga y vuelva a hacer daño. Si, ya sé son humanos, como lo eran y son Hitler, Bush y otros humanos. Prefiero pensar en la salud mental y física de las mujeres y niños potenciales víctimas de los criminales sexuales, psicópatas o no. Saludos
    2
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes