Humberto Diez

"En materia tributaria, se hicieron cambios para mal"

Especialista y consultor en temas impositivos

Humberto Diez es especialista y docente en temas tributarios. Se dedica hace 10 años a la actualización de profesionales de la contabilidad en todo el país. Habitualmente viaja a Mendoza para dar charlas relacionadas con temas tributarios auspiciado por el estudio Contable Herrera, Ontiveros y Asociados. En esta oportunidad, vino a cerrar el ciclo de charlas y dictar un curso para entender el presente tributario argentino. Además disparó sobre cosas que cambiaría en el país, siempre orientadas al crecimiento económico de las empresas, pequeñas y grandes.

- ¿Cómo observa el panorama de posibles cambios en el actual sistema tributario argentino?

- En materia de cambios, parafraseando a Heráclito, quien decía que lo único permanente era el cambio, en Argentina, en materia de sistema tributario, esa es una gran verdad. Estos cambios son previsibles en el futuro inmediato del país, sobre todo, considerando el cambio de Gobierno Nacional. Sin embargo hablar de cambios me da miedo, ya que en estos tiempos que corren donde hay tantas modificaciones, sumar nuevas reglas puede ser un problema para los argentinos. Ya hubo un cambio en materia de bienes personales. En este punto tenemos un punto concreto que hay que analizar respecto a las reformas que se han vendido tanto como si significaran una rebaja de imposición que no es tan así. Sobre todo porque el impuesto a los bienes personales que se aplica en el país es único en el mundo.

- ¿Para bien o para mal?

- Yo creo que para mal. Porque se grava una manifestación de capacidad contributiva imperfecta, que hace sólo blanco en los bienes. Lo que todos los demás gravan, cuando gravan, alcanzan al impuesto al patrimonio neto que la diferencia entre bienes y deudas. Vos podés tener bienes por un millón y deudas por dos millones y yo tener un patrimonio por un millón y no deber nada y sin embargo los dos pagamos lo mismo. El asunto es que en este caso los dos tenemos capacidades contributivas totalmente distintas. Partiendo de esa premisa, el impuesto a diciembre de 2006, tenía la consideración técnica que yo no pagaba hasta $ 102.300 de bienes. Superando esa cifra, se pagaba por lo que se superaba. Quiere decir que eso funcionaba como un impuesto no imponible. Después había para aquellos que superaban esa cifra, dos tramos, frente a la imposición. Si yo superaba los $ 102.300 hasta los $ 200.000, o sea que tenía que tener bienes por $ 203.300, pagaba una alícuota de 0,5%. Ahora cuando yo superaba los $ 302.300, es decir que una vez sacados los $ 102.300 había superado los $ 200.000, ahí la alícuota era de 0,75 %. Ahora con el cambio se eleva el monto de $ 102.300 a $ 305.000. Entonces dicen que esto es favorable. Sí, es favorable, pero en algún tramo. Porque si yo estoy con $ 280.000 antes yo pagaba y ahora no pago. Ahora, el mínimo ya no es un mínimo no imponible, será un mínimo exento, lo que quiere decir que cuando yo supero los $ 305.000 pago por la totalidad, no por el excedente. Ese es el primer gran cambio y hay un segundo cambio que tiene que ver con la alícuota, con la imposición total. A diciembre de 2007, como ya la modificación es ley, quien tenga bienes entre $ 305.000 y $ 750.000 va a tributar al 0,5%. Ahora cuando se superan los $ 750.000 hasta $ 2.000.000, se tributa el 0,75%, siempre por el total. Es decir que si uno tiene $ 1.500.000 paga 0,75%. Pero si supera los dos millones hasta los cinco, paga el 1%; y si tiene más de cinco, el 1,25%. O sea, para aquellos que tienen concentración de bienes, hay un salto brusco de imposición.

- ¿Qué otro efecto se notará con este impuesto?

- Otro efecto que se da con este impuesto es la progresividad por clase. Esto es, cuando se está muy cerca de saltar de alícuota, la cosa se complica. Por ejemplo, puedo tener bienes por $ 1.900.000 y debo tributar por 0,75 %. Ahora, cuando yo supero los dos millones debo tributar por 1 % todo. Entonces ahí aparece lo que se llaman conos de evasión. Aquel que está muy al filo y ha superado el monto por muy poco omite algo para estar no estar dentro de un nuevo escalón de imposiciones. Algo parecido a lo que está sucediendo con el impuesto a las ganancias actual. Esto por la eliminación de la tabla de Machinea. Este debe ser el único país del mundo donde sucede esta situación. Por ejemplo, hay gente que le dicen que va a tener un aumento de sueldo y tiene un ingreso de bolsillo menor. Porque al darse el salto, tributa más y termina cobrando menos.

- ¿Qué cambiaría si tuviera la facultad de mejorar algo en el actual sistema tributario?

- Bueno, eso es algo que haría a partir de las conversaciones y los reclamos de los profesionales. Una primera cuestión a modificar sería el actual impuesto al cheque, un impuesto que en verdad afecta a los débitos y a los créditos.

- ¿Lo eliminaría?

- Por supuesto. Pero en orden a dejarlo, yo lo haría íntegramente computable como pago de tributo. En la actualidad se puede computar el 34 % nada más. En cambio, yo lo haría un 100 % computable y de la misma forma lo haría con todos los impuestos, inclusive con contribuciones patrimoniales.

- ¿Para qué un impuesto que se recauda vía banco va a ser computable? ¿Qué efecto tiene?

- Básicamente será para la gente que está en el circuito marginal, que paga sueldos en negro, que es un número bastante importante en Argentina, para que  por lo menos tenga el costo del impuesto al cheque. Porque eso no lo van a poder computar. Hoy, tanto los que están en blanco como los que están en negro deben pagar el impuesto al cheque y es injusto. Eso es lo que hace que muchos que están en blanco eludan el sistema bancario. Si yo te pago en efectivo es para no pagar el impuesto al débito.

- ¿Cuál sería su segunda propuesta?

- También lo que haría sería cambiar la situación actual del monotributo, que desde 1998 mantiene casi el mismo esquema de valores. En 2004 esos valores se modificaron un poco. Pero hoy un comercio para estar dentro de ese régimen tiene un valor establecido de $ 144.000. La prestación de servicios profesional para estar dentro del régimen son $ 72.000. Qué hace la gente entonces. Quiere seguir estando dentro del parámetro y otra vez omite. Lo que produce un efecto nocivo para la administración. Porque si yo vendo bienes y omito, lo que tengo que hacer es dejar de comprar en el circuito blanco. Se pierde control por oposición. Si yo estoy vendiendo al público camisas y quiero estar dentro del parámetro de los $ 144.000 que son $ 12.000 por mes, tengo que dejar de facturar camisas, debo empezar a comprar en negro a mi proveedor. Entonces produzco negro para atrás, generando marginalidad. Yo creo que habría que adecuar esos montos.

- ¿Habría un tercer asunto de interés para reformar?

- Si, y es más importante que los otros dos y que se refiere al asunto de la Ley Penal Tributaria 24.769 de enero de 1997. Actualmente esa regla establece una condición objetiva de punibilidad y que no es otra cosa que el monto. Cuando viene el fisco y me detecta una evasión por un importe superior a los $ 100.000, está obligado a denunciarme penalmente. No es que tiene la facultad de analizar si me hace la denuncia o no. Está obligado. Qué pasa, en los montos en el país existe inflación. Pese a que está Guillermo Moreno sosteniendo que no es tan así. Entonces lo que sucede es que el fisco está permanentemente rondando sobre la justicia y ha saturado el sistema judicial. Lo que se traduce en el concepto de una justicia abarrotada es sinónimo de no justicia. Lo peor que le puede suceder al fisco es que cuando hace la denuncia penal vayamos al juzgado y esté saturado. Esos montos para la penal simple de $ 100.000 y de un $ 1.000.000 para la penal agravada habría que elevarlos.

- ¿Qué análisis económico puede hacer respecto a las Pymes?

- Ese es un tema que hace cuatro años está analizando el Gobierno de Kirchner y que no ha logrado solucionar. Aplicaría, al igual que se hizo en España, un régimen de incentivos a la reinversión. Por ejemplo, cuando yo tengo en un primer período buenas utilidades y en lugar de sacarlas de las empresas las reinvierto no pago impuestos a las ganancias. Como ya fue observado, esto tuvo buenos resultados cuando el país ibérico transitó hacia su incorporación al mercado común europeo. Esto, sin lugar a dudas aumentaría el potencial económico de tributación. Porque si la empresa reinvierte, la reinversión significará mayor mano de obra, más materiales y un aumento importante para tributar. Se agranda la torta. Yo se que los porcentajes de empleo están bajando pero igual siempre es bueno orientar el barco a seguir creciendo económicamente.

- ¿Qué opina sobre el aumento reciente que rige sobre el impuesto a las retenciones de las exportaciones?

- Para mi el único objetivo que busca el Gobierno con esto es aumentar la recaudación. Por otra parte opino que es un impuesto actualmente con una pauta desmedida.
Opiniones (2)
19 de agosto de 2017 | 08:53
3
ERROR
19 de agosto de 2017 | 08:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy interesante. Se agradecen iniciativas como ésta del estudio Contable Herrera, Ontivero y Asociados de acercar a nuestro medio a un especialista de primer nivel.
    2
  2. Humberto además de ser un buen tributarista, tiene capacidad de síntesis y es un buen didacta, habla claro para que todo el mundo lo entienda, excepto nuestros representantes y gobierno que nos tiene jaqueados, en el buen sentido, con perdón de Celso Jaque, con tantos y desmedidos impuestos, pero lo peor no es eso, lo peor es la cantidad de tiempo que perdemos los contadores con los trámites e inventos de AFIP. Hasta cuando abusarán de nuestra paciencia!!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial