Gabriela Michetti

"Puede ser peligroso que Cobos se mantenga en el Gobierno"

Diputada nacional y referente del PRO

Por Maxi Quinteros para MDZ on line


En menos de un mes, Gabriela Michetti ha vuelto a Mendoza. En ambas, la política ha sido decisiva para que retorne a una provincia a la que definió como "la mejor de Argentina". En la primera oportunidad, por su buena relación con el senador nacional Ernesto Sanz. En la segunda, porque vino a reforzar el lanzamiento de los candidatos del PRO para las elecciones de marzo en Capital.

Gabriela es una de las caras más visibles del macrismo luego de, obviamente, la del conductor político. Algo que el primo de Mauricio, Jorge -asiduo visitante de Mendoza-, destacó como "la referente más importante del PRO y la garantía de los valores institucionales".

Desde diciembre pasado, Michetti ocupa una banca en el Congreso Nacional, como diputada. En esta nueva visita a Mendoza, recordó que alguna vez escribió una carta al gobernador -en ese momento ella era estudiante y su memoria no le permite recordar quién era en aquel momento el conductor de esta provincia- para sugerirle algunas propuestas.

"Se me había ocurrido vivir en Mendoza, porque la amo. Pero después me enamoré, me casé y no me vine a vivir", deslizó ante el auditorio que la escuchaba atentamente, hasta que rompieron los aplausos y las sonrisas.

- ¿Estuviste hace poco en San Rafael, invitada por Sanz?

- Si, estuve tres días en San Rafael, la verdad fue un placer. Hacía tiempo que no me tomaba vacaciones y esos tres días fueron como un paraíso. Y además tengo una muy linda relación de amistad con Ernesto y con su familia.

- ¿Cuál es tu opinión sobre la forma en que llevan el país los Kirchner?

- No estamos en una situación tranquilizadora o esperanzadora del futuro de la Argentina. Tanto en el gobierno de Néstor como de Cristina se han provocado situaciones de confrontación muy duras. En lugar de construir un proyecto en conjunto entre todos los argentinos, lo que se ha hecho es fragmentar y dividir. Y eso genera consecuencias importantes, que nos han ido estancando y nos han ido sacando de la inserción internacional que otros países sí tienen en el mundo. Al comienzo de la gestión de Néstor hubo algunas cosas buenas. Pero no tenemos un liderazgo presidencial que hagan que la Argentina vaya por un camino de esperanza.

- ¿Y cómo lo ves a Julio Cobos en este panorama, en su compleja situación de ser parte del Gobierno y al mismo tiempo opositor?  

- Más temprano que tarde va a tener que tomar la decisión de renunciar a la vicepresidencia, o no. Depende cuál sea su vocación y objetivo. Lo cierto es que esa doble responsabilidad, que a veces no son compatibles, tiene una situación de límite y mucha estrechez para manejarse. Hasta hoy lo venía haciendo con bastante equilibrio y lógica, sin hacer cosas que complicaran a las instituciones.

- ¿Pero es sano institucionalmente que se mantenga? ¿De forzar ese límite que señalás?

- A esta altura, puede ser peligroso. No quiero ser pájaro de mal agüero, porque creo que los políticos tenemos que ser más productivos en nuestra propuesta y no mirar tanto al otro. Lo que creo es que tiene una dificultad enorme y que ese doble juego se le está complicando. La decisión la tiene que tomar en los próximos tiempos, no muy lejanos.

- Luego del triunfo de Sebastián Piñera en Chile, ¿creés que Argentina está preparada para tener a un empresario como Mauricio Macri como presidente?

- Nuestra gestión de gobierno en la ciudad ha permitido que mucho de los prejuicios sobre Mauricio y sobre lo que implica un empresario se vuelque a la política, con todos los costos personales y de oportunidad, del estilo de vida, digo que esta gestión ha ido matando muchos prejuicios. Hoy tenemos un apoyo importante de esa gestión y una imagen de Mauricio distinta a la de que teníamos cuando comenzó. Muchas de las cosas negativas que escuchábamos sobre su imagen han ido desapareciendo. Se está preparando un camino distinto sobre todo porque la gente está muy decepcionada de la política tradicional. Y esperando con desesperación una lógica y un estilo de liderazgo distintos. Mauricio tranquilamente puede encarnar eso.



- En esta nueva etapa en el Congreso de la Nación, luego de la asunción de nuevos legisladores en diciembre ¿cuáles son los desafíos que se le imponen a la oposición?

- Tengo muchas ganas de arrancar con las sesiones ordinarias porque hay muchos proyectos de índole institucional. Como la reforma del INDEC y el Consejo de la Magistratura. Todos proyectos que tienen que ver con la vuelta a la normalidad de las instituciones, que tienen el acuerdo de la oposición para sacarlos adelante.

- ¿Pero considerás posible que el Gobierno admita una reforma del INDEC?

- Van a resistirla, porque no tienen vocación de hacer algún cambio en el instituto para volverlo creíble. La oposición en esos temas institucionales, más allá de que tenga diferencias en otros temas, es muy probable que esté unida. Ojalá también el Gobierno pudiera discutir estos temas y comprenda que es necesario tener un INDEC que realmente sea confiable, porque es lo que permite que Argentina tenga confianza en el exterior ante los inversores extranjeros.

- ¿Cómo van a ser las alianzas políticas del PRO en el camino hacia el 2011?

- Tratando de fortalecer al PRO como partido nuevo, con su lógica muy clara y simple: sumar a todos que quieran transformar la realidad. Y que tienen valores similares a los nuestros: que se proyectan hacia adelante, que le da valor al conocimiento y a la gente seria y que entiende que la política no solamente es hablar sino que también es hacer. Ponemos un acento importante en la gestión de las cosas y en la solución de los problemas. En Mendoza estamos muy felices de sumar a candidatos que son nuevos, como Orly Terranova, que desde su lugar de joven involucrado en su proyecto personal con profesionalismo. Y que gente así que se quiera comprometer con la política y que se lo vea entusiasmado, para nosostros es una alegría.   

Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 20:16
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 20:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La oposición del kirchnerismo es un grupo de payasos. La gestión de Macri en Bs As es pésima, sin ir más lejos en las últimas elecciones el macrismo con Michetti no llegó al 30% de los votos, perdiendo 20 puntos en dos años de gestión (sacó casi 50% cdo ganó Macri la Jefatura). La única figura nacional, además del bruto de Macri, es Michetti, una mujer que intelectualmente no puede hilar dos frases que tengan contenido político. Ahora Sanz está negociando algún acuerdo con el PRO, terminando de vaciar el progresismo que alguna vez caracterizó a la UCR. Cobos, Sanz, Morales, los líderes conservadores de un cada vez más afín a la improvisación reaccionaria del PRO.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial