Jairo

"Pese al paso de los años, aún tengo pánico escénico"

El cantautor cordobés habló con MDZ antes del show que dará hoy en la apertura de "Rivadavia canta al país".

Antes de iniciar una extensa y amable charla, me pide unos minutos para cortar con otra conversación. “Estaba hablando con mi hija”, se excusa,  y de vuelta a aquél costado del teléfono Jairo, una de las voces más notabless de Argentina, abre las puertas de su mundo interior.

Con la misma sencillez con que la construye puentes férreos con su público desde hace 40 años, el artista tiñe el diálogo de una atmósfera íntima, casi familiar, permitiendo que las palabras elijan su propio cauce. Hay desembocaduras varias: sus pasiones, su alianza inalterable con el escritor Daniel Salzano, el sabor que deja el calor de un disco recientemente editado, sus temores, sus próximos planes.

Pero todos los ríos conducen a Jairo en profundidad. ¡Y vaya que da gusto sentarse a hablar con él!, recalar en sus diversas riberas. Cada arribo, horas antes del show que el cantautor cordobés obsequiará esta noche en la primera luna de Rivadavia canta el país.

"Es un placer cantar en Mendoza, siempre me reciben con muchísimo cariño", advierte el artista y desliza: "Aunque no me gusta improvisar siempre les concedo alguna canción, mantenemos un feeling que es muy bonito".

Además de su visita, que llega abrazada a Los Enamorados (2009), su último álbum, el festival  del Este cobijará hasta el domingo las voces de Estela Raval (hoy), Soledad y Los Trovadores de Cuyo (el viernes 29), El Chaqueño Palavecino y Juanón Lucero (el 30) así como Jorge Rojas y Leandro Lovato (en el cierre).

Pero la grilla también tendrá c0lor mendocino. Jorge Viñas, Dúo Nuevo Cuyo, Andrés Iacopini, Los Chimeno, Juanita Vera, Javier Figueroa, Orozco Barrientos, Cacace Aliaga, 18 Cuerdas, son algunos de los créditos locales que se darán cita en el Complejo Deportivo Municipal.

Antes de inaugurar el festival, las respuestas Jairo fluyen desde la calurosa Buenos Aires:

- ¿En qué  momento de tu día te encuentro?

- Estaba hablando con mi hija. Me estaba contando sobre temas de pintura, trabaja en el Museo del Prado.

- Comparten el amor por la pintura…

- Sí, la pintura me gusta muchísimo pero a otro nivel (risas). El de ella es otro.

- ¿Alguna vez expusiste tus obras?

- No, nunca. Recién ahora me han propuesto hacer una exposición a fin de año. Vamos a ver si logro reunir la cantidad de obras… Pero será una exposición desprovista de interés, nada más que por el placer de hacerlo.

- ¿Cuándo comenzó este diálogo?

- La pintura ha sido mi afición desde siempre; paralela, incluso, a la música. He estudiado y trabajado en talleres, me gusta mucho. Lo que sucede es que el canto, la música, se lleva toda la parte profesional. Sin embargo paso mucho tiempo con la pintura y hablando sobre ella.

- ¿Es otra de tus pasiones?

- Indudablemente, sí. Si tengo que nombrar dos pasiones, dos cosas que me gustan mucho, además de cantar, respondo pintar y leer.



- ¿Ahora estás leyendo algo en especial?

- Estoy leyendo Invisible, la última novela de Paul Auster.

- ¿Sos de ese tipo de lectores ávidos, que terminan un libro y comienzan otro?

- Sí, sí. A veces leo dos a la vez. El de Auster lo empecé a leer hace poco, apenas salió, y antes estuve leyendo La maravillosa breve vida de Oscar Wao, una novela corta de un joven escritor dominicano llamado Junot Díaz, un tapado; me encantó su novela.

- ¿Cómo llegás a esos autores? ¿Investigás, te los recomiendan?

- Leo los suplementos de literatura de los diarios y algunas revistas literarias, estoy bastante orientado por ahí. Me guío por amigos, también. Un libro va llevando a otro, estoy permanentemente leyendo. Eso es de una gran ayuda porque viajo mucho y la lectura es una buena compañera de viaje.

- Hablando de tus viajes, a contrapelo de lo establecido, vos emprendiste una extensa gira en pleno verano…

- En realidad, para trabajar no tengo estaciones; lo hago con cierta regularidad durante todo el año. En el verano hay una especie de efervescencia de actuaciones: hay funciones de todo tipo en Mar del Plata y Carlos Paz y llegan los festivales, que plantean la diferencia porque son al aire libre.




- Una vez más, esta temporada tendrás tu propia “ronda festivalera”…

- Participo en siete u ocho durante el verano, no más. Dos o tres son folclóricos pero otros no. En el último de Cosquín, por ejemplo, me pidieron que no cante folclore; como es el cincuentenario quieren que haga una selección de canciones de las que he compuesto con Daniel Salzano y que las interpretemos juntos.

- Fuera de este pedido específico, ¿cómo elegís tu repertorio?

- En Mendoza voy a ofrecer el show que estamos haciendo en este momento, el mismo que presentamos en Pinamar y Mar del Plata. Es un show que está relacionado con el disco nuevo. Los Enamorados es una suerte de eje pero está mezclado con otras canciones. Lo que intentamos es que sea coherente para no ir dando bandazos sino siguiendo un orden temático -dentro de lo que se puede-. El show está bastante bien logrado, a la gente le gusta mucho.

- El disco vio la luz hace poco más de un mes, en diciembre. ¿Cómo fue recibido hasta ahora?

- Impresionante. De los últimos es el disco que más éxito ha tenido ¡y está recién salido! Hay una canción (Carpintería José) que hasta ahora es como la locomotora, pero hay cuatro o cinco canciones más que irán tomando relevo y que van a hacer que el álbum adquiera un nivel muy alto.



- ¿A qué creés que se debe este recibimiento?

- Realmente, no lo sé. Lo de los discos es una cosa inexplicable. Primero, porque en la industria discográfica está de capa caída. Se venden muy pocos discos en Argentina. En este momento hay una crisis muy grande en la industria. En parte debido a este fenómeno de la piratería y a las descargas. Pero, en parte, también se debe al mal manejo de las compañías discográficas. Falta un poco de imaginación en cuanto al repertorio y de creatividad de parte de la industria. Generalmente se responsabiliza a la piratería pero sólo es una parte del problema.

- Es que todo fenómeno social tiene varias aristas…

- Totalmente. La industria no está exenta de responsabilidad. Creo que hay una gran cantidad de valores a los que no se les da oportunidad. No estoy muy de acuerdo en cómo se maneja la parte artística en algunas compañías. Pero es una cuestión personal, quizá está totalmente equivocado…

- Volviendo al disco, y descontando lo inexplicable de la recepción, ¿qué sensación te dejó a vos?

- Aunque grabo discos con regularidad -entre uno y no pasan más de dos años- esta vez ha pasado menos tiempo desde Criollo (N de la R: álbum editado en 2008), que es un disco muy bonito pero que también es muy específico. Con Los Enamorados vuelvo a la canción, que es lo que he hecho toda la vida. Me ha gustado mucho volver a componer con Daniel Salzano.

- ¿Cómo es ese proceso creativo compartido?

- Hablamos por teléfono y coordinamos. Componemos lo justo, nunca hacemos canciones de más. Casi no corregimos; tenemos una compenetración muy grande y nos entendemos muy bien porque tenemos mucho en común.

- Y una pila de años de trabajo conjunto…

- Y eso se nota. Soy un convencido de que una parte de la vigencia de mi carrera, después de tantos años, es la renovación del repertorio. Y para eso tengo en Salzano a un aliado fantástico. Es alguien que escribe de una manera original y que tiene un lenguaje propio; y, a la vez, me presta a mí, un lenguaje particular. La gente joven que se acerca a escucharme en algún lugar, lo hace por las canciones. Éstas despiertan ese tipo de interés en una generación que no es la misma con la que empecé a cantar.



- En este acercamiento generacional los toques en vivo tienen mucho que ver, ¿no?

- Sí, es muy importante. No concibo la carrera de un cantante sin los shows en vivo. Si bien me gusta mucho cantar, aún me produce un pánico tremendo salir al escenario. La sensación no ha disminuido con los años, por el contrario, se ha acrecentado. Pero este tipo de temores son muy sanos, salir a cantar es como una explosión de histrionismo. El escenario tiene una cosa muy particular: es un lugar que te pertenece por unos minutos, que te es propio y en el que todo es posible. Allí, cualquier gesto que hagas está siendo mirado por el público y lo más importante es poder conmoverlos. Sin ese propósito que se consigue en escena, la carrera del cantante pierde muchísimo.

- Lo llamativo es que después de tantos años mantengas esa adrenalina tan particular…

- Y ojalá me dure esta sensación incómoda. En el fondo es una contradicción, porque uno va a disfrutar lo que va a hacer. Yo trato de esconderme, conozco los conos de luces y sombras; el problema es cuando me toca cantar de día...

- En este sentido, ¿tenés algún escenario dilecto dentro de la larga lista de los que has visitado?

- Me gusta cantar en los teatros. Los escenarios al aire libre me cuestan un poco más por mi manera de cantar, que es más íntima. Sin embargo son los públicos, más que los escenarios, los que hacen que un lugar sea diferente del otro. Por eso se puede cantar un mismo repertorio mil veces.

- Luego de regar tus canciones en todos los destinos de esta gira, ¿qué te depara 2010?

- Vamos a trabajar hasta mediados marzo. Después me voy a ir a descansar a Europa, unos quince o veinte días; allí voy a cerrar algunas cositas, especialmente en España. De regreso vamos a abocarnos con el siguiente corte de difusión del disco (N de la R: el artista adelanta que puede ser Los Enamorados o Me encanta esta hora del día).



Mientras tanto estamos preparando una especie de celebración, un jubileo, por los 40 años que se cumplen del lanzamiento de mi primer disco (Emociones, 1970, España). Por ello vamos a editar, de manera paralela, un CD y un DVD que contiene mis canciones más conocidas, en orden cronológico y grabadas en vivo con una Orquesta Sinfónica de San José de Costa Rica.

- ¿Cuándo grabaron el material?

- Lo grabamos hace dos meses, en Costa Rica y ahora le están realizando los detalles técnicos más minuciosos. Costa Rica ha sido el país que ha seguido más de cerca mi carrera y es muy buena gente. Allí tengo una hinchada muy fiel, es un país que quiero mucho. Aparte seguiré pintando para poder armar una exposición bastante completa, no digo interesante porque eso lo tienen que decir los demás (risas).

Ficha técnica:
Jairo - Los Enamorados
Jueves 28 de enero
XXIV edición Rivadavia canta al país
Complejo Deportivo Municipal de Rivadavia - a 200 metros de la margen norte del Río Tunuyán.
Venta de entradas y abonos: Leer más>>

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 18:15
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 18:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial