Bautista Marcheschi

"Es imposible abastecer la demanda de energía actual"

Subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación

La difícil situación energética se vislumbra tanto para el verano como el próximo invierno. Falta de inversión en el sector de generación, el futuro de las centrales nucleares en Argentina, las tarifas de la electricidad, son los tópicos que desvelan a Bautista Marcheschi, subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación.
El funcionario, con amplia trayectoria en el campo energético en Argentina, analiza en esta entrevista el pasado, el presente y el futuro, considerando al uranio nacional como un recurso estratégico que no puede ser obviado si se quiere entrar en una etapa seria de desarrollo.

- ¿Cómo analiza el actual escenario donde el equilibrio entre inversión y energía es muy sensible en Argentina?

- El primer análisis es que el país creció a un 9% anual durante cuatro años y el quinto esperamos que cierre casi con un 8,5 %. ¿Cómo hacemos entonces para poder satisfacer todo el aumento de la demanda? La gran inquietud es que Argentina actualmente es un país que en materia energética industrial ha crecido mucho pero que todavía sigue siendo muy dependiente de módulos de generación eléctrica muy importantes. Más aún, si hablamos de centrales de tecnología de ciclos combinados, hoy sólo los fabrican cuatro empresas en el mundo. El otro asunto, es que con un barril de petróleo a casi cien dólares, la crisis energética no es exclusiva de la Argentina, es mundial. Esto lo podemos aseverar por la evolución de la demanda de elementos a proveer. Vos pedís un transformador en el orden mundial y te dan 36 meses. Lo pedías hace 5 años atrás y lo tenías en 8 o 9 meses. Las fábricas no dan a basto con los requerimientos de la parte mundial, sea privada o del Estado, de regímenes socialistas o sea de empresas privadas. Es tal la demanda en materia energética que los insumos que cada uno necesita en tiempo y en forma no los pueda conseguir, obteniéndolos con mucho retardo.

- En ese escenario mundial que menciona. ¿Cuáles serían los problemas modernos de la provisión eléctrica?

- El otro asunto que muestra que las dificultades son mundiales, y por el que han tenido cortes de energía en Roma, Londres, Madrid, es el de los aires acondicionados. Estos antes eran un elemento, no de lujo pero si de la clase media alta, suntuario. Estaba entre los 3.500 y los 4 mil dólares. Hoy lo ofrecen por mil pesos, que son a lo sumo 380 dólares y encima en 34 cuotas de  55 pesos, sin interés. En el último año, en Argentina se compraron casi tres millones de aires acondicionados, incluyendo splits. Tres millones de nuevos aires acondicionados a mil y pico de vatios cada uno, son 3 mil mega vatios. Adem.as, hoy lo compran tanto para frío como para calor. Por eso es un gran problema. Se consumen los mil vatios en verano y también en invierno en los días de más frío. Vale nombrar este asunto, para cerrar el ciclo y entender por qué tuvo un apagón serio Nueva York, Madrid, Roma y hasta Barcelona. Cuando dije esto en febrero de 2006, muchos se burlaron. Esto no es ninguna estupidez. Es algo que hay que tener en cuenta.

- ¿Cómo se produjeron las inversiones en energía en el país después de la última crisis?

- Después de la gran crisis de 2001-2002, ningún privado que se había quedado en la Argentina quería invertir dinero en generación, por el actual corsé que tenían y siguen teniendo las tarifas. En 2002  modificamos el precio estacional de la energía eléctrica tal como venía produciéndose sistemáticamente. Este precio es el costo marginal del generador. La generación es de interés general, no es considerada un servicio público, es una industria, es como producir vino, en vez de producir vino producís kilovatios. Esto no es de la década del ´90, viene de tiempos de la privatización de las empresas que estaban en manos del Estado Nacional. Hoy la generación está reglamentada en la ley 15.336 que es de la época de Frondizi, de los años ´60. Es la ley nacional de energía donde se declara la generación de interés general. Donde está concesionado el transporte y la distribución, pero de la generación es dueña cada empresa. El que compra una central térmica es dueño de las máquinas, de las tierras, es dueño de esa industria que genera kilovatios. Entonces el precio es estacional. El precio de la energía cambia en realidad a cada minuto y para no hacerlo por cada minuto lo hacemos cada quince minutos, porque según la máquina más cara que está operando es el precio de la generación, hasta que tenemos en el pico de consumo nocturno el precio máximo. Pero no se puede facturar a cada uno de los domicilios con un precio que varía cada 15 minutos. Entonces se fija un precio a la distribución que es transmitido a los distribuidores y estos lo fijan y cobran a sus clientes como un valor estable. Si después de transcurrido ese trimestre, ese valor que se fijó resultó superior o inferior de lo que se pagó, la diferencia va a un fondo de estabilización. Y para el próximo trimestre se fija el nuevo precio teniendo en cuenta el desvío que registra el fondo. Así, si se recaudó más dinero del necesario, a la tarifa en el trimestre siguiente se le descuenta ese dinero. Y lo contrario si el fondo registra un déficit.
Cuando llegamos en el 2003 y yo empiezo a colaborar como Subsecretario, nos encontramos que ya estábamos con un saldo negativo de 54 millones. Por lo que nosotros empezamos nuestra etapa de Gobierno heredando el problema de una generación en un estado grave. En su primera etapa, el presidente Kirchner tomó la decisión de no aumentar ningún precio. Nosotros, que llevábamos tantos años pensábamos que era un error. Pero en ese momento no había posibilidades de pagar por el precio marginal del combustible cuando teníamos casi un 50% de indigentes.
La industria se empezó a ver favorecida con gas y electricidad barata. La industria comenzó a reactivarse, a producir más, a invertir más y a tomar más gente. Esto que parecía un error conceptual se transformó en una realidad de una expansión que no habíamos tenido nunca.

- ¿Y con esta expansión económica y escasez energética cómo se manejará el problema de provisión?

- Creo que van a venir los reajustes necesarios. La necesidad va a estar y está presente. Los que están concesionados a partir de febrero empiezan un proceso definitivo y nosotros iremos pasando algún valor para no seguir aumentando el subsidio. Quien está decidiendo el momento de aplicar esto es el presidente. Lo otro ya está acordado y una vez que se estudien las consultorías en el Ente Nacional Regulador Eléctrico (ENRE) van a empezar a tener los transportistas y los distribuidores un precio determinado como consecuencia de los estudios definitivos por los entes reguladores, en el caso de Mendoza, Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE).

- ¿Qué otras medidas se tomaron para poder satisfacer la demanda?

- Como no teníamos inversiones privadas pero sí un valor de crecimiento del precio del petróleo y un valor cero en el combustible agua de las centrales hidráulicas, propusimos hacer un proyecto común entre privados y el estado que son estos dos ciclos combinados a construirse (Centrales Belgrano y San Martín de 800 MVA cada una). Los proyectos son elaborados por los privados y nosotros suministramos los fondos para hacerlos.

En el 2004 adhirieron casi el 80% de los generadores a este proyecto conocido como FONIMEMEN. Pero se han tenido que hacer algunas reformas al proyecto por algunos pedidos de empresas, ya que se negaron que a dar avales para su  financiamiento. Buscamos nuevas soluciones poniendo cargos nosotros para conseguir un financiamiento.

Esto significó que se licitaran dos ciclos combinados de 800 mega vatios. Uno en Campana y otro en el norte de Rosario. Si todo sigue bien, en Mayo estaremos en Campana, funcionando con dos turbinas de más de 200 megavatios cada una. Y en junio estaríamos habilitando la otra.

Si esto es así, estaremos agregando 1.100 megas al sistema, en los que el Estado ha tenido que poner mucho más dinero de lo que se había previsto, ya que como dije la actividad privada se había negado en primera instancia a conseguir financiamiento.

Esta fue la causa por la que se firmó el programa Energía Plus (Resolución 1281/06). La idea es darle la señal al generador privado para que contrate de forma directo con los industriales valores de provisión de energía en donde tengan la rentabilidad necesaria. Esta resolución 1.281, debía producir inversiones en generación de actores privados. Lamentablemente todavía están muy lentas. No es lo que se pensó.
También tenés que solucionar el problema de explotación y exploración de los pozos petroleros. Se les está exigiendo ahora que si quieren mantener las áreas tienen que perforar e invertir. Los petroleros creen que son los dueños de las tierras y no lo son, si no hacen ese trabajo pierden la adjudicación de las tierras.

La producción de gas natural no ha aumentado. Pero los argentinos al tener un mejor estándar de vida, tenemos muchos más elementos con gas.

El que tenía antes una estufa a gas en el living-comedor, ahora la tienen en todos los dormitorios, incrementando el consumo. Y de por sí, este es un problema sociológico de los argentinos, somos naturalmente derrochones, hemos derrochado de todo en el país.

En el invierno de 2006, todos los usuarios residenciales consumían en el país 66 millones de metros cúbicos por día. En 2007 consumieron 88 millones o sea que aumentaron la demanda en un 33% y a esto no hay nada que lo resista. El aumento del valor adquisitivo de la gente se reflejó en el consumo de gas.

- ¿Cómo se puede contrarrestar esa tendencia al derroche?

- Es un tema cultural. Aún con precios altos, la gente seguirá consumiendo mucho. Por ejemplo, ponen el calefón a alta temperatura y como el agua está tan caliente, ponen agua fría. Lo que no se dice es que se está consumiendo el doble de gas. Y lo mismo pasa con el termo-tanque, para poder bajar la temperatura alta se debe agregar agua fría. Esto no tendría que ser así, porque se está despilfarrando calor, se desperdicia energía calórica al quemar un combustible que es escaso y que es necesaria en otras áreas. Las industrias también han aumentado el consumo.  La demanda ha subido un 20%. Es imposible que pueda abastecerse con el suministro actual.

- ¿El aumento de tarifas a quién tiene que estar dirigido? ¿A los usuarios o las industrias?

- La primera decisión que tomó el Gobierno fue dejarle la posibilidad a las industrias de que crecieran, dándoles gas y energía relativamente barata. Se les dio tres años para que crezcan. Esto trajo un gran crecimiento y luego se les fueron aplicando ajustes de precios. Primero a las industrias, luego a los comercios y al alumbrado público. Pero lo que no ha tocado la decisión del presidente es el consumo residencial. Pero no hay que olvidar que donde uno tiene miles de comerciantes, hay 10 millones de residenciales.

- ¿Qué pasa con la núcleo electricidad en el país?

- Argentina estaba novena en el mundo en desarrollo atómico, inclusive en la preparación de sus científicos y en la preparación de sus jóvenes en el Instituto Balseiro de Bariloche que estaba a primer nivel mundial.

- ¿Qué sucedió con todo eso?

- Los militares habían firmado un convenio con Irán durante el proceso militar. Para Estados Unidos el problema con Irán comenzó cuando apareció el Ayatolá Komeini y prácticamente trató de disuadir a Raúl Alfonsín y a quienes tenían el manejo de que siguieran con el convenio llamado Proyecto Cóndor. Ese fue el principio del deterioro.

Sin embargo, el gran deterioro lo produjo el Secretario de energía Carlos Bastos, quien en el proceso de privatización creyó que también lo podía hacer con las centrales atómicas, inclusive con Atucha II que se estaba construyendo en aquel momento. Esa es la tercera central atómica, de 750 megavatios.

- ¿En qué condiciones está Atucha II?

- Esa privatización se licitó tres veces y no se adjudicó, porque en el tema atómico está el problema de los desechos y ningún privado quiere asumir ese riesgo. Principalmente porque el tema medioambiental es un tema cada vez más riguroso. Es tan riguroso que, por ejemplo, en Europa hubo centrales atómicas que no se pusieron en funcionamiento ya que los partidos verdes se opusieron fuertemente.

Justamente en Mendoza hay una ley antiminera que prohíbe la explotación de Uranio.

Esa es una estupidez, yo puedo hablar de eso. Ese es un interés de un barrio cerrado que está muy cerca, hay un negocio inmobiliario de por medio.

El uranio, cuando está en la tierra, no hace nada, el problema es cuando se lo enriquece. Cuando está en forma natural no genere nada, sino todas las personas que se encuentran cerca de él ya estarían con algún problema.

Es todo por un interés inmobiliario que está creando ese clima que no es el verdadero asunto.

- ¿Qué va a pasar con el uranio que no se explota?

- Lo que haría con el uranio tal como se viene el futuro es que ningún privado se lo pueda llevar a otra parte del mundo y que todo lo que se explote quede en el país. Porque va a pasar a ser sin lugar a duda un mineral sumamente estratégico y necesario.

Todo esto que pasa ahora se va a revertir. Ya Estados Unidos ha encargado 24 centrales atómicas. Francia, que es la única que no lo cerró y el 85% de lo que produce es de centrales atómicas y todas estatales, ninguna privada.

- ¿Qué se ha hecho en Argentina para revertir esta situación?

- Cuando en 2003 el barril de petróleo estaba a 20 dólares, nosotros fuimos a negociar con Siemens para que siguiera con la construcción de Atucha II. Fui personalmente y tuvimos peleas muy serias con algunos presidentes de la empresa.

Pero con Siemens en Alemania pasó con los ecologistas lo que pasó en casi toda Europa. Tuvo que cerrar el área de energía nuclear. Pero para no terminar y matar todo su conocimiento, Siemens se asoció con los franceses en Framatome, por lo que toda su gente empezó a trabajar en Francia.

- ¿Y de Atucha II quién se hizo responsable?

- Nosotros fuimos nuevamente a la discusión para terminar con los negocios para la finalización de la central atómica. Siemens dijo: “no tienen que hablar con nosotros sino que ahora con Framatone”, pero el contrato lo teníamos con ellos y si lo teníamos con ellos lo tenían que cumplir ellos mismos.

Pero se había presentado un juicio en la Haya, con el fin de cobrar las retenciones de los certificados. Estos se pagan normalmente después de un año de funcionamiento, es por si hay algún defecto de construcción y de diseño. Uno le va reteniendo un 5% de cada certificado de obra. Eran 80 millones de dólares.

Y ahí, la Haya dijo que “ese contrato está vigente, es cierto que el comitente no se ha portado bien, pero ustedes tienen que terminar la obra para exigir ese derecho”. El fallo no fue ni para uno ni otro, pero nos puso a nosotros en la posibilidad de exigir el cumplimiento a Siemens . Los franceses ahora querían empezar de cero con la obra para poder facturar mucho más dinero.

Al final, aparte de Siemens y Framatone, en algunos trabajos de ingeniería que faltaban, nosotros firmamos una asociación estratégica sobre todo lo que concierne a centrales atómicas con Canadá. Ellos son los que tienen la vanguardia, no en uranio enriquecido sino en uranio pobre, levemente enriquecido o de agua pesada, como es nuestro modelo.

Y ese desarrollo nos va a dar la posibilidad, por ejemplo, estando en Mendoza de que Pescarmona pueda producir elementos componentes del reactor, cuando ASL y Nasa se presentan a licitaciones internacionales en otros países.

Inclusive nosotros ya hemos puesto en marcha toda la producción en Arroyito, Neuquén, de agua pesada que estaba hacía cuatro años cerrada. Y empezamos a producir porque Atucha II necesita 600 toneladas de agua pesada. Allí se hizo una industria que es la más grande del mundo. Esto le interesó a Canadá.

- ¿Qué otro países implementaron esta forma de producción?

- Estados Unidos no compró ninguna central de este país. Sino que los países que comenzaron a comprarle a Canadá son China, Corea, la India, entre otros. O sea que se vende a los países asiáticos que son los que más están creciendo en los últimos años

- ¿Y ahora quién sigue con la construcción de Atucha II?

- En este momento hay en Atucha 1.900 personas trabajado. Se le dio el manejo a un ingeniero que es el único que hizo una central atómica, José Antunes. Se lo ofrecí y él está terminando ahora. Cuando muchos se negaron a que la haga él, mi respuesta fue clara: “Yo quiero un tipo que me haga la central, no que me haga ideología, la política la hago yo y para arriba”.

Vamos un año atrasados en la construcción, pero mi argumento es de hierro. Es fácil destruir algo pero difícil reconstruirlo.

Porque en ese intervalo, los chicos que integraban el Balseiro se recibían y viajaban a China, Corea, EE.UU, Canadá. Estábamos produciendo cerebros para otros países. Si seguíamos así nos íbamos a quedar sin científicos en la Argentina. Ahora esto no pasa y se ve el crecimiento.

Es mucho lo que se ha hecho, lo que no quiere decir que se no hubiese necesitado más. Son esos dolores que el crecimiento nos da, y esto no es sólo en energía sino en la infraestructura en general. En el tema del agua tenemos dolores de partos y en caminos también. El mundo trabaja con el ferrocarril actualmente y nosotros no lo usamos. El factor fluvial es uno de los elementos cruciales dentro del trabajo.

Sin embargo, esto no se está manejando bien en el país. Por ejemplo, todos los camiones que vienen de Brasil, arruinan nuestros caminos pasando por nuestras rutas, yendo a Chile.

Hay que reconstruir una infraestructura que en muchos casos ha retrocedido. Sin embargo se habla de mucho más de la energía por el hecho de ser insustituible y esencial, juega un rol fundamental en el desarrollo y funcionamiento de un país.

Opiniones (1)
21 de octubre de 2017 | 19:19
2
ERROR
21 de octubre de 2017 | 19:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Este señor Bautista Marcheschi no tiene la menor idea de lo que habla. Está muy mal informado, ademas de ser un ignorante y si no mal intencionado. Dijo en esta nota que en Mendoza no se explotará el uranio porque hay un barrio privado (intereses inmobiliarios ) que lo impiden. Le quiero aclarar a este señor y a todos los lectores que el barrio se llama Departamento de San Rafael y tiene mas de 200.000 habitantes y que la mina de Sierra Pintada se encuentra aguas arriba y viento a favor del "barrio" y que el uranio ya nos hizo daño durante sus 20 años de explotación mas los desechos que se trajeron a la mina en tambores por miles. La explotación es a cielo abierto y se utilizan químicos como ácido sulfúrico en gran cantidad y que desviaron el lecho superior (no el subterraneo) del arroyo el Tigre, afluente del Diamante, que pasa por el centro de la mina. "Hay otras energías alternativas mucho menos contaminantes, aunque no tan rentables para los empresarios privados que tanto defiende"...Señor!!! AMARILLO URANIO=NEGRO FUTURO. PEDRO
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México