Jorge Tanús

"Aprendí mucho de Juan Carlos Jaliff"

Legislador del PJ y nuevo presidente de la Cámara de Diputados.

Julio Cobos lo calificó como "vocero de las calumnias e injurias” y un “denunciólogo absoluto”. Jorge Tanús se ganó esas duras críticas del gobernador y vicepresidente electo por su labor como senador durante los cuatro años de la gestión cobista. Pero ahora las cosas cambiaron: Cobos se va a Buenos Aires, el justicialismo recuperó el poder en Mendoza bajo el mando de Celso Jaque y Tanús dejará de ser un referente de la oposición en la Legislatura para convertirse en una espada del oficialismo en la Cámara de Diputados.

Porque Tanús dejó el Senado, pero fue elegido diputado el 28 de octubre. Luego Jaque lo designó como uno de los representantes del PJ en la transición, y hace pocos días lo impulsó presidente de la Cámara baja.

“Aprendí mucho de (Juan Carlos) Jaliff”, asegura - y sorprende- el justicialista. “Juan Carlos fue una persona que tuvo mucha tolerancia y nos permitió hacer incorporaciones, que tal vez después le molestaban a Cobos”, agrega el nuevo diputado.

- ¿Cuál será su rol como presidente de la Cámara de Diputados?

- Entiendo que hay dos actividades: una del orden administrativo, bastante importante, porque sos el jefe administrativo de la cámara, además del político. Una cámara que tiene más autarquía que el Senado, que tiene más integrantes, que tiene más responsabilidad como cámara iniciadora de los aspectos presupuestarios.
Son cosas muy diferentes a lo que pude vivir en el Senado.  Y la otra, que es la legislativa, me voy a apoyar fuertemente en el bloque del PJ.

- ¿Cómo hará para manejar una Cámara donde el PJ no es mayoría?

- Esto ya lo he hablado con Celso, y entiendo que vamos a permitirnos incorporar en las leyes los puntos de vista de la oposición. Generalmente las leyes fundamentales vienen armadas del Ejecutivo. Yo creo que la oposición no va a condicionar las primeras decisiones del gobernador, y sí creo que pueden llegar a hacer incorporaciones que mejoren las leyes.
En eso aprendí mucho de Jaliff, porque Juan Carlos fue una persona que tuvo mucha tolerancia y nos permitió hacer incorporaciones, que tal vez después le molestaban a Cobos. Pero en la Legislatura, si no dejás margen para que los otros partidos incorporen sus puntos de vista, uno no puede conducir bien la Cámara.
El bloque defenderá al pie de la letra lo que mande el Ejecutivo, y yo me voy a permitir recomendar que lo que la oposición proponga y mejore la ley, incorporarlo.

- ¿Cómo será el trabajo de los diputados, a partir de la nueva composición?

- Yo lo veo un poco más simple al principio, porque es muy probable que la oposición acepte las propuestas legislativas que tengan que ver con el arranque del gobierno. Y entiendo que se irá complicando o discutiendo un poco más en el segundo y tercer año, que son los años más importantes de la gestión. En el primero tendremos más tolerancia de la oposición, después será más complicado.

-¿Ya se sacó el chip de opositor y se puso el de oficialista?

- El que nos lo hizo cambiar fue Celso. Cuando todavía disfrutábamos el triunfo, el martes 30 apareció por la Legislatura para pedirnos que comenzáramos el proceso de la transición. Nos situó en el rol del gobierno a dos días de haber ganado la elección.

- ¿Cómo vivió la transición?

- Nosotros sólo nos permitimos el diálogo con los ministros y la recopilación de  información. No hubo obstáculos ni trabas. En ese aspecto fue bastante buena la transición. Pero me reservo algunas consideraciones respecto de las conclusiones, porque en eso trabajan los equipos técnicos. Sí podría adelantar una opinión personal, que tal vez no coincida con la de los equipos técnicos. Quedaron una serie de cosas pendientes muy importantes en el Gobierno que entiendo Celso deberá resolver rápidamente.

-¿Cuáles son esos temas pendientes?

- Creo que hay demandas en aspectos vinculados a la energía. Desde que Cobos se hizo gobernador habló de un par de obras clave como la producción de gas (gasoducto Beazley-La Dormida) y la interconexión eléctrica (Comahue – Cuyo) que no se cumplieron en los cuatro años, y diría que están muy ‘en veremos’.
A Comahue Cuyo la aprobamos los legisladores a fines de 2004. Y a Beazley – La Dormida aprobamos la modificación hace un año y medio con la ley de regalías, y tampoco hay nada. Son aspectos que están muy complicados para adelante.
Vi bastante complejo el tema de la Dirección General de Escuelas. Es un ministerio con una estructura gigantesca, con $1.300 millones de presupuesto, y no hay un mecanismo de control sobre la actividad de los docentes, vinculado con las licencias, con las presencias frente al aula, y ni que hablar de la remuneración.
Y la infraestructura educativa está muy complicada. Tiene un mecanismo muy burocrático para facilitarle a los directores de escuelas las obras menores: por ejemplo que los sanitarios, las estufas y los vidrios estén en condiciones cuando arranquen su funcionamiento. Será una tarea muy compleja en los próximos meses.
Son cosas que hay que tener en cuenta muy rápidamente en los primeros tramos del gobierno.

- Como legislador opositor fue muy crítico con el actual sistema de transporte público de pasajeros. ¿Qué podría hacer ahora como oficialista?

- Lo tendremos que discutir con el ministro que designe Celso, pero me parece que hay que hacer algún ajuste en el contrato del área metropolitana. Un ajuste en como está diagramado el pago por kilómetro y la venta de pasajes por pasajero. Entiendo que es muy favorable a la economía y al bajo riesgo que tienen las empresas. Pero es una decisión que tendrá que resolver Celso con el ministro, y obviamente yo voy a opinar.
Después hay otras cosas que he marcado. Hay una muy clara postergación de los servicios públicos de transporte en el interior de la provincia, que no es solamente resolver administrativamente una licitación. Se trata de que el interior de la provincia no está recibiendo el mismo tratamiento, ni siquiera a nivel de subsidios, que tiene el Gran Mendoza. Eso lleva casi tres años de postergación.

- ¿Cuál es la situación de las empresas de servicios públicos?

- Las empresas eléctricas están todas en una situación muy compleja y confusa respecto a su situación financiera. El ministro (Francisco) Morandini tenía una iniciativa de dar un aumento tarifario por la modificación de los costos, pero todavía no lo resolvieron y entiendo que será una herencia que recibirá Celso. Y lo de Obras Sanitarias tampoco está resuelto.

- ¿Cuál será la política del gobierno en Desarrollo Social?

- Celso ya expresó que pretende que la asistencia social se vaya achicando, yo no sé si está pensando en otro programa que no sea la asistencia alimentaria a través de los tickets. Puede haber alguna sorpresa o cambio. El peronismo siempre tuvo una concepción distinta. Entiendo que puede existir la incorporación de concejos sociales que hagan un control más estricto para saber a quienes se entregan los planes, como se prioriza. Allí puede haber algún retoque.

- Usted también fue crítico con la actuación del Fondo para la Transformación y el Crecimiento…

- Yo cuestioné uno de los créditos, el más polémico tal vez (el otorgado para la construcción del hotel Sheraton). Pero hay reclamos a lo largo y ancho de la provincia sobre alguna discrecionalidad en el otorgamiento de préstamos. Afortunadamente  Celso pidió que se parara el otorgamiento de nuevos créditos. Seguramente habrá una revisión, una auditoría, de los créditos otorgados y los que están por otorgarse.

- Hablando de auditorías, ¿habrá una revisión general del gobierno de Cobos?

- Celso dijo que no tenía interés en hacer una auditoría general, pero en algunos casos particulares como la OSEP, el Fondo para la Transformación u otro organismo, entiendo que quien dirija esas áreas pretenderá un balance, un estado de situación. Es razonable que el funcionario que se haga cargo lo pida.
Una pauta de la decisión política de Celso es darle continuidad a la gran mayoría de los programas y obras que están en marcha, y frenar un poco el tema del Banco.

- ¿No le hubiera gustado ir al Ejecutivo en lugar de quedarse en la Legislatura?

- Yo fui electo diputado, y creo que si fui elegido para una función, tengo que cumplirla. De todos modos, si el gobernador me hubiera convocado para un cargo ejecutivo no hubiera dudado en acompañarlo. Ahora no tengo ninguna duda de que si me llaman para el gobierno, tengo la obligación de acudir, acompañar y colaborar. Pero hoy se pensó en mí para la Cámara de Diputados.

- ¿Qué pretende de los diputados?

- Aspiro que la Cámara tenga un altísimo nivel de estudio y análisis de los temas legislativos. Pretendo que los legisladores estén a la altura de los ministros, que conozcan todos los programas y los temas del gobierno, ya sea los de nuestro bloque para defender los proyectos oficialistas, como los de la oposición para incorporar modificaciones o puntos de vista diferentes. Debe haber un alto grado de profesionalismo en los bloques. Por ahí dicen que estoy siendo un poco exigente, pero creo que poner esto como piso es bueno.

Opiniones (1)
11 de diciembre de 2017 | 09:29
2
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 09:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Jorge Tanus fue elegido presidente de la Cámara de Diputados y opina como si fuera el futuro Jefe de Gabinete de Jaque. Si ya se extralimina, no quiero ni pensar lo que va a hacer màs adelante. Y si contratas a un asesor Jorgito?
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California