Jennifer Ibarra

"Se puede hacer un gran show circense sin explotar animales"

Presidente de Fundación Cullunche, ONG por la conservación del ambiente, la flora y la fauna.

Mendoza no sólo es la primera provincia en sancionar una ley que prohíbe la utilización de animales en espectáculos circenses sino que además es la única. Aunque algunos municipios a lo largo y ancho del país han seguido el mismo camino, sancionando sus propias normas, nuestra provincia es uno de los pocos lugares del continente en establecer límites legales a estas prácticas.

Después de varios años bregando por conseguir el apoyo legislativo, la Fundación Cullunche vio cristalizados sus anhelos en 2008, con la sanción de la Ley 7887. Norma que en su artículo primero establece: “Prohíbase en el ámbito de la Provincia de Mendoza el establecimiento, con carácter temporal o permanente, de espectáculos de índole circense, que ofrezcan como atractivo principal o secundario, la explotación, exposición, exhibición y/o participación de animales, cualquiera sea su especie”.

A partir de entonces, esta ONG que vela por la conservación del ambiente, la flora y la fauna ha focalizado sus esfuerzos en velar que esta disposición legal se cumpla efectivamente y muchas han sido las denuncias que ha realizado a circos y muestras itinerantes de animales que pisaron suelo mendocino. Pero no sólo eso, sino que además, reconoce y fomenta también aquellos espectáculos que prescinden de animales para el divertimento de su público.

Así es que este fin de semana, y con su presidenta Jennifer Ibarra a la cabeza, Cullunche distinguió públicamente a Cirque XXI por presentar un espectáculo de primer nivel internacional sin la utilización de animales.

-¿Es el primer reconocimiento público de Cullunche?

-Y ojalá no sea el último. Aunque hasta el momento, junto al Cirque Du Soleil, Cirque XXI es uno de los pocos que no utiliza animales.

-Ustedes además recomiendan al público que concurra a estos espectáculos…

-…Somos concientes de lo difícil que resulta sostener un espectáculo circense sin animales. La gente tiene instalada la idea de que si no tiene animales exóticos no es circo. Pero hoy en día eso está cambiando y se pueden ver grandes shows sin necesidades de explotar o amaestrar animales.

-Una de las principales resistencias de los cirqueros pasa porque con este tipo de medidas estaría desapareciendo la profesión de domador.

-Si, pero podrían buscar otra alternativa. Si de un circo desaparece el número o la rutina que contemplaba la muestra de animales, bien puede incorporar otro con nuevos artistas. Entonces no se estaría cerrando una fuente laboral sino que se estarían abriendo otras.

-¿Cuál es el proceder de la fundación cuando detectan un circo o una exposición que presenta animales como divertimento?


-No sólo controlamos nosotros que se cumpla con la Ley 7887 sino que nos comunicamos con el municipio donde se instale el circo o la muestra y les recordamos la plena vigencia de la ley. Porque se prohíbe la explotación o exhibición tanto de animales silvestres como domésticos. Es decir, que no se puede hacer actuar ni siquiera una palomita. Pero hemos tenido casos, en que un inspector ha tenido que ir todas las noches al circo a controlarlo. Un ejemplo, fue el circo australiano que en cuanto pudo hacer actuar un tigre, en Tupungato, lo hizo. Y así también fue que lo denunciamos.


-De todas maneras, ¿Aún no se cuenta con un marco regulatorio que establezca sanciones?

-Justamente, estoy trabajando en ese tema con la Dirección de Recursos Naturales. Porque no está establecido el tema de las sanciones. La ley, hasta ahora, establece la incautación de los animales pero no habla de sanciones ni multas económicas o penales.


-Bolivia fue el primer país de América en sancionar una ley nacional que prohíbe estas practicas, ¿Qué tan lejos está la Argentina de hacer lo mismo?


-Creo que no estaríamos tan lejos, hay algunos proyectos en el Congreso que avanzan sobre esto. Aunque lamentablemente están frenados porque hay otras cosas un tanto más urgentes. Pero, al no tener nuestro país una cultura que fomente corridas de toros o riñas de gallos, por ejemplo, es más profunda la concientización de la gente y en los legisladores sobre esta problemática. Fundamentos sobran, tanto en lo referente a lo sanitario como en lo que tiene que ver con el tráfico de animales o maltrato.

-Ahora bien, la ley tampoco permite la exhibición o exposición. ¿Qué hacemos con los zoológicos?

-El espíritu de la ley apunta más que nada a las muestras ambulantes, porque en el zoológico los animales no pasan una vida de traslados ni se los hace actuar, pero tendrían que reconvertirse. La ley boliviana, por ejemplo, da un plazo de dos años a todos los circos y zoológicos para encuadrarse en ese marco regulatorio. Bien, los zoológicos, podrían reconvertirse en paseos botánicos, fauna silvestre suelta y no reponer a los ejemplares que vayan falleciendo. Aunque el camino sería mucho más largo.
Opiniones (1)
13 de diciembre de 2017 | 03:47
2
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 03:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Vale aclarar que dicha ley fue un proyecto del Diputado del (ARI Nestor Piedrafita) y que fuera sancionado.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California