Martín Macabre

"El nuevo disco es en el que más presente está Gabriel"

Tecladista de Catupecu Machu, que tocará hoy en el festival Andes Vivo.

Conocida como una banda para jóvenes, tremendamente bailable al sonar por los parlantes en un boliche, expresiva y rábicamente ocurrente a la hora de elegir sus letras y estilo musical. Catupecu Machu significa acaso, lo que tiene para ofrecer la nueva generación del rock nacional; para salir del molde, sin sumergirse en el reclamo social de la Bersuit ni caer en la inocencia explosiva de Árbol.

Sin embargo, hace exactamente 19 meses y medio, escépticos y fanáticos creyeron que la luz con la que Catupecu iluminaba escenarios y vendía discos, se había apagado. El 31 de marzo de 2006 el bajista, guitarrista, productor y compositor Gabriel Ruiz Díaz sufría un accidente - del que aún se recupera- junto al líder de Cabezones, que marcaría a la banda, su familia y toda una legión de músicos y fanáticos durante mucho tiempo.

Hoy, Catupecu se revela con un disco nuevo -“Laberintos entre aristas y dialectos”- por y para Gabriel. A horas de su desembarco en el Andes Vivo 2007 en Mendoza, el tecladista de la banda, Martín Macabre, aseguró que Catupecu no se tranquilizará jamás, y aunque con nueva formación, Gabriel  los acompaña en el estudio y en el escenario, siempre.

-Después de cuatro años sin editar un disco y dado todo lo que les ocurrió como banda en los últimos dos años, ¿cómo surge la idea de grabar un disco acústico?

-La idea del disco surgió cuando grabamos un show para una radio de Buenos Aires, originalmente iba a salir esto nada más, pero quedó la idea picando para en algún momento mejorarlo y grabar varias versiones más. Luego del accidente que sufrió Gaby, el hecho de que estuviera su voz y que él hubiera hecho los arreglos de las canciones significó mucho más, tomó más valor la obra. Después la idea fue creciendo, Fernando (Ruiz Díaz) quiso grabar “Viaje del miedo” y fueron surgiendo otros temas más, había tantas canciones que terminó siendo un disco doble. Tomamos la decisión de separarlo en un disco de estudio y un disco en vivo, todo quizás como un audio acústico. Está todo grabado con piano, guitarra acústica, española, violín, viola, flauta traversa. Es Catupecu, pero en formato acústico.

-Gabriel Ruiz Díaz se desempeñó siempre, no sólo como músico de la banda, sino como productor y autor de las canciones de Catupecu Machu. ¿Cómo fue entrar al estudio sin él?

-Inicialmente fue muy difícil, porque la persona que manejaba toda la parte técnica era Gabriel, de alguna manera tuvimos que dividirnos las tareas y hacer lo que hace Gabriel entre tres. Decidimos que cada uno se hiciera cargo del área de la que más estaba cerca. En cuanto a las canciones, creo que inconscientemente el disco se fue tornando una obra conceptual de Gabriel, si te ponés a pensar en el capítulo dos son todos temas en los cuales está Gabriel; tocando el bajo, cantando o con los arreglos de cuerda de él. Y en el capítulo uno hay una versión de la canción “El lugar”, que es un tema que cantaba Gabriel en el disco “Dale”. Y también una versión de “Grandes esperanzas” con todo lo que significa ahora y una versión de “Magia Veneno” con seis guitarras tocadas por Fernando, pero mezcladas por Gaby, osea la mezcla que se escucha en el disco la hizo Gabriel. Quizá, conciente o inconscientemente, la temática de las canciones pasa inevitablemente por todo lo que nos acontece ahora.

-Es decir que, para ustedes estuvo presente en todo momento…

Nosotros siempre decimos que el nuevo disco es en el que más presente está Gabriel, de hecho cada inconveniente que se nos presentaba, cada problema técnico o duda musical era decir “¿qué haría Gabriel en esta situación?” o “¿Cómo lo resolvería?”. Te diría que hoy por hoy, hasta en los shows, también está más presente que nunca, quizás no físicamente, pero en nuestras cabezas, en la ejecución de los instrumentos, en toda la labor técnica está 100%.

-¿Cómo recordás ese recital en el templo del rock -estadio Obras-  a tan poco del accidente?

-Fue muy fuerte, te diría que uno de los shows que quedan para siempre en la memoria, todos los shows los vivís como si fuese el útlimo, pero  hay otros que los recordás más. Fue como una especie de misa, el Zorrito Von Quintieros nos decía “los religiosos se juntan a rezar, los músicos se juntan a tocar” y fue eso, una celebración de música, una especie de rezo y envío de energía en el cual no sólo estaba Catupecu, sino que estaba el Zorro, Diego Arnedo, los Masacre, Zeta Bossio, Pichu (Esteban Serniotti de Cabezones) y tantos músicos allegados a nosotros que estuvieron con nosotros en ese momento. Lo recuerdo como un día súper fuerte.

-El disco “Laberintos entre aristas y dialectos " tiene tres nuevas canciones:“Viaje del miedo”, “Dialéctica” y “Foto en blanco y negro" ¿Cómo surgen estos temas?

-Básicamente los tres temas son ideas originales que tenía Fernando, que se fueron desarrollando en el momento de la grabación, creemos mucho en esto de cedimentar en el estudio. Es una metodología bastante particular a nosotros, otras bandas por ahí ya tienen bastante resueltos los temas y en el momento de grabar lo único que tienen que hacer es eso, grabar. Nosotros somos de colgarnos en el estudio y dar vuelta un estribillo y cambiarlo y ponerle lo que estaba tocado con guitarra con piano y terminan de cobrar vida en el estudio mismo.

-¿Por qué eligieron “Viaje de Miedo” como primer corte?

-Quizás porque es el que resume más la salida de este disco, es bastante complicado elegir un corte, porque no podés poner todo el significado de una obra en un solo tema. Sin embargo, para el que lo escucha por primera vez, es la primer llegada que tiene al disco. Si bien representa muy bien la obra, no quiere decir que sea la obra entera.

Escuchá "Viaje del Miedo".

-Hace poco filmaron el video, ¿cómo va a ser?

-Lo hicimos en San Juan, un poco la idea del video es que sea una continuación del video Plan B, de hecho comienza en un desierto, y hay reminiscencias muy claras a plan B, como la aparición de la espada. Luego tiene un desarrollo diferente que ya van a ver….Decidimos hacerlo con el director Carlos Oliván, porque nos gustó mucho como trabajamos en el video anterior, es una persona que conoce a Catupecu muy de adentro. Lo filmamos enteramente en Pampa de Leoncito y en una serie de locaciones ubicadas en un desierto donde a un kilómetro había unas montañas medias azuladas y a dos kilómetros estaba la precordillera.

-A nivel de videos y el arte de sus discos son una banda muy gráfica, de los videos que han hecho hasta el momento ¿tienen algún favorito?

-Es que es como con las canciones, nunca tenés un favorito, siempre te gustan todos. Particularmente me gusta mucho el primer video de Catupecu, “Dale”, pero hay muchos videos que me gustan, como“Y lo que quiero” y “Plan B” que me parecen increíbles también…

Mirá el video "Plan B".


-Están tocando con el bajista Sebastián Cáceres, ¿son un nuevo Catupecu?

-En realidad, él no es un nuevo Catupecu porque está hace mucho tiempo, el era asistente de la banda. Es una nueva formación sin lugar a dudas, de la misma manera que la formación con Pichu y Zeta fue parte de la historia de Catupecu. Quizá esto que sucede ahora con Sebastián es volver a compactar Catupecu a la función que tiene Gaby, de tocar el bajo y la guitarra en una sola persona. En la formación anterior, esta labor estaba dividida entre Zeta y Pichu. En el momento en que grabamos el disco, Sebastián era quien se encargaba de cuidar que las guitarras estuvieras afinadas, Fernando vino con la idea y nos pareció bárbaro, nos pareció que Sebastián tenía el ADN de Catupecu, por decirlo de alguna manera. Hace seis o siete shows que estamos tocando con él y la verdad que está funcionando todo de maravilla.

-Hoy van a tocar en el Andes Vivo, ¿qué versiones puede esperar el público?

-Nosotros somos de reversionar bastante, más allá del disco “Laberintos entre aristas y dialectos”, somos de dar vueltas las versiones por diversión propia en los shows y hacer nuevos arreglos. Creo que va haber un poco de todo, seguramente vamos a estar presentando algunos temas del disco y haremos también un repaso por los discos anteriores.

-¿Les gusta participar en festivales como el Andes Vivo?

-Sí, totalmente, nos gusta mucho porque nos permite ver a otras bandas, que en otro momento no podemos por falta de tiempo. De hecho, Divididos, Las Pelotas, Ataque, Árbol son bandas que vemos mucho en festivales en los que tocamos nosotros y son grupos con los que compartimos una amistad bastante grande.

-Les gusta mucho hacer covers, ¿cómo es para ustedes escuchar a otras bandas haciendo temas suyos?

-Es reconfortante, es muy lindo que por ahí otra persona decida hacer una canción tuya. De hecho, el otro día en La Trastienda estaba tocando Árbol en una fiesta, y de sorpresa tocaron una versión de “Y lo que quiero” y justo estaba Herlein y lo invitaron a tocar la batería y tocaron con él. No diferenciamos entre covers y versiones originales, lo interpretamos como música y como un guiño quizás en cada disco de Catupecu para ingresar una canción de otro autor. Pasa también, que con el correr del tiempo, digamos que nos adueñamos de esas canciones. Es como “Héroes Anónimos”, mucha gente no sabe que no es de Catupecu y que es de Metrópolis y es por la deformarción que le hace Catupecu.

-Hace poco en una entrevista al ex bajista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, "Semilla" Bucciarelli, él aseguro a MDZ que del rock nuevo lo más interesante le parecen ustedes. ¿Qué se les pasa por la cabeza cuando ven que sus pares los tildan de innovadores?

-Que diga eso Semilla realmente me halaga y me pone muy contento porque Los Redondos son una banda que admiro muchísimo y quizás esas opiniones las ve uno desde otro lugar. Uno pierde la objetividad estando adentro, no se si hay una búsqueda conciente, pero en cada disco y en cada show cambiamos para que no sea lo mismo. Los artistas que más nos gustan a nosotros, ya sea en cine, música o literatura, son los que en cada obra que sacan te dan algo nuevo, diferente. Tal vez, esa influencia es lo que hace que Catupecu haga esa búsqueda entre cada disco.

- Están preparando una serie de shows en el Gran Rex ¿cómo van a ser?

-Sí, son tres fechas en diciembre y el planteo del show viene porque hace mucho que teníamos ganas de hacer un teatro y porque las condiciones acústicas que tiene el teatro Rex son ideales para presentar el show que vamos hacer. Va a estar muy basado en este disco y va a ser un formato acústico con: percusión, piano, guitarra acústica, bajo acústico, una mini orquesta, un trío de cuerdas, flauta traversa y con una parte eléctrica. Va a tener la misma energía de siempre, pero con otro formato. Mucha gente nos pregunta “¿Va a ser muy tranquilo?” y la verdad es que a Catupecu no me lo imagino tranquilo en ningún formato.

- Siendo tan frenéticos, ¿cómo es para ustedes tener que reversionar sus temas a un formato como muchos dicen “tranquilo”, acústico?

- Catupecu quizás tiene eso de innovar, por ejemplo con un tecladista, lo cual muchas bandas no tienen. En el disco se experimentaron otras cosas, tal vez me esforcé a mí mismo a limitarme a un instrumento solo, por eso tuve que mejorar mucho mi instrumentación, fue una meta mía. Al igual que para Fernando lo fue usar una guitarra española y no tener un pedal de distorción, como que nos forzamos a tener los instrumentos bases sin ningún artilugio y con eso llevarlo al mismo lugar que lo llevamos siempre.

- ¿Qué les gusta del rock nacional?

- Del rock argentino nos gusta mucho Las Pelotas, somos súper fanáticos de Masacre, Divididos, Árbol…Quizás, me gustaría decirte bandas nuevas que escuchemos, pero no encuentro hoy por hoy grandes novedades, las bandas que han salido son muy repetitivas, hay una carencia ahí. Todas las bandas con las que compartimos festivales son de nuestro agrado.

- ¿Cómo definirías el momento profesional y personal de la banda?

- A nivel profesional  y personal, del modo en que vivimos Catupecu no se pueden separar, estamos las 24 horas juntos y cuando no estamos tocando, estamos saliendo o haciendo cualquier otro tipo de actividad. Es una etapa bastante rara de definir y estamos mucho con Gaby, quien tuvo unas mejoras bastante importantes, ahora está viviendo con su madre y creo que las dos únicas cosas importantes pasan en este momento por la música y Gabriel, es lo único que tenemos en mente.

Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 06:02
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 06:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Me gusto mucho la nota que le hicieron, muy completa e interesante.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México