Sebastián Giunta

"No habrá otro artista como Sandro"

Habla el mendocino que fue pianista y director musical del "Gitano" durante 25 años.

Sebastián Giunta es mendocino. Nació en Rodeo de la Cruz y es hijo y padre de músico. Su papá fue Oscar Giunta, el “Rulo”, recordado por sus orquestas típicas. Y su hijo es Oscar, uno de los mejores bateristas de la Argentina, parte de la banda de Javier Malosetti, de Luis Salinas y de una infinidad de artistas más.

La música es parte de la sangre de esta familia.

Tan así, que mientras este periodista espera que Sebastián lo atienda, escucha de fondo un piano suave, tranquilo. Después, se entera que son las manos de una niña de diez años las que estaban tocando. Es que Giunta cuenta que en su casa hay un estudio donde da clases. Y eso se nota.

Antes de la charla habla de sus amigos: pregunta por Los Cumpas, por Susana Jerez, por Pocho Sosa, por Polo Márquez y después que se pone a tono de la actualidad de sus amigos, empieza a pagar su voz, sabiendo que iba a tener que hablar de uno de sus mejores y más grandes amigos; uno que ya no está presente, pero del que tiene los mejores recuerdos, las mejores anécdotas.

En partes de la charla, a Sebastián se le quiebra la voz; pero sigue adelante, como lo hizo durante los 25 años en que fue el pianista y director musical de Sandro.

-Imagino el dolor que le provocó la muerte de Sandro.
-Le puedo decir que he perdido a un gran amigo.

-¿Cuántos años trabajó usted con Sandro?
-Veinticinco, desde que llegué de Mendoza.

-¿Cómo se contactó con él?
-Fue por una gran casualidad. Yo fui era parte de una obra donde trabajaba Susana Giménez –“Sugar”- y en el elenco estaban el baterista y el bajista de la banda de Roberto junto a mí. Ellos me comentaron que el pianista de la banda de Roberto se estaba por ir y que podía quedarme yo en ese lugar. Lo hice y quedé. Una casualidad total.

-¿Fue placentero trabajar junto a uno de los grandes de la música?
-Sumamente placentero. Yo era el más nuevo de su banda y con esto te quiero decir que todos estábamos muy felices de ser parte de ese grupo de trabajo. Además, yo me transformé en el director musical y eso hizo que mantuviera aún más contacto con Roberto.

-Claro, ser su pianista le daba más posibilidades de estar más tiempo junto a él…
-Cada vez que iba a una entrevista, me llevaba; si había una presentación muy chica, lo único que él exigía era el pianista, es decir yo. Entonces, era una de las personas que más tiempo pasaba junto a Sandro.

-¿Y cómo era?
-Un gran tipo. Además, con el tiempo se fue transformando en un gran amigo, de esos que no se consiguen de manera habitual. Yo lo veía una persona común, de un corazón enorme y con un humor que pocas personas podían tener. La verdad es que Roberto pasó a ser una persona casi indispensable en mi vida.

-¿Cuándo fue la última vez que estuvieron juntos sobre un escenario?
-En el 2004, cuando fue la última serie de presentaciones de Sandro. Después, llegaron dos discos más donde él puso su profesionalidad de siempre.

-Imagino que Sandro dejó un legado musical importante.
-Ya te puedo asegurar que no hay canciones inéditas. No al menos que yo sepa pero es difícil porque yo estaba siempre en todas las grabaciones. Lo que si hay es una enorme cantidad de recitales en vivo, porque se grababan todas las presentaciones que Sandro hacía. Hay miles de recitales grabados. Todos los recitales que veas en televisión están grabados en óptima calidad. Capaz que algún día salgan a la luz…

-¿Y porqué tantas grabaciones en vivo?
-Por qué él los hacía grabar para escucharlos después y hacer un análisis profundo de qué se hizo y cómo se hizo. Era un detallista y un perfeccionista. Todo lo que ganaba lo invertía en su show porque no quería que nadie se fuese defraudado.

-Un verdadero profesional.
-Yo creo que es lo mejor que hubo acá. No habrá otro artista como Sandro. Es lo mejor que hubo en este país y pasarán muchos años para que alguien lo iguale.

-¿Cuánto hace que no visita Mendoza?
-Hace ocho años que no voy y ahora, en el febrero que viene, me voy a dar una vuelta por allá. Ya tengo los pasajes comprados y la idea que tenía era ir a ver a mi familia y, de paso, lo quería visitar a Roberto. Ya no podrá ser… Pero igual voy a ir a Mendoza. Tengo ganas de estar allá.

Opiniones (1)
16 de diciembre de 2017 | 14:38
2
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 14:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LOS "GRANDES" SIEMPRE ESTAN JUNTO A LOS "GRANDES".!!! ES POR ELLO QUE EL "MAESTRO SEBASTIÁN GIUNTA" PERMANECIÓ HASTA EL FINAL DE LA VIDA TERRENA DE "SANDRO"- AMIGO, ESTOY CONTIGO EN ESTE TRANCE... TE RESPETO Y TE ADMIRO, COMO SIEMPRE..!!! CLAUDIA TEJADA
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho