Alejandro Álvarez

"A cada oportunidad que me llegó, le dije sí"

El periodista mendocino habló de su ingreso a Canal 9, su amor por la radio y el Coral Lutherieces.

Colón y San Martín, Ciudad. Seis de la tarde. Con estricto traje y un pesado portafolios (el calor mendocino vuelve los bolsos más pesados) se arremanga la camisa blanca y espera.

En esa esquina, tal como acordamos, nos reunimos con Alejandro Álvarez. Unos pasos más allá, la charla abunda en la mesa de un bar que nos ofrece un paisaje más fresco y las voces de Alejandro Sanz y Alicia Kyes jugando de fondo.

Amigo de la palabra, “tipo de radio” (como prefiere definirse), uno de los engranajes del Coral Lutherieces, colaborador vital de El Mirador de Cine, y actual compañero de Cecilia Ranua en la conducción de la primera edición del noticiero de Canal Nueve. Multifacético.

Este periodista, que en los últimos meses cobró notoriedad al asumir el desafío de reemplazar a Ricardo Mur, responde las inquietudes de MDZ con franqueza, humor ácido y naturalidad.


Hay idas y vueltas, saltos en el tiempo, anécdotas, comparaciones. Álvarez nos invita a conocerlo más de cerca. Bajo la lupa, se asoman algunas fibras de su ADN: la radio, un regalo de su viejo, que escondía bajo la almohada cada noche; el tono “payasesco” y el “oído” heredado de Don Álvarez; el libro que guarda en su mesa de luz (Textos de periodismo para no morir en el bostezo, de Roly López) y también su modo de entender el periodismo: “Me queda un poco grande decirme 'periodista' prefiero: 'presentador de noticias”.

Como en La Botica del Ángel, de Vergara Leumman, aquí también hay de todo.

- ¿Sos de hacer balances?

- No, soy más de vivir el día a día. En líneas generales podría hacer un balance de mi vida, de atrás para acá: nunca planeé o busqué las cosas que tengo. Todo se dio. Siempre digo que si hubiera sido una persona de golpear puertas, no sé dónde estaría en este momento. Todo cayó por su propio peso y la oportunidad se dio. El cierre es positivo a full, con más cosas de las que nunca hubiera soñado.

- ¿Por qué pensás que "se dio" esta oportunidad?

- A lo mejor, los que tienen el poder de decidir vieron que “El Ale” contaba con una dosis rara de desparpajo. Nunca podría ser un Mario Pergolini o, llevándolo al extremo, un Rubén Torri pero sí tengo cierto grado de acidez y determinados límites que conozco y que puedo cruzar. Eso tiene que ver con haber sido oyente de radio y telespectador siempre; es lo que permite ver hasta dónde se podría llegar y nadie llegó. Siempre juego un “cachito” más allá. Me he ligado un par de tortazos pero, en el balance, me di cuenta de que no está malo. Ahora estoy en el límite de ser el periodista serio de la tele, e imitar a Bilardo en una nota.

- Cuando asumiste el desafío de ser “el periodista de la tele” ¿no te intimidó tomar el lugar de una personalidad como Ricardo Mur?

- Fue como que a un nene que está manejando un karting, le regalen una Ferrari Testarrosa. Aunque nunca golpeé puertas, nunca me consideré un inútil. Siempre que ha habido un desafío me dije: “A ver si puedo...”. Y son desafíos que no busqué, sino que me llegaron. Fue un cambio grande.

- ¿En qué se tradujo ese cambio?

- Desde la indumentaria hasta la postura (N de la R: Ale pasea la mirada por la corbata lila que contrasta en el blanco Ala de su camisa y aclara: “Soy un tipo de remera escote en V, bermudas y ojotas; y en invierno, un tipo con capucha, pañuelo sirio y zapatillas rojas como Mike Amigorena”).

Al principio, MDZ me comparó con uno de mis personajes favoritos, Max Headroom, y estaré agradecido de por vida. Me queda un poco grande decirme “periodista” prefiero: “presentador de noticias”; uno que se pone el traje de serio y que trata de hacerlo a su modo. Alguien me vio de forma objetiva y tuvo el buen tino de decir: “A ver cómo funciona este pibe”, porque no dijeron “A ver cómo funciona este señor” (risas).

- La diferencia que marcás me hace pensar que la palabra “periodista” tiene para vos cierto peso y significado que me gustaría conocer…

- Lo que pasa es que hay periodistas como Magdalena Ruiz Guiñazú, Dante Panzeri o Mariano Moreno que me hacen preguntar si realmente soy periodista. He hecho investigaciones, sondeos, he seleccionado información –labores que hacen al oficio- pero no me considero un periodista, sino un tipo que si alcanza a encontrar una noticia sabe cómo destilarla o cómo decirla… en radio, y en tele estoy aprendiendo. No se termina de aprender nunca.

- En todos los órdenes de la vida, el aprendizaje nunca es finito…

- Como en el amor. Uno puedo haber tenido más carrera que Irineo Leguisamo pero las relaciones humanas te siguen enseñando. Eso es bueno; es la zanahoria que va adelante. No te regalan la meta, tenés que recorrer.

- Ese modo decir que estás aprendiendo, ¿guarda relación con ese otro costado tuyo que está emparentado con lo lúdico-teatral?

- Sí, con mi costado artístico. Y todo se remonta a lo payasesco que es mi viejo, a quien tengo como referente. Mi papá ahora está en Estados Unidos y aunque sus estudios fueron escasos, desarrolló unas actividades intelectuales y vocales que no he vuelto a encontrar en otra persona. Parece que por el ADN, eso se hereda. Tras veinte años de cantar en coros, me he quedado con Coral Lutherieces.

- ¿Por qué?

- Porque mezcla lo escenográfico, la música y el humor. No es el humor chabacano, fácil –al que le escapo- sino más bien refinado. Le rendimos tributo Les Luthiers, “monstruos” que pudimos conocer en la expo que realizaron en 2007. El tema de las voces, de la imitación, o de manejar un títere son cosas que salieron sin buscarlas. No soy actor, ni titiritero pero sí un hombre de radio que demostró ciertas cosas que otros vieron.

El coral que dirige Marcelo Hernández.

- El equipo de El Mirador se enfila en esa lista, supongo...

- Los chicos me llamaron para que hiciera una crítica de un cortometraje. Cuando fueron a la radio, les gustó como “di” antes cámaras y me prepusieron tener una sección. “¿Te animás?”, preguntaron. Acepté porque es un programa importante, premiado y lógico, tanto en la estética visual como en el contenido. La productora, El Mirador de Cine, está integrada por chicos de la Escuela de Cine, que cuidan hasta los mínimos detalles. Si es necesario, se van a hacer 690 tomas hasta que quede bien (risas). De hecho, para grabar cuatro emisiones pasan madrugadas enteras en la terraza de la municipalidad (N de la R: de Capital, en donde se filma el programa).

Integrar este programa no es lo mismo que participar de uno de menor calidad, en el que prevalece lo comercial. No ganamos dinero pero me alimenta el alma. Así como Lutherieces y mis laburos... aunque soy ateo, si hay algo que aprendí de las religiones es que el dinero no lo es todo.

- Visto así, en tu vida todo cierra…

- Sí. Si “algo” me va a enjuiciar alguna vez, tendré que rendir cuentas por no haber ido más allá. Pero a cada oportunidad que me llegó, le dije “Sí”.

- ¿Por atenerte a ese axioma de que “el tren pasa una vez”?

- No sé si pensar en trenes… Vuelvo al tema del amor. No creo que haya “un amor” en la vida de una persona, lo que hay es oportunidades. En lo sucesivo, se puede aprender a ser mejor y que lo que llega, mejore también. Una oportunidad que rechacé hoy, por miedo, puede regresar en el futuro.

- Hablando de amores, ¿qué lugar ocupa hoy en tus planes tu primer amor, la radio?

- Cuando salgo del canal sigo con Tiempos Modernos (N de la R: programa que conduce todas las mañanas junto a Celia Astargo, por LV10). No me quisiera desprender de la radio. Es otro lenguaje que sigue alimentándome el alma. El equipo es como una familia y, al aire, se nota. A mucha gente le hace bien. Nos sale bien lo que hacemos y también es terapia para nosotros. En cinco años, el programa cambió de nombre sólo una vez y me ha planteado varios desafíos. Cada vez, me dije: “¡A arremangarse!”, esa palabra me gusta mucho.

- Uno la relaciona directamente con el trabajo…

- Claro, "arremangarse y a laburar"...

- ¿Y cuando no se trata de laburar, qué hace Alejandro Álvarez?

- Los fines de semana me gusta ir a bailar; bailar música rara, salsa, electrónica. Miro con cariño a las fiestas rave, a las que no puedo alcanzar por una cuestión de trabajo. Me junto con amigos a tomar cerveza. No me gusta la PlayStation, para nada. Prefiero leer y ver cine.

- ¿Ahora que estás leyendo?

- Estoy leyendo el libro de Rolando López, Textos de periodismo para no morir en el bostezo, y retomé Hitler ganó la guerra, de Walter Graziano. Lo había comenzado a leer en 2003 y me asusté. Ahora pienso en que me lo puedo bancar.
Opiniones (15)
20 de noviembre de 2017 | 21:57
16
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 21:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. se van a informar bien.............. En otra nota que hicieron anteriormente sobre él -la de su semejanza con Max Headroom ya los aclaré que Tiempos Modernos lo conduce junto a Rosita Salazar, NO Celia, ella hace algunas incursiones nomás. Aguante Tiempos Modernos!
    15
  2. Que bueno ver gente linda y talentosa que va progresando y ganando el lugar que se merece. Salute Ale , me alegro mucho por vos y que sigan los éxitos!... P.D. : no te olvides de tus amigos del Coral Nuevas Voces desgraciau! Un abrazo, F.S. - Bocha/Pelado
    14
  3. Ale me alegra verte progresar...todavia me acuerdo cuando te deciamos en la UNCuyo de Ingles..."tenes que ser locutor"! Lo bien que has hecho. CONGRATULATIONS!
    13
  4. Ale es parte de un recambio generacional que suma. Es alguien que merecía llegar a la tele, porque lamentablemente por ahí hay mucho talento en la calle y mucho boludo en la pantalla.
    12
  5. Tengo los recuerdos de largas jornadas cursando con Ale en la Facultad y de no cansarme de reirme y pasarla bien. Ni hablar de cuando se ponia serio...jajaja. Tiene mucho talento, empuje y un gran corazón. Ojalá los pacatos que piden a Nur lo aprendan a ver.
    11
  6. muy bien estas en la tele, pero aguante Cecilia; la banco por que es muy buena, Mur es traidor vos no hagas lo mismo heeeee¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    10
  7. Nada que ver con Ricardo "La momia" Mur. Este tipo le pone onda y se nota que tiene onda, bueh, cualquiera tiene más onda que Ricardo, pero más allá de eso me cae re bien este tipo. Ahora que se vaya Pedro Mazza y soy la persona más feliz de este mundo. Saludos!
    9
  8. ME PARECE MUY ACERTADO DE PARTE DEL CANAL HABER PROPUESTO A ALEJANDRO, NO LO CONOZCO PERSONALEMNTE, PERO ME ENCANTA!! CON CECILIA UNA BUENA DUPLA.
    8
  9. FUERZA ALE, SOS MUY TALENTOSO!
    7
  10. me enojé con Mur por dejar el nueve, pero ahora me doy cuenta lo real que es el dicho "NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA". Realmente acertadísimo haber incluído al Ale en el noticiero. Sigo disfrutando del noticiero porque le pone toda la onda que tiene. El noti no perdió NADA, al contrario: GANÓ!. Sólo espero no perderlo en la radio, que es lo que pasó con Daniela Galván y con Cecilia, cuando me encariñé con ellas en la radio, se fueron a la tele. PORFA ALE! NO TE VAYAS NUNCA DE LA RADIO!!!!!!!!! SOS EL ALMA DE TIEMPOS MODERNOS!!!! SANDRA
    6
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia