Oscar De Diego, nuevo Juez de Faltas

“Hoy la mayor preocupación que tengo es el consumo de bebidas alcohólicas”

Oscar De Diego a poco de asumir, reconoce en esta entrevista su preocupación por la ingesta de alcohol.

Vivió en la localidad bonaerense de Castelar, y luego se mudó al barrio porteño de Monserrat, en pleno centro de la Capital Federal, pero se enamoró de la provincia en un viaje de paseo que lo trajo a estas tierras en el año 1998.
 
Tal fue el deslumbramiento que al año siguiente se mudó con su esposa a San Rafael, aunque reconoció también que el motivo de su arribo fue la búsqueda de un cambio de vida. "Allá en Buenos Aires me iba a las 7 de la mañana y volvía entre las 10 y 11 de la noche. A los chicos los veía sólo cuando se asomaban por la ventana para saludar", cuenta el actual Juez de Faltas, Oscar De Diego, que asumió el cargo el 4 de noviembre de este año.

Últimamente dice sólo haber leído los diarios porque relegó su tiempo de lectura recreativa al estudio del material teórico que le demandaron los exámenes de ingreso para el cargo de Juez de Faltas. Esto lo abocó a leer obras acerca de la teoría del Derecho Penal, el Código de Faltas, el Código Procesal Penal o la Constitución Nacional.
 
Terminó la carrera de abogacía en el año 1993 en la Universidad de Buenos Aires. Ingresó luego a la Municipalidad de la ciudad capital y se desempeñó al año siguiente como asesor en dos mutuales gremiales.
 
Ya en San Rafael, ingresó en la Fiscalía Correccional del Poder Judicial en el año 2002. Más tarde, trabajó como secretario del Juzgado de Faltas junto al entonces juez subrogante Jorge Yapur, con quien "compartía los criterios" de gestión.   



- ¿Cuál es la función del juez de faltas?


- "Es la primera línea legal que tiene que ver con las infracciones. Sabemos que hay un derecho penal administrativo y un derecho penal contravencional. De alguna manera, el juez de faltas tiene ese doble rol. Fundamentalmente, la diferencia con el derecho penal criminal radica en el monto de las penas, pero en definitiva, lo que hace al derecho mismo, reúne las mismas garantías. Normalmente, el derecho contravencional es de carácter preventivo. Justamente lo que hacemos es un control previo para que no se llegue al delito. ¿Cual es la función entonces?

Como la misma norma lo establece, salimos a controlar. Controlamos la noche o el consumo excesivo de alcohol. Y es eso lo que puede traer aparejado otras cosas, como peleas, adicciones, o llegar hasta un caso de homicidio. Depende de quién sea la persona que se encuentre, por ejemplo, en estado de ebriedad, por su misma condición socia-cultural, a veces termina cometiendo un homicidio. Yo en alguna oportunidad lo dije: es raro no ver dentro de la justicia penal, personas que hayan cometido delitos más grave, que no hayan comenzado con una adicción.

Ese es un poco el rol del Juez de Faltas, ejerce un poco el poder del policía. Si bien es cierto que este cargo es de carácter más administrativo, en definitiva también tiene una doble función. Tenemos un artículo, que es una “ley penal en blanco”, que nos permite tomar leyes dictadas por el poder legislativo y que nos da la facultad de hacer controles como, por ejemplo, el de la ley de diversión nocturna. No es algo que este normado específicamente en el Código de Faltas, pero podemos apropiarlo para nuestra función".



- ¿Qué incidencia tiene su función como juez de falta respecto a las cuestiones de seguridad pública?


- "Hay cuestiones que tienen que ver con la prevención. La prevención permite evitar algunos asuntos que tiene que ver con el delito. Por ejemplo, el control nocturno: personas que se encuentran alcoholizadas, y a lo mejor, las desinhiben y de pronto ven pasar a un muchacho solo y terminan sacándole la campera o las zapatillas. Obviamente que el trabajo directo de prevención de los delitos es parte de la tarea de la policía.

El rol fundamental de la seguridad está a cargo de la policía. Pero de alguna manera el Juzgado de Faltas contribuye en algunas cuestiones. No digo que el delito sea producto o esté directamente vinculado al consumo de drogas o de alcohol, pero sí lo que hace generalmente el consumo de tales sustancias es desinhibir a las personas y, a veces, terminan delinquiendo, o terminan golpeando, agrediendo, y en algunos casos la situación termina en un homicidio.

Pero la incidencia directa en cuestiones de seguridad creo que la tiene la policía. De alguna manera, el Juzgado de Faltas si contribuye con la seguridad, logrando a veces evitar males mayores".



- La "prevención" parece ser entonces la palabra clave en los asuntos de esta dependencia….


- "Exacto. Por eso siempre digo que el Juez de Faltas no tiene que ser un Juez de escritorio, sino que tiene que salir a la calle".



- ¿Cuál es la relación que tiene con otras dependencias del estado, como con los organismos del municipio?


- "Hay una relación directa, fundamentalmente con la municipalidad. Justamente en estos días me reuní con el concejal Mauricio Sat (PJ), porque estamos bastante preocupados por el tema de los animales sueltos. Los vecinos dejan salir a sus perros a la calle sin tener el cuidado que corresponde. Hay una norma que establece cómo deben salir los canes a la calle en compañía de su dueño. Sobre eso hemos estado trabajando, porque la municipalidad esta preocupada por el aumento de animales sueltos en la calle. Ese es, por ejemplo, un trabajo directo con las dependencias del municipio.

Por supuesto que yo recién empiezo y seguramente habrá otras cuestiones que trataremos, y que nos llevarán a trabajar en forma conjunta. Está también el tema de los residuos: gente que tiene la costumbre de acercarse a la esquina y tirar la bolsita de basura allí. Eso es un tema que sí tiene competencia el juzgado de faltas y que, de alguna manera, también le incumbe al municipio".



- ¿Antes de llegar al despacho del Juzgado de Faltas, tenía ya algunas ideas respecto de la problemática que enfrentaría en su rol de juez y que lo preocuparan?


- "En realidad, antes de asumir, la Corte me había designado en aquel entonces como secretario del Juzgado de Faltas y tuve la suerte de trabajar con el juez Jorge Yapur. De alguna manera compartía los criterios e incluso aprendí con él. Pero fundamentalmente la preocupación se dio cuando comencé en la función. Es cierto que uno sabe que hay cosas que podrían mejorar, como sucedió con el tema de las canchas de fútbol, en donde se dispusieron cuestiones que fueron realmente efectivas.

Si bien es cierto que en ese entonces Yapur estaba subrogando, es obvio que la función que tuvo, y aún tiene en la Cámara del Crimen, tampoco le permitía abocarse al cien por ciento. Ya al estar uno como titular y al tener tiempo comencé a ver otras cosas sobre las que nos pusimos a trabajar.

Ahora estamos tratando de armar algo con el tema de los perros callejeros. Pero son días en los que hay que hacer un impasse porque es un momento de transición: Omar (por Félix) que se fue y Cristina (Da Dalt, por la actual Intendente) que llegó recientemente".



- ¿Qué asuntos considera que están pendientes?


- "Hay cosas que están bastante ordenadas, como es la diversión nocturna. Por supuesto que hay que estar siempre presente y seguir controlando. Pero hoy la mayor preocupación que tengo es el consumo de bebidas alcohólicas. En eso sí soy muy exigente, porque el consumo de alcohol genera muchísimos accidentes, a si que sobre ese tema estamos siempre implacables.

Hay que acostumbrase como en otros lugares: si manejo, no tomo bebidas alcohólicas; si voy a tomar, entonces no voy en mi auto, tomo un taxi o que me pasen a buscar. Eso es lo que tenemos que lograr, mentalizarnos y  acostumbrarnos a eso.

Divirtámonos, pasémoslo bárbaro, pero a la salida no utilicemos el auto como si fuera un arma, ya sea para suicidarnos o para lesionar a un tercero. En ese tema estamos trabajando con mucho control, junto a la policía vial".



- ¿Y qué nos puede decir acerca de los responsables de la venta de bebidas alcohólica a los menores de edad?


- "En realidad hemos hecho algunos controles dentro de las confiterías bailables y no hemos encontrado menores. Pero me parece que tiene que ver también con el cuidado de uno mismo: si un mayor de edad se da cuenta que por beber no esta muy bien, no tendría que seguir bebiendo, y sin embargo muchas veces lo hacen.

La vez pasada estuvimos en plaza Francia, donde tuvimos a dos personas aprehendidos por beber alcohol en al vía pública y otros que estaban por consumir. Se les explicó que no podían hacerlo en los lugares públicos. En eso me gusta charlar con la gente, no ser siempre un represor, sino ofrecerles alguna charla para educar y explicarles cuáles son las normas que de tan diversas se las desconoce.

Todos los días hay tareas, como por ejemplo el control de las casas de empeño, de compra y venta y del ingreso de pasajeros en los hoteles. Pero a veces no se ve. Yo salgo a la tarde con la policía y con agentes de la brigada y son esos controles de prevención los que permiten encontrar ciertas cosas ocultas". 



- Es una cuestión de ejecución….


- "Exactamente, y de alguna manera el juez también planifica. Por ejemplo, esto de la iniciativa de decir: "muchachos, hoy vamos a ir a recorrer tal cosa… hoy vamos a salir a ver tal otra". La presencia del juez a veces le da a la policía mayor tranquilidad y seguridad. Por decirlo de alguna manera, estando el juez presente, trabajan con mayor comodidad".



- De todas formas, la autoridad policial no tiene que esperar que el juez les diga que hay que hacer…


- "No, obviamente que no. Eso es algo que es competencia directa de ellos. Pero bueno, a veces también con las salidas de juez de Faltas se logra apreciar cómo se está trabajando".



- Uno de los asuntos que más se cuestiona de este país es esa incoherencia de crear leyes y normas que después nunca se ejecutan…


- "Si, es verdad…



- …y esta dependencia, por lo que usted cuenta, está abocada al accionar y al hacer cumplir para prevenir. 


- …lo que pasa es que hay muchas ordenanzas que son de carácter administrativo, y a lo mejor le falta elemento humano para poder llevarlas acabo, entonces a veces se dificulta la tarea. Cuando sale el juez con un grupo de personas, como con la municipalidad o la policía, se recorre la ciudad en busca de fallas y con el fin de hacer cumplir las leyes u ordenanzas.

Sin embargo, hay ordenanzas que no le permiten tomar competencia al juzgado, que sólo trabaja sobre cuestiones de seguridad, higiene o justicia. Entonces, si alguna ordenanza o norma no le da injerencia porque no tiene nada que ver con esos tres puntos, no podemos aplicarla".
Opiniones (1)
13 de diciembre de 2017 | 03:12
2
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 03:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Quiero felicitar al diario por la publicación de esta entrevista. Muy buena y completa. Espero que se sigan pulicando estos tipos de reportajes, ya que nos permiten conocer personalidades de gran capacidad de trabajo, pero que carecen de la exposición pública que se merecen, como es el caso del Dr. De Diego. Saludos y felicitaciones.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California