Ingeniera Maria Laura López

"El negocio del agua en el mundo es terrible"

Ganadora del premio Innovar por la creación de una planta potabilizadora en el desierto de Lavalle.

María Laura López es una mendocina de 49 años que estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y tras 20 años de trabajo sus conocimientos fueron premiados en el concurso Innovar 2009. Sin embargo, su satisfacción mayor es que fue premiada porque ayudó a quienes otros no ayudaban y permitió, gracias a su creación, llevar agua potable a cientos de habitantes del desierto en Lavalle.

Más allá del premio en la categoría por “producto innovador”, López ya merece ser mencionada porque desde principios de año instaló una planta potabilizadora que permite purificar el agua del arsénico y el flúor, elementos que no permitían el consumo a muchos vecinos debido a las enfermedades que podrían acarrear. Además, por el simple hecho de que ellos merecen tomar agua potable.

En sus primeros años de profesión, López se dedicó a trabajar sobre el ahorro y energía de este recurso vital para los humanos. Luego, a través de asesoramiento en empresas, aprendió a hacer diseños y servicios para el tratamiento del agua. La experiencia acumulada le permitió tener su propia empresa. Por este motivo, los lavallinos llegaron hasta ella para preguntarle si ella, con sus equipos, podía potabilizar el agua.

Efectivamente, se pudo tratar el agua para ser bebida y el potabilizador fue uno de los inventos ganadores de Innovar –según el catálogo 4076-, concurso que se organiza a nivel nacional. Así como se usa en Lavalle, la planta podría aplicarse en cualquier lugar del país a fin de poder liberar el agua del arsénico, el flúor y, en menor medida, el boro, según detalla con precisión López en su sitio web.

Su conocimiento en la materia y en la entrevista que la ingeniera mantuvo con MDZ, se pudo profundizar en “el mundo del agua”. Sobre todo, porque paradójicamente, muchos mendocinos están sufriendo la escasez de esta sustancia fundamental para el desarrollo humano. López trata de explicar, desde su visión, por qué el agua falta, por qué el interés económico se prioriza y por qué los usuarios deben cuidar este invalorable recurso.

- ¿A qué nos referimos con tratamiento de agua?

- El agua para poder usarse, ya sea para tomar, envasar o utilizarse en las industrias, necesita un tratamiento diferente. Por ejemplo, el agua que se bebe necesita ser potabilizada. A su vez, dependiendo de dónde venga el agua, se utilizarán distintos equipos para que sea purificada. Todos estos equipos, lo sé diseña y construir…

- ¡Vaya tarea! Especialmente, para una provincia que es un oasis en el desierto…

- Es una especialización que creció con el tiempo. Hace 20 años vengo trabajando en tratamiento de agua. En los primeros años, después de recibida, me enfoqué en ahorro y energía, luego, me especialicé en tratamiento. Al principio, asesoraba a empresas y aprendí a hacer los diseños y servicios. Finalmente, pude instalar mi propia empresa.

- ¿Y cuál fue el servicio que hiciste en Lavalle?

- Mi especialidad es hacer equipos para el agua de uso industrial, no hago generalmente obras de potabilización. Vendo equipos para adecuar las aguas en las industrias al fin de que, por ejemplo, no se arruinen las calderas. Sin embargo, lo de Lavalle surgió porque unas personas, que me buscaron a través de una guía, llegaron a mi casa pidiéndome por favor que los ayudara porque tenían problema de arsénico en el agua, no la podían tomar, le habían cerrado el pozo y encima no tenían plata para solucionarlo. Como habíamos sacado unos equipos fabricados por nosotros que eliminaban fácilmente el arsénico –como habíamos comprobado en experiencias anteriores- los pedí y ellos empezaron a probarlos el año pasado.

- ¿Cómo se fue implementando el proceso?

- Primero le di un solo equipo, después les di dos en serie y luego se les puso unos productos químicos. La organización se fue haciendo a la distancia porque no podía viajar. Lo maravilloso fue que se sacó todo el arsénico y la experiencia fue muy buena. Después lo tomé como una investigación particular, hecha ad honorem, y, a principio de años, instalamos la planta y presentamos la propuesta a Innovar.

- ¿Cuáles son las ventajas del potabilizador?

- El proyecto saca todo el arsénico, el fluor y el boro. La planta comenzó a funcionar en marzo y tiene una capacidad de producción de agua potable de 500 l/hora. (Para ver más detalles página web). Gracias a este premio ($5.000), cuando lo cobremos, vamos a destinar parte del dinero en la instalación de unos tanques a fin de que el EPAS nos habilite un pozo que está clausurado.

- ¿Por qué los vecinos no podían tomar el agua? ¿Qué enfermedades provocaría?

- Si bien no conozco muy bien la parte médica, se produce arsenismo, que podría producir cáncer de piel. El flúor genera “fluorusis”, técnicamente, te come los huesos y te produce deformaciones. Genera muchos dolores y sobre todo, afecta en gran medida a los dientes. 

- ¿En qué situación está Lavalle en este momento?

- En Lavalle se está armando un proyecto nuevo para llevar agua potable a toda esta zona. Actualmente, hay un puesto con un pozo clausurado por el arsénico ya que los habitantes tomaban el agua y les hacía muy mal. Esto está ocurriendo en una zona desértica de Lavalle que queda a 30 kilómetros de El Encón. Ahora estamos trabajando en eso.

- ¿Cómo llegaste al punto de participar en Innovar? ¿Qué sentiste cuándo te comunicaron que habías ganado?

- Me inscribí en los últimos días de marzo y “me tiré a la pileta” (risas). En agosto me mandaron a pedir fotos mejores porque había sido preseleccionado en un grupo de 400 de los 2.600 inscriptos. Posteriormente, me pidieron si podía participar de la exposición y sacrifiqué un curso para pagarme el viaje a Buenos Aires. Hice un prototipo para mostrar el proceso, como llevaban muchas propuestas innovadoras, ¡obvio que no podía llevar la planta! Me sorprendió cuando me enteré que había ganado en la categoría “Producto Innovador”, menos con algo relacionado al agua.

- Especialmente, cuando el agua es tan importante. Las predicciones dicen que en algún momento nos vamos a matar por este recurso.

- A título personal, creo que son maniobras económicas. Algunos dicen: “¡Uy el problema del arsénico!”, técnicamente, no es fácil, pero tampoco tan complicado sacarlo. Entonces lo que hace la gente que sabe un poco, es ocultar la información.

- ¿Se prioriza el interés económico?

- El negocio del agua en el mundo es terrible. Prefieren que tomés agua envasada y ¿a quién ayudan? A los que pueden pagar agua envasada y no les importa quienes mueren de sed. Los intereses económicos siempre han superado todo. Vivimos en un país capitalista, donde lo que importa es la economía y no el hambre. El agua es un parámetro más.

- ¿No estamos alejados al decir, en un futuro, que el agua va a valer más que el petróleo?

- Sí, porque te la van a hacer valer más.

- Justamente, tu proyecto se conoció en un contexto muy particular porque había habitantes de Guaymallén (especialmente en Dorrego y San José) que estuvieron más de dos semanas sin agua. ¿Cómo se explica esto?

- Son barbaridades que ocurren y, realmente, me sorprenden. No puede ser que no tengamos agua y no es por la sequía, es por malos manejos, porque no quieren decir a dónde va el agua.

- ¿Y a dónde va el agua entonces?

Por algo, Obras Sanitarias está intervenida. La información no se puede conocer. Los que han administrado el agua, han manejado mal las plantas. No conozco a ningún político y no estoy relacionada con el ambiente. Hago las cosas de afuera y en los análisis de calidad de agua he encontrado muchas anomalías. Pero, todo esto la maneja el EPAS, que es controlador. Nos dicen que no hay agua y los canales están llenos de agua.

- ¿Qué características presenta el agua de Mendoza?

- El agua nuestra no tiene prácticamente arsénico. Si bien hay que pasarla por muchos filtros, lo que tiene su costo, y tenemos que ahorrar, pero por qué no tenemos agua, no lo entiendo. Sin embargo, sé que van a haber muchísimas inversiones, de golpe, para una mejor administración.

- ¿Qué le recomendarías a la sociedad?

- Por lo que he visto en el país, en Mendoza somos los más conscientes de lo que el agua nos cuesta. Cada vez que regamos, nos damos cuenta del gasto. Tenemos una muy buena conciencia del ahorro. Pero también debemos ser conscientes que regamos con agua potable y que no debemos gastar. Más allá de todo, en Mendoza se hace un buen tratamiento y un buen uso del agua. La potabilidad que se realiza en las plantas de OSM es muy buena y además, influye que, históricamente, el agua ha sido de deshielo y no trae tanta contaminación.

Opiniones (3)
19 de noviembre de 2017 | 22:24
4
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 22:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La planta potabilizadora de agua instalada en el desierto de Lavalle, aún no está habilitada para producir agua potable y por lo tanto aun no hemos logrado "llevar agua potable a cientos de habitantes del desierto en Lavalle", como dice el artículo. Aunque por puesto este es nuestro objetivo. Quiero aclarar además que soy ingeniera química ( no industrial). Aprovecho para agradecer el interés en nuestro trabajo y a un sincero amigo el Veterinario Felix Millán que fue quien les informó del premio obtenido en Innovar. Muchas gracias
    3
  2. mis queridos contertulios, todo en la vida es un negocio, viene de ser un vil negocio a un buen negocio, si no que se lo pregunten a los politicos, que de esto saben un monton de negocios.
    2
  3. Si Señora, muy bonito, pero vaya a darles una charla a las Mineras a ver que le dicen. De paso también hable en la UNC, que ya recibieron el Soborno
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia