Carlos Sabadini, empresario

"En Mendoza, no tenemos ningún plan"

Propietario del hotel Valle Grande, de San Rafael.

Da gusto hablar con él, porque es una persona, a la vez, culta y práctica. Y porque le gusta dialogar; esto es: escuchar y pronunciar. Y porque tampoco le gusta huir cuando hay que dar respuestas.

Carlos Sabbadini es empresario y supo ser ingeniero mecánico, fabricante de autos de carrera, montador –a comienzos de los 80 en San Rafael– del torno más grande de América (que incluía doce ascensores para erigirlo) y constructor y piloto de autos de carrera.

Lector finísimo y memorioso, fue Decano de la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires a comienzos de los 70 (renunció a su carrera académica cuando los militares que dieron el golpe de Estado le propusieron el cargo de rector, “y me quedé en bolas”, se ríe ahora), gerente de empresas automovilísticas como Peugeot, presidente durante siete prolíficos años de la Cámara de Turismo de San Rafael y propietario del Hotel Valle Grande (Sabbadini fue quien dio el gran paso para el saludable presente turístico de valle).

El hombre, también hay que decirlo, es un peronista de siempre y también un hombre generoso al que le gusta pensar en Mendoza y su destino. Escuchémoslo, que da gusto hacerlo.



Documento de identidad



- ¿Cómo ves a Mendoza?

- La veo con una crisis de identidad, desde hace mucho tiempo.

- La frase no deja de ser esperanzadora, porque supone que alguna vez tuvimos efectivamente identidad: ¿es así?

- Claro que la tuvimos. En el principio, éramos parte de la Capitanía General de Chile y eso nos determinó y también el hecho de vivir al pie de las montañas. Tuvimos una forma de hablar que nos es propia y una música propia, cuando había muy poca música propia de las regiones, como en el caso de Cuyo y del Noroeste. Después, en alguna medida por la fuerte inmigración en Mendoza y no tanto en San Luis y San Juan, fuimos perdiendo esa identidad, que se mantuvo en las provincias vecinas. La inmigración fue muy buena, pero trastocó la identidad original del mendocino. En San Luis o San Juan, un tonadero es un personaje famoso y respetado; acá cuesta más que la gente los conozca, porque hay un sector medio para el que nuestro folclore sigue siendo una música de borrachos.

- Al final nos convertimos en otra cosa, difícil de definir…

- Y estamos marcados, como decía, Heidegger, por la pauta del “se”. En Mendoza, “se” dice, “se” piensa, “se” cree… Y nunca sabemos quién dice, quién piensa y quién cree.

- Es muy interesante lo que estás planteando, porque tal vez ahora nuestra identidad sea una búsqueda de alguna identidad. Y esto que planteás, delata el afán mendocino de “enciclopedismo”, de saber un poquito de todo, de sentirse más un ciudadano del mundo, que un ciudadano de esta tierra…

- Nos hemos creído “la avanzada de la civilización en Cuyo”…

- ¿Y cómo nos ha ido?

- Mal, muy mal. Mirá: desde el punto de vista político esta provincia es un flan. Y voy más allá de las preferencias partidarias: peronismo o radicalismo es lo mismo.

- ¿No es que en todo caso todos somos un flan y que tenemos la clase política, los empresarios y los periodistas que nos merecemos tener?

- Y sí, es alarmante la falta de objetivos que exhibimos. En particular, hay un hecho objetivo: el dirigente no puede renunciar a su responsabilidad y para asumirla, tiene necesariamente que tener un plan. La matriz energética, el desarrollo turístico, las políticas sociales, todo tiene que estar contenido en un plan. Aquí, en Mendoza, no tenemos ningún plan.

- Siempre nos han hablado de nuestra cultura del trabajo y del esfuerzo y esto se condice muy poco con lo que vemos en la actualidad, ¿qué pasó?

- La cultura del trabajo es real. Acá, han matado gente por la cuota del agua para riego.

- ¿Y cuándo nos convertimos en flan?

- Yo pregunto, ¿cuándo dejó la Argentina de ser la esperanza del hombre?  Este país le dio de mamar a todo el mundo. Y los inmigrantes también lo aprendieron: mamaron e hicieron hijos y tuvieron posibilidades de trabajo. Al mismo tiempo, el ser nacional se fue diluyendo y los mendocinos cometimos errores de identidad.

- Salimos a decir que éramos los mejores del país, que éramos del Primer Mundo, al mismo tiempo que nos ensartaban con la promoción industrial… Y nuestras provincias vecinas, antes hermanitas menores desvalidas, hoy tienen tasas de crecimiento muy superiores a las nuestras.

- Concuerdo y te agrego: y tienen más identidad que nosotros.



Minería sí, hipocresía no



- Estamos en el horno…

- Te pongo un ejemplo: Mendoza ha permitido estúpidamente que se desarrolle la mirada antiminera. Yupanqui dijo: “Quisiera que mi pingo no pisara, para no marchitar el pasto”, pero hay que marchar, hay que pisar el pasto. Sin ser creyente, me remito a un mandato bíblico: creced, multiplicaos, henchid la tierra y dominadla. En el mundo, hay 6.000 millones de personas y dos salidas: eliminar gente o buscar las formas de explotación adecuada del planeta.

- Está bien, pero yo puedo decirle a un empresario del turismo y de la aventura, como vos: ¿por qué los mendocinos no podríamos tomar la decisión institucional y hasta filosófica de, más allá de los pro y los contra, no acceder a las explotaciones de las grandes empresas mineras que trabajan a cielo abierto, consumen ríos de agua en sus procesos, dejan poco dinero a la provincia en relación con lo que ganan y se marchan y nos dejan el agujero a los pocos años? ¿Por qué, por caso, no apostar fuertemente por el desarrollo turístico en armonía con la naturaleza? ¿Por qué no decir “entiendo la importancia de la minería, pero aún así, elijo fomentar otras explotaciones”?

- Está bien, yo creo que sí, que eso se puede decir, pero que hay que ser coherente, porque la producción de biomasa, la energía que se puede obtener quemando ramitas, sólo puede vivir 10 millones de personas y acá hay 6.000 millones; ¿qué hacemos entonces? Yo puedo entender que está bien: basta de quemar petróleo, basta de explotar el uranio, basta de todo, pero acá nos sobran 5.990 millones de personas. Iniciemos la lista de suicidas… Yo conozco el tema porque he sido presidente de Nuclear Mendoza, la empresa encargada de colaborar con la Comisión Nacional de Energía Atómica en Sierra Pintada. Está bien: seamos coherente, digamos no a la minería, pero no usemos más el auto, no usemos más el celular; aceptemos que nos suban la tarifa de energía y renunciemos por escrito a cualquier tipo de tratamiento contra el cáncer o sistemas de diagnóstico que tenga que ver con la energía nuclear. Pero no, las queremos todas: esto, como se decía antes, es marxismo a la violeta...

- Igualmente, es un hecho que quieren hacer acá cosas que en sus países del Primer Mundo ya no les dejan hacer y después se llevan la guita para allá…

- Y sí, hay riesgos, pero este riesgo, si hay control debido, se transforma en una ventaja para nosotros, que estamos hundidos. Hay explotarla con las mejores tecnologías y estricto control.

- ¿Control? ¿Cuánto le puede costar a una minera comprar inspectores oficiales que ganan, como mucho, 5.000 pesos?

- Y, bueno, habrá que trabajar fuertemente en eso, pero hay que explotar la minería: los recursos que hay en Mendoza no los inventé yo, están ahí. Y ojo, que a mí me preocupa mucho el tema de los recursos naturales e incluso en la UTN de San Rafael estamos desarrollando con mis alumnos un auto híbrido.

- Después de escucharte, debo decir que a vos Irrigación te puso una multa supuestamente por contaminar el Río Atuel con efluentes cloacales del hotel…

- Gracias por comentar esto, porque me da pie para decir que, en estos veinte años, el tipo que más se preocupó por el tema cloacal en el valle, soy yo. A vos te consta todas las negociaciones que hicimos con distintos gobiernos para tener cloacas y nadie nos dio pelota. Yo he sido, durante veinte años, el único que ha ido a pedir análisis periódicos a la a la UNCuyo y que se ha preocupado por no contaminar el río.

- ¿Y por qué este gobierno te puso la multa?

- Fue el año pasado y nunca entendimos por qué. Cumplimos con todas las reglas. Nunca entendí la sanción. En ese momento yo era presidente de la Cámara de Turismo de San Rafael… A vos te consta la cantidad de veces que pedimos red cloacal y nos ofrecimos a trabajar en todo lo que estuviera a nuestra alcance. Nunca nos dieron pelota y de pronto, ante la sorpresa de todos, aparecen con la multa...

- ¿Podemos hablar de la situación del hotel?

- Bueno.



Los inocentes son los culpables 



Carlos Sabbadini, hay que decirlo, bien resume la historia de un país en el que, como dice Charly, “los inocentes son los culpables, dice su Señoría, el Rey de Espadas”. Ha hecho de todo en su vida, pero en Mendoza lo conocemos por ser, durante veinte años, un buen ejemplo de administración e impacto social empresarial duradero y sustentable. Nos referimos a su rol como dueño del Hotel Valle Grande, uno de los emprendimientos de los célebres hoteles construidos durante la gobernación de José Octavio Bordón, con plata del Banco de Previsión Social.

Uno a uno esos hoteles han ido descarrilando por distintas razones y el Valle Grande no es excepción, ahora lo veremos. Sabbadini, hoy por hoy, es un hombre que luce derrotado cuando habla de la situación. Por eso, empezaremos esta entrevista por ahí, por lo más difícil, sin escaparle al bulto.


- ¿Qué representa tu hotel en el desarrollo turístico del Valle Grande, unas de las zonas más bellas de Mendoza?

- Cuando yo llegué, pusimos las primeras 130 plazas con el hotel y empezamos a trabajar. Hoy, hay 2000 plazas y es una de las zonas mejor explotadas en el turismo de Mendoza, con un trabajo empresarial en conjunto que es ejemplo en la provincia. Nosotros nunca salimos a vender nuestros emprendimientos, sino que vendimos el polo de San Rafael. Y el crecimiento ha sido notable.

- Tal vez no quieras decirlo, pero da la impresión de que al Gobierno o a ciertos funcionarios les interesa quitarte tu hotel. A mí me da un poquito de vergüenza.

- Es una situación muy dolorosa. Me lo acaba de confirmar un peritaje que se hizo: el hotel está impecable, con alrededor de 300.000 dólares que he invertido en él en estos años y con otros 300.000 dólares que he pagado del préstamo, pero hay una situación incontrastable: yo me merezco que me hagan un juicio, porque ahora no estoy pagando ese préstamo.

- ¿Por qué no propusiste algún plan de pago?

- He propuesto cerca de quince planes de pago y nunca he obtenido respuesta.

-¿Y por qué no estás pagando el préstamo?

- Porque es imposible hacer rentable un hotel en estas condiciones: no tenemos agua, gas, teléfonos ni cloacas.

- ¿Y qué conclusión sacas de todo esto?

- Me deja satisfecho el hecho de haber cumplido durante veinte años con principal rol de un empresario, que es crear puestos de trabajo. Jamás me guardé la plata que gané, sino que seguí apostando por el hotel. Cuando me iba un poco mejor, hasta pagaba cuotas por adelantado…

- ¿No se supone que en tu caso el saldo a favor por el impacto social debiera favorecerlo?

- Sí, se podría pensar así. Mirá: con la gestión anterior de los radicales, estuvimos buscando una salida a la situación y lo agradezco. Hoy, lamentablemente, no es así.

- No debe ser fácil para un peronista decir eso...

- No. No es fácil.

- ¿Y cómo sigue esto, Carlos?

- Con el juicio en marcha. No se han aceptado mis propuestas de pago. Yo no he cumplido con mi obligación de pago y, por eso, merezco este juicio.

- Merecerías una suerte distinta a la de perder el hotel…

- Puede ser, pero hay gente que piensa lo contrario.

 

Opiniones (4)
18 de enero de 2018 | 21:30
5
ERROR
18 de enero de 2018 | 21:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. COMPARTO QUE DEBE PAGAR Y SINO QUE LE QUITEN EL HOTEL COMO NOS PASA A TODOS NOSOTROS CUANDO NO PAGAMOS. PARA COLMO OPINA DE MENDOZA LA VERDAD UNA VERGUENZA, QUIEN HIZO LA NOTA DEBERIA CONOCER A ESTE PERSONAJE O HAY ALGUN INTERES DETRAS???
    4
  2. Por favor que devuelva lo que pidio prestado o se llevó, junto con los demás. No puede ser parezca como si fuera una víctima del sistema , y comparto con la otra opinion, uds. se prestan a estas maniobras, como si fuera un sin techo. A cualquiera de nosotros que no pagamos algo, nos embargan, nos ejecutan nos quitan lo que sea pero este personaje quien es?????? ANDAAAAAAAA
    3
  3. Tanto el medio como el entrevistado no tienen verguenza, hablar con tanta liviandad despues de no pagar y esperar que no le quiten el hotel, hecho con dineros publicos es poco mas que una provocacion. Es un atentado contra la gente de bien . Este señor ahora es un Prócer? Por favor revisen o que el periodista visite san rafael y pregunte. UDS DEL DIARIO QUE LO PUBLICAN JUNTO A MDZ, SE LES VA LA LINEA, ENTRE LO QUE PREGONAN POR UN LADO Y LO QUE HACEN . REVEAN POSICIONES. UNA OPINION
    2
  4. ahora este tipo se siente ISELIN no pago nunca el credito, se llevaron 2 palos verdes con bordon gabrielli ruso y ahora es la victima del sistema. Uds del diario para que tienen como editorial ca Cachanosky y se bancan a estos empresarios con banca del estado. Son impresentables. Falta que le hagan monumento a OMAR ALVAREZ, ALBERTO FLAMARIQUE Y A ESTE PERSONAJE . SON DE TERROR
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos