Juan Carr

"Voy a invitar a los Kirchner y a Tabaré a tomar mate"

Fundador de la organización Red Solidaria.

Juan Carr es uno de los fundadores de la organización Red Solidaria. Fue creada en 1995 con la idea de ayudar y responder a necesidades cotidianas.

Está formada por voluntarios que se acercan a ella y tratan de poner su granito de arena y hacer de la vida algo mejor.

Red Solidaria se ha involucrado en temas ambientales y sociales aunque uno de los papales más conocidos que ha tenido es la de su rol en la búsqueda de chicos desaparecidos de sus hogares.

Tres años después de su creación, la Red comenzó a recibir llamados de padres que buscaban  a sus hijos solicitando ayuda. Ante el aumento de pedidos, la organización creó el departamento de “Chicos perdidos” y a fines de 1999 el Centro Internacional para Chicos Perdidos y Explotados de Estados Unidos  les propuso la cración de un organismo similar en Argentina.

De esa forma se constituyó la Asociación Civil Missing Children – Chicos Perdidos de Argentina. La asociación suele realizar campañas en estadios de fútbol y en recitales. Uno de los últimos casos con final felíz fue luego de uno de los recitales de la vuelta de Soda Stereo.

Luego de difundir fotos de chicos desaparecidos, se recibió una denuncia afirmando el paradero de una menor. La denuncia resultó ser cierta y la niña pudo reencontrarse con su madre.

Carr, por sus tareas, incluso ha estado nominado al Premio Nobel de la Paz junto con Bono, el cantante de la banda irlandesa U2.

Luego de 12 años de arduo trabajo, el médico veterinario Juan Carr, fundador de la Red Solidaria, habla de su surgimiento, de las campañas actuales, de la solidaridad argentina y de los problemas que aquejan al país.

- ¿Cómo surge Red Solidaria?

- Igual que ahora, tengo una situación de privilegio en mi país, pasé por la facultad y me formé. Tuve la posibilidad de casarme, de trabajar, tener hijos, y de algún modo uno tiene poco tiempo pero siente que tiene que devolverle a la comunidad lo que a uno le dio. Pero un profesional no tiene mucho tiempo, un médico veterinario, docente de clase media con poco tiempo, qué podía hacer por la comunidad. Dijimos: “juntemos los pocos tiempos de cada uno que tenemos en red”. Y ese fue el origen, la hipoteca moral que uno tiene, porque está mejor que otros y tiene la necesidad de devolverle al país lo que le dio.

- ¿Cómo está compuesta?

- La respuesta real es: no sé. En estos momentos se ha convertido en un hecho cultural, entonces tenés gente como el minero de Río Turbio que trabaja con nosotros, el directivo de una multinacional, muchos comunicadores que trabajan lo que es la cultura de la solidaridad, muchos artistas. Para nosotros es como un hecho cultural, en realidad, básicamente cualquiera que hace de nexo entre una necesidad que puede ser: un chico perdido, alguien que necesita un trasplante, alguien que tiene hambre, un anciano que está solo, una escuela que no tiene biblioteca, o sea, el que hace de nexo entre esa necesidad y la comunidad, ese ya forma parte de este hecho cultural, para nosotros es una cosa muy simple, no tenemos administración, no tenemos personería, no tenemos inscriptos, cualquiera puede pertenecer y con este modelo hasta acá hemos llegado y está funcionando.

- Después de tanto tiempo, ¿nunca te planteaste dar un paso al costado?

- Sí, de hecho, desde febrero de este año estamos en plena transición. Yo estoy haciendo a la Red Solidaria en América Latina, un poquito en España y en Japón, pero sobretodo en Uruguay, Chile, México, Colombia y Venezuela. La red está quedando a cargo de un abogado muy joven de Chascomús, que tiene  23 años. Se llama Manuel Lozano y es quien está coordinando Argentina. Esta transición está cumpliendo un año y está consolidándose muy bien. Además, a nosotros nos interesa mucho el mundo de menores de 45, 40, 35. Yo en este año me sumé a circunstancias especiales: las inundaciones en las escuelas de Tucumán, las inundaciones de Santa Fe y Entre Ríos, los recitales de Soda Stereo. O sea, me sumé en circunstancias particulares o en emergencias. Ya hay otra persona en el día a día y es una transición necesaria. Yo voy por América Latina a ver que tal me va.

- ¿En cuantos lugares está instalada o tiene lazos la Red en el interior del país?

- Hay 39 redes en Argentina formalmente y hay otras 71 que son grupos de personas relacionadas con nosotros. Nuestro deseo es llegar al 2010 o al 2015 de manera tal que, de cada mil argentinos, uno tenga relación con nosotros. Y vamos camino a eso, pero ahora hay 39 redes y 71 localidades con las que tenemos una relación aceitada. Además, cada tres semanas aproximadamente está naciendo un nodo de la Red Solidaria en Argentina. En América Latina es más lento, es cada tres meses.

- Siendo una organización no gubernamental, ¿cómo se hace para articular con el Estado?

- Cuando uno se pone cerca del dolor, por ejemplo hay un chicoo diez chicos desnutridos, hay una tragedia social, en esos lugares la Argentina se reúne y se junta. Hablás con la empresa local,  con el medio de comunicación público y privado, con las universidades públicas y privadas, con la maestra, con el cura y con el rabino, en los lugares donde hay verdadero dolor y te acercas a él. La Argentina funciona en red muy bien, incluyendo al Estado y trabajando muy, muy bien con el Estado. Por suerte en todas partes hay una persona comprometida con la realidad. Nosotros buscamos calidad humana y compromiso; no es un problema de economía ni de estructura. Si hay una persona con calidad humana y compromiso, ahí articulamos. Lo "micro" está funcionando muy bien. Tal vez es más complejo el Estado Nacional y el provincial, pero en las pequeñas comunidades nos tratan muy bien.

- Después de 12 años de red, ¿qué opinión te merece Argentina?¿es solidaria de manera permanente o sólo ante las grandes catástrofes?

- Yo creo que todavía somos muy emocionales, seguramente en la tragedia somos muchos más solidarios pero hay una leve evolución hacia el compromiso. En general, conmueve la solidaridad argentina, me emociona sólo decirlo pero nos falta todavía convertir esa emoción en algo más sólido, más comprometedor. Yo, a título personal, estuve en una conferencia de hambre en Mendoza a mitad de año. Ahí, todo lo que tiene que ver con la política de desarme del Gobierno actual empezó con una institución mendocina, con espacios que son muy amigos nuestros y una ONG de allí nos enseñó a trabajar en el tema de desarme y ahora lo tomó el Gobierno nacional. También el número uno en Argentina en desnutrición infantil es un mendocino: el doctor Abel Albino, a quien espero que nominen al premio Nobel de la Paz muy pronto.O sea, lo que quiero decir es que en general hay lugares, en Mendoza como en el resto del país, donde se va pasando de la emoción al compromiso, esto lo vamos viendo, pero es un proceso que va a llevar de 5 a 10 años más.

- Recién hablabas de una nominación al Nobel de la Paz, de eso es algo que vos sabés mucho…

- Sí, a nosotros nos nominan al premio Nobel y durante un día lo celebrás con los amigos pero la realidad es tan compleja que enseguida volvés a la lucha cotidiana.Uno se pone contento y además representamos un poco a un hecho argentino que te emociona y te conmueve pero te dura un ratito y después de vuelta a la cancha. La realidad argentina está mejorando pero aún falta mucho por hacer.

- Metiéndonos un poco en un tema ecológico y del cual Red Solidaria ha estado pendiente, ¿qué opinás de que en el Congreso de la Nación se esté demorando la aprobación de la Ley de Bosques?

- Yo creo que si hay una culpa por echar le echo la culpa a la comunidad. Cuando un funcionario privado o público siente que la comunidad está comprometida, organizada, movilizada; que el pueblo y que la gente, la Nación está en movimiento, seguramente reacciona como debe reaccionar. Cuando se atrasa una ley, cuando se posterga la naturaleza, cuando se posterga el medio ambiente, cuando se posterga el hambre y la inflación, es porque la comunidad no se moviliza lo suficiente ni se compromete lo suficiente. Por supuesto que habrá algún funcionario que tiene culpa también.  Nosotros vemos que cuando la Argentina se pone en movimiento, lleva hasta el alma cualquier bandera. Ahí también los funcionarios acompañan y en este caso el argentino empieza a ver el mundo ambiental, ve que está complicado, empieza a sufrir con el tema pero todavía participa moderadamente en el tema, haciendo un clic en Internet, diciendo: “qué mal estamos”. Pero si quisiéramos detener en serio las 20 canchas de fútbol diarias que se devoran de bosque natural con una marcha, no juntaríamos más de 10 mil argentinos. No son los diputados y los senadores solamente, sino que es que la comunidad no llegó a tomar el tema como propio.

- ¿Y con respecto al conflicto entre Argentina y Uruguay por Botnia?

- Aprovechando la pregunta, en el colegio donde trabajo, que es una zona riesgosa de la Zona Norte, antes de diciembre vamos a invitar al matrimonio presidencial y a Tabaré Vázquez a tomar mate y vino, vamos a hacer la invitación oficial para que vengan a reencontarse. Seguramente tendrán dificultad para venir, pero a nosotros nos interesa que Cristina Kirchner, su marido y Tabaré vengan a tomarse un mate o un malbec. Me parece que decir una sola palabra más sobre una situación tan compleja como esa… hace falta encontrarse y dialogar y este es un momento muy difícil desde mi punto de vista. Nosotros fundamos el diálogo rioplatense, en él están Natalia Oreiro, Soledad Pastorutti, China Zorrilla, Ricardo Darín, Juan Castro, Magdalena Ruiz Guiñazú, Norma Aleandro, Joaquín Morales Solá. O sea, juntamos argentinos y uruguayos, personalidades que entendemos como creíbles justamente para intentar el diálogo y el encuentro.

- ¿Vos creés que van a asistir los presidentes?

- Todo es posible. Además es un lugar muy humilde, muy complejo, de trabajadores; yo creo que el gesto de la invitación no es un gesto menor; siempre es bueno juntar y reunir a las partes.

- Actualmente estás trabajando con los tobas del Chaco. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos le solicitó un informe al Gobierno Nacional sobre la situación de los aborígenes, lo mismo que en su momento hizo la Corte Suprema…

- Tan de acuerdo estoy, que yo tengo reunión el presidente de la Corte la semana que viene. Estamos muy contentos de que la Corte haya tomado el tema del hambre. Nosotros el primero de febrero estamos iniciando una campaña inédita de 1825 días por los tobas de Chaco, cinco años seguidos, inclusive ahí incluyo mi tema profesional. A partir de mi trabajo en la facultad veterinaria de Buenos Aires estamos convocando a todas las universidades.

- ¿Si tuvieras que describir cuáles son los problemas que aquejan al país en este momento, ¿qué dirías?

- Argentina tiene algunas sensaciones, yo creo que estamos dando pasos importantes para salir de nosotros mismos, pero al mismo tiempo todavía el individualismo de los sectores medios y medios altos a los que pertenezco… este es todavía un tema más bien filosófico, todavía estamos como autolimitándonos en eso.
En los temas no voy a decir nada nuevo, cada 1 hora y 50 minutos muere un chico desnutrido en nuestro país menor de cinco años. Cada 36 horas muere una mujer por un hecho violento, cada 3 días muere una persona esperando un trasplante que no llega y cada 3 horas un argentino se quita la vida. Me parece que las temáticas las conocemos todos pero que todavía nos falta salir un poquito más de nosotros y la Argentina está fragmentada, lo ves en el club social, lo ves en la gobernación, lo ves en los medios de comunicación, el de la izquierda o el de la derecha, el de arriba y el de abajo, Godoy Cruz – Independiente Rivadavia, Boca – River. En la intimidad de cada institución, hay una fragmentación y todavía cuesta mucho desfragmentar en nuestro país.

- ¿Ves alguna esperanza?

- Estamos muy esperanzados, cada vez que llamamos a la Argentina nos cubre de solidaridad y esto pasa en todo el país, de hecho Mendoza es la que tiene más organizaciones comunitarias en proporción a la cantidad de habitantes de toda la Argentina, estamos viendo un crecimiento de participación lento, pero estamos mejorando.

- ¿Después de tanto tiempo, cuáles han sido los mejores momentos en la Red?

- Siempre que se salva una vida, siempre que hay un chico encontrado, siempre que hay una alegría, una situación que es de vida o muerte y termina bien, eso le da sentido.

- ¿Y los peores?

- Todo lo contrario, cada vez que una vida se pierde y el tema de los chicos extraviados.

- Para finalizar, ¿con qué programas están trabajando actualmente?

- Yo estoy involucrado en Latinoamérica con el terremoto en Tabasco, al sur de México que fue muy fuerte, la situación social en Chile, con Uruguay con el diálogo y en Argentina posiblemente nuestro momento central tenga que ver con los tobas, que nos impacta muchísimo, y el hambre. En nuestro país hay 10,5 millones de chicos que van a la escuela y 8 millones son pobres. También estamos acompañando a los padres de las tragedias de tránsito y nos preocupa muchísimo el número de ancianos que están solos. Tratamos de involucrarnos a pesar de nuestra limitación.

Opiniones (1)
23 de octubre de 2017 | 18:49
2
ERROR
23 de octubre de 2017 | 18:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ESTO TIENE Q VER CON ESTO PELOTUDOS KIRCHHNER NO SIRVE NI PARA ACA los intendentes roban saben?? y ustedes no lo ven porq tienen q saber abogasia y de inmobiliaria si no saben no se dan cuenta todos no usan la cabeza no saben nada pero daza sabe el sabe abogasia y lo puedo comprobar el sabe todo los derechos del abogado y tambien sabe inmobiliaria .
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017