José Luis Perales

"Estoy muy feliz de poder cantar en Mendoza por primera vez"

El popular cantautor español dialogó con MDZ, antes del show que brindará esta noche, en el Auditorio Bustelo.

Del otro lado del teléfono, desde un hotel de Santiago de Chile, nos atiende una voz con marcado acento español. Es la de Pablo, su hijo, y también productor musical, quien nos avisa que su padre nos atenderá en breve.

Apenas unos segundos después, José Luis Perales se presta al diálogo con MDZ; y como lo hace con sus canciones, el popular artista tiñe el encuentro telefónico de calidez y dulzura. Hombre de muchas palabras, Perales va trazando anécdotas, historias y apreciaciones, y construyendo una charla tan natural como agradable.

Así sabemos que el regreso a Argentina servirá -además de regar este suelo con sus versos- para saldar una cuenta pendiente. Durante su estadía, nos cuenta, hará un paréntesis para disfrutar el Glaciar Perito Moreno junto a Manuela, su compañera de toda la vida, en una suerte de nueva luna de miel.

También, que la gira mundial que emprendió para celebrar sus 35 años de escenarios, “durará cerca de tres meses”. Como buen trovador, irá de ciudad en ciudad llevando consigo "En directo: 35 años", un álbum que retrata a través de 24 temas, los dos shows que brindó el año pasado en Buenos Aires. 

Recalará, según adelanta, en diversas geografías americanas; entre ellas, Estados Unidos, Perú, Chile, Colombia, México, Ecuador, Guatemala, Costa Rica, Santo Domingo, Venezuela, Uruguay, Panamá y Puerto Rico.

De todos estos destinos, comenta, el punto de partida fue el país del norte, con un itinerario que lo llevó a New York, Los Ángeles y Miami. Allí se reencontró con su público fiel, la comunidad latina, y volvió a ponerle la voz a himnos como “Celos de mi guitarra”, Amada mía” o “Un velero llamado libertad”.

Aquí, le avisamos, lo esperan con ansiedad los mendocinos. Y no es para menos: esta es la primera vez que el español arriba a la provincia. Afinando detalles: se presentará esta noche, a las 21, en el Auditorio Angel Bustelo.

¡Y vaya debut! Este ícono de la canción romántica trae consigo 27 álbumes, 450 temas registrados, más de 50 millones de copias vendidas y un prolífico inventario de grandes éxitos que marcaron a generaciones enteras (acaso para citar algunas: "¿Y cómo es él?", "La llamaban loca", "¿Por qué te vas?", “Que canten los niños”).

Sobre todo esto habla el músico y compositor español, antes de desembarcar en Mendoza con su preciado bagaje artístico.

- ¿Cómo está viviendo los primeros tramos de la gira?

- Pues está siendo bastante bonita e interesante. Empezó el 2 de octubre, en New York. Seguimos por México, después Centroamérica, ahora estamos en Chile y dentro de nada, llegaremos a Argentina. ¡Ya tengo ganas de llegar!

- ¿Hace cuánto no visitaba Argentina?

- Hace un año y poco grabé el DVD que empecé a presentarlo en España y que siguió por toda América. En esa oportunidad visité Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Ahora, en cambio, nos presentaremos además en San Juan, La Rioja, Comodoro Rivadavia, Neuquén, Bahía Blanca, Junín y Tucumán.



- Aquí, en particular, se lo espera con una ansiedad especial…

- Tengo muchísimas ganas de estar ahí. Como las giras son tan largas, casi nunca estamos mucho tiempo en un solo país. Es la primera vez, desde hace muchos años, que hago cerca de diez conciertos en diferentes sitios. Desde el 77’o 78’, una época bastante fea de Argentina que la sufrimos todos, no pasaba un mes dando shows. Así que estoy muy feliz de poder cantar en Mendoza por primera vez.

- ¿Cómo se prepara para emprender estas giras maratónicas?

- Cuando uno se programa para una gira se va concienciando. Te pones el registro de una gira de dos meses, casi tres –que es lo que durará ésta- y tratas de que sea estupenda, divertida, con buenas vibraciones y que el ambiente entre los músicos sea bueno. En esta ocasión, al revés de otras -en la que llevas un mes y la convivencia entre los músicos se hace complicada y difícil porque están lejos de sus mujeres y sus familias-, la gira está siendo de lo más relajada y amena. Los ocho músicos están muy compenetrados pero también disfrutan de cada ciudad y sus sitios más importantes. La gente nos está demostrando muchísimo cariño, tanto en New York como Miami o México. En cualquier lugar siento una gran fidelidad a mi música y estoy muy agradecido.

- ¿Qué siente, especialmente, en países que no son de habla hispana?

- Cuando cantamos en New York, la gente que va vernos son los latinos. Ellos son los que nos siguen, vayamos donde vayamos: Europa o Estados Unidos. Son personas que viven allí y que están deseando que llegue un latino para ir a aplaudirle y sentir que están en su terreno.



- Recién mencionó la lejanía con las familias, ¿cómo hará para estar comunicado durante todo ese tiempo con la suya?

- En este momento viajo con mi hijo. Pablo es productor musical y también abogado, aunque nunca ejerció. Me está acompañando y me coordina las actividades. María, que es mi hija menor, es independiente; está trabajando en Madrid, en un estudio de arquitectura y hablo con ella a menudo. Manuela, mi mujer, vendrá a Argentina algunos días. Cuando acabe la gira -el 14, creo, en Tucumán-, en lugar de irnos a España tenemos un viajecito pendiente desde hace mucho tiempo.
 
- ¿Puede contarnos cuál?


- Nos vamos a escapar al Glaciar Perito Moreno. Será un viaje de novios, como comprenderás. Porque uno se lo merece (risas).

- Usted es un eterno romántico, José Luis…
 
- Hay que vivir las parcelas diferentes de la vida: la del trabajo, la del ocio, la de hobby. Todas se llevan bien, se respetan, ninguna está peleada con otra. Es estupendo que sea así.

- Centrando la mirada en el trabajo, ¿qué sabor le dejan estos 35 años?

- Es una cosa bastante especial. Es un sentimiento, por encima de todo, de agradecimiento profundo a la vida y a la gente que se ha quedado con mi música y que los ha hecho partícipe a los niños, haciéndolos herederos de mis canciones; que vienen a mis conciertos. Yo les digo: “¿Por qué venís a ver a este viejo de 64 años”? y ellos contestan: “Es que este viejo es parte de nuestras vidas”. Eso me llena de alegría y de satisfacción, y ha compensado con creces el esfuerzo que ha supuesto esta profesión para mí. Todos esos momentos de soledad, de viajes y estos 35 años de ausencias de casa, creo que han merecido la pena.



Ficha técnica:
José Luis Perales
Miércoles 18 de noviembre - 21.00
Auditorio Angel Bustelo - Peltier 611, Ciudad.
Entradas: $300, $250, $200, $150 y $100 (en venta en Le Club -San Martín 950, Ciudad- y boletería del auditorio).
Opiniones (2)
22 de noviembre de 2017 | 20:13
3
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 20:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. encantador reportaje es un lujo que por fin nos vamos a dar las mendocinas poder presenciar semejante espectáculo de la mano de un grande que le canta a lo mas hermoso que existe %u201Cel amor"
    2
  2. Muy buena nota y por fin Mendoza tendrá la posibilidad de presenciar el espectáculo de un artista de lujo como lo es el Sr Jose Luis Perales !!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia