Morcy Requena

"Soda Stereo es un fenómeno carente de significado"

Músico, compositor y productor discográfico afincado en Mendoza.

Entrerriano de nacimiento pero mendocino por adopción, Morcy Requena, forma parte importante de la historia rockera vernácula. Autodefinido como una persona que busca realizar sus utopías, es un gestor incansable de emprendimientos musicales. Guitarrista, bajista, compositor y productor discográfico, vive íntimamente ligado a la música desde su infancia. Hoy se encuentra completamente abocado a sus dos proyectos personales:  La Cofra Records, productora independiente, y su banda, La Cofradía de la Flor Solar.

- ¿Cómo nace La Cofra Records?

- La Cofra nace en el año 1998. Polo Martí, que era el director del Área de Música de la provincia, me llamó para participar de un programa que dirigía: “Mendoza suena” (programa que dependía del gobierno de la provincia). A través de un concurso, competían distintos estilos musicales y un jurado premiaba a un determinado artista con la edición de un disco. El detalle era que se grababa en un muy buen estudio, con un productor de por medio. En ese momento, yo era productor. Polo me llamó y a Daniel Martín; éramos los únicos dos que producían en "Mendoza suena". Con la llegada del gobierno de Iglesias, el programa se desarmó completamente, junto con el Instituto de la Cultura y quedaron un montón de discos sueltos y artistas que venían trabajando en ese proyecto y que yo seguí de manera independiente. De a poco fui editando cosas que me interesaban, no sólo folclore cuyano sino también rock y otros estilos. Fui haciendo de a poquito  un sello discográfico que ponía el acento en lo regional. Yo no soy mendocino, soy entrerriano pero siempre fui educado con la idea del federalismo. Por eso me interesa lo federal, que Mendoza (como un montón de otras regiones que tienen una característica propia en lo musical) pueda rescatarse y pueda salir a nivel nacional a competir con los grandes monstruos que trabajan en las multinacionales o con los sellos discográficos que están en Buenos Aires, que están muy bancados por gente que tiene mucha plata. Así empezó La Cofra Records y tuvo muchos vaivenes. En el año 2001 nos agarró la famosa quiebra de todas las empresas (entre ellas Musimundo, que era muestro pincipal proveedor) y ahí quedamos  “pata pa’ arriba” pero igual logré mantener la distribución nacional y los poquitos números que tenía sin que se dispararan. Recién en el 2004 – 2005, empezó a cambiar la cosa, a través de créditos (siempre endeudándome) pude incrementar el catálogo. También, con el quiosco que pusimos en calle Garibaldi y San Martín (que fue un espacio generosamente otorgado por mi amigo Osvaldo Rodríguez, quien tiene la parte de libros) la Cofra sigue sobreviviendo y editando cada vez más discos de la región de Cuyo. También editamos todo lo de "La Cofradía de la Flor Solar". La productora sirve para mi proyecto personal y a la vez, para el de muchos otros músicos que hoy viven y pelean desde acá porque no quieren irse a Buenos Aires. Más o menos la vamos llevando. El sello nunca tuvo auspicio del gobierno ni de ninguna empresa. El único subsidio que hemos conseguido fue para grabar el disco de La Cofradía. El sello sólo tuvo préstamos (risas) y eso es muy valioso porque no le debo nada a nadie. Yo uso mis criterios, lo que a mí me parece que pueda andar y tiene valor en el mercado regional.

- ¿Cuáles son los pro y los contra de que sea un sello independiente?

- Los pro que, como sos independiente, podés tirarte a la que más te gusta. La contra que tiene es que siempre estás editando poca cantidad, lo que impide que consigas buenos precios y la difusión es muy cara. Difundir a un artista es más caro que grabarlo y editarlo. Los medios que manejan la difusión te cobran barbaridades y los sellos independientes no tenemos la plata que se necesita para hacer una buena difusión. Sin embargo, a la vez contamos con el amor incondicional de la gente. Hay mucha gente que toma el proyecto de La Cofra Record como propio, gente que compra discos. Algunos van al quiosco y preguntan: “¿qué disco tengo que comprar, qué hay de nuevo?”. Esa es gente que apoya realmente al proyecto, económicamente, porque compran discos.

- ¿Cómo fue tu experiencia en la Womex?

- La Womex fue la primera experiencia que tuvimos de asistir a una feria internacional, se hizo en Alemania. Como yo también pertenezco a "Discográficas de Buenos Aires" se dio la oportunidad. Es un programa muy bien hecho, dependiente de la municipalidad de Buenos Aires, que apoya sellos independientes con subsidios. Pero como yo no vivo allí, no tengo acceso a eso, pero sí tengo acceso a otras cosas. Mandamos un catálogo muy lindo: Sandra Amaya, Hormigas Negras, Guitarras Cuyanas. Hicimos una cierta cantidad de discos que se repartieron las empresas de allá. No tuvimos una  vuelta, en el sentido de que no hubo sellos interesados en editar ese material, pero sí logramos algo importante para nosotros: posicionarnos internacionalmente. Y que el disco de esos artistas hoy en día lo tuviera alguien. A la vez nos permitió ir tomando contacto con lo que son las ferias que se hacen en todo un mundo. Requiere mucha inversión estar en alguna de ellas. Este año estuvimos en el “Bafim” (Feria Internacional de la Música de Buenos Aires), duró cinco días en el predio ferial de Dorrego y estuvo muy bien organizado. La Cofra estuvo en la parte vip, relacionada con otros sellos internacionales y ahí expusimos todo nuestro catálogo a Colombia, Brasil. También participamos de todas las clínicas que dieron profesionales de medios de la música. Se habló, por ejemplo: de cómo es el posicionamiento de la música latina en Europa, Estados Unidos; cuáles son las nuevas tendencias musicales en el mundo, cuáles son los nuevos soportes de música, etc. Las clínicas son  muy importantes porque se basan en todo lo relativo al negocio de la música. Eso nos posiciona y nos va dando una idea de dónde estamos parados.

- Si hoy tuvieras que ir a una feria internacional nuevamente, ¿a quién llevarías en tu catálogo?

- Llevaría folclore cuyano porque tiene una diferencia muy grande con el folclore argentino (de otras regiones) y a la vez llevaría todo lo que es la “world music”. “La música del mundo” es la que nos puede posicionar hoy, lo que nos permite tener una chance de que le interese a algún otro sello del mundo para editar en otro lado.

- ¿Quién conformaría esa lista de “world music”?

- “Hormigas Negras”, “Parió la choca”; “Sandra Amaya” y gente nueva como “Traful”.

- Unos años después de que empezaste tu carrera musical (1964) fundaste “La Cofradía de la Flor Solar” (1968), ¿desde siempre tuviste en claro cuál era el camino que ibas a seguir en la música?

- Sí, desde La Cofradía en adelante. Yo viví los fines de los 60’ y los 70’ en esa época hubo un cambio mundial, no sólo en la Argentina. Todos los que participamos de esos años, nos moldeamos. La época nos dio un carácter. El hecho de vivir de La Cofradía, de hacer música y de ser una comunidad (no sólo de músicos si no, de artistas) nos dio una visión distinta de lo que podía ser un “grupito musical”. Yo veo el arte relacionado entre sí: la música con lo visual, lo intelectual, todo está entrelazado. No es solamente “hacer música”, sino que la música tiene que llevar un pensamiento, una estética y eso sale de La Cofradía. Es algo que siempre he tenido claro, o intento al menos (no es fácil).

- ¿Por qué decidieron colgar el disco de los 40 años de La Cofradía en la red?

- Para festejar el cumpleaños de los 40 años de la banda y porque recibimos un subsidio para hacerlo; no nos costó "hacerlo" en el sentido de plata pero sí le pusimos esmero y empeño. Lo colgamos porque nos pareció que era un disco muy bueno para que estuviera en la calle y para que la gente lo pudiera tener libremente. Obviamente que nos gustaría haber cobrado, pero hoy no existe una manera de bajar música legal por Internet. Ahora colgamos uno nuevo, “Cofradía en Crespo en vivo”. Fuimos a tocar a Crespo (un pueblo de Entre Ríos al que siempre vamos) que tiene una radio, “Millenium”, que transmite por Internet. Al día siguiente vino un amigo con dos cd y me dijo: “bajé de internet el recital de ustedes”. Lo escuchamos y quedamos encantados: habíamos tocado de una manera linda y la gente estaba enganchada. Por eso decidimos colgar éste también, porque ha habido muchas visitas en la página (como 6 mil y pico de bajadas) y eso justifica poner algo nuevo. Otra razón, es que queríamos que la gente conociera la historia de la banda, que no es común sino interesante.

- ¿Qué es una industria cultural para vos?

- Una industria cultural es un término interesante. Si vos analizás la música en sí, tiene muchísimos actores. Por ejemplo, si organizás un concierto de presentación de un disco de una banda “x”: está involucrado un estudio de grabación, un ingeniero de grabación, un productor, los músicos, los fabricantes de instrumentos, las partes que diseñan el arte de tapa del disco, una fábrica de impresión, la difusión del disco, etc. También interviene un teatro donde hay acomodadores, boleteros, sonidistas, iluminadores. Cuando lo analizás, te das cuenta de que hay una cantidad enorme de gente que está al servicio de la presentación de un disco y eso es una industria cultural. A la vez, la industria trabaja para otra industria y todo genera una “gran industria”. Si pensás lo que maneja el mundo de la música, es una cantidad enorme de gente, que está interactuando y ganando su plata por hacer lo que sabe. Hoy, la Cofra Records es una industria cultural y no hay muchas aquí. Creo que un grupo de teatro y una banda de música también lo son, siempre y cuando, lo estén pensando así. Generalmente, una banda es muy autista, no se da cuenta de que está interactuando con mucha otra gente y que es parte de eso. La idea de una industria cultural, es ver que todos interactuamos en un sistema en el cual todos ganamos (si está bien armado, claro).

- ¿Cómo definirías una política cultural?

- El gobierno generalmente es dador de trabajo y una política cultural sería no dar trabajo sino, generar las condiciones para que todas las industrias culturales trabajen. Es decir, una política cultural es tener definido un camino, obvio, se puede equivocar, pero tiene definido qué va a hacer en ciertas áreas. Por ejemplo: “en el área de teatro, yo voy a ir por acá y define un camino” y así con cada una de las áreas que componen la cultura. Vos podés estar de acuerdo o no, pero ya es una política.

- ¿A cuántas bandas produjiste hasta el momento?

- Uh… (pensativo) a una veinte bandas. Si vos entrás a la página: www.lacofrarecords.com, ahí te vas a enterar (aunque hay cosas que no hay porque no hay discos).

- ¿Cómo te definís?

- Tengo dos características: por un lado soy un utópico y por otro lado me gusta realizarme en utopías. Entonces tengo que combinar mis ideales con la realidad, que a veces  no es tan ideal. Yo quisiera tocar gratis pero a la vez sé que tengo que cobrar una entrada si no, no vivís. Soy una persona que se mueve en esos dos polos.

- ¿La música es necesaria?

- Absolutamente. Imagináte un mundo sin música, no duraría un mundo. El planeta, como lo conocemos hoy, no duraría un día, la gente se moriría de tristeza.

- ¿La música te eligió a vos, o vos la elegiste a ella?

- La música me llamó siempre, porque desde muy chico me atrapó absolutamente. Aunque nunca es fácil acercarse a la música, porque tiene un potencia increíble. A veces te lleva por donde ella quiere, no es que vos la manejás. Es algo que está ahí siempre. Vos podés acercarte o alejarte.

- ¿Qué ofrecés en las clínicas de producción musical que dictás?

- En las clínicas más que nada doy una orientación a los músicos jóvenes acerca de qué es lo que significa producir; qué hace y cuál es el trabajo de un productor. Para mí eso es importante porque el músico es muy autista (“yo sé hacer todo”) y generalmente le falta el tema de la producción. Con un productor siempre el resultado es mucho más acabado, terminado y está más cerca de un  producto profesional. Otro temas que  menciono son los referentes a los derechos e impuestos: AADICAPIF, SADAIC, AADI. El músico está tocando y está perdido en su mundo, normalmente las clínicas lo acercan a un mundo más real para que no pierda la noción en muchas cosas que después le van a ser necesarias.

- ¿Cómo ves el panorama musical actual?

- Al rock argentino, en general, lo veo como muy entregado a la máquina, en el sentido de que ya no es dueño de su destino si no que es propiedad de las grandes compañías. Hoy son dueños del rock, las marcas de cerveza, las de gaseosa y no las bandas mismas. Para mí la última gran banda del rock que hubo fue "Los Redondos", que rompieron la tierra. Hoy tenés a "Soda Stereo" como un fenómeno masivo pero (para mí) totalmente carente de significado. Es como que antes había un rock analógico y ahora hay uno digital. El analógico era "Los Redondos" y el digital, "Soda Stereo" (no digo que están en contra, ojo). En el rock argentino no pasa nada, pero sí está pasando en el folclore. Hay muchas tendencias nuevas (no Los Nocheros o el Chaqueño Palavecino, que es de lo más original) sino de jóvenes. Están saliendo cosas muy lindas, de músicas que saben tocar rock, pero que están dedicados al folclore. Zenta Trío, por ejemplo. En el tango hay cosas bárbaras también; y en la “world music” que en Argentina todavía se está buscando. Un ejemplo sería el tango electrónico, Bajo Fondo que es una nueva tendencia de la música vernácula argentina con un formato de “world music”.

- ¿Preferís los géneros puros o aceptas las fusiones?

- Me gustan las fusiones, pero los géneros puros están más cerca de la raíz. A veces las fusiones son aburridas.

- Mencioná algunas de tus bandas dilectas.

- Hendrix, siempre. Cada vez que lo pongo me parece maravilloso (desde hace miles de años). Me gusta mucho el rithm and blues; Dave Matthews me parece lo maravilloso de hoy. Me gusta toda la música, el folclore y toda aquella música que me toca una fibra interior. Obviamente, con el rock tengo más feeling.

- ¿Cuántos discos tenés en tu haber?

- (Pensativo) Grabados como músico tengo unos 10 discos, por lo menos considerando todas las formaciones musicales en las que estuve.

- ¿Desde el lugar que ocupás en el quiosco, qué consideración creés que tiene la gente de los productos musicales locales?

- Sobre todo con el folclore cuyano percibo algo particular. El folclore está muy metido en el corazón de la gente, es algo extraño, maravillosamente extraño. El hecho de que nosotros tengamos todo folclore cuyano a la gente le emociona mucho. Siempre creí que era necesario un lugar así, que faltaba, pero nunca me imaginé la cantidad de gente que lleva el folclore en el alma y que lo escucha y se emociona. Esto es digno de analizar porque el folclore cuyano (por varias razones) no está presente en los grandes festivales argentinos pero sigue teniendo un lugar importantísimo en el corazón del cuyano y eso es súper rescatable, hay que seguir incentivándolo. Yo encontré con La Cofra Record un nicho de mercado que antes no lo era, lo que indica que había mucha gente que estaba deseosa de tener un lugar donde encontrar sus artistas. En el quiosco no sólo tenemos las producciones de La Cofra si no que tenemos todas aquellas independientes que no tienen lugar para venderse. Nosotros las compramos y las vendemos ahí. Así, ayudamos al proyecto personal y al de otras bandas, eso me parece valioso.

- La distribución y la difusión es lo que frena el circuito después de que se graba un disco, ¿por qué?

- La distribución es importantísima. El músico saca su disco, la gente lo ve y lo quiere comprar, por eso tenés que tenerlo en alguna tienda. Hoy La Cofra tiene distribución nacional, no está en todas las casa de discos pero está en una cadena enorme, en 62 locales de todo el país, más otros locales chicos. La difusión es importante también porque es la única manera de que la gente conozca el disco cuando no es del lugar. El disco se conoce porque se escucha en algún programa de radio, de televisión y por buscarlo en una tienda de música. La difusión es muy cara, difundir un producto cuesta una barbaridad de plata que no todo el mundo puede tener.

- Si Mendoza es el interior, ¿Buenos Aires es el exterior?

- No, Buenos Aires es la cabeza del país. Hay una cosa que yo siempre la marco: el pibe de Tunuyán está mirando a Mendoza; el pibe de Mendoza está mirando Buenos Aires y el de Buenos Aires está mirando Miami, España. Tenemos un problema cultural los argentinos, miramos siempre para afuera. Eso revela nuestra  identidad: no miramos para el interior. No solamente el interior de nuestro país, sino que no miramos al interior nuestro, estamos siempre para afuera. Eso lo vamos a ir corrigiendo en la medida que hay política culturales que trabajen sobre la identidad de la gente. La música cuyana forma y tiene identidad. Los argentinos no tenemos identidad, nuestra historia siempre fue muy mal contada.

- ¿Es difícil ser músico en esta provincia?

- Es difícil ser músico en todas partes, depende la música que toques. Si sos compositor e intérprete, es más difícil sobrevivir, pero si la pegás, es probable que ganes más dinero. Un intérprete puede cantar lo que la gente quiere escuchar.

- ¿Cuáles son tus ocupaciones actuales?

- La Cofra Record y La Cofradía son mis dos ocupaciones actuales. Vivo todo el día dentro del estudio, estoy grabando, masterizando, editando o mezclando. También trato de tener un tiempo para mí; para poder componer; tocar el bajo, la guitarra y ensayar. Esa es mi vida.

- Entonces elegiste la música...

- Sí (risas)... qué buena interpretación. 

Opiniones (10)
20 de septiembre de 2017 | 19:33
11
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 19:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Morcy Requena es realmente un resentido, artísticamente, aparte es re chanta con su productora de discos, curra como loco en ese puesto que inventò en la cale San Martín. Con respecto a lo de soda, tiene razón en que musicalmente no es una banda tan grosa como otras, pero el arte no se debe comparar ni calificar como hace la basura de Tinelli, Soda como Ceratti tienen un logro muy bueno que es haber podido insertarce en el mercado y ser siempre contemporaneos con su forma musical y tener una estètica sobretodo Gustavo de muy buen gusto y vanguardista, lo cual SI tiene significado aunque al " exitosísimo " Morcy no le guste. A mi no me molesta que le hagan una nota a Morcy, pero él siempre habla de todo lo que " no fue lo que él hizo o perteneciò a su època " como fuera una basura o peor que lo que èl hizo, la realidad es que Morcy no inventó nada, toca muy poco, la Cofradia es una banda normal, tampoco muy buena, y èl nunca tuvo el exito que le huiera encantado tener, y tampoco es un tipo muy reconocido, solamente que èl se vende asi, por eso habla como los resentidos. Morcy vos no la pudiste hacer asiske cerra el guanero y dejá las bandas tranquilas y no vardees más. Dedicate a vender discos y a pedir subsidios en cultura. Chau !!
    10
  2. La nota es excelente. Sólo le falta mencionar a los otros dos super músicos integrantes de la Cofradía: Gustavo Meli (batería) y Sebastián Rivas (guitarra). Respecto de la opinión de Morcy Requena sobre Soda, aunque no la comparto, sí acepto su punto de vista -que, además, argumenta-. A mí no me gusta el folclore mendocino tradicional, como el que hace la banda de ex policías hoy devenidos en Los Trovadores de Cuyo. Me parecen unos "ladrones" en lo musical que medran con un nombre. Cada uno tiene oído para lo que puede.
    9
  3. Salvo este regreso pedorro y comercial. A ceratti y a soda no hay que criticarle. Siempre estuvieron a la vanguardia de la música. Nunca se copiaron de nadie. Fueron originales que no es poca cosa en esta sociedad. Saludos y no agredamos al pedo cada uno tiene su opinión Fernando
    8
  4. todos a los que nos gusta el rock and roll sabemos lo que es bueno y ultimamente en argentina no hay nada , la pelea del rock la ganaron los militares y las grandes marcas ,mitificando bandas berretas ,como soda estereo
    7
  5. me encanto !!!!!! la crítica de "Morcy " ....por fín uno que critica con fundamentos !!!!!!!! Yo conocí a Morcy y su Musica ....tengo que definirlo "como EXCELENTE!!!! Vamos Morcy!!!!! segui hablando "Ladran sancho ...señal que cabalgamos !!!!!!!
    6
  6. Muchachos dejen de entrevistar a cualquier pescado. Es un ilustre desconocido; no pierdan el tiempo. ¡Hay tantas personas interesantes para entrevistar!. De modestia y apertura de mente para aprender, ni hablar!
    5
  7. A vos no te conoce nadie, tenés la postura del resentido provinciano que critica y critica pero que no ha logrado salir del hueco ni vivir bien de su arte. Todos los fenómenos tienen significado: Soda, la mona Jimenez, Redondos, Beatles. Por eso son un fenómenos. Perdoname decirte que la La Cofradía de la Flor Solar suena tanto peor que Soda. ¿O a vos también te invita la filarmonica de London a tocar? ¿Tenés muchos River encima?
    4
  8. Es obvio que un fana de los redondos piense eso de Soda. Esto que opina de la musica en general no solo pasa en la Argentina, sino en todo el mundo. Lo que falto incluir en su comentario despectivo hacia Soda Stereo es que esta banda hizo la misma tarea que hizo en su momento San Martin liberando a America del Sur, salvo que Soda abrio la escena muscial de toda america latina y gracias a esto uno puede saber que existen bandas como Mana, El Tri, Paralamas, La Ley, Aterciopelados entre otros. Como compositor tiene el odio cerrado, pobre de las persona que produzca musicalmente.
    3
  9. que te metes a criticar a Soda, acaso lo que vos hacés si tiene significado? venis repitiendote desde hacer 40 años.... ya aburrís loco
    2
  10. me parece q lo q no tiene mucho sentido es la pregunta en si, creo q si tienen este espacio en internet podrìan hacer preguntas y/o encuestas un poco más interesantes y q tengan q ver con problemáticas y no con un comentario de un musico q a mi parecer no tiene nada claro.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'