Verónica Tapia

"La derecha debe saber que vivimos las 24 horas pendientes de Chile"

Presidenta del Centro de Residentes Chilenos "Gabriela Mistral"

De los 34 años de su vida, Verónica Tapia ha vivido 25 en Mendoza. Sin embargo atesora la tonada chilena como si fuera una recién llegada del país vecino. Lo que denota su esencia cultural producto del mismo desarraigo como ella misma lo admite.

Nació en Ventana una localidad costera, cercana a Valparaíso en la Quinta Región. Verónica Tapia es ahora la titular del Centro de Residentes Chilenos Gabriela Mistral en Mendoza. Con su actividad logró que el 1º de noviembre llegaran a Mendoza los dos presidentes que antecedieron a Michelle Bachelet.

Ese domingo, Eduardo Frei -quien pretende ser reelecto presidente- se presentó en Mendoza junto al prestigioso Ricardo Lagos (a la izquierda).

Para los chilenos-mendocinos fue un día histórico. El desembarco de los presidentes se convirtió en la respuesta al reclamo de los inmigrantes trasandinos que en su mayoría se afincaron a Mendoza por necesidad o urgencia impuestas por el régimen pinochetista.

Una de esas de esas personas es Tapia que además de atender a sus compatriotas en la oficina del segundo piso del edificio de la Secretaría de Turismo, da clases de apoyo y se gana la vida vendiendo cosméticos. Tiene tres hijas que pasan las vacaciones de verano del otro lado de la cordillera junto a sus familiares. La vida de Tapia no es muy diferente a la de cualquier habitante local y eso ella lo ve como un mérito de la sociedad argentina y en particular, la mendocina.

Los dos presidentes

-¿Cómo es que llegaron Eduardo Frei y Ricardo Lagos a Mendoza?
-En primer lugar se presentó a través de nuestro programa radial “Allende la Cordillera” (por Concierto FM) Jorge Arrate que representa a la izquierda chilena con su partido “Juntos Podemos Más”. La comunicación con él fue telefónica y duró unos 20 minutos donde hizo su propuesta y a la vez muchos de nuestros oyentes le hicieron llegar sus inquietudes. Y luego llegaron los ex presidentes Eduardo Frei y Ricardo Lagos que participaron en el mismo espacio radial (foto de abajo) durante una hora. La invitación se las hicimos a los cuatro candidatos. Además de Frei y Arrate también están invitados Sebastián Piñera (Renovación Nacional) y Marco Enriquez-Ominami (Independiente).

-¿Frei les pidió el voto?
-No él presentó su plataforma de gobierno para Chile porque no tiene propuestas para los chilenos fuera del país más que seguir que con el proyecto del derecho a voto con el cual se embanderan todos los candidatos. Porque hay que decir que Piñera (candidato de la derecha chilena) cada vez que se postuló tomó el derecho a voto como uno de sus argumentos y después no pasó nada en el Parlamento.

-¿Es verdad como publicó el diario El Mercurio que se les pagará el viaje a los chilenos que quieran votar el 13 de diciembre?
-No. Hay un costo para votar que lo solventamos nosotros con nuestro dinero. Hay unos seis mil chilenos empadronados en el país y no quiere decir que vayan todos porque hay que tener el dinero disponible.

-La mayoría de los medios hablaron de que vinieron a buscar los votos.
-Creo que puede ser cierto, pero también es cierto que antes ningún candidato vino a reunirse con los chilenos de aquí. Es cierto que Frei no vino siendo presidente y también es cierto que ganó las elecciones sin problemas. Desde Lagos en adelante se ha notado que la derecha ha ido creciendo por eso ha habido segunda vuelta. A partir de ese momento se interesan en nosotros. Pero me parece que lo más importante y es lo que desvirtuaron los medios, es que dos ex presidentes vinieron a reunirse con la comunidad chilena.

-¿Qué cree que pasará con los chilenos fuera del país con un nuevo gobierno?
-Me parece que se va a continuar la batalla en el Congreso por el voto en el exterior. Lo que noté es que se mostraron interesados en las condiciones en que están los chilenos aquí. El desafío es ver cómo se traspasan esas políticas. En este gobierno de Bachelet por ejemplo se consiguió la pensión básica solidaria pero uno de los requisitos es haber vivido los últimos cinco años antes de jubilarse en Chile. Eso no es posible de cumplir por parte de nuestros adultos mayores.

-¿Qué hizo la Concertación por los derechos de los chilenos que viven en el exterior?
-Nosotros reconocemos que con la Concertación hubo avances. No todos los que quisiéramos, pero sí hubo. Con Lagos se creo la Décimo Cuarta Región llamada del Reencuentro que congregaba a los chilenos en el exterior. Ahora hay una dirección para las comunidades chilenas en el exterior que está a cargo de la Cancillería que actúa como un receptor de nuestras necesidades y es un canal directo con el gobierno chileno. Con Lagos se consigue también algo muy importante, tanto para nosotros como para nuestros hijos, que es la doble nacionalidad para tres generaciones. Esto se había quitado en el gobierno de Pinochet. Antes trataban a nuestros hijos nacidos fuera del país como extranjeros.

-La derecha ha heredado el mismo discurso de Augusto Pinochet con respecto a los emigrantes, es decir que no se merecen ser chilenos.
-La derecha chilena debe saber que nosotros vivimos Chile más que los que viven dentro del mismo territorio. Porque nosotros vivimos pendiente las 24 horas de lo que pasa allá. Vivimos pendiente de la Televisión Nacional, o estamos pendientes a través de Internet o llamamos casi a diario con nuestros parientes que viven allá. O viajamos seguido porque estamos acá. Nunca dejamos de ser chileno. Eso se vio reflejado con un acto que se organizó para el Bicentenario de la Patria cuando todos los chilenos cantamos en himno a las 12 de ese día. Nosotros lo hicimos a través de programa radial que tenemos aquí.

-Justamente desde la derecha creen que si autorizan el voto exterior la mayoría votarán por la izquierda porque fueron perseguidos por Pinochet.
-Consideramos que no, porque en el mundo hay de todo. Hoy a los jóvenes están totalmente desinteresados por la política eso se nota en Latinoamérica. Pero si vamos a otros puntos del planeta nuestros compatriotas viven a la altura de esas sociedades, por lo que ellos y sus descendientes no responden a ese mito de que votarían sólo a la izquierda. 

-“Allende la Cordillera” que es el título del programa radial (imagen de arriba) tiene más de un sentido, porque también alude a Salvador Allende.
-En realidad quiere decir que “más allá de la cordillera está Chile”, pero tiene el sentido de quien lo escuche...

-¿Por qué Bachelet tiene tan buena imagen sobre el final de su mandato?
-Porque a Chile le costó mucho aceptar que una mujer los gobernara. Se la acusó a la presidenta de falta de liderazgo y que el gobierno se los manejaban los asesores, pero ella fue demostrando lo contrario. Le decían: ¿por qué no gastaba las reservas del cobre? Ella las guardó para utilizarlas cuando hicieran falta ¿Y cuándo hizo falta? En de la crisis mundial. Entonces repartió esa plata entre los que más la necesitaban para que pudieran enfrentar sus insumos como la luz a través de bonos. También demostró que tenía la falda bien puesta cuando como presidenta de Unasur enfrentó el problema de Bolivia y llamó a los presidentes a unirse para decirle a los “chiquillos” de Santa Cruz de la Sierra que no podían hacer lo que se les ocurriera con Bolivia. Todo eso la gente se lo reconoció.

-¿Y qué opinión tienen Enriquez-Ominami?
-Es un buen proyecto político. Pero fue desatinado al irse de repente de la Concertación y criticarla sin tener en cuenta que él viene de allí.

Cómo son los "chilenos-mendocinos"

-¿Qué particularidades tiene la colectividad chilena de Mendoza?
-Los chilenos que vivimos aquí (unos 45 mil) nos dedicamos a las cuestiones sociales más que a las culturales. Porque la comunidad chilena en Mendoza, como todos saben es una comunidad humilde. Son muy pocos los empresarios chilenos que hay acá y ellos no se siente representados por la colectividad, ellos vienen trabajan y cuando la situación económica los desfavorece se vuelven a ir, como cualquier empresario.

-¿Qué le pidieron a Frei durante el acto en el Teatro de la Universidad?
-Les solicitamos dos puntos fundamentales: El derecho a voto de los chilenos en el exterior que creo que somos uno de los pocos países latinoamericanos que no tenemos ese voto; y el otro es el traspaso de políticas previsionales para los chilenos que viven aquí. Los chilenos que vivimos fuera del país somos cerca de un millón la mitad viven en la Argentina por lo que sufrimos y padecemos lo que le pasa a cualquier país latinoamericano. Es decir no estamos en un país del primer mundo y sobretodo nuestros adultos mayores sufren estas condiciones.

-Claro porque los inmigrantes que llegaron en la década del ’70 ya son ancianos.
-La problemática es mucho más grave porque se encuentra con una edad promedio de 70 años sin tener previsiones ni de Chile ni de Argentina porque no alcanza a cumplir con las obligaciones de ninguno de los dos países. Hay convenios entre los países pero aún no se implementa. Hay una demora de seis años y nuestros adultos mayores fallecen esperando esa aplicación del convenio.  Hay una franja superior al 60 por ciento de los residentes chilenos son adultos mayores.

-¿Qué tipo de migración hay ahora desde Chile?
-Tenemos una migración muy cercana que son los jóvenes estudiantes que llegan a acá gracias a las becas que se dan a través de la embajada argentina o lo que optan directamente hacer una carrera aquí porque es mucha más económica que en nuestro país. Esa es la nueva migración que tenemos pero tampoco es un número significativo.

Recordando al mar

-¿Cuándo llegó a Mendoza?
-Llegué a los 9 años junto a mis padres y mis hermanos. Nos vinimos por la política económica imperante en Chile. Fue la recesión de los ’80 de Pinochet. Se produjeron las más grandes manifestaciones y tras eso tuvimos que emigrar. Elegimos Mendoza porque estaba cerca y porque aquí vivía el papá de mi papá que sí era migrante de la época del ’74 tras el golpe.

-Fueron una especie de refugiados políticos.
-Mi papá es un exonerado político de la empresa que hacía la refinería del cobre que ahora es Codelco. Lo despidieron en 1981 y nunca más pudo conseguir trabajo estable y no estable. La única opción a trabajar en las empresas del Estado es el mar y el mar sólo te permite trabajar una parte del año. Los temporales no te permiten trabajar como pescador durante el invierno. Mi papá buscó esa opción y llegó a trabajar limpiando barcos pero no consiguió esa estabilidad necesaria, por eso nos tuvimos que venir.

-¿Siendo tan chica sintió el cambio?
-Nunca pedí venir y la verdad que lo sufrí “harto”. En cambio mis hermanos eran muy pequeños y ellos prácticamente se criaron a aquí. Todavía recuerdo que yo vivía en la playa. En menos de cinco minutos bajaba del cerro a la playa. Y de pronto me trajeron a un lugar donde no había una gota de agua, porque en esa época el clima era más seco que ahora. El cambio para mi fue tremendo.

-¿Cuando volvió a Chile?
-Después de cinco años recién pudimos volver y todo me era ajeno, ya todos habíamos crecido. Y cuando uno va a Chile te tratan como argentino y nunca dejó de ser chileno y tampoco nos creemos el cuento de ser argentino. Estamos muy agradecidos a este país y a su gente por la manera en que nos tratan pero no dejamos de ser chilenos.

-¿Cómo mantuvo sus vínculos culturales a los largo de estos años?
-Si bien vivimos un tiempo en Godoy Cruz, mi papá tenía un lote en la toma de La Favorita donde el 80 por ciento éramos chilenos eso me parece que contribuyó a mantener mi raíz y mi identidad.

-Supongo que votará ¿por qué lo hará?
-Sí voy a votar, y lo voy a hacer porque espero que haya un Chile con mayor equidad e igualdad de posibilidades. Por ejemplo en el plano educativo donde los hijos de los sectores más humildes tengan la posibilidad de acceder a un título universitario. En definitiva lo que todos queremos de nuestros países latinoamericanos porque en definitiva Chile vive las mismas problemáticas de Argentina, sólo que a Chile lo pintan al mundo muy bonito. Lo pintan no más porque hay que vivir en Chile para saber que el costo de vida es alto y que la gente que vive con el sueldo no llega a fin de mes y que todos están “encalillados” (atados a los créditos y llenos de deudas). Es un mundo superfluo y todos se acostumbraron a vivir así. Yo sólo digo que si Chile tuviera que mantener el sistema educativo estatal como Argentina entonces Chile “muere”. Argentina es un país muy generoso y le abre las puertas a quien quiera venir y el gobierno –más allá de los errores- mantiene la educación y la salud que cualquier obrero necesita.

Mirá los videos de la visita de Frei y Lagos a una radio de Las Heras

Opiniones (4)
18 de noviembre de 2017 | 05:29
5
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 05:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. sos un grasa y te lo dice un argentino .vos debes ser un pelotudo que nos deja mal en todos lados,como es costumbre ,seguro que no te enseñaron educacion, y se te nota yo te aconsejo leer y estudiar .
    4
  2. Agrdezco la nota.zVerónica es un ejemplo de coherenciay trabajo. No soy chileno ni de izquierda, pero admiro las actitudes consecuentes vengan de donde vengan. Nuestro Preámbulo constitucional dice "...para todos los hombres de buena voluntad que quieran habitar suelo argentino..." Eso no lo debemos perder.
    3
  3. Si tanto les importan los chilotes que viven en ARGENTINA que se los lleven en un camion de vuelta para allá así se dejan de chorear en Mendoza y varias otras ciudades del pais.
    2
  4. Tarde para preocuparse
    Que aproveche los ultimos minutos de gobierno de izquierda, porque a esta gordita se le viene la derecha.
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia