Hugo Lobo

"Tenemos la bendición del público"

El líder de Dancing Mood habló con MDZ de la doble presentación de esta noche.

Hugo Lobo es el alma máter de Dancing Mood, una de las pocas bandas instrumentales de ska y reggae que tiene la Argentina.

Sin dudas, la propuesta atrapa desde el mismo momento en suena el primer acorde: una sensación extraña invade lo cuerpo y hace que los pies se muevan al compás de la canción, de manera inevitable.

Y allí está él, con su trompeta liderando la big band y llenando el aire de sonidos exquisitos. Y así, de boca en boca, se va transmitiendo el dato como para que sean cada vez más los que disfruten del momento.

Hoy, Dancing Mood vuelve a tocar en Mendoza después de mucho tiempo. Será en el Selectro (9 de Julio y Capitán de Fragata Moyano, Barrio Bombal), en dos funciones: a las 19 y a las 22 en el marco del festival “Cuyo Reggae de luxe”.

La primera función será con Volantines mientras que la segunda será con Tu Kalavera como soporte.

Las entradas anticipadas, a 45 pesos, ya están a la venta en Mario Gross (galería Caracol, avenida San Martín entre Catamarca y Lavalle) y África Roots & Culture (galería Independencia, Lavalle 35), en Ciudad.

Un poco de historia
Dancing Mood es una orquesta de de grandes clásicos de la raíz del reggae y otros estilos, adaptada en forma instrumental al ska jamaiquino.

Se formó en marzo del 2000, por iniciativa del trompetista Hugo Lobo (quien tocó junto a bandas como Satélite Kingston, Riddim, Nuevas Raíces, 2 Minutos, Viejas Locas y Los Cafres, entre otros).

El nombre del grupo significa algo así como "baile alegre o baile de moda" y proviene de un tema del cantante jamaiquino Delroy Wilson.

La discografía es: 20 minutos (2001), Volumen 2 (2002), Dancing Groove (2004), Groovin' high (2006), Deluxe (2008) y On the sunny side of the street (2009).



Antes de la doble presentación de esta noche, Hugo Lobo dialogó de todo con MDZ.

-¿Hace tres años que no venías a Mendoza con Dancing Mood?
-Si… tres años, mucho tiempo.

-Y entre medio pasaron muchas cosas…
-Pasó el “De Luxe”, otro disco nuevo, otro que vamos a sacar pronto, pasaron 100 Niceto, pasó un Opera, grabamos otro DVD…

-Qué fenómeno extraño el de la banda: no salen en la tapa de las revistas ni sus canciones lideran los ránkings de las radios pero la gente lo ama y sus shows son multitudinarios.
-Creo que esto se debe a que nuestra música le gusta a la gente. Creo que no hay muchas bandas que opten por el camino por el que vamos nosotros. Además, el hecho de ser independientes hace que no tengamos difusión paga –como salir en las tapas de la revistas o aparecer en los rankings- se va armando una pelota de boca en boca que termina siendo muy fuerte. Es un crecimiento muy lento pero muy duradero. Se renueva el público y crece de show a show. Lo bueno que tiene esto es que la gente que va, nos escucha y se queda junto a nosotros es porque de verdad le gusta nuestra música. Acá nadie te mete en la cabeza la música de Dancing Mood.

-Entonces terminan teniendo un público muy fiel.
-Seguro. Pero es más raro aún porque nuestra propuesta es instrumental y nunca pero nunca se me hubiese cruzado por la cabeza que esta propuesta iba a tener tantos seguidores.

-Y ustedes se animan a hacer cosas que los demás no se si se animarían a hacerlo.
-Tenemos la bendición del público. El boca a boca es recomendación pura y buena.

-¿Esto les pasa en todo el país?
-Si, si. Se ha ido repitiendo sistemáticamente y mucho más nos sorprende cuando volvemos a un lugar después de mucho tiempo. Ojalá esto suceda también en Mendoza.

-Viniste con Callejeros, con Los Fabulosos Cadillacs pero parece que tenés público propio…
-Los pibes se me acercaban para preguntarme cuando veníamos con Dancing… Todo muy loco.

-¿Vos sos Dancing Mood?
-Si. Es una banda que a mi se me ocurrió hacer. Yo convoqué los músicos, puse el estilo, organicé todo. No es loco decir eso.

-¿Hay algo que te juegue en contra el tener todo el peso sobre tus espaldas?
-No… No siento que tengo nada en contra. No le debo nada a nadie.

-Dancing Mood me hace acordar a Simply Red: todos saben quien es el líder, desconocen como es la banda y saben que siempre suena bien.
-Por esta banda han pasado muchos músicos. Pasaron y se fueron muchos músicos por diferentes razones. Y cuando se iba un baterista o un bajista pensaba que iba a cambiar el sonido o el estilo, pero éstos siempre se mantuvieron. Hubo un momento donde me di cuenta que lo que yo tenía en la cabeza podía sonar bien con cualquier músico.

-¿Por el estilo?
-Puede ser… Pero con esto no quiero decir que puede tocar cualquiera. Pero hasta ahora, la columna vertebral se mantuvo y eso ayuda a sostener el sonido que tenemos.

-Cuando vas a hacer un disco nuevo, ¿qué desafíos buscás?
-En realidad, eso siempre lo pienso cada vez que termino un disco: ¿cómo hago para superar lo que acabamos de hacer? Eso me pasó desde el primer disco hasta ahora y vamos subiendo en calidad tanto en músicos como en canciones. Hicimos un disco con una orquesta y después, ¿cómo seguís? Siempre aparece algo nuevo como este EP donde canta Pauline Black, una leyenda de los Setenta. Grabamos muchos temas con ellas y eso me disparó una idea y por eso me fui a Inglaterra a grabar con cantantes jamaiquinos e ingleses de los Setenta. El disco que viene será triple y con todos los invitados internacionales.

-¿Cuál es tu visión del panorama mundial del ska y el reggae?
-…hay de todo un poco. Lo que pude ver –viajando con Los Cadillacs por toda América- es que hay un montón de bandas buenas y proyectos nuevos. Lo que antes se llamaba urderground, ya no existe. Las bandas están más patentadas gracias a Internet. Además, América Latina tiene músicos cada vez más buenos y que no se dedican sólo al rock. Lo que si me parece es que ya no se mira tanto al músico argentino para ver qué hace. Hay muchas bandas muy buenas que son originales en su propuesta, que no copian. En Chile, por ejemplo, hay una banda de nuestro estilo tremenda y son todos pibitos de 16 y 17 años y son como 30. Este tipo de bandas tiene mucha calidad pero no mucha proyección porque en todo el mundo las compañías discográficas manejan el mercado. La proyección internacional se acorta mucho de esta manera.

-¿Te beneficia Internet?
-Si, en todo. Al músico independiente le abre el mundo, le permite que sus discos se conozcan en distintos lugares. Hay que tener claro que el que puede comprar el disco, porque quiere tenerlo, tocarlo. Creo que Internet ayudó mucho a la música.

-¿Con qué formación salen al Selectro?
-Con la formación reducida: 15 sobre el escenario (risas). Habrá clásicos, los temas del EP y algo de lo que se viene.

-Tu papá fue uno de los músicos que acompañó durante muchos años a Mercedes Sosa: Rubén Lobo, un percusionista genial. Vos, desde muy chico, conocías a Mercedes. ¿Cuál es tu reflexión sobre ella?
-Su muerte fue muy dolorosa. Un exponente muy grosso de nuestra cultura. Una artista impecable, que levantó la bandera del país en cuanto escenario existió y que era respetada en todo el mundo. Una artista inigualable. Puedo afirmarte que siempre llenó los lugares donde se presentó, desde estadios gigantes hasta teatros. Fue una mujer importante, que se acercó al rock, que cambió libremente sus estilos pero manteniendo sus raíces. Creo que fue la mejor cantante que tuvo la Argentina.

Opiniones (2)
20 de noviembre de 2017 | 22:02
3
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 22:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Tombina: casi nadie comenta nada de estas cosas sensacionales porque Mendoza es una provincia amarga!!!
    2
  2. Muy buen concierto....INCREIBLE!!!! son los mejores!!!!.....porque nadie publico nada luego del recital???
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia