Julián de Diego

"Es imposible poner límite a los piquetes: el monstruo creció"

Abogado de la empresa Kraft Food en Argentina (ex Terrabusi).

Títulos y honores no le faltan a Julián de Diego, abogado laboralista. Su estudio jurídico inspira confianza a las grandes empresas que operan en el país, tanto nacionales como extranjeras. Además de ser autor y coautor de manuales de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, es el profesor titular en la materia, en la Universidad Católica de Buenos Aires.

Pese a ello, con una muestra involuntaria de humildad, el especialista en derecho toma notas mientras transcurre el diálogo con MDZ. Adopta el rol de periodista: pregunta. Aprovecha la instancia de la entrevista como entrenamiento para la conferencia que brindará a continuación.

Un grupo selecto de ejecutivos, socios a AEM (Asociación Ejecutivos de Mendoza) escuchará con atención las palabras de Julián de Diego que hablará, sin pelos en la lengua, sobre la industria del juicio y la “manipulación” política de los conflictos sociales.

Aunque intentará referirse únicamente a la problemática general, no desviará la atención sobre los desacuerdos que atañen a Kraft Food Argentina (ex Terrabusi) y sus ex trabajadores porque De Diego es el abogado de la compañía norteamericana en Argentina. Quienes lo escuchan saben que su visita a la provincia fue suspendida por el recrudecimiento del conflicto en la planta de General Pacheco (provincia de Buenos Aires).

En Mendoza lo consultan, desde hace décadas, las grandes bodegas y otras compañías. Por ese motivo es capaz de reconocer la industria del juicio en la provincia y se animará a explicar algunas razones de su crecimiento.

- ¿Las empresas en Argentina no pueden despedir personal?

- Acá se vivió un proceso de mutación de los derechos laborales que tienen las empresas, basados en presiones políticas. Por ejemplo: todo el mundo tiene derecho a circular libremente. Se instaló la idea de que el piquete es el reclama de grupo sociales y que no deben ser reprimidos y el piquete hace cualquier cosa. Si uno mira la ley, entrar, transitar y salir del territorio es un derecho constitucional, sin embargo los piquetes se han permitido en forma irrestricta. Ahora que se quiere, es imposible poner límite a los piquetes: el monstruo creció.

- ¿Es imposible realmente?

-Es lo mismo que ocurrió con los despidos. Para detener el impacto del ajuste en las empresas, el gobierno lanzó toda una campaña para impedir que las empresas despidieran. Ahora que las empresas sufrieron esas presiones y sus consecuencias, cómo hacen para salir de esta suerte de statu cuo de que las empresas no pueden despedir. Legalmente pueden hacerlo.

- Qué consecuencias tendrán las empresas si no pueden hacerlo?

- Por algún lado van a hacer sus ajustes. Termina siendo una tarea oculta, algo que debería estar a la vista. En vez de ser un despido con carta documento, se la llama a la persona, se lo lleva al ministerio, se hace un acuerdo… todo un proceso distinto para ocultar que despidió a alguien. Pero si una empresa de empanadas, vende la mitad, tiene que bajar la dotación a la mitad.

- Cada vez que las grandes compañias en el mundo anuncian despidos de personal mejoran sus resultados y la cotización de sus acciones en el mercado. Pero acá las empresas no comunican masivamente su achique de personal ¿por qué?

- Primero que las empresas cotizan en la Bolsa de Nueva York. En la Bolsa de Buenos Aires es tan bajo en nivel de operaciones que es casi irrisorio. Por lo tanto nadie tiene que hacer una gestión para la bolsa de Buenos Aires. Sin embargo, a nivel operativo, las empresas que tienen un establecimiento en Argentina si tuvieron que hacer un ajuste, lo hicieron.

- Y no lo dicen.

-Lo hicieron pero con las dificultades que impone un gobierno que trató de impedir el ajuste. Es como la ley de gravedad: uno la puede resistir pero es implacable: finalmente se va a cumplir. Acá pasa lo mismo: se van a prohibir los despidos, esto viene desde el año 2001 y terminó creando la idea de que no es fácil despedir. Eso no tiene nada que ver con la ley.

El país como en el 2001
“Del conflicto de Kraft no voy hablar en detalle, sino de conflictos en general”, aclara De Diego. Para él la confrontación en el país se da actualmente como si fuera un diamante con cientos de caras, que espeja en diferentes sectores e intereses.

“Los conflictos no se originan hoy en cuestiones estrictamente económicas: unos protestan por la ley de medios y otros por las tarifas de gas y electricidad que aumentan justamente cuando falta trabajo, los salarios están deteriorandose y baja en nivel de empleo. Son situaciones que, por efecto contagio, se convierten en conflictos sociales y políticos, porque los grupos que son antagonistas al gobierno los utilizan como instrumentos para criticar a los Kirchner”.

- ¿En este contexto cualquier acuerdo parece imposible?

-En general todo apunta a que la única solución es llegar a algún tipo de acuerdo. Pero para que haya acuerdo siempre hay que tener recursos y es lo que está escaseando.

- ¿Recursos económicos?

- Sí. Además cuando dos grupos no tienen los mismos objetivos confrontan y si sus intereses son totalmente incompatibles la solución es muy difícil de resolver. Porque unos pelean por una cuestión política y otros por una fábrica que tiene que producir bienes y servicios. Eso hace que no sea una cuestión sustentable.

- ¿Cuál es el futuro que usted vislumbra, entonces?

- Vamos hacia un sistema de estabilidad absoluta donde sólo se pueda despedir, salvo en casos excepcionales. Además, vamos hacia un sistema de pluralidad sindical, donde no va a haber un solo sindicato en la actividad, porque están cuestionados y se va a comenzar a dispersar, lo que está pasando con los trabajadores de subterráneos (en Buenos Aires), con el centro de empleados de Comercio que tiene uno de personal jerárquico... El modelo se está empezando a resquebrajar porque la gente interpreta que los sindicatos no los representa.

- Con los actuales niveles de desempleo ¿hay algún sector de contrapeso, que actualmente esté demandando personal?

-Hay muy pocos sectores que tienen crecimiento. Crecieron algunas áreas de servicio, ha caído fuertemente la industria y algunos sectores de industrialización de productos básicos. Si no fuera por eso, el 90 por ciento de las actividades este año bajaron su nivel de actividad.

- No queda muy claro qué sectores ¿se trata de empresas puntuales?

-Tal cual. El otro problema que se está dando es que si la economía se achica necesariamente hay que buscar los niveles de actividad más eficientes. Y con el nivel de conflictividad que hay en la Argentina la productividad es muy baja. La conflictividad es enemiga de la productividad.

- ¿Existen soluciones?

- Sí. Primero hay que tratar de volver a colocar a la Argentina en un nivel de crecimiento razonable. Este año no vamos a tener crecimiento o va a ser muy bajo. Además el imperio de la ley y del respeto a las instituciones tiene que revalidarse. Hoy la ley ha sido dejada de lado y fue reemplazada por circunstancias de hecho. Esta sensación de que, además, hay temas que transitan un camino que está contra la corriente como el tarifazo y la ley de medios. Uno produce aumentos cuando la gente tiene problemas de ingresos y el otro trata de limitar la libertad de prensa.

- ¿Está enterado de un procedimiento de la industria del juicio que ha sido denunciado por empresarios en la Zona Este de Mendoza?

- No, sí se que hay un incremento de juicios en Mendoza, que cuando uno ve la parte histórica siempre fue una provincia con muy poca conflictividad judicial, que no podía compararse ni con la de Santa Fe ni con Córdoba, y mucho menos con la provincia de Buenos Aires. Algo pasó en Mendoza y los mendocinos tienen que tratar de descifrar qué pasó. En San Rafael, por ejemplo, los juicios no existían. Está bien que había algo muy arraigado en todo el país que el trabajo en negro era muy importante. Todo el mundo tiene la espada de Damocles de que todos sus empleados estaban en negro y luego viene el fraude: es decir los juicios prefabricados y luego viene el invento, la ingeniería: viene la persona y dice que no le pagan las horas extras y (el abogado pregunta) ¿te duele la espalda? Sí, un poco, y ¿tenés buena luz? ¿no? Problemas con la vista. Entonces el abogado hace un reclamo de 20 ítems, de los cuales son ciertos uno o dos. La industria del juicio tiene dos inconvenientes uno es la cantidad de reclamos y otra es cada reclamo el volumen que tiene. Las denuncias de las que me habla se hacen en toda la provincia o en un lugar en particular

- En los departamentos de San Martín, Rivadavia…

- Nosotros tenemos muchísimos clientes en Mendoza. Las cosas que nos pedían eran asesoramiento, consejos opinión, hoy nos llaman por los juicios a niveles escandalosos. Yo me acuerdo de San Rafael un lugar sumamente pacífico y ahora hay gente en la siembra, en la cosecha… que tiene no uno sino tres juicios porque trabajan para distintos empleadores.

- ¿Esas personas no temen por su futuro laboral?

-No. Porque Mendoza creció, tiene mucha actividad. Muchas bodegas de familias tradicionales se vendieron a empresas extranjeras que lo que necesita es mano de obra, no se fija en esas cosas, a diferencia de la empresa local que sí lo hace.

- ¿A las empresas no les importa que hayan tenido varios juicios?

- Si les importa ellos lo ocultan, se puede ir a trabajar a otro departamento y el empleador no se entera.

- No existe un registro común de personas que hayan hecho juicios laborales.

- No existe ni debería haberlo. Sería una lista negra, algo medio mafioso. Antes este factor  comprometía el futuro laboral, pero hoy es relativo.

Opiniones (3)
18 de noviembre de 2017 | 13:11
4
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 13:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. cuando estaban remando para ser gobierno y ahora que lo son, ya no les gustan tanto. Igual que hizo Perón cuando alentaba a los Montoneros a poner bombas para lograr su regreso de España. Cuando le siguieron poniendo las bombas a él, los trató de "estúpidos imberbes" y los rajó de la Plaza de Mayo.
    3
  2. Creo que la gente de Kraft Food Argentina hace en este país lo que no puede en otros con verdadera seguridad juridica, pero convengamos que esto es una selva donde ninguna empresa puede subsistir con estas protestas sociales absolutamente politizadas, manejadas por la izquierda retrograda que esta actuando en varios países de latinoamerica, con la mentalidad de hace 50 años; lo que crea un futuro incierto para nuestro país por lo menos en el plano de las inversiones.-
    2
  3. porqué no decís títetere que las medidas de fuerza son porque rajan gente para imponer turnos de 12 horas?
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia