Raúl Pérez

"Combatir el granizo es como combatir el cáncer o el Sida"

Doctorado en física de nubes y director de Contingencias Climáticas de Mendoza.

Luchar contra la naturaleza es casi ficción. Más aún cuando  se revela en dimensiones impensables para cualquier mortal que no conoce técnicamente lo que es, por ejemplo, una súper celda granicera. Cuando ella se forma, luchar humanamente para eliminarla es una misión imposible. Según el especialista Raúl Pérez, doctor en física de nubes y actual director de Contingencias Climática, los esfuerzos que actualmente hace el hombre en el mundo por el grave inconveniente que representa el granizo o la piedra caida del cielo “es como luchar contra el cáncer o el Sida”. MDZ Dinero requirió las respuestas de Pérez sobre la actual lucha contra el meteorito que arrancó el jueves y develó que el misterio sobre lo que ocurrirá en Mendoza durante la presente temporada agrícola -considerando el granizo- se conocerá a partir del próximo 8 de octubre, cuando un informe mundial y especializado aclare cómo influirá la Corriente Cálida del Niño en la formación de nubes graniceras  el próximo verano.


- ¿Usted tiene un doctorado sobre el caro asunto del granizo a nivel mundial?

- Sí. Yo hice un doctorado en Ingeniería, en la Universidad Nacional de Cuyo, por el cual estuve becado en el exterior sobre el tema lucha antigranizo.

- ¿Cuántas personas hay en el mundo con esta especialización?

- En Argentina, junto a Rubén Santos, somos dos. Santos hizo el doctorado el año pasado también a través de la Universidad de Cuyo en Canadá. Por eso somos muy pocos. Hay otros doctores como Federico Norte o Marta Campanucci, pero en otras ramas de la meteorología. Nosotros hacemos física de nubes.

- Si mal no recuerdo Usted fue crítico de la lucha activa contra el ganizo en la época de Cobos como gobernador de Mendoza y de la gestión de Laura Montero, ex ministra de Economía.

- Si me permite, lo corrijo un poco. Yo no fui un crítico en la época de Cobos. Hasta el año 2005 yo pertenecía al grupo de auditores de la lucha antigranizo en la Universidad de Cuyo y eso fue durante el gobierno de Cobos. Yo era en realidad no era un crítico sino que desde el punto de vista científico tenía otro punto de vista, nada más.

- Por publicaciones de esa época, en esos tiempos Usted sostenía que la lucha activa contra el granizo en Mendoza debía estar armada a base del uso de cinco aviones.

- Ojalá tuviéramos cinco aviones. En realidad, lo que pasa es que hay un problema, por lo cual yo dije que sería bueno conseguir un avión de otras características porque nosotros tenemos aviones Chayanne II, el Biper Chayanne II, que es un avión turbo hélice que se utiliza para hacer siembra de base. Es decir, este avión no puede volar por encima del núcleo. Es más, no puede volar con temperaturas debajo de cero grado. Por eso es que puede volar a cinco, seis mil o siete mil metros pero por encima de eso se le recargan las alas de hielo y pierde su buen desempeño. Por eso es que no puede realizar lo que se llama la siembra de tope.

- ¿Cuántos aviones tenemos ahora?

- Cuatro Chayanne II.

- O sea que ninguno puede hacer siembra de tope.

- Exactamente.

- ¿Y cuál sería el avión ideal para hacer la siembra de tope? Por lo menos uno.

- Mire, la característica que se necesita para eso es lo que se conoce como un avión reactor, no turbo hélice como los que tenemos. Los aviones reactores tienen capacidad de deshielo en las alas, por su equipamiento especial. Pueden volar, ocho mil, nueve mil metros o diez mil metros y sembrar desde arriba. La Weather Modification tenía el Lear Jet que era muy apropiado para eso pero hay otros aviones apropiados. Lo que pasa es que por ahí se dice que es un avión caro y por la crisis económica no se puede comprar, pero sin ese avión nos falta un pie. Porque a esas celdas graniceras que producen granizo grande hay que atacarlo desde la base y desde el tope. Entonces no lo podemos atacar como deberíamos atacarlo y hay otro problema referido a que hay un sector del Valle de Uco, en el Oasis Centro, donde la Ley de Aeronavegación, por la altura del relieve, no deja que vuelen los Chayannes II. Por una cuestión de seguridad aeronáutica. Por eso es que hay una zona importante en el Oasis Centro donde esos aviones tienen prohibido volar por ley.

- O sea que siempre ha estado descubierto el Valle de Uco por eso.

- Esa zona siempre ha estado descubierta. Nosotros ahora estamos poniendo generadores de bengalas en esa zona para cubrir esa parte. Me refiero a las bengalas que lleva el avión en el ala.

- Ah, bien, las disparan a distancia.

- Exacto. Se disparan desde unos árboles de doscientas bengalas que son llevadas a la orografía y luego por un sistema de comunicación se disparan. Eso lo estamos instalando ahora tanto en San Rafael como en el Valle de Uco.

- Digamos que la zona más protegida es  la del sur.

- Exactamente.

- Y la Zona Este en segunda instancia, porque no tiene pista de despegue y depende de los aviones de El Plumerillo y de San Rafael.

- Cuando tengamos tres operativos por lo menos, dos van a San Rafael. Para San Rafael y el Valle de Uco. Porque tenemos una pista en San Rafael.

- Y en la Zona Este, teniendo aeroclub ¿porqué no despegan desde ahí los aviones?

- Le explico, alguna vez se intentó que despegaran los aviones desde Rivadavia. Lo que pasa es que hay invertir mucho dinero en infraestructura. Por ejemplo, hay que balizar la pista. Usted piensa que siempre que el avión despega lo hace en condiciones adversas. Está lloviendo, es de noche, hay rayos. Entonces debe haber una infraestructura que no hay en este momento. Tiene que haber una pista más larga, balizada, con una torre de vuelo meteorológico.

- Volviendo a Montero. Recuerdo que hubo una tormenta que prácticamente devastó a Montecaseros y se dijo que los aviones habían llegado tarde. Fue cuando los productores se enojaron, en el Club Montecaseros, donde hasta hubo un abogado de San Martín que amenazó a la ministra con iniciarle un juicio por su mal desempeño.

- Si, fue la tormenta del seis de enero. Si no me equivoco en el año 2005 o 2006. El primero de enero hubo una tormenta en Junín o en Rivadavia y el seis de enero en Montecaseros. Pero según lo que conozco, según la gente que estuvo investigando eso, a mi no me consta, en los registros de despegue y aterrizaje en el El Plumerillo los aviones no aterrizaron ni despegaron. No se si desde San Rafael salieron o no.

- Considerando el cambio climático ¿se espera que la presente temporada que está arrancando sea desfavorable en términos meteorológicos para los cultivos mendocinos?

- Eso lo voy a poder asegurar después del 8 de octubre. En julio, el NOA (Nacional Oceanographic Administration) de Estados Unidos siguió el fenómeno de El Niño. El NOA determinó un estimador que confirmaría que El Niño se establecería en esta zona del Pacífico para los días cercanos a la Navidad. Para el 8 de octubre el NOA va a volver a realizar una nueva medición para saber si El Niño se instalará a la altura de Mendoza. Si eso ocurre habrá más humedad en nuestro ambiente y por lo tanto más vapor de agua en suspensión y por lo tanto más material con el cual se logren formar tormentas de granizo. Además del granizo habrá más enfermedades que se desarrollan favorablemente en ambientes húmedos como la peronóspora.

- ¿Considerando que no estamos en guerra y que los efectivos militares en la Cuarta Brigada Aérea podrían colaborar con la lucha activa, se ha pensado incorporar sus servicios para optimizar el sistema?

- Justamente esta semana tuve una reunión con el comandante Cismondi quien me demostró una predisposición excelente. Estamos avanzando en comenzar a poner en marcha un programa de colaboración mutua. Eso significa que podríamos contar con los servicios de los mecánicos, de los pilotos retirados y hasta se especuló con que los estudiantes pudieran realizar pasantías con nosotros.

- ¿Con qué presupuesto cuenta actualmente la lucha antigranizo en la provincia?

- La lucha antigranizo tiene dos grandes componentes. Uno que es la lucha pasiva a través del seguro agrícola y la lucha activa con la siembra de Yoduro de Plata con aviones. En el caso del seguro agrícola este año se ha dispuesto cerca de 21 millones de pesos. El caso de la lucha activa es diferente, porque una hora de vuelo cuesta 1.600dólares . Pero lo que habría disponible para este año ronda entre los cinco y los 10 millones de pesos. Además disponemos del dinero para combustible para combatir  heladas.

- ¿Cuál es el método más efectivo?

- En realidad no podemos decir que haya un método cien por ciento efectivo. El 80 % del daños provocados por súper celdas se producen por piedras cuyo tamaño es desde una pelota de golf a más grande. Esas piedras caen desde unos nueve kilómetros de altura. Ante ese fenómeno ni la malla antigranizo es efectiva.

- Para quien no se puede imaginar el tamaño de una súper celda. ¿Cómo podría graficar el descomunal volumen de una súper celda?

- Para que tenga una idea son grandes tormentas que tienen unos 22 mil metros de altura. O sea, que tienen una altura cuatro veces superior a la Cordillera de Los Andes. En cuanto a superficie, son tormentas que llegan a cubrir una superficie de unos 50 kilómetros por otros 50 kilómetros.

- Si tuviera que hacer una comparación de cómo estaba Mendoza antes y ahora con su sistema de lucha activa, ¿cómo evaluaría que estamos?

- Igual. La idea actual es tratar de mejorar el sistema de la lucha activa. Instalando árboles de bengala para cubrir las zonas, por ejemplo, que históricamente estuvieron desprotegidas.

- Con tantos esfuerzos hechos durante años, ¿cómo explica que la lucha antigranizo siga siendo un enigma a combatir en forma efectiva?

- En verdad hace tiempo que yo sigo sosteniendo que luchar contra el granizo es como luchar contra el cáncer o el Sida. Los cientificos siguen investigando, se siguen invirtiendo cuantiosas sumas de dinero para poder encontrar una solución definitiva para esos problemas de la humanidad, pero la gente se sigue muriendo.  Con el granizo ocurre algo similar. Tenemos conocimientos y recursos para combatirlo pero seguimos aprendiendo que esa tarea no es fácil, más aún cuando las tormentas producen granizo de gran tamaño y desde que se forman hasta que se desplazan a unos 60 kilómetros por hora y descargan su furia no pasan más de unos 45 minutos.

Opiniones (1)
17 de diciembre de 2017 | 11:05
2
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 11:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ENSIMA QUE TENEMOS UN GOBIERNO DE M....TENEMOS Q AGUANTAR A ESTOS ERUDITOS DE LOS LIBROS. MI OPINION ES LA MALLA ATIGRANISO. DEJEN DE ROBAR Y DENLE UNA VOS DE ESPERANZA A LOS AGRITULTORES. NO VES TODOS LOS EXTRANGEROS Q PONEN MALLA..... ING. RAFAEL LUIS VALVERDE
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho