Eduardo Arrobas

"El humor de la gente está mejorando"

Presidente de la firma Provencred.

La empresa de créditos Provencred tiene en Mendoza su principal cartera de clientes (cerca del 45%). Por eso el grupo Comafi, que compró la marca a Citibank en enero último, eligió esta provincia para empezar a mostrar cómo planean “revitalizar” la empresa.
 
Con la intención de ahondar en esta operación que significó incorporar 23 sucursales del Interior a un grupo bancario que sólo operaba en Capital Federal y Buenos Aires, el presidente de Provencred, Eduardo Arrobas, concedió una entrevista a MDZ.

Para empezar, el directivo dejó en claro que la intención de la firma es seguir creciendo: el banco Comafi ya abrió una sucursal en la provincia, en pocos días inaugurará otra en Córdoba y a continuación se instalará en Rosario y en Mar del Plata.

También la tarjeta de crédito tendrá a fin de año una segunda sucursal en San Juan (instaló la primera en el 2005) y, mientras implementa una “lavada de cara” en su tarjeta de crédito, prepara el lanzamiento de un sistema de créditos con chequeras que ofrecerán directamente en los comercios.

- ¿Nos quisiera contar su experiencia como piloto en plena tormenta de la crisis fianciera?

- Uno tiene que estar preparado para todos los escenarios. Cuando compramos Provencred (en enero último) evaluamos no solamente su capacidad de capitalidad en el mercado, sino también con quiénes nos íbamos a manejar. Hay un equipo de personas con una alta capacidad técnica, muy profesionales y con ellos empezamos. Luego está la prudencia de defender las inversiones.

- ¿Cómo vivió hace un año la caída del Lehman Brothers?

- Fue una bancarrota poco esperada porque todas estas grandes entidades están muy estudiadas y mucho más cuando cotizan. Uno aspira a que esos mecanismos de control que existen en el mercado sean razonables como para que los inversores tengan un entorno de seguridad ajustado a la tasa. Con lo cual fue inesperado, yo no tenía ningún pronóstico de que podía ocurrir algo de tamaña envergadura, que luego produjera un movimiento sistémico que generara el resto de las caídas.

- ¿Pensó que la quiebra de Lehman iba a afectar a la Argentina?

- Sí porque, realmente, uno de los atributos más importantes que tiene la banca es la generación de confianza en el público al que atiende y eso es un valor que no está escrito en ningún balance. Cuando se pierde, se genera pánico y se produce este corrimiento sistémico que luego es imparable.

- ¿Un año después, el sistema ha recuperado la confianza?

- Yo creo que la gente ha visto que hay una suerte de “banquero de la última instancia” que han sido los gobiernos en una gran unión con toda la comunidad internacional, que se puso de acuerdo en que la plata que pongan en un sitio no se vaya por el agujero. Eso es un atributo muy importante de esta crisis: no se salió a apagar el incendio con un tanque de nafta, sino que se salió a contener una situación de crisis global poniéndose de acuerdo las grandes potencias en crear el comienzo de un nuevo sistema económico.

- ¿Entonces usted observa “brotes verdes”?

- No soy un macro-economista, pero me da la sensación de que el humor de la gente está cambiando. En la empresa, por nuestra especialidad, lo que podemos medir es eso.

- ¿Por qué?

- Creemos que en los últimos meses estaba la excitación de las elecciones, tenemos que votar y ahora esa excitación baja.

- En vistas a la mejora de la economía ¿se puede prever cuándo bajarían las tasas de interés?

- La tasa de interés depende de un programa monetario económico de gobierno, no es una cosa aislada, y está vinculado fundamentalmente al nivel de actividad y evolución de la economía. Y eso es un mecanismo de múltiples variables que se forma en el mercado en función de una tasa de interés básica (la Badlar, de las estadísticas); pero también tiene un componente que trata de amortiguar el riesgo y otro componente que es el pago de toda la operación. En el caso de Provencred, son más de 180 empleados y 23 sucursales, es un presupuesto que hay que bancar. Luego viene un porcentaje de margen que el operador necesita para sus accionistas. Todo ese conjunto de variables componen la tasa y también está la competencia, el mercado.

- ¿Cómo compite su empresa?

- Quien no quiere tomar un crédito en Provencred, porque a su juicio es caro, tiene otros operadores y allí está la relación de costo de oportunidad. ¿Por qué compro un crédito caro y no elijo el banco “X” o la empresa “X”? porque en Provencred me conocen, es más rápido, me dan el dinero y así puedo comprar el auto más barato. Esa oportunidad no me la quiero perder.

- Convengamos que todos los actores subieron sus tasas

- Nosotros tenemos planes con tarjetas de crédito sin interés, de acuerdo al individuo, a la región, al mercado. Con lo cual no hay una tasa de interés.

- ¿Tienen acuerdos con supermercados en Mendoza, como lo hacen otras tarjetas de crédito?

- Estamos cerrando el primero.

- ¿Por qué eligieron un momento complicado en el sistema para adquirir, justamente, una empresa financiera?

- Es el momento justo para un grupo nacional como Comafi, con mucha vocación de invertir. Con la operación el grupo incorpora a su plantilla casi un 20 por ciento más de gente y aumenta un 40 por ciento la red de distribución a través de sucursales.

- Es un antes y un después para la firma, que sólo tenía presencia en Buenos Aires.

- Sí, también lo fue cuando el banco adquirió las sucursales del Scotiabank (en el año 2003), a partir de lo cual Comafi se convirtió al negocio minorista.

- Pero el contexto económico era otro.

- Uno (la compra del Scotia) fue en la crisis nacional y otro (la adquisición de Provencred) en la crisis internacional.

- ¿Podemos decir entonces que Comafi sabe aprovechar las crisis?

- Comafi es un grupo inversor que está permanentemente viendo las oportunidades, para tomar transacciones a un valor razonable, con un riesgo muy controlado.

- ¿Cómo hace una empresa para controlar el riesgo en estos tiempos?

- El riesgo se controla a través de tu tasa de retorno, en función a un cálculo de probabilidades. Por ejemplo, si la economía cae 20 por ciento, el impacto en mi actividad va a ser de 40, como hipótesis de máxima, y también habrá otra de mínima. Existe un precio sensibilizado: estoy dispuesto a ir con un determinado valor y voy a perder nada más que un porcentaje establecido.

Opiniones (3)
20 de enero de 2018 | 07:19
4
ERROR
20 de enero de 2018 | 07:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. y por aquello de que es mejor reir que llorar porque por otros motivos, no veo de que hay que alegrarse. Y, para terminar, me empelotan los que hablan de "la gente" como si fuésemos todos unos marmotas que toleramos lo que venga. Yo no estoy de mejor humor en lo que a nuestros gobernantes se refiere y eso que mi vida personal está bien y que como todos los días gracias a laburar en lo que venga.
    3
  2. ESTE TIPO DEBE SER VECINO DE JORGE CORONA. HAY QUE VER LAS PELOTUDECES QUE HABLA LA GENTE
    2
  3. CADA DÍA ESTAMOS MÁS CERCA DE QUE SE VAYAN LOS K Y SU ENTORNO Y LA SEGURIDAD QUE DEBEN IR PRESOS.
    1
En Imágenes
El ciclón que congela a los Estados Unidos
4 de Enero de 2018
El ciclón que congela a los Estados Unidos