Ismael Serrano

"Esta película es un sueño cumplido"

El músico español debuta como actor en "El hombre que corría tras el viento" y habló con MDZ.

Ismael Serrano es muy popular en la Argentina. Desde un primer momento, el español se metió al público en el bolsillo con sus canciones de corte social y urbano, llenas de historias y relatos cautivantes.

Pero, los desafíos de Ismael Serrano en nuestro país van más allá de llenar una sala o un estadio. Esta vez, asumió el desafío de debutar como guionista y actor del filme "El hombre que corría tras el viento", que dirigió Juan Pablo Martínez y que coprotagonizan Jazmín Stuart y Bárbara Lombardo.

El guión de la película se basa en "La Dulce Carola", "un relato que yo contaba en mis conciertos” dice el madridista y que llevado a la pantalla grande debido al interés de Juan Pablo Martínez, que se acercó a él después de un concierto en Buenos Aires y le propuso que escribiera un guión para filmar una película. Después de cuatro años de trabajo esa historia se convirtió en "El hombre que corría tras el viento", donde también comparte cartel con Pasta Dioguardi.

Hoy, Ismael Serrano debería estar en Mendoza presentando su obra, pero no pudo ser así. Por eso, MDZ habló con él para conocer más sobre esta película que hoy se estrena en Village Cinemas.

-Nos quedamos con las ganas de verte por acá, porque ibas a venir a presentar la película…
-Cuando tu haces las cosas de manera independiente, tal como lo es esta película, los calendarios y los planes son alterados fácilmente. A mi me hubiese encantado estar allí con ustedes, porque Mendoza es un lugar al que aprecio mucho, donde hay gente de mi afecto y que me regala buenos vinos…

-¿Qué expectativa te ha generado el estreno de la película?
-Muy grande. Los días previos a los estrenos me resultan bravos por varias razones y es la primera vez que participo de un proyecto como este con tanta intensidad. Uno le pone mucho a estas cosas, pero más que nada se le pone el corazón. Son cuatro años de intenso trabajo. Hace un año atrás no sabíamos si íbamos a poder estrenarla porque al ser una producción independiente, todo se nutre del voluntarismo ético de muchísima gente que trabaja con una gran ilusión y una entrega absoluta a su trabajo, por pasión al cine. Entonces, cuando llega la posibilidad de estrenar en las salas de Argentina en un momento difícil pero muy bueno para el cine argentino –lo digo por eso de competir con grandes directores y muy buenas películas hechas en este país- nos pone más que expectantes. Siempre hay un miedo interno.

-“Justo en este momento” decís pero una de las cosas más importante de esta película es que aparece tu nombre.
-Si, pero esto es cine. Y mi nombre no está relacionado con el cine. Tal vez, haya gente que se acerque para ver si hay algo de mi obra en esto y sólo van a descubrir esta historia que yo contaba en mis conciertos. No creo que sea un hándicap que aparezca mi nombre. El que vea la película se dará cuenta que no aparece el cantautor sino el personaje, con sus limitaciones.

-¿Imaginabas que alguna vez ibas a ser actor de cine?
-Era algo que me planteaba como muy lejano. La verdad que era mucha la responsabilidad y también los nervios, porque era la primera vez que me enfrentaba a algo así. Pero estoy muy satisfecho y contento del trabajo.

-¿Cómo fue tu experiencia como actor?
-La interpretación tiene ese atractivo de lo misterioso y lo lejano. Fue un reto muy bonito que me enseñó además muchas cosas a nivel personal y sobre todo desde mi parte de músico, porque me di cuenta que muchas veces conteniendo expresas más que dando rienda suelta a todos los sentimientos.

-De la historia de show a una película… ¿Te superó?
-Sin dudas. Fueron cuatro años trabajando en un guión que no sabía como hacerlo. Juan Pablo sabía su propósito pero había que hacer todo desde cero, de una historia de 20 minutos a una de una hora y media. Hubo mucho trabajo, mucha estructura, mucha imaginación, arreglando diálogos, sugiriendo cosas.

-¿Te proponés seguir actuando?
-Me encantaría y espero que me perdonen aquellos que me ven como un intruso. El reto es que no vean al cantante en la película, sino al personaje. Soy conciente de mis limitaciones y creo que un trabajo más dramático requeriría de una preparación previa mucho más intensa. No me tiraría a la piscina sin evaluar si estoy preparado o si soy capaz.

-Guionaste, actuaste, colaboraste… ¿no estás tentado con dirigir?
-Por ahora no…. Creo que llegar a eso conlleva tener unos conocimientos específicos que aún no los tengo. Lo veo como algo muy muy lejano.

-Entonces que Fito Páez se quede tranquilo…
-(risas)… Totalmente….

-¿Por qué creés que tenés tanta aceptación en la Argentina?
-Es muy difícil saberlo. Argentina estuvo siempre especialmente atenta a los cantautores que vienen de España, como Sabina y Serrat. Vine por primera vez en el 97 e hicimos un show para muy pocas personas. Creo que el crecimiento fue natural en todo el país.

-¿Qué respuesta esperás del público argentino?
-Argentina ha sido muy generosa conmigo y me ha permitido cumplir este sueño. Después de ver la película no he sentido otra cosa que agradecimiento. No pretendo gustarle a todo el mundo y supongo que ocurrirá lo mismo con la película. Pero hemos contado una historia bonita y basta con que entretenga y haga reflexionar.

-A quién le cumpliste el sueño con esta película: ¿a papá o a mamá?
-Ni a papá ni a mamá. Ellos no tenían esos sueños para mí. Son gente común, que sueñan cosas para su hijo pero también son los primeros en ponerme los pies sobre el suelo para acercarme a la realidad. Creo que el sueño lo cumplí yo porque disfruté muchísimo con la filmación.

Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 01:04
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 01:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho