Ignacio Gutiérrez Zaldívar

"Le cambié la historia al arte argentino"

Curador, promotor de arte, marchand, catador de vinos y escritor.

No quedan dudas de que Ignacio Gutiérrez Zaldívar es uno de los personajes más importantes que tiene el mundo del arte en la Argentina y en toda América Latina. El marchand proviene de una familia de clase media en donde el contacto con el arte era natural y cotidiano. A temprana edad descubrió que su misión en la vida consistía en gozar con las distintas expresiones artísticas.

Actualmente, su principal actividad –que viene desarrollando desde hace más de tres décadas- es ser curador y promotor de arte y marchand pero, a la vez, como escritor  tiene el privilegio de ser uno de los más destacados en su rubro.

Si tuviésemos que describir una ficha del hombre en cuestión diríamos que nació hace 55 años, en Rosario, Santa Fe. Estudió con los maristas y jesuitas. Egresó de la Universidad de Buenos Aires como abogado. Hace 30 años creó la galería Zurbarán y desde entonces su vida es realizar exposiciones en nuestro país y en el exterior. En 1990 la Cámara Junior lo designó "Joven Sobresaliente"; fue condecorado por el Gobierno de Francia con la "Orden de Caballero de las Artes y de las Letras" y por el Gobierno de la República Federativa de Brasil con la "Orden de Río Branco". Es ganador del Premio Santa Clara de Asís. Es Presidente Fundador de la Academia Argentina de Gastronomía y de la Asociación Selva Yryapú.

En una de sus visitas a Mendoza, con motivo de la inauguración de la muestra de Ernesto Bertani, en la Bodega Séptima, “Nacho” Gutiérrez Zaldívar recibió a MDZ en el patio techado del Park Hyatt para una larga y entretenida entrevista:

 -Si bien no es tarea imposible sentarse a hablar con usted, se nota desde lejos que tiene una vida intensa.

-Normalmente, cuando estoy en Buenos Aires duermo seis horas; cuando estoy en Córdoba, Mendoza o Bariloche, duermo entre tres horas y media a cuatro.

-¿Por qué?

-Porque el cariño de los amigos que tengo en esos lugares me llevan a estar con ellos mañana, tarde y noche. Me levanto a las ocho, desayuno, voy a ver artistas, atiendo a la prensa y estoy en todos lados. En Mendoza siempre me recibieron muy bien especialmente la prensa. Si bien se que hay mucha competencia entre los medios, logré que me apoyaran todos por igual. Siento que han sabido valorizar que nuestra actividad es cultural sin fines de lucro y no tomaron una posición parcial.

-¿Hay un lazo afectivo con Mendoza?

-Enorme. Siempre digo que las cosas valiosas que tengo en la vida son mi familia y mis amigos. Mi cumpleaños lo festejé con 100 hombres y es porque en ese lugar podía entrar esa cantidad de personas. Eso es un placer y ahí es donde veo que la amistad no tiene posturas políticas ni nada por el estilo. Yo soy amigo de todos porque tengo la suerte de ser Demócrata Cristiano…

-Imagino que a usted no le deben faltar muchas cosas en la vida, ¿qué le regalan sus amigos para el cumpleaños?

-Generalmente me regalan corbatas, cosa que me parece bárbaro. También me regalan libros de arte y hay otros que se pasan todo el año buscando vinos cosecha 1951, que son un lujo. Otros amigos, saben que me gusta el oporto y me regalan botellas de todas partes del mundo. El mejor regalo para mí es que estén todo el año al lado mío porque soy un tipo que vivo pidiéndoles cosas por teléfono.

-Además de ser marchand también escribe…

-Tengo 71 libros escritos y cada uno de ellos tiene una tirada de veinte mil ejemplares a pesar de que cuestan US$ 100. Ahora estoy terminando uno que lo presento el 4 de diciembre y ya tengo vendidos de manera anticipada nueve mil trescientos. Eso es amistad.

-¿Cómo hace para unir la literatura, la investigación y el amor por plástica?

-Todos los días estoy escribiendo, todos los días estoy buscando datos, todos los días visito un nuevo artista. Tenés que pensar que yo no busco hacer crítica de arte sino que busco mostrar el hombre. En la plástica hay un error y es que para algunos críticos o pseudocuradores –que son los malos de la película- es más importante la obra que el hombre. Yo sostengo que sin el hombre no existe la obra. Por eso todos mis libros hacen apología del artista. Algunos pensarán que soy un parcial y les digo que si, porque sólo escribo de lo que me gusta. No soy objetivo, para nada y te doy un ejemplo: en este viaje a Mendoza estuve durante una mañana dos horas en la casa de Delhez, y eso me condiciona, me predispone. Posiblemente, dentro de un año publique un libro sobre él, donde hablaré muy bien y además será un libro necesario porque en la Argentina no hay ningún material que hable sobre un grabadista.

-¿Siempre trata de estar en el lugar para inspirarse?

-Yo escribo para la gente no para un lucimiento personal. Si estás en el lugar, mucho mejor y podés trasmitir mejor el mensaje.

-Estoy llegando a la conclusión que usted por sobre todas las cosas es un comunicador social.

-No se. Tengo una formación jesuítica. Ellos siempre me decían que daban la mejor educación y que estaba condenado a ser dirigente. En esto momento de mi vida podría largar todo y dedicarme al dolce farniente o dilapidar todo lo que Dios me ha dado y sin embargo no lo hago. Mi única pesadilla es fructificar todos los días los demasiados talentos que me dio Dios –y hablo de talentos como moneda-. Para justificar esos talentos, hay que analizar todos los días en qué situación es más hábil. Evidentemente tengo un conocimiento del arte superior –y eso está fuera de discusión- y eso lo tengo que contar a los demás, lo tengo que compartir, porque si me lo quedara sería un egoísta.

-¿Lleva una cuenta de sus trabajo como curador?

-En 31 años hice 750 exposiciones; he mostrado 42.000 obras de arte; han visitado mis muestras 13 millones de personas gratis –jamás han pagado ni un peso porque es una condición mía-; he tenido durante cuatro años el único programa de arte en televisión por cable en horario Premium –los jueves a las 21.30-, era visto por 1.200.000 personas; doy 33 conferencias por año, hago 40 exposiciones por año; en Córdoba tengo una sala a la que van 100.000 personas por año; en Mendoza he llevado ese año a 20.000 personas a ver arte; en Bariloche hice un hotel con la esperanza que sea el mejor de la Argentina, que es un art-hotel con 320 obras de arte, que es la más grande colección de toda la Patagonia; en Pilar tengo una galería y en Mendoza acabo de inaugurar Zurbarán. Con estas cifras te quiero decir que comunicar es algo que me nace fácil, donde soy muy apto.

-¿Cuál es el desafío que queda por hacer? Porque imagino que todavía tiene ganas de hacer algo que no hizo…

-Qué curioso… no me lo habían preguntado nunca. Me encanta esa palabra: desafío. Soy escorpiano y me muevo por desafíos. Yo fumo y si me desafiaran soy capaz de dejar de fumar para lograr un triunfo. Toda mi vida he buscado la excelencia; estoy convencido y re orgulloso que le cambié la historia al arte argentino. Hace 30 años atrás, en cualquier remate al que vos fueras había un cuadro argentino y cien europeos; hoy hay cien argentinos por cada un europeo. Cuando empecé con Zurbarán, habían 150 boliches que se hacían llamar “galerías”; hoy quedan 30, que son mucho más profesionales y venden diez veces más que hace 30 años. Hoy, ser artista en Argentina es ser prestigioso, hace 30 años no. Entonces, siempre aparecen desafíos. Hace cuatro años compré lo que había sido el mejor hotel de la Argentina, que está en Bariloche y estaba cerrado, que se llama El Casco. Hice el hotel que vos y yo hubiéramos soñado, con el lago Nahuel Huapi a los pies, con baños y camas mejores que las de mi casa y la tuya, con 33 suites dedicadas a distintos pintores. Por ejemplo, si vas a la de Fader, dormís rodeados por cinco obras de Fader; si vas a la de Soldi, dormís con once Soldi. Todo lo que soñé, lo logré. Con el hotel, lo soñé y lo logré; ahora quiero que sea el mejor del país. ¿Y cuándo lo sea, qué hago? Otro hotel, en las cataratas del Iguazú, donde van a ir a las misiones jesuíticas en lancha, por los ríos.

-Supongamos que yo soy artista plástico y estoy acá, mostrándole mi obra. Si usted me la compra, ¿estoy tocando el cielo con las manos?

-No, ese es tu peor negocio. Todos mis artistas están becados. Es como si a vos, el dueño de tu diario te pagara diez mil pesos todos los meses para que escribas de lo que sea. A los artistas que elijo les pregunto cuánto necesitan para vivir: ellos me dicen cuatro mil pesos y las esposas me dicen ocho mil. Entonces yo les propongo arrancar en diez mil pesos por mes pero con la condición de crear y ser cada día mejor artista, que es la única exigencia que pongo. Yo te resuelvo tus problemas económicos pero quiero 25 horas al día –no 24- dedicadas al arte.

-¿Y si me dice que mi obra no les gusta, empiezo a analizar seriamente en dejar mis pinceles y dedicarme a otra cosa?

-No, no tengo la verdad absoluta. En realidad, yo me ocupo de los artistas que me gustan y para eso soy el mejor promotor que existe. La gente me pregunta: ¿usted qué es?: abogado, escribano, procurador, conductor de televisión, escritor, historiador, novelista, curador… Soy un hombre del Renacimiento, un promotor del arte de los argentinos. Si te digo que no me interesa tu obra, no tenés que largar los pinceles, sino que tenés que buscar al que le va a interesar. No soy el dueño de la verdad sino que sigo una línea estética que me gusta.

-Es muy común que el argentino desprestigie a sus artistas porque viven a la vuelta de su casa…

-Mi labor es descubrirlos y potenciarlos. Desde los 4 años que mamo el arte y tengo el ojo entrenado. La única neurona que me queda me permite ver donde otros tan sólo miran. No soy el Rey Midas sino que creo al artista. Hago sus exposiciones, publico sus obras en un libro, voy a la Reina Cristina y le pongo doce obras de un mismo artista en su despacho, llega el Rey de España y se reúne con los empresarios y atrás de la mesa donde están todos, está un cuadro de ese artista. Con todos los artistas que yo beco, tengo una estrategia de promoción. Te doy un ejemplo: el mejor pintor realista de la historia es Juan Lascano, argentino. Con él inventé “la demanda insatisfecha”. Venías un año a comprarme un cuadro de él, y te decía que no había. Te dejaba caliente y venías seis meses después y te volvía a decir que no había. Regulé el mercado de una manera que cuando se empezaron a vender cotizó más alto que nunca.

-Por ese comentario que hacemos de los artistas que viven a la vuelta de casa, podemos llegar a entender porque en Mendoza no valoran a maestros como Ceverino o Sarelli…

-Es que tiene que venir Gutiérrez Zaldívar a decir que son buenos, son grandes tipos, genios, junto con Bermúdez, Thorman y otros tantos. Yo se que si digo que un pintor es bueno, sus cuadros aumentan considerablemente.

-Usted también es un buen catador de vinos, ¿si dice que le gusta un varietal especial, también aumenta su precio?

-Desde luego. Yo hago la Guía Repsol-YPF y hace cuatro años escribí que el mejor vino blanco que había en la Argentina era el Crías de Susana Balbo torrontés. Valía $8 y cuando apareció en la guía aumentó a $32. En 31 años, he construido una marca prestigiosa que sirve para marcar tendencias.

-¿E hizo millonarios a muchos?

-En diciembre del 2001, cuando explotó el país, los únicos que mantuvieron la misma cantidad de dólares que antes eran los que tenían cuadros comprados en mi galería, Zurbarán.

-En la política no creo que le haya resultado todo tan exitoso como en el resto de su vida. Acaban de bajar al que iba a ser ministro de cultura del próximo gobierno de Mauricio Macri porque usted lo había sugerido.

-Esa es una tremenda equivocación. Pensá lo siguiente: a mi me llaman todos los políticos. Si vos fueras Celso Jaque, ¿a quién llamarías para que te aconseje sobre quién debería ser el ministro de cultura de Mendoza? A mí. Soy un referente lógico. Daniel Scioli me quiere como ministro de cultura de Buenos Aires.

-¿Y este hecho que trascendió en los medios lo molesta?

-Por supuesto que me molesta porque no quiero aparecer en falsedades. Si me ofrecés un cargo te voy a decir que no porque desde Alfonsín me vienen proponiendo cosas. Muchos matarían por estar ahí pero yo los rechazo porque conozco mis capacidades. Muy probablemente, si soy funcionario, cometa siete delitos de derecho público por hora; a mis cheques los firmo en blanco; a las planillas de mis galerías las firmo en blanco; me podés hacer cometer un delito muy fácilmente y por eso no quiero ser funcionario. Además, a esta altura, ¿yo puedo cambiar la historia? Si me consultás, te puedo sugerir alguien pero no te voy a dar un nombre concreto porque si encuentro esa persona la pondría a dirigir mi galería. Si sos Macri, Cristina o Scioli, te recomendaré lo que crea mejor. A Mauricio le recomendé un chico y éste, que es un tipo tan puro que no sabe como son ustedes, los periodistas, habló lo que no debía decir y le pusieron lo que nunca dijo y eso ocurrió porque hace tres años que estaba diciendo que si ganaba Macri iba a ser el ministro de Cultura. El gastó sus cartuchos y sus dineros en una lucha que no supo pelear y hoy está destruido.

-Después de tantas tentaciones para ser funcionario, me cuesta aceptar que no hubo un ofrecimiento que lo pensó más de una vez.

-Soy un mono con navaja. No me interesa la palabra poder. Ahora, si me querés elogiar usa la palabra autoridad. El poder es temporal y no podría estar ahí 31 años. Pero si tengo autoridad desde hace 31 años. Nadie que recomiendo es títere mío. Además, no hago cosas con el Estado. Nunca podrán demostrar que me pagaron un pasaje o me dieron un subsidio. Nunca hice un viaje con un presidente pero siempre estuve en ellos, porque tengo muchos amigos afuera que me alojan y siempre pagué mi pasaje para estar en esos lugares.

-¿Cómo se distiende?

-Teniendo todos los libros y las revistas que todos queremos tener. No leo todas pero las tengo. Son como las obras de mi colección: no miro a todas pero se que están y las tengo. Hoy dormí veinte minutos de siesta y eso es un placer, porque no me conozco. Me distiendo haciendo lo que me gusta.

-Seguimos hablando de pinturas, ¿el artista más popular es Molina Campos?

-Y Quinquela Martín. De Molina Campos hice 42 exposiciones, un libro, una película y cuatro millones de personas vieron sus obras. ¿Sabés cuál es mi mérito con Molina Campos?: que lo subí de categoría porque era un caricaturista, ilustrador de almanaques. Hoy nadie se anima a catalogarlo de esa manera. Y Quinquela era un grasa, que pintaba en la Boca; hoy es de lo más top.

-Después de esta charla le pido un consejo: ¿cómo sería la cita ideal?

-Te olvidaste de lo más importante: ¿con quién?

-Daba a entender que sería con la persona con que uno quiere estar.

-Bien, porque todo debe ser compartido. Para mí no va eso de estar solo. Una obra de arte debe ser compartida porque sino no existe.

-Bueno, ¿cuál es el consejo para hacer algo distinto en Mendoza?

-Iría a almorzar a Almacén del Sur. De entrada tomaría un  Luigi Bosca Gewürztraminer, una delicia para lavarse los dientes, con algo bien salado. Después pediría un merlot o un cabernet de Catena y de postre tomaría un oporto o un Malamado de Zuccardi. Después, me iría a caminar por Potrerillos y a la vuelta me vendría al Hyatt. Pediría unas empanadas mendocinas de entrada, un puré de papas -que es el plato más difícil de hacer en el mundo-, con un buen cordero, con un vino que me recomiende el cheff, y terminaría en una de las habitaciones del hotel, que son brutales, haciendo el amor tres o cuatro horas.

Opiniones (6)
12 de diciembre de 2017 | 17:55
7
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 17:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Antes que nada veo que vos también opinás bajo el anonimato. Para expresar lo que uno piensa no debe usar palabras complicadas y llenas de contenidos difíciles de armonizar. Escribir es un medio de comunicación si entendiste lo que dijo, bárbaro no hace falta más. Es como pintar no se necesita la mejor de las técnicas para expresar algo genuino (esto en base a lo que dijiste de Leonardo y su comentario). Por otro lado uno de mis ascendientes fue un personaje muy reconocido en el mundo del arte internacional y jamás utilizó su mercadotecnia para promoverse, todo lo contrario abusó de la humildad un valor importantísimo, o por lo menos algo que yo aprecio mucho.
    6
  2. No está mal decir lo que haces y si lo haces bien que onda? No me parece soberbio. Es su momento y lo dice. Leonardo sería bueno que aprendieras a escribir y ahí a lo mejor podemos hablar. Egar que bueno es comentar bajo el anonimato y decir cualquier estupidez si total? Un poco de argumento no viene mal.
    5
  3. Que más? : karateca, corredor de autos, cocinero, albañil, tortuga ninja, bailarín de balet, inspector de la AFIP, astronauta, marinero, Doctor en Filosofía y Letras. Es un pedante, borrachin. Un comerciante mas opinando sobre que es y no es el arte. Por favor.....
    4
  4. Este oscuro personaje solo sabe de negocios y de algún periodo mas "clasico" y "figurativo" del "rte pictorico" argentino, lo vendible, lo que hace al negocio y punto. Si alguien la ha cambiado la cara al arte argentino son exactamente los propios artistas con su trabajo incansable, plagado de aciertos y errores. Porque no hacen la prueba de hacer una exposición de marchands y vemaos si va alguien a escucharlos. Charlatan de feria, envaucador de viejas conchetas. Poseedor de un conocimiento enciclopedico, alejado de toda sensibilidad. xxx , anda a laburar...!!!
    3
  5. Conozco y he leído literatura de Zaldivar, no es nada del otro mundo... pero realmente me pareció muy soberbia su actitud en la entrevista, si es tan importante como cree ser, no debería vomitar sus logros; los reconocimientos mejor logrados son los que la misma gente dice de boca en boca... yo si me encuentro en una persona así que me quiera vender arte me muero!!! y eso que conozco gente que se dedicó al arte muy ligada a mi familia. Me hubiese encatado que sea mas humilde, pero bueno...
    2
  6. maravillosa aire fresco para la los mendocinos. digno y como todas las personas dignas tienen autoridad. y viceversa. me encantaria poder conversar con el gracias Ignacio Gutierrez Zaldivar. Stella
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California