Sabrina Rojas

"Soy una chica con curvas pero no soy escandalosa"

La modelo, vedette y actriz mendocina habló acerca de sus proyectos durante su estadía en la provincia.

Ella lo sabe. Sabe que es una femme fatal, una “mujer voluptuosa” –como ella misma dice- que despierta ratones en el imaginario masculino. Pero sabe también qué tipo de vida quiere llevar: “una súper normal”, asegura, y en la que no ahorre tiempo para estar con sus afectos.

Así de claro tiene las cosas Sabrina Rojas, esta suerte de "chica multifacética" que eligió a Buenos Aires como norte de su carrera, y que obtuvo, con el paso del tiempo, un codiciado lugar en la farándula argentina.

Pasarelas, tapas de revistas (Hombre, Maxim y Playboy), escenarios ("Los locos mandan", "La cena de los tontos"), televisión ("Lo de Bilardo", "Bailando por un sueño", "Este es el show") y hasta el cine ("Los superagentes, nueva generación") la tuvieron como protagonista hasta ahora.

Este fin de semana, la mendocina regresó a la tierra que la acunó para participar del Fiume Fashion Show, un desfile en el que la marca presentó su colección primavera-verano 2010.

Antes de pisar la pasarela del The Modern Hotels, la rubia nacida en San Rafael, dialogó telefónicamente con MDZ.

- Una vez más volvés a la provincia para desfilar …

- Sí, y para la misma marca (Fiume), para la cual hice dos campañas.

La mendocina, en la edición 2008 del desfile de Fiume.

- ¿Venís seguido?

- El año pasado, por suerte, fui bastante seguido. Este, por algunos temas laborales fui un poco menos. Sin embargo, hay veces que voy sólo a ver a mi familia y nadie se entera.

- ¿Adquiere un sentido especial volver al lugar en donde te criaste?

- En realidad, como voy seguido, no dejo de sentirme mendocina. Nací en Mendoza y toda mi familia –mis papás y mis hermanos- están allá. Quizá, si ellos se hubieran instalado en Buenos Aires me sentiría más alejada de mi tierra pero no es el caso; por eso no siento nostalgia. Cuando me dicen que soy más porteña que otra cosa, siempre discuto y aclaro: “Yo soy mendocina”. Sin embargo, pisar suelo mendocino y respirar otro aire me da ansiedad. Se suman, por supuesto, las ganas de ver a mi mamá, a mi papá y a mis sobrinos.

- Parecés muy “familiera”, ¿lo sos?

- Súper familiera. De hecho, cuando hago temporada –ya sea en Mar del Plata o Carlos Paz- trato de alquilar una casa grande para que se venga todo el 'familión' y pueda tenerlos a todos cerca.

- Hablando de trabajo, ¿en qué proyectos estás abocada este año?

- Ayer grabé un sketch para (Marcelo) Tinelli con los chicos que hacen “Calientes”. Y estoy ya con los proyectos teatrales para el próximo verano; con el tema televisión estoy un poco más guardada.

- ¿Por qué?

- Porque no quiero equivocarme y por eso prefiero guardarme un poco antes de entrar en algo que no me cope. Igualmente, estuve reemplazando a Carla Conte en “Este el show” y también participando en la conducción de “Un sol para los chicos”. 

- ¿Y en cuanto a las campañas gráficas?

- Me fui a Puerto Rico a trabajar un mes y vuelvo a viajar en los próximos meses porque me llamaron para renovar las fotos de la campaña. Hicieron una movida muy grande de publicidad, así que está todo el país empapelado con mi cara. Y, por suerte, a partir de ese trabajo salió otro más.

- ¿De qué son las campañas?

- Soy la cara de uno de los shoppings más importantes de allá y también la de una nueva marca de ropa (Marquesa). Estoy muy contenta.



- Estar en teatro, TV y gráfica, tiene sus exigencias, ¿vos cómo te preparás?

- Todos los años trato de tomar clases. En su momento fueron las de baile, y luego se sumó el entrenamiento de “Bailando por un sueño”; este año empecé con canto y de muy chica tomé clases de actuación. Siempre trato de sumar algo que no hice.

- Ampliemos un poco lo de las clases de canto…

- No estoy tomando clases para ser cantante pero siempre es importante saber vocalizar. Sobre todo en casos como el mío que trabajo en teatro. A veces no sé ubicar la voz y, por cansancio o porque no usamos micrófono, me quedo disfónica en plena temporada. Cuando decís que estudiás canto, la gente se cree que se viene el CD pero ¡no! En un futuro me gustaría audicionar para una comedia musical.

- Recién comentaste que ya estabas pensando en la temporada, ¿tenés in mente alguna obra o estás en etapa de escuchar ofertas?

- Tengo un par de propuestas para el verano pero todo es comedia. Hace cuatro años que no hago revista.



- ¿Por qué?

- Siempre me sentí más cómoda en la comedia pero pensé que por mis curvas mi carrera se iba a volcar a la revista. Después de estar con Nito Artaza ("Los Locos Mandan") me llamaron para protagonizar una comedia y todas las propuestas que siguieron se orientaron en el mismo sentido. Siento que rindo más como comediante que como vedette. Así fue que estuve con Fabián Gianola y Gino Reni, y este año con Adrián Suar y Guillermo Francella ("La cena de los tontos"). Sin proponérmelo, encontré mi lugarcito en el teatro y la gente me descubrió.

- Eso suena a “encontré mi lugar en el mundo”…

- Nosotras somos chicas multifacéticas, damos para ser tapa de una revista sexy, hacer una comedia o ser modelos. Necesitamos ir tanteando un lugar donde anclar para apostar ahí en un futuro. Por eso todos los veranos ruego que lleguen las comedias; padezco un  poco la revista, no porque no me guste sino porque no me siento 100% segura como para afrontarla.

Sabrina Rojas y su soñador, en el certamen de baile de "ShowMatch".

- ¿Pesa un poco la imagen de vedette en una sociedad como la nuestra?

- Es raro. Soy una chica con curvas pero, al mismo tiempo, no soy escandalosa; no salgo con jugadores de fútbol y tengo el mismo novio desde hace cinco años. Creo que estoy en la línea chica voluptuosa y a la vez fina, y eso me favorece en mi trabajo –por eso me eligen-. La gente tiene buena onda conmigo porque percibe que soy “familiera” y nunca estuve metida en un escándalo.

- Desde afuera, el medio en el que estás se ve hostil y espinoso, ¿cómo hiciste para mantener lo que decís?

- Llevo una vida súper normal, porque elegí priorizar mi espacios personales por sobre mi carrera. Me gusta tomar mis tiempos para estar con mi novio, con mis amigas y para ver a mi familia. Eso implica que rechace propuestas. Cuando miro para atrás no puedo creer lo bien que me va con la personalidad que tengo. Si llevara mi vida de otra forma, quizá estaría con Gerardo Sofovich en pleno escándalo. Es difícil no estar en el medio de la tormenta y me juego a que no me convoquen más, pero soy feliz.

- Pero eso no te sucede…

- No, pero prefiero trabajar menos y dormir tranquila. Elijo estar bien en la temporada y no pensando en que escándalo puedo armar para que me llamen el próximo verano –y terminar en una obra llena de mujeres que  se pelean entre todas-. Cada vez que me hacen una propuesta, lo primero que pienso es dónde lo voy a pasar mejor; con mi novio pensamos así.

- ¿A qué se dedica tu novio?

- No está relacionado con el ambiente. Es armenio y trabaja en el Centro Armenio; en una época vendía vinos y en otra, tenía un local de accesorios. Es un laburante.

- Y a vos, laboralmente, ¿te queda algo pendiente?

- Quise ser tapa de revista y lo fui, quise hacer teatro de revista, conductora y hasta una película, y lo hice. Lo único que pretendo es ir haciendo lo que tengo ganas. No soy ambiciosa; con laburar como lo hago, estoy bien. No tengo más metas que la de tener hijos y esas cosas que nos pasan a las mujeres (risas). Estoy feliz como estoy.

Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 05:36
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 05:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia