Los Alfajores de la Pampa Seca

"Esta banda no quiso transar"

El legendario grupo mendocino se presentará esta noche en el Teatro Independencia.

Los Alfajores de la Pampa seca son tan mendocinos como el Zonda, como los zanjones, como la sopaipilla. Y es lógico que cada tanto aparezcan de nuevo, para traer sus canciones, su humor, sus ganas, sus sonidos tan menducos.

Entonces, desde que dijeron adiós –por propia decisión de los cuatro- han vuelto dos veces y esta noche, será la tercera.

¿Será la vencida? Ojalá que LAPS sigan volviendo tantas veces cómo quieran, porque son necesarios.

Hay muchos jóvenes que no los conocen, que nunca los escucharon y este es el momento de hacerlo. Hay otros, que tienen ganas de volver a sentirlos en vivo y ahora es la oportunidad.

Por eso, antes del toque de esta noche –a las 21.30, en el Teatro Independencia, donde se venden las entradas a $15- MDZ se reunió con tres de ellos para hablar de la banda, de las idas y vueltas, de sus sueños, del show de esta noche y otras cosas más.

-¿Qué los llevó a reunirse: la soledad, las ganas de verse, las canciones o el dinero?
Carlos Casciani:
no la soledad. No el dinero. Si ganas de tocar con mis amigos/hermanos de ruta; si las canciones y sentir esa energía especial que aparece entre Los Alfajores... en acción.
Roberto Fiat: un poco de cada cosa. Tal vez cada uno tenga distintas respuestas; lo cierto es que los Alfajores forman parte importante de la vida de los cuatro y más allá de todo lo bueno y lo malo que nos pasó quedamos unidos. Volver  a tocar es volver a recordar todo lo que nos pasó. Poca gente tiene la fortuna de pasar 20 años haciendo lo que más le gusta con amigos y con algún reconocimiento de la gente ¿qué más se puede pedir?
Gerardo Lucero: creo que cada uno hizo una especie de catarsis sin sentirse presionado a la idea de que algún día volveríamos a tocar juntos, quizás esto no hubiera pasado si no existiera una motivación generada por todas las cosas buenas que vivimos como banda. Obviamente las canciones, en algún punto, cumplen un papel fundamental a la hora de llevar a cabo los proyectos. Seguramente el dinero no sea la razón pero si, propuestas concretas como las que recibimos, por ejemplo la participación en el Mendo Rock 2007 y 2009 o lo del festejo de los 20 años en el teatro Independencia.

-Van a presentar un disco, van a hacer un show grande y salen a mostrarse a jóvenes que no los conocen. ¿Tienen ganas de seguir tocando más seguido?
CC:
creo que están dadas todas las condiciones para tocar. La asiduidad dependerá de la cantidad de propuestas y de las condiciones de las mismas. Ganas no faltan y material para tocar tampoco.
RF: las ganas nunca se pierden y las ganas nos reúnen. Tal vez no son las mismas ganas de hace 20 años, son ganas más maduras, ganas de tocar de pasarla bien sin mirar a quien, sin la presión de obtener resultados, ni convencer a ningún productor, sólo el placer de hacer música de la mejor manera que se pueda y mostrándonos tal cual somos. Ojalá le guste a la gente.
GL: lo de esta noche nos ha consumido mucha energía y esa adrenalina quizá no nos dé tiempo para pensar qué va a pasar después. No tengo dudas que seguiremos tocando y aprovechando la inercia que esto genera. Lo del público que no nos conoce lo tomo como un desafío y realmente me motiva mucho.

-¿Qué es lo mejor y lo peor que tiene la banda?
CC:
lo mejor es que nos hacemos los pases sin mirar donde está el otro porque sabemos que siempre estará donde debe (analogía con el fútbol). Lo peor es que ¡ya no tenemos 18 años!
RF: hablando técnicamente lo mejor es la manera de arreglar los temas, el cuidado por las melodías, las voces y los arreglos de otra época, sumado a dos compositores que oxigena mucho el estilo y le da amplitud. Fuera de lo técnico lo bien que la pasamos y como compartimos la misma visión de las cosas o  de la vida. Lo peor de la banda no esta en la banda misma; tal vez visto desde otro ángulo externo alguien pueda decir que no nos dimos a conocer lo suficiente, pero eso tiene que ver con la filosofía de la banda que no pudo o no quiso transar en muchas cosas.
GL: una de las virtudes que siempre rescaté de la banda fue la conducta de trabajo, el respeto y honestidad del uno hacia el otro, aún en tiempos de crisis se manejó la situación de manera inteligente y madura. Y lo peor... quizás haya sido no haber tomado conciencia  de la dimensión y proyección del proyecto, que era auténtico y original y  aprovechar el trampolín que esto significaba para lanzarnos masivamente a nivel nacional. Y más aún teniendo en cuenta el buen recibimiento y aceptación que tuvimos en Buenos Aires las veces que estuvimos allí tocando.

-¿Qué regreso costó más?
CC:
en lo personal, ninguno me costó nada, simplemente disfruto siempre que tocamos juntos.
RF: no se… tal vez el regreso a la parte de producción que es la más engorrosa para los artistas, gracias al Teatro y a gente como Cristian Gambeta y Carlos Casciani (productor ejecutivo de la banda) las cosas han sido más fáciles.
GL: seguramente el primer regreso que fue para el Mendo Rock 2007, requirió un trabajo de logística por parte de Cristian Gambeta. Fue una extraña sensación el volver a estar de vuelta los 4 ensayando frente a frente. De a poco nos fuimos aflojando.

-¿Aparecen nuevas canciones, nuevas melodías, nuevas tendencias?
CC:
si, hay nuevas canciones y la tendencia de hacerlas más sintéticas, sugestivas y contundentes.
RF: seguro, de hecho en este show haremos algunos temas nuevos de Bonelli y míos, completando con los temas del CD y algunos clásicos de la banda
GL: hay dos nuevas canciones que estrenaremos el sábado que no se alejan del perfil de rythm and blues.

-Si se tuviesen que comparar con una banda de rock mundial, ¿con cuál sería y por qué?
CC:
¡con Los Muppets! (risas) por el aspecto de cada uno y por la corporalidad en escena
GL: no se me viene a la cabeza una banda con la que me sienta identificado, pero sería Creedence... Tal vez sea por el estilo y la temática de algunas letras.

-¿Cómo va a ser el show?
CC:
vamos a presentar temas del nuevo disco "20 años... ya es algo!", también los clásicos alfajoriles y estrenaremos canciones nuevas. Hacia la mitad del recital cambiaremos al formato acústico para tocar un set de canciones que recordarán nuestra antigua formación de trío acústico de principio de los 90. Tendremos el gusto y el honor de compartir con músicos invitados de la talla de Víctor Silione (violín), Fabio Garro (saxo), Mingo Casciani (percusión), Ayelén Bonelli (coros), Paula Casciani (coros) y Diego Fiat (guitarra). Como se verá un recital muy familiero… También habrá algunas sorpresas que tienen que ver con material audiovisual.

-¿Me podés definir con una palabra a cada uno de tus tres compañeros?
CC:
me tomo la licencia de hacerlo en dos palabras: Bonelli: bestia pocs (con c y s); Fiat: romántico canalla y Lucero: alegría del hogar!!! Contesto en broma porque me resulta muy difícil definir en una palabra a compañeros que quiero y respeto mucho.
RF: es difícil con una sola palabra pero digamos que Sergio Bonelli es un gran compositor, Carlos Casciani el baterista soñado y Gerardo un bajista contundente. Esto dicho desde el punto de vista musical. Por supuesto que como personas son mucho más que esto: Bonelli es un gran lector de realidades urbanas, Casciani es un santo autónomo motor de la banda y Gerardo el símbolo de la alegría.
GL: Carlos: Motor; Roberto: Mente; Sergio: Bohemia.

Opiniones (2)
16 de diciembre de 2017 | 12:07
3
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 12:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Suerte Alfajores! que bueno escucharlos un rato mas!!!!
    2
  2. Excelente , Don Gazzo. Condor, loco no organizan nada. Exorsisalo a Staiti, che.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho