Daniel Prieto Castillo- Comunicador

"Hoy las nuevas tecnologías son un destino"

En 2007 fue asesor de la Fundación de Periodismo de García Márquez

¿Cuáles han sido sus tareas durante 2007?

-Asesoré en materia pedagógica a la Fundación del Nuevo Periodismo, de Gabriel García Márquez, que funciona en Cartagena (Colombia) y en otros países de América Latina.
Los talleres, que están dirigidos a los periodistas latinoamericanos, me hicieron volver a las fuentes del periodismo y de la escritura, y resultó una experiencia muy valiosa.
También publiqué recientemente el libro “E-learning: comunicación y educación. El diálogo continúa en el Ciber-espacio” en colaboración con Peter Van der Pol, especialista en nuevas tecnologías holandés. Analizamos el fenómeno de la revolución tecnológica desde la necesidad de una base pedagógica.

-¿Qué análisis hace del avance de las nuevas tecnologías en relación con el periodismo?

-Los medios digitales plantean un desafío maravilloso y todos observamos la transformación de los medios gráficos a formato digital con gran interés, aunque todavía no es masiva la cantidad de lectores virtuales en el planeta. Sin embargo, cada vez se amplía más el acceso a las nuevas tecnologías, lo que también es un negocio para vender espejitos de colores. En Argentina lo vivimos en la década de 90. La diferencia es que en la actualidad existen criterios de cada disciplina, ya sea periodismo o educación, para aplicar el uso de este tipo de recursos multimedia, aunque sigue en discusión la “presencialidad”, o sea, si existe una necesidad real de presencia física de las personas.
Una oferta variada siempre es beneficiosa, y la profusión de medios que hay en Argentina es un fenómeno que uno no percibe en otros lugares del mundo.
En otros países de América Latina el periodismo está concentrado sólo en las capitales, y no en las provincias.
La gente tiende a buscar información virtual en Internet y es importante que no tenga una sola oferta, sino que sea variada. Por ejemplo, no tener sólo CNN.
Es un fenómeno al que estamos acostumbrados en Argentina, pero que no es común, que se refleja en kioscos llenos de revistas y libros, además de los diarios. Bogotá es otra ciudad que tiene una clara política editorial y quizá en eso se parezca más a nuestro país. También se nota en las ferias de libros, las ventas callejeras o los mesones de saldos de libros en las plazas, como se da en Buenos Aires.

-Tal vez ese cambio tecnológico se note más en temas de educación, al comparar una clase actual con una de hace 50 años

- No se pueden negar los avances obtenidos en estos años y su relación con las nuevas plataformas y tecnologías digitales. Actualmente, un estudiante trae una serie de destrezas y herramientas de expresión, como son el Blog o el uso de Internet, que son recursos fantásticos. Yo uso dos horas de mi visita diaria a Internet para comunicarme. El fenómeno es de un cambio total de estructuras, del que algunas instituciones acusan recibo. Por ejemplo, el Canal 5 de Inglaterra tiene un espacio de educación a distancia que está integrado a la escuela y les piden a los alumnos tareas que ellos pueden resolver conectándose con el canal o en el chat con sus compañeros. Hay necesidad de convergencia, que es como se llama a la integración de todos los medios posibles de comunicación.
El problema es que en América Latina primero se arma el laboratorio de cómputos y después piensan para qué sirve ese espacio. Y la tecnología por sí sola jamás dio respuestas a nada; depende del uso que se haga de ella.
En los años 60 hubo una primera revolución tecnológica, con los circuitos cerrados de televisión y los proyectores de diapositivas. En esos años los países del tercer mundo gastaron más que los industrializados pero sin una propuesta pedagógica para sustentar esa inversión.
Los estudiantes asisten hoy a clase alfabetizados con aprendizajes en nuevas tecnologías que muchas veces no tienen los propios docentes. De todas maneras este fenómeno del avance de las nuevas tecnologías se anuncia hace más de 20 años en los países desarrollados. En la década de los 80, investigando para el Gobierno de México, visité Francia, donde asistí a una conferencia en que se anunciaba “tropicalizar” productos tecnológicos (en términos de resistencia de los materiales, por ejemplo) para avanzar en América Latina y África.
Hace dos semanas, “El País” de Madrid revolucionó su diseño Online, y el diario papel ese día regaló un reloj junto con el ejemplar en kiosco. Es todo parte de este mismo proceso.

-¿Usted se formó en Mendoza con la vieja guardia del periodismo y tuvo que partir al exilio?

-Sí, en los años 60 se formó la escuela de periodismo junto con otros dos institutos del gobierno de la provincia: Antropología y Psicología. CIESPAL en esos años entregaba la currícula e impulsaba la creación de estos espacios de nivel terciario en toda América Latina. Hay un artículo de García Márquez llamado “El oficio más lindo del mundo”, donde cuenta como eran las redacciones en ese tiempo, maravillosas cátedras apasionadas y ambulatorias en las que había una enorme preocupación por el lenguaje y por la cultura. Se leía, se discutía y había mucho intercambio opiniones. Existían los correctores de estilo, de verbos, acentos, una frase que se hubiera deslizado o construido mal. Todo eso fue desapareciendo. No es que el pasado fue mejor, pero fue una época muy apasionada por el oficio y por la calidad de lo que se producía, y eso llegaba a la gente. Pensemos que el periodismo es un oficio que nació en el Siglo XV y tiene un largo recorrido, siempre interesado por trabajar con la gente y la realidad, muy distinto al del empresario, que es quién se define como vendedor de noticias. Sin embargo, las maneras de ver el periodismo, los periodistas y su trabajo han cambiado mucho.

-¿La gente cree en los medios de comunicación?

-Las encuestas dicen que sí, que se salvan entre otras instituciones, más que nada gracias al periodismo crítico y de investigación que ha dado a conocer muchos problemas que afectan al país. Pero esto tiene que ver con el caso argentino, con la gran profusión de medios de la que hablamos antes, donde se pueden ver más alternativas de “jugar” con las noticias.

De la tele y el consumo de noticias
-Hay una necesidad de entretenimiento, que también es un derecho, y no se puede negar. Pero ya hay una serie de quejas fuertes sobre los excesos cotidianos que vemos. Todos los días tenemos la aparición en escena de personajes nuevos y es continuo el atentado contra el buen gusto, la estética y el sentido del lenguaje.
En otros países hay sistemas para ponerle cierto freno, en cambio en Argentina, el COMFER no existe como ente regulador.

-En Argentina tenemos un público bastante culto en el consumo de noticias, y el hecho de tener distintas fuentes alternativas hace que podamos buscar y comparar distintas versiones. En épocas de mucha crisis es importante la información que circula. También hay propuestas, sobre todo en televisión, que buscan ocultar, distraer, sacarlo a uno de estos problemas. Un verdadero problema es que la clase política y el empresariado argentino de los medios jamás ha tenido vocación educativa. En cambio, hay países como México donde a mediados de los 70 nació la Tele secundaria y una línea de trabajo en educación no formal. Ellos tienen ocho canales educativos y una videoteca. En Mendoza existe la experiencia de Historia o geografía de Mendoza, pero son experiencias aisladas y no van de la mano de una política clara sobre el tema.

Opiniones (2)
24 de agosto de 2017 | 04:21
3
ERROR
24 de agosto de 2017 | 04:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Del entusiasmo por una sociedad mas justa, humana, reflexiva, hemos pasado al entusiasmo mezquino del mouse, es lamentable ver a gente que antes temblaba ante los cambios sociales, temblando por las novedades de google y cia
    2
  2. La nota no dice quién es Daniel Prieto Castillo. Dónde nació, dónde vive y a qué se dedica específicamente (¿Prieto Castillo es argentino, español, colombiano? ¿Es docente, trabaja en algún medio, es productor de teorías? ¿Tiene varios libros publicados? ¿Cuál es el interés que tiene MDZ para hacerle una entrevista? ¿Cuál es la "noticia" para el lector? Falta toda la información necesaria para atraer lectores, la cual tendría que estar en la cabeza de la nota, si ésta tuviera cabeza. Las preguntas están mal formuladas, no hay repreguntas y un imperdonable subtítulo deja al supuesto entrevistado monologando. A las obvias deficiencias de la entrevistadora se le suma una pésima edición. Parece una nota de parrilla publicada sin leer. A propósito: la fundación que Gabriel García Márquez creó en 1994 se llama Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano.
    1
En Imágenes
Incidentes en la movilización de la CGT.
23 de Agosto de 2017
Incidentes en la movilización de la CGT.