Mike Amigorena

"Soy actor porque quería ser un rockstar"

Actor y cantante mendocino, protagonista de "Los exitosos Pells".

Mike Amigorena, el actor que se llevó todas las miradas por su rol en Los exitosos Pells, aseguró que vive el reconocimiento de la tira como “una gran consecuencia” de sus trabajos anteriores.

Es que durante el último año, el mendocino protagonizó junto a Carla Peterson la telecomedia dirigida por Sebastián Ortega, cuya emisión final logró un promedio de audiencia de 23.2 puntos y se convirtió en lo más visto de la pantalla de Telefe.

Allí se puso en la piel del arrogante Martín Pells, un famoso presentador de noticias que sufre un accidente, y encarnó a la vez a Gonzalo Echagüe, un actor contratado por la dirección del canal para reemplazarlo en secreto.

Pero este presente exitoso comenzó muchos años atrás: en "la tierra del sol y del buen vino", su lugar de origen.

Amigorena junto a Carla Peterson, su compañera de elenco en "Los exitosos Pells".

Michael Amigorena nació en Maipú, en mayo de 1972, y a los 19 años decidió mudarse a Buenos Aires con el sueño de ser actor como único equipaje.

Comenzó entonces el derrotero que siguen casi todos los aspirantes a formar parte del mundo artístico: trabajar de cualquier otra cosa mientras se buscan ofertas más vinculadas a la vocación.

Sin embargo, poco a poco fue encontrando su norte actoral en la gran ciudad y después de un largo camino recorrido se convirtió en el niño mimado de la pantalla chica.

Ahora, mientras descansa de la exposición que le significó la tira, Amigorena ultima los detalles de los próximos shows de Ambulancia, un proyecto en el que el actor juega con la música y el teatro para reinventar clásicos del rock y del pop junto a Muriel Santa Ana, Luciano Bonanno, Julián Vilar, Víctor Malagrino y Rodrigo Quirós y bajo la dirección de Sergio D' Angelo. 

Y sobre todo ello habla el maipucino en esta nota.

- ¿Cómo vivís esta etapa de éxito?

- Vivo el éxito con mucha tranquilidad y creo que todo lo que me pasa es una gran consecuencia. Me agarra a los 37 años, no a los 19, y es el resultado de un proceso de madurez, que tiene que ver con la vida acarreada, con la experiencia laboral, entonces lo disfrutás, no te desestabiliza.



"Vení Raquel" - Ambulancia.

- ¿Podríamos decir que es una suerte de merecido reconocimiento?

- Hace añares que estoy dedicado a esto y el reconocimiento es muy gratificante. Es el sentido de la vida. Uno empieza a ocuparte de algo para llegar a algún lado, para comunicar algo, y después que la gente reconozca ese camino es el súmmum.
 
- Cuando decidiste cambiar Mendoza por Buenos Aires, ¿te imaginabas todo esto?


- Me vine de Mendoza con mi vocación, que es lo más valioso, y la seguridad de que iba a hacer esto que estoy haciendo ahora -aunque no sabía cuándo-. Al principio pensé que iba a ser mucho más pronto, pero me di cuenta de que no, de que hacía falta estudiar. (En la foto, el actor saluda a Celso Jaque, el gobernador de Mendoza, durante la visita que hizo para el aniversario de Maipú en 2007).

- ¿En algún momento te desalentó trabajar en cosas que no estuvieran relacionadas con la actuación?

- Sabía que todos mis otros trabajos eran transitorios, que no pertenecía ahí. Duraba tres, cuatro meses, y de ahí iba a otro lado y luego a otro más, hasta agarrar alguna cosita que tenga más vínculo con lo artístico. Así se me fue dando.

- Y ahora, que trabajás de lo que te gusta, ¿cómo sos?

- Soy cómodo y, a la vez, muy riguroso.

- ¿Al mismo tiempo?

- Las dos cosas pueden convivir. Por ejemplo, me levanto a las siete y media todos los días, pero nunca estudio la letra. Tampoco se puede ser un chanta, hay que ir midiendo. El trabajo tiene que estar perfecto y debo lucirme, pero sin obsesiones.

- ¿Ya tenés pensando dónde te “lucirás” el año que viene?

- Entre los planes para 2010 tengo un espectáculo unipersonal, participar de la adaptación para teatro de “Muerte en Venecia”, y protagonizar la película de “El niño argentino” (papel que ya encarnó en teatro y por el que recibió numerosos reconocimientos).

Escena de "El niño Argentino", de Mauricio Kartun.

- Sólo teatro, parece…

- Para hacer otra tira me tendrían que ofrecer mucho, no solamente en lo económico sino con el personaje, tendría que tener una riqueza que iguale a la de Pells o la supere. Y la cara tiene que descansar, ha sido una exposición muy grande. Me muero si me repito.

- Y mientras descansás, ¿en qué ocupás tus energías?

- En los próximos shows de Ambulancia, un espectáculo musical en el que ya llevo cuatro temporadas, y que montaremos todos los viernes del mes de agosto en La Trastienda.

Instantánea de una postal de Ambulancia.

- ¿Cómo definirías a ese proyecto?

- Ambulancia es una fiesta, un viaje para mirar música.

- ¿Cuándo comenzó tu afán por la música?

- Desde muy chiquito yo tenía la imagen del cantante, del rockstar. Soy actor porque imitaba a los músicos, hacía sonidos, cantaba. Después de grande me fui identificando con Bowie, con Prince. Queriendo ser el que escucho, tengo que ser otro. Pero la música es la clave.



"La distancia" - Ambulancia.

Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 09:14
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 09:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California