Rep

"Si no tuviera que cumplir con relojes, me tiraría a chanta"

Dibujante, humorista gráfico y muralista, que actualmente exhibe sus obras en Mendoza.

Desde lejos parece uno de esos tipos de bajo perfil, de los que tranquilamente pasan inadvertidos. Por su andar pausado y silencioso, por ese rol de observador en el que parece sentirse tan a gusto, por esa actitud modesta con la que se presta al diálogo.

Desde cerca, la cosa cambia. Rep deja ver sus múltiples "viñetas" interiores –esas que dibuja en "hojas baratitas" su espíritu curioso- y asoma un protagonista encantador, acaso hipnótico, que habla de viajes, de lecturas, procesos creativos, de fútbol, de arte, de la amistad y del trabajo. Ese mundo comparte en una extensa y sustanciosa charla, mientras el público mira sus obras.

Es que el dibujante acaba de inaugurar en Mendoza -en las Salas Culturales de la Caja de Salud- Doctor Rep, una muestra ecléctica que, a lo largo de 35 obras, recorre la mayoría de sus trabajos periodísticos y que podrá visitarse hasta el 14 de agosto en Peltier 10 2º piso, Ciudad (de lunes a viernes de 9 a 14, y los jueves y viernes de 17.30 a 19.30).

Aquí también presentó su libro Rep para todos, "des-solemnizó las bellas artes" en una conferencia, coloreó autógrafos con vino tinto y guardó en sus mejillas el aire gélido de la cordillera durante un paseo en mula.

Entre experiencia y experiencia, Miguel Repiso compartió su tiempo con MDZ. Y el resultado es este paseo por algunos de los tantos "terrenos" de un artista que está "atento a tratar de dibujar, escribir y pensar cada vez mejor". Bienvenidos.
 
- ¿Es verdad que siempre llevás un cuadernito?

- Puedo pasar un tiempo sin dibujar, donde más se nota es en los viajes pero llegado un momento que me agarra desesperación, como una abstinencia, y busco cualquier cuaderno o cosa para dibujar.

- ¿Qué es lo primero que brota?

- Casi siempre empiezo por lo vegetal y no por lo humano; me gusta dibujar la exhuberancia vegetal, las diferentes maneras de ser de una planta o de varias, como una metáfora para ir aproximándome a la vida humana. Puedo estar 10 días sin dibujar, no más.

- ¿Tenés los días contados?

- Aprendo de los viajes; veo que paso los primeros 10 días entre novedades y novedades, mirando, pero al día número 11 me desespero y necesito un cuaderno. Siempre tengo uno a mano, hay de toda índole: chiquitos, grandes, algunos comienzan y nunca terminan, algunos tienen que tener con un viaje… Hace poco estuve en Francia y llevaba uno que me había regalado una embajadora, dibujé muy poco, no sé si podré seguir; eran hojas muy bellas, un cuaderno muy caro, eso me inhibe un poquito…

- ¿Con qué cuadernos te sentís más cómodo?

- Prefiero los más baratitos; el papel caro me inhibe.

- ¿Te preguntaste alguna vez por qué?

- No… me parece que para hacer bocetos, apuntes diarios, de lo que ocurre, necesito cuadernitos más simples. Me cuesta arruinar hojas tan selectas –que, se supone, están destinadas a más realizaciones acabadas y profesionales-. La muestra (Rep señala algunas de las obras que se exhiben en Doctor Rep) está llena de ese tipo de hojas: muy específicas pero también, de hojas de fotocopias. La mayoría de mis trabajos son del último tipo.

- Ya que mencionás el tema de los viajes: una vez de regreso ¿qué traés con vos de cada lugar?

- Cuando uno hace viajes sale de su normalidad, vive una situación extraordinaria –no porque sea maravillosa sino porque es fuera de lo ordinario-; de allí que el aprendizaje sea salir de esa normalidad. En esa ausencia de la normalidad/ presencia de lo nuevo, todo el tiempo hay cosas entre las que después tenés que elegir. Mientras vivo una experiencia no siento que tenga que dejar patentizado un trabajo in situ, visceral, sino que tengo que volver y decantar lo vivido -para eso sirven los bocetos-. La experiencia te abruma, te asalta, y sólo podés tomar apuntes. Hoy, por ejemplo, hice un viaje en mula por la Cordillera de los Andes y esos apuntes no se publicarán tal cual, les tengo que dar una forma más acabada, reinterpretar la experiencia -pensarla, le da un sentido nuevo-.

- ¿Eso es una regla?

- Para expresar aquello que viviste, necesitás una distancia. Y el humor es distancia. Es muy rara la vez que podés ser inminente con el hecho. Ya que estamos hablando de viajes: los cronistas de viaje no presentan el diario tal cual lo van enhebrando; vuelven, reelaboran la situación y la cuentan. Pasa con Manuel Gálvez, con Ryszard Kapuscinski, con Julio Cortázar, que hacen un trabajo reflexivo sobre la experiencia vivida –que, para mí, es la materia prima-.

- Ese proceso, de reflexionar sobre la experiencia y darle un sentido nuevo, me recuerda al método teatral de la “memoria emotiva” propuesto por Stanislavsky…

- ¿Es que como hacés arte con lo inminente? El arte es distancia; requiere una composición, requiere cerebro. El teatro también es una elaboración, de hecho pocas veces se llega a un estreno sin ensayos, que son los que pulen esa experiencia. No me gustan las improvisaciones ni las performances. En este tipo de trabajos exijo para mí algo más: que no sólo haya dibujo y humor sino también pensamiento.
 
- ¿Qué pasa cuando el reloj te pisa los talones y aún no bajaron las musas?
 
- Para mí, la musa es el reloj. Si no fuera porque tengo que cumplir con entregas y relojes, no trabajaría nunca, me tiro a chanta (risas). Trabajo mucho porque tengo exigencias de entregas. La selección de esta muestra la venía dilatando hasta que me avisaron que iba el camión a buscar las obras. El apuro, que tiene que ver con la neurosis de la entrega, es una gran inspiración. Hace 22 años que estoy en Página 12 y todos los días estoy con la cuchilla de la entrega pero eso ya es natural para mí. Ahora no tengo angustia del papel en blanco, tengo otras nuevas…

- ¿Cómo cuáles?
 
- La del mural en blanco.
 
- ¿Cuándo decidiste que la pared era un buen espacio para plasmar un pensamiento?
 
- Lo primero que hice fue decir que sí a la propuesta del mural y después enfrentarme al problema: la pared en blanco, dónde empiezo y qué digo. Ahora estoy haciendo un mural de 27 metros en el Hospital Garraham, y cuando voy llego sin ningún boceto, con el color que me domina ese día, simplemente voy a jugar. En cada mural uno tiene una técnica distinta…

- ¿Por ejemplo?

- El año pasado hice uno sobre el Bicentenario -foto der- y el tema que me gobernaba era la historia argentina. En éste, que es un hospital de niños, lo único que me domina es el espíritu lúdico infantil; hacer algo colorido para niños que están en un trance de una enfermedad. Siempre hay un sentimiento que me gobierna y a partir de él, dibujo. Lejos del mito de que la inspiración te cae, Leonardo Da Vinci decía que el dibujo es una cosa mental, uno llega al laburo mentalmente.

- Es imposible no imaginarse tu cabeza habitada por miles de dibujos, de colores de voces…

- Los torbellinos mentales son distintos en las expresiones, por eso hay que dividir las artes visuales de las escénicas. Lo que hacemos es diferente de otras artes perfomáticas. La inmediatez de la música, del movimiento, es muy distinto a nuestro hacer; lo noto porque siento la carencia de esa inmediatez en mi trabajo. La música es etérea; es viento, sopla y no deja constancia de su paso… y lo nuestro es como la escultura, va quedando ahí, en el material, sólo se graba con pulido, con trabajo, con pluma. Lo que hacemos –a diferencia del teatro, la danza o la música- toma distancia del hecho, lo muestra pero no lo vive.

- Volvés al tema de "la distancia"…

- Pensemos en “Guernica”, por ejemplo. Picasso lo hace en mayo del 37’ pero el bombardeo de Guernica ocurrió antes, en abril. En este tipo de arte pictórico, visual, la distancia es necesaria. En el humor también. Aquello que es inmediato en el humor y que provoca una carcajada grupal es un exabrupto humorístico o una ocurrencia, que no está ligada a un pensamiento -es una especie de vómito teatral-. Ahora, no es lo mismo una ocurrencia espontánea que el trabajo que hace Les Luthiers.

- En tus respuestas siempre hay un escritor, un pintor, un artista… ¿tenés preferidos?

- Hay muchos. Ninguno es un ídolo que no se pueda discutir, la mayoría son fragmentos; sin embargo es más totalizador Picasso que Warhol, porque me despierta unas ganas absolutas de dibujar. En el caso de la escritura Cortázar, no tanto; como sí Juan Rulfo, Manuel Puig, Jorge Luis Borges, Shakespeare… y estoy más cerca del cine que del teatro. Por supuesto, también muy cerca de las artes plásticas.

- ¿Podríamos decir que sos un ávido consumidor de cultura?

- No son actitudes “culturosas” sino actitudes relacionadas con mi curiosidad y mi sensualidad; necesito nutrirme de ellos (los artistas) porque, justamente, me despiertan la curiosidad. Pero no estoy buscando todo el tiempo influencias o novedades; es más, prefiero quedarme en pocos que en muchos.

- ¿De qué disfrutás cuando no estás dibujando?

- Me gusta mucho leer y mirar fútbol. El fútbol es algo que me sobrepasa, cuando voy en micro o en auto y paso por un potrero, quiero frenar ahí para ver el final de la jugada; también me gusta jugarlo. No me gusta ver televisión y sí, escuchar música y la radio. Eso es lo que hago cuando no estoy trabajando; después tengo compromisos sociales a los que voy, a veces, obligado… pero me ayuda a abrir mi red de curiosidad y no quedarme en la tranquilidad de mis terrenos.

- ¿Qué cosas amplían tu red de curiosidad?

- Tengo muchas invitaciones teatrales y algunas otras tentaciones a las cuales les digo que sí; a veces la paso bien y otras no. Esos son los lugares a los que me obligo a ir pero están los otros, más recoletos y personales, que tienen que ver con la lectura, el fútbol y la visualización de artes visuales.

- Son todos momentos íntimos, de esos en los que se está en comunión con uno mismo…

- Son momentos en los que estoy solo; soy más bien intimista. Los momentos colectivos o grupales placenteros son de amistad. La amistad es hermosa.

- ¿También sos intimista en esas instancias colectivas?

- En los grupos amistosos sí. Soy más de intimar y profundizar en pocos amigos. La amistad es un gran placer; la alegría que te da –en el sentido de aquello que está fuera de vos- te la dan pocas cosas. Puedo bastarme a mí mismo pero en esa nutrición de afuera hacia adentro, está la amistad sobre todo.

- ¿Y en situaciones como ésta, en la que necesariamente tenés que interactuar con muchas personas desconocidas…?

- Si bien soy medio fóbico, también me obligo a tener contactos porque son enriquecedores. Acepto muchas –demasiadas- presentaciones y mesas redondas en distintos lugares; en eso me esfuerzo, no es mi naturaleza. Justamente porque no lo es, aprendo cosas; aprendí a hablar, a expresarme y explicarme de otra manera. Sin embargo, hay encuentros y encuentros… hay gente que es muy empalagosa y escapás; hay otra que es respetuosa y estás muy bien; o que es muy corta y con una mirada ya dice todo. Uno se expone y una vez que lo hacés, puede pasar cualquier cosa; ese es el riesgo y no le tengo miedo.

- Hace unos días Quino, que está en Lima, se autodefinió como “un periodista que dibuja”. Según Rep, ¿qué es Rep?

- No diría periodista. En todo caso, cronista. No tengo por qué tomar otra profesión de prestado. Eso es algo que hablé mucho con Quino porque, tanto a mí como a él, nos ha pasado que cuando se quiere enaltecer el trabajo que hacemos dicen “es mucho más que un humorista y que un dibujante; es un poeta, un filósofo, un pensador”. Pero yo soy un dibujante, un humorista. No tengo ningún tipo de complejo con mis amigos filósofos, poetas, pintores, teatristas, periodistas; me nutro de todas esas disciplinas pero traerlas a mi chacra, en donde hago lo que puedo. Sí estoy atento a tratar de dibujar, escribir y pensar cada vez mejor, en ése sentido necesito de las demás disciplinas. El humor en las historietas es un género infantil, por sí solo no te nutre. Al menos a mí, no me alcanza...
Opiniones (2)
18 de diciembre de 2017 | 08:57
3
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 08:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. yo prefiero la espontaneidad del discurrir del tiempo sin que me cronometren la vida
    2
  2. buenisima mariela! se nota mucha fluidez en el diálogo... asi vale la pena leer esta sección!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho