Medeski, Martin & Wood

"No creemos en las etiquetas de la música"

El trío de jazz más importante de la actualidad musical mundial y una entrevista exclusiva con MDZ.

Medeski, Martin & Wood es un trío neoyorquino de jazz. Pero no es uno más, sino que es el más rockero de todos.

Esta unión se encargó de desarmar esquemas, estructuras preestablecidas y gracias a la libertad que les ofrece el jazz fueron capaces de unir el funk, el rock y algunos toques del soul con sonidos de vanguardia, con experimentaciones que deleitan y que van atrapando cada vez a más gente.



Su historia es larga. Arrancaron en 1991, viajando por las universidades de los Estados Unidos. Desde luego que la aceptación masiva del trío les permitió que firmaran un contrato con un sello y comenzaran a grabar sus discos.

Así, las puertas del mundo musical se fueron abriendo de manera automática y el reconocimiento fue llegando desde distintas partes del mundo.

John Medeski (piano, teclados varios y efectos electrónicos), Chris Wood (bajo acústico y eléctrico) y Billy Martin (batería) han sido capaces de colaborar con artistas dispares como Iggy Pop, el guitarrista John Scofield o como con un DJ, lo que muestra a las claras la versatilidad de los músicos.

En 1998, llegó el momento cumbre y fue firmar contrato con la célebre compañía discográfica de jazz Blue Note, con el que editaron siete álbumes.

Hoy, la realidad es otra porque el grupo formó su propia compañía discográfica y así ha decidido editar una serie de tres disco bajo el título de “Radiolarians”, cuyo segundo volumen llegó hace pocos días a nuestro país.

Este grupo de fama mundial, actualmente en el mejor momento de su carrera –que visitó dos veces la Argentina-, a través de la voz de John Medeski habló en exclusiva con MDZ, en un alto de sus ensayos en Nueva York. Un verdadero lujo.

-¿Cómo ven el momento actual del trío?
-¡Muy bien! Siempre estamos haciendo cosas como trío pero también individualmente; es nuestra manera de mantenernos frescos y para seguir creciendo como individuos. Así cada vez que volvemos a trabajar juntos incorporamos conceptos frescos, recientes.

-¿En algún momento soñaron con la popularidad mundial que iban a conseguir?
-La verdad es que disfrutamos mucho haciendo música. Nuestro objetivo es disfrutar y hemos llegado a lugares increíbles, pero sin perder el objetivo original que no era ser populares, sino disfrutar, crecer y experimentar.

-¿A qué se debe el respeto y la admiración que han conseguido en todo el mundo?
-No lo se…, nosotros simplemente experimentamos y hacemos lo que nos gusta, no estamos  pendientes de las expectativas que tengan de nosotros el mercado, los críticos, las discográficas y todas esas cosas.

-Radiolarians I es un excelente trabajo que los posicionó a la vanguardia del jazz moderno en la actualidad. ¿Cómo nació ese trabajo?
-Antes, cada vez que sacábamos un disco entre que lo entregábamos al sello, comenzaba su distribución y llegaba el momento de la presentación en vivo, pasaban varios meses; en ese lapso de tiempo los temas evolucionaban y se convertían en algo distinto respecto al disco. Por eso ahora que tenemos nuestra independencia. Decidimos partir de las actuaciones en vivo para culminar en proceso creativo en el estudio de grabación. Las canciones son dinámicas, crecen y mutan en vivo por la interacción con el público. Quisimos reflejar eso.

-¿Y cómo hicieron para que Radiolarians II fuese tan atractivo como el primero?
-El proyecto en si es una declaración de libertad, en todo caso, posibilitada por el hecho de que ahora somos independientes y tenemos nuestro propio sello discográfico (Indirecto Records, distribuido en Argentina por S-Music). De todas maneras por el momento no pensamos repetir esta experiencia. Para nosotros cada disco es diferente y cada experiencia es definitivamente única. El tercer disco que cierra la trilogía, que saldrá en unos meses, será diferente de los dos anteriores. Lo que une las partes del tríptico es el concepto, pero muchas veces se pueden dar cosas distintas desde el mismo punto de partida; y en este caso se dieron. Fuimos donde nos llevó la música.

-¿Sienten que hay un crecimiento del jazz en el mundo?
-La música crece y evoluciona constantemente y se transforma y no queda encasillada en etiquetas. Nosotros mismos no creemos que hacemos jazz, ¿por que ponerle una etiqueta a la música? No es bueno hacer música de acuerdo a los estándares del mercado, no para nosotros. Creo que las definiciones son cosas del pasado. A nosotros nos criticaron cuando incorporamos DJs y recursos tecnológicos, pero ¿por que no? Son expresiones artísticas. No se miden, se sienten.

¿Ven a los jóvenes interesados en la propuesta que ustedes llevan adelante?
-Si, pero no es solo una cuestión de edad sino de actitud también. En tu país tocamos y nos llevamos siempre recuerdos maravillosos porque el espíritu joven y la receptividad no  tienen edad. Nosotros incorporamos elementos como el Rhythm & Blues, Funk, Dance, ritmos y sonoridades distintas. Eso llama la atención y no están acostumbrados a eso en una banda tradicional de jazz. También está el público en nuestra música que siempre ha tenido ese componente incorporado. El feeling que se genera en el concierto, cuando estamos todos juntos, es parte de la creación. De ese modo todos somos parte de la evolución de esta música: todas las experiencias que vivamos mientras la desarrollamos tendrán incidencia en el modo en el que decidamos grabarla o en las nuevas composiciones posteriores.

- Si tuvieran que comparar MM&W con una banda de rock, ¿cuál sería?
-Es complicado… Siempre digo que según los fanáticos del jazz tradicional dicen que hacemos rock y un fan de rock dice que hacemos jazz. La verdad es que nos encanta incorporar todos los géneros y nos es difícil identificarnos con uno porque sencillamente no creemos en las etiquetas de la música.

 -Recién recordaste el paso del trío por Argentina, ¿cómo fueron esos shows y el público?
-El público es muy especial, es respetuoso pero a la vez muy receptivo y exigente. Tiene una energía tremenda. La verdad es que fue muy divertido, y hemos hecho una conexión muy especial con los más jóvenes también. ¡Si hasta estuvimos en una radio de rock donde tocamos en vivo! (NdR: habla de cuando se presentaron en el programa “Cuál es?”, de Mario Pergolini, en Rock and Pop). Una experiencia maravillosa, la gente, el lugar…Estamos preparando algo para el 2010… Ya van a ver…



-¿Qué es lo que se viene en el trío?
-Seguimos tocando por Europa y para septiembre se edita la tercer parte de Radiolarians. Para el 2010 estamos trabajando ya en algo que es una sorpresa y de alguna manera para ustedes en especial, pero es una sorpresa; está aun en producción y no podemos decir nada.

Opiniones (1)
17 de diciembre de 2017 | 11:10
2
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 11:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Bien MDZ está levantando el nivel, MM&W es una banda genial, música sin etiquetas. Bien por Walter.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho